Aprende a argumentar en una discusión

Cómo argumentar en una discusión

Buenas y santas tengan todos Como sabrán los que me conozcan, soy un tipo discutidor por naturaleza. Muchas veces me he enredado en debates políticos o religiosos y más de una me he asombrado con la pobre calidad para argumentar de mi interlocutor. No porque yo sea un genio en el arte de discutir ni mucho menos, no me tomen a mal, sino todo lo contrario: mi "adversario" cometía errores tan elementales hasta yo me daba cuenta...

Para eso es este post. En principio para aprender a debatir con argumentos válidos y racionales, y luego, para evitar caer en la trampa de gente que pueda intentar practicarnos (adrede o no) las "malas técnicas" del debate. Es por eso que el título no es el conocido "Aprender a ganar sin tener razón" ya que ganar una discusión sin razón, para mí es un término contradictorio, lo importante es aprender a argumentar y no caer en los engaños de quien nos argumenta.

Temática del post

En el post encontrarán todo lo necesario para aprender a debatir y argumentar. Técnicas que nuestro adversario puede utilizar y debemos estar atentos para contestar, falacias lógicas, ejemplos de aplicación de cada concepto desarrollado, contraargumentaciones y mucho más. No me voy a focalizar explicando demasiado los términos de lógica tales como hipótesis, teoría, etc. etc. Porque si bien es importante tener en cuenta estos conceptos, no es lo indispensable para aprender a debatir, y confío en que si alguno desconoce dichos términos, los busque por su cuenta.

Hecha esta introducción, los invito a pasar al post, espero que lo disfruten y les sirva, recuerden que todo lo que verán aquí no es para que ustedes usen las técnicas falsas (aunque cada uno puede hacer lo que quiera ) sino para que puedan defenderse contra ellas. "Para aprender a defenderse, es necesario saber cómo atacar" decía una ex profesora mía de karate



Falacias argumentativas

Wikipedia dijo:

Una falacia es un patrón de razonamiento malo que aparenta ser bueno, que no necesariamente arriba a una conclusión falsa; así como un razonamiento correcto o válido no necesariamente arriba a una conclusión verdadera. Los razonamientos falaces no son falaces por arribar a una conclusión falsa, sino por contener un error en el razonamiento mismo.

Un razonamiento falaz (el que debemos intentar evitar al argumentar y detectar cuando nuestro adversario utilice uno) es uno como el siguiente:


Antonella está enamorada de un chico flaco y lindo.
Marcos es flaco y lindo
Por lo tanto, Antonella está enamorada de Marcos.

Como se ve, se ha llegado a la conclusión mediante razonamientos falsos. Quizá es cierto que a Antonella le gusta Marcos, pero no podemos asegurarlo por el razonamiento que hicimos. Que a Antonella le guste un chico así, no significa que Marcos por cumplir sus requisitos sea el amor de de su vida.

Desafortunadamente, todas las falacias no suelen ser tan sencillas de descubrir, y para eso, mi pequeño Padawan, deberás estar entrenado Aquí haré mención a las falacias más frecuentes, muchas de las cuales yo mismo he tenido que sortear, generalmente explicándole que su argumento se basa en una falacia (y poniendo el nombre de la misma).


Falacia Ad Hominem (en latín, "dirigido a la persona" ).



Consiste en intentar descalificar personalmente a un adversario en lugar de refutar sus afirmaciones (muy pero muy utilizada por la gente como último recurso cuando sabe que perdió la discusión o cuando no tiene ni idea sobre argumentación). Una falacia ad hominem tiene la siguiente estructura:

A afirma B.
Hay algo cuestionable acerca de A.
Por tanto, B es falso.


El último caso que me viene a la mente, fue discutiendo con un usuario que había creado un post diciendo que la Tierra es plana y yo se lo discutía. Estuvimos debatiendo hasta que él me acusó de ser un concheto de clase media-alta. Inmediatamente (mal de mi parte) me le reí "en la cara" y di por finalizada la discusión.

Un caso sumamente común, es que nuestro adversario nos acuse de querer tener siempre la razón. En este caso, podemos responder que esta acusación no viene al caso, primero que nada, porque no dice nada sobre si efectivamente en esta ocasión tenemos la razón o no, y luego, podemos decir que todo lo que queremos es poner a prueba racionalmente sus argumentos, para así llegar a una conclusión que nos satisfaga.

Argumentum ad verecundiam (en latín, "argumento dirigido al respeto", también tiene una variante llamada falacia de autoridad).



Implica refutar un argumento o una afirmación aludiendo al prestigio de la persona que sostiene el argumento contrario, y al descaro de quien se atreve a discutirle, en lugar de enfrentar por sí mismo al argumento que se pretende refutar. En sí, es una descalificación por lo que puede considerarse una variante del argumentum ad hominem.

Un argumento ad verecundiam (y por tanto, falaz) tiene esta estructura:


A afirma B.
A goza de un prestigio o credibilidad por encima del que lo contradice.
Por tanto, B es cierto.



Esta falacia se utiliza muchísimo para intentar ganar una discusión. Un ejemplo casi cotidiano es su variante, la "falacia de autoridad". Por ejemplo, en los posts de religión de Taringa! donde en muchos se afirma que Einstein creía en Dios (lo peor de todo es que era agnóstico, un mito muy común creer que era creyente) por lo tanto, Dios tiene que existir ¿O vos sos más inteligente que él? Tomemos a Newton que sí era creyente. Las falacias de este tipo se desmontan fácilmente. En este caso en particular Newton era experto en física, y lo que debemos tomar de él son los experimentos, hechos, conclusiones y demás investigaciones que nos dejó, a nadie le importa si era creyente o era gay, es algo personal que nada tiene que ver con lo que se está discutiendo.

Otra variante es el Ipse dixit ("Él mismo lo dijo" ) que se utilizó a lo largo de la edad media para referirse a Aristóteles, como si cada cosa que dijera fuera la verdad absoluta por ser él y no por las demostraciones ni conclusiones a las que hubiera llegado.



Argumento ad populum (en latín, "dirigido al pueblo" ).



Implica responder a un argumento refiriéndose a la supuesta opinión que de ello tiene la gente en general, en lugar de al argumento por sí mismo. Es una variante de la falacia de autoridad, solo que ésta se le atribuye a la mayoría. Se utiliza mucho sobre todo en politica, siendo un reflejo del refrán "coma caca, millones de moscas no pueden equivocarse"


A afirma B.
Se dice que la mayoría de la gente dice B
Por tanto, B es cierto.



Esta falacia es una de las predilectas de la querida Mirtha Legrand. Normalmente, quien la utiliza da su visión personal sobre algún tema, y luego se escuda afirmando que eso es "lo que se comenta" o "lo que dice la gente en la calle" para no tomar partido ante lo que dijo, usualmente una "bomba". En síntesis, se utiliza para dar una opinión sin fundamentos y luego lavarse las manos. Una argumentación francamente paupérrima.

Una variante es la "Falacia de las tradiciones" en la que se supone que una tradición seguida por tanta gente a lo largo de tanto tiempo, no puede ser mala.



Falacia ad logicam (en latín, "a la lógica" también llamada "argumento de la falacia" ).



Asume que si un argumento es una falacia entonces su conclusión debe ser forzosamente falsa.


A, mediante el argumento B afirma C.
El argumento B es inválido
Por tanto, C es falso.


Ejemplo: "Los objetos caen porque hay ángeles que los empujan hacia abajo". La afirmación "los objetos caen", es cierta, aunque no existe un argumento válido para aceptar la premisa de la existencia de los ángeles.



Confirmación de la sistemática (o afirmación de la consecuencia).



Es llamada así porque erróneamente se concluye que el segundo término de una premisa consecuente establece también la verdad de su antecesora.


Cada vez que sucede A, ocurre B.
Por tanto, cada vez que ocurre B, sucede A.



Ejemplo: si estoy dormido tengo los ojos cerrados, entonces si tengo los ojos cerrados debo estar dormido. Va de la mano con la falacia "negación del antecedente". En este caso sería que si niego que suceda A, entonces tampoco sucede B, que descarta la posibilidad de que B surja de modo independiente de A. Ejemplo: si está nevando, entonces hace frío, como no está nevando, entonces no hace frío.



Falacia por generalización de inducción errónea



En lógica, se designa como inducción a un tipo de razonamiento que va de lo particular a lo general. La inducción matemática es un caso especial, donde se va de lo particular a lo general y, no obstante, se obtiene una conclusión necesaria.

Típicamente, el razonamiento inductivo se contrapone al razonamiento deductivo, que va de lo general a lo particular y sus conclusiones son necesarias.

Esta falacia se da cuando mediante hechos aislados se prentende generalizar y hasta predecir hechos mucho más generales.

A es muy inteligente y cree que B.
A forma un grupo donde todos son muy inteligentes que creen que B
Por tanto, cualquiera que sea inteligente, debe creer que B y también pertenecer al grupo que formó A.



Ejemplo: Me encanta esta canción, por lo tanto me gustará también todo el álbum en el que está.



Falacia "accidente" (o generalización inapropiada).



Se comete al olvidar o ignorar que algo que se presenta como una generalización estricta puede no ser tal y tener excepciones.

Todos los A conocidos tienen la propiedad B.
Entonces A tiene la propiedad B.



Esta me la han hecho muchas veces, poniendo como ejemplo algo que le pasó a alguien para afirmar irrefutablemente algo. Un ejemplo ilustrativo sería: Cortar a personas con cuchillos es un crimen y los cirujanos cortan a las personas con cuchillos, entonces los cirujanos son criminales.

Aquí se está cometiendo el error de generalizar sin tener en cuenta las excepciones. Como otro ejemplo, por más que cortemos a alguien con un cuchillo, no es crimen si fue en defensa propia.



Falacia del falso dilema (o de falsa bifurcación).



Involucra una situación en la que se afirma que dos puntos de vista son las únicas opciones posibles, cuando en realidad existen una o más opciones alternativas que no han sido consideradas. Las dos alternativas son con frecuencia, aunque no siempre, los puntos de vista más extremos dentro de un espectro de posibilidades.

A deja elegir entre la opción B y C.
Por lo tanto, o B o C son correctas.



Hay mucho que decir sobre esta falacia: primero que nada, se utiliza muchísimo en debates políticos u orales, incluso sin darse cuenta (no es quizá que el interlocutor nos quiera engañar). Por ejemplo: "O estudiás o vas a ser un muerto de hambre toda tu vida" Esto no es cierto, ya que hay mucha gente que gana mucho dinero y no tiene un título ni ha estudiado nada.

Es muy común que esta falacia se acompañe de una pregunta al final que oculte mejor la falacia. En el ejemplo anterior: "O estudiás o vas a ser un muerto de hambre toda tu vida ¿No querés pasarla mal, o no?" Aquí, nosotros obviamente contestaremos que no, por lo tanto, queda como si decidiéramos estudiar. Muy antentos con esta falacia, pues en un debate público, quizá nos haga "decir" cosas que nosotros no pensamos. Lo importante para desmontarla es hacerle ver al adversario que las opciones que tiró no son las únicas posibles ANTES que responder la pregunta que hizo (a veces no es necesario responderla porque la misma es retórica), porque si respondemos antes, probablemente tire otra pregunta o siga hablando y no nos deje expresar nuestra idea.



Falacia de pregunta compleja (o de muchas preguntas).



Ocurre cuando alguien hace una pregunta que presupone algo que no ha sido probado, o que no ha sido aceptado por todas las personas implicadas.

A dice que B y pregunta que C.
Por lo tanto, B ha sucedido y/o es verídico.



La falacia de las muchas preguntas se utiliza mucho en abogacía, cuando alguien quiere extraer información del otro alguien. El truco es sencillo, damos nuestra visión personal del asunto y tiramos una pregunta para que sea respondida, si el otro cae en la trampa, dio como válida nuestra visión personal.

Ejemplo: "Cuando chocó con su coche, ¿salió gritando al otro conductor y amenazándole?" Acá se presupone que el interlocutor chocó su coche. "¿Todavía golpeas a tu esposa?" El todavía presupone que en algún momento el adversario golpeaba a la esposa. Para desmontar esta falacia, debemos hacer algo similar a lo anterior. Antes de responder la pregunta, debemos dejar bien en claro que lo que nos dijo antes de formularla no es correcto. En el caso de la esposa, no es necesario responder si nunca la golpeamos, pero en el caso del coche, primero responder que yo no lo choqué, y después si salí gritando o no.

Muchas veces esta falacia se combina con la falsa bifurcación, como por ejemplo: "¿Reelegirá usted al partido en el gobierno o le dará alas al terrorismo?" así que atentos y a no caer en ella.



Falacia arreglo del bulto



Consiste en asumir que las cosas que con frecuencia han sido agrupadas por tradición o cultura en un conjunto deberían estar siempre agrupadas de ese modo.

A pertenece a J e hizo B y C. Después hizo Z.
D también pertenece a J e hizo B y C.
Entonces, D hará Z


Esta también es muy usada en política. Por ejemplo: Gente que apoya a X grupo político son tal cosa, entonces todos los que lo apoyan lo son. Otra variante es "Mi oponente es un conservador que votó en contra de los altos impuestos y la asistencia pública, por tanto él también se opondrá al control de armas y al aborto"



Falacia Cum hoc ergo propter hoc (en latín, "con esto, luego a causa de esto" ).



Se comete al inferir que dos o más eventos están conectados causalmente, porque se dan juntos.

A tiene una correlación estadística con B.
Entonces, A causa B (o viceversa).



Este argumento es falso, porque también podría ser que un tercer evento cause tanto A como B, explicando así la correlación. A modo de ejemplo: Muchos consumidores de cannabis tienen problemas psiquiátricos, y mucha gente con problemas psiquiátricos consume cannabis, por lo tanto, el consumo de cannabis causa problemas psiquiátricos.

Aunque la conclusión podría ser verdadera, el argumento es falaz porque la mera correlación entre consumición de cannabis y problemas psiquiátricos no puede garantizar una relación de causa y efecto. Podría ser que el consumo de cannabis causara problemas psiquiátricos, pero también podría ser que los problemas psiquiátricos causaran la consumición de cannabis, o que ambos factores fueran causados por un tercero, por ejemplo la pobreza. Asumir que tal cosa causa tal otra puede ser tentador, pero se necesita más información, además de la correlación estadística, para inferir correctamente que hay una relación causal entre un evento y otro.



Falacia Non sequitur (en latín, "no se sigue" ).



En esa falacia, la conclusión no se deduce ("no se sigue" de las premisas. En sentido amplio, se aplica a cualquier razonamiento inconsecuente.

A pertenece a B.
C pertenece a B.
Entonces, C es A.



Este argumento no es correcto, porque nada garantiza que por ambos pertenecer a un grupo, sean lo mismo. Por ejemplo:

Si soy humano, entonces soy mamífero.
Soy mamífero.
Por lo tanto, soy humano.

O

Si estoy en Alemania estoy en Europa
Estoy en Europa
Entonces estoy en Alemania.



Falacia del francotirador



La información que no tiene relación alguna es interpretada, manipulada o maquillada hasta que ésta parezca tener un sentido. El nombre viene de un tirador que disparó aleatoriamente varios tiros a un granero y después pintó una diana centrada en cada uno de los tiros para autoproclamarse francotirador.


Uno no puede usar la misma información para construir y después ensayar o testar la hipótesis ya que incurriría en la falacia del francotirador. Básicamente es "ir acomodando la situación" para que coincida con lo que queremos demostrar. Al detectarla, hay que frenar en seco, no se debe seguir discutiendo si no demostrar cómo nuestro oponente está incurriendo en esta falacia.


Argumento ad consequentiam (en latín, ""dirigido a las consecuencias" ).



Implica responder a un argumento o a una afirmación refiriéndose a las posibles consecuencias negativas del mismo.

A afirma B.
B tiene como consecuencia C, que es algo negativo o indeseable.
Por lo tanto, B es falso





Ejemplos:

"¿El Universo no se creó en siete días? No puede ser cierto,¡Eso destruiría la credibilidad de la Biblia!"
"Tiene que haber algo después de la muerte. Si no, la vida no tiene sentido."



Argumento Ad baculum (en latín, "que apela al bastón" ).



Implica sostener la validez de un argumento basándose en la fuerza o en la amenaza del uso de la fuerza.

A cree que Z.
B cree que W y amenaza (directa o indirectamente) a A.
Entonces A cree que W.



Yo ni siquiera considero esto una falacia ya que al amenazar o peor aún, utilizar la fuerza, la discusión está terminada.



Falacia del hombre de paja



Es una falacia lógica basada en la confusión de la posición del oponente. Generar un "hombre de paja" es crear una posición fácil de refutar y luego atribuir esa posición al oponente para destrozarlo. En realidad el argumento real del oponente no es refutado sino el argumento ficticio que se ha creado. El nombre viene de los hombres de paja que se usan para entrenar en el combate y que son fáciles de abatir. Es decir, se atacan los flecos o posibles malinterpretaciones que se puedan hacer de la premisa.


Ejemplo: Pedro dice "Pienso que los niños no deberían correr por calles con mucho tráfico". Juan aprovecha y crea una posición clara de ataque: "Yo pienso que sería estúpido encerrar a los niños todo el día sin respirar aire limpio". De esta manera, Juan puede atacar una posición radical y fácil que Pedro nunca quiso dar a entender.

La única manera de evitar el hombre de paja es darnos cuenta de la treta y destruirlo antes de seguir hablando, haciéndole ver al oponente lo equivocado de su argumento.



Argumento Ad ignorantiam (en latín, "dirigido a la ignorancia" ).



Afirma que una premisa es verdadera sólo porque no ha sido probada como falsa o que la premisa es falsa porque no ha sido probada como verdadera. Esto es una falacia porque la veracidad o falsedad de cualquier afirmación es independiente de nuestro conocimiento.


Esta falacia sí que es una auténtica estupidez. Se utiliza en cualquier campo, religioso, político, etc.

Ejemplo: "Dios existe porque no puedes demostrar que no existe" "En la cara que no vemos de la Luna hay marcianos, esto es verdad porque no podemos demostrar que no es así (al menos en el momento de la discusión)



Falacia de eludir la cuestión



Consiste en responder a una cuestión diferente a la que se pregunta o hacer otra pregunta arriba para no responder a lo que se preguntó.

Esta falacia no requiere explicaciones, un ejemplo claro es cuando se les pregunta por la inseguridad a los políticos y estos responden brevemente y luego desvían el tema a los éxitos logrados en otros ámbitos.



Razonamiento Ad hoc (en latín, "a este", también llamada Ruego especial).



Este razonamiento es una falacia sutil que a menudo resulta difícil de reconocer. En esencia, implica la introducción de nuevos elementos en un argumento con el fin de corregirlos para que se vean válidos.

Para reconocerla, se debe tener muy pero muy en claro cuáles eran los argumentos principales de nuestro adversario, para advertir cualquier modificación y hacérsela notar.



Tautología (o "argumento circular" ).



Una tautología es un argumento que utiliza el razonamiento circular, lo que significa que la conclusión es también su propia premisa. La estructura de estos argumentos es A = B, por lo tanto, A = B.



La mayoría de las veces esta falacia no suele ser tan sencilla de detectar, pero deben estar atentos a reconocer un argumento circular que no conduce a nada, como el siguiente:





Falacia Ad passio (en latín, "a la pasión" ).


Pero no a este tipo de pasión


Razonamiento o discurso en el que se omiten las razones adecuadas y se exponen razones no vinculadas con la conclusión pero que se sabe serán aceptadas por el auditorio, despertando sentimientos y emociones. Es una argumentación demagógica o seductora que puede utilizarse junto con el argumento "ad populum" y como una especie de pregunta compleja.


Ejemplo:

"Tenemos que prohibir que venga gente de fuera. ¿Qué harán nuestros hijos si los extranjeros los roban el trabajo y el pan?"
Aquí se apela al sentimiento protector de padres por hijos y se utiliza la pregunta compleja para que sea respondida, y no analizada. Que vengan gente de afuera no significa que vayan a robar trabajo y pan, pero uno usualmente tiende a responder la última pregunta, como ya vimos anteriormente.



Falacia Wishful thinking (en inglés, "Pensamiento de deseo" ).


Tampoco este tipo de deseo


Consiste en presentar un panorama sumamente optimista para realizar una acción, prescindiendo de todo elemento que no se adecue a este cuadro idealizado.

Ejemplo:

"Si te alistás en el ejército tendrás un trabajo, un futuro y además servirás a tu país."



Falacia de la pendiente resbaladiza



A partir de un enunciado, se extraen conclusiones cada vez más exageradas hasta alcanzar una conclusión desagradable, pero que no guarda relación con la proposición inicial. De este modo se pretende rechazar el enunciado inicial.


Ejemplo:

"No se puede suprimir el servicio militar obligatorio porque distanciaríamos a los ciudadanos de su compromiso con la nación, lo cual debilitaría nuestra capacidad defensiva y de disuasión, con lo que en la práctica estaríamos invitando a que se abuse de nosotros y no se respeten nuestros intereses, especialmente los comerciales, con las consecuencias inevitables de recesión económica y desempleo. Ya se sabe que cuando esto ocurre la sociedad se siente irritada e insegura, la política se torna inestable y cualquier incidente puede crear un caos revolucionario."

A donde llegamos, ya nada tiene que ver de donde partimos y parece que si estamos de acuerdo con lo último, con lo primero también.



Sofisma patético (o recurrir a las emociones).



En esta falacia el locutor trata de manipular las emociones del receptor, más que usar argumentos válidos, para demostrar la validez o invalidez de los argumentos del contrario.

Una de las más utilizadas por los políticos con la gente, y usada con la gente contra otra gente en una variante conocida como "Recurso del victimismo".



Recurso del victimismo



Apelando a nuestra sensibilidad, el adversario se pone en el papel de un pobre diablo desdichado, ganándose nuestra lástima y ganando la discusión a ojos del resto.


Ejemplo:

Pedro: X pesa 50 Kg.

Juan: Eso no es cierto, X pesa 100 Kg, lo pesé hoy con la báscula.

Pedro: Esta persona siempre me está atacando afirmando que miento. Trata de imponer su punto de vista, es injusto. Haga el favor de disculparse, mi opinión merece ser respetada y no puede imponer la suya sobre la de los demás. Es usted "un dictador".

Aunque lo predicado por Pedro pudiera ser cierto, nada tiene que ver con la verdad o falsedad del argumento, pero permite desviar la atención de los datos y verdaderos argumentos. La mejor forma de evitar la falacia es poner en evidencia que el tema tratado y el recurso de victimismo son temas diferentes y que deben tratarse por separado.



Argumento Ad náuseum (en latín, dirigido al hastío).



Es un tipo de falacia dirigida a las emociones en el que las personas creen que una afirmación es más probable de ser cierta o más probable de ser aceptada como verdad cuanto más veces ha sido oída. Refleja la frase de Joseph Goebbels de "repetir una mentira hasta que se convierta en verdad".

Esta falacia viene de la falsa creencia de que si alguien se molesta o dedica tanta energía para la repetición de un mensaje es porque éste debe ser más veraz que otro que no se molesta o puede rebatirlo.



Cambio de premisa



Esta es una falacia sublime. En realidad, ustedes no van a perder si el otro se las hace, solo que no van a ganar. Se utiliza justamente para eso. Para NO perder. No es una falacia propiamente dicha, ya verán por qué.

El cambio de premisa consiste en que el otro se "suma" a lo que nosotros estamos argumentando (si le estamos ganando) y nada podremos hacer para evitarlo si cometemos el error de... Veamos:


Imaginemos la siguiente situación:

El adversario está hablando de lo terrible que es el aborto, donde mueren niños y también mujeres. Entonces vos decís que lo que debería suceder es que el aborto sea legal, que cada uno decida qué hacer, si la mujer decide abortar es de acuerdo a su moral y un montón de factores, pero vos querés que sea legal para garantizar que las mujeres de bajos recursos que decidan abortar lo puedan hacer en las mismas condiciones de higiene que una chica que decidió abortar y tiene dinero y/o poder.

Ahí es cuando nuestro adversario cambia la premisa. Se suma a tu argumento y dice "Por eso mismo, el aborto es terrible, mueren muchos niños y mujeres, debería estar regulado por alguna entidad oficial".

Perdiste. Si tu intención era atacarlo, ahora le diste el arma de defensa: tu propio argumento. A lo mejor el hubiera dicho que el aborto ni siquiera tiene que ser legal, pero como hablaste antes de tiempo, estás listo.

La mejor forma de evitar que el adversario cambie de premisa, es esperar a que exprese concretamente una idea, y no que sea solo algo vago. Mucho cuidado con los cambios de premisa.



Falacia del punto medio (o de equidistancia o de moderación).



Aquí el interlocutor trata de atribuir una supuesta credibilidad a una aseveración o una postura por el mero hecho de que se presenta como equidistante al resto de posturas (aunque no sea realmente equidistante siquiera, en cuyo caso se denomina falso punto medio).[/color]


Un ejemplo (aunque en la vida real no suele presentarse tan fácil de descubrir) es:

A dice que la sangre es roja.
B dice que la sangre es verde.
Entonces, la sangre tiene que ser marrón.

Evidentemente, nunca alguien va a utilizar la falacia del punto medio de una forma tan obvia, pero muchas veces, estamos discutiendo con nuestro adversario, y éste, para no perder totalmente y a sabiendas de que nosotros tenemos razón, se pone en un punto medio entre nuestro argumento y el de él. Entonces, cuando nosotros le hacemos ver que en realidad está en el punto medio y que todavía se está equivocando, probablemente use una falacia Ad hominem y nos diga que siempre queremos tener la razón en todo.

La falacia del punto medio también se utiliza mucho en política, cuando alguien asume una postura media, hace quedar a su contrincante como un falso extremista.




Falacia de la falsa analogía





En una analogía se demuestra que dos objetos (o sucesos) A y B son similares. Luego se argumenta que si A tiene la propiedad P, B también debería tener la propiedad P. Una analogía falla cuando los objetos A y B son diferentes en algo que afecta que ambos tengan la propiedad P.


Ejemplos:

Los empleados son como clavos. Al igual que éstos hay que golpearles en la cabeza para que trabajen.

El gobierno es como un negocio. Al igual que un negocio debe tener en cuenta las ganancias. (Pero los objetivos de un gobierno y de un negocio son completamente diferentes, así que probablemente deberán seguir criterios diferentes.)

Para escapar a las falsas analogías, hay que identificar los dos objetos o sucesos que se comparan, así como la propiedad que se dice que ambos poseen y demostrar que los dos objetos son diferentes de una forma tal que afecta al tema a discutir el que ambos tenga la misma propiedad o no.



Atacar una parte del argumento



Esta falacia consiste en buscar una parte vulnerable de un argumento completamente sólido, buscar un error o una contradicción que tenga o no (no es relevante) que ver con el tema en debate.

Al refutar uno de los argumentos, a veces da la sensación de que sea han refutado todos.


Mientras nosotros estamos desarrollando nuestra idea o postura, cometimos un error que no nos dimos cuenta. Lo que sea, una contradicción, un término erróneo, etc.

Lo que puede suceder es que cuando nosotros terminemos, nuestro adversario (que previamente detectó nuestro error pero inteligentemente no nos interrumpió) ataque el punto erróneo de nuestro argumento, dando la sensación de que estamos equivocados en todo lo que dijimos. Ocasionalmente, podrá preguntarnos: "¿ O sea que vos pensás esto, esto y esto" y cuando nosotros lo reafirmamos, ataca el punto débil que encontró.

La forma de escapar de esto, es admitir inmediatamente que nos equivocamos, pero dejar en claro que nuestro argumento de base sigue en pie y solicitar amablemente que disculpe el error y que te gustaría conocer lo que piensa al respecto del argumento por el cuál están debatiendo.



Falacia de Godwin



El término correcto no es Falacia de Godwin, sino Ley de Godwin. Esta ley, expresa que:

A medida que una discusión online se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis, tiende a uno


Una objeción común hecha al meme es que a veces sus usos son apropiados. Por ejemplo, "El simple hecho de que un dirigente mejore la economía no implica su bondad, porque Hitler también lo hizo". Esta frase es comprensible, porque el usar un personaje conocido evita abundar en explicaciones.

La ley pretende evitar un abuso conversacional, porque muchas veces se los menciona simplemente para evocar el mal y una posible confrontación objetiva de hechos se convierte en una discusión subjetiva sobre el bien y el mal que la concluye. Este planteamiento es expresado con bastante claridad mediante la aseveración "Algo es malo, porque Hitler lo hizo".



Intento de anular cualquier argumento científico



En esta falacia, se intenta desprestigiar la ciencia por su historia de equivocaciones, generalmente por gente que no entiende mucho de la misma


Es muy comúnmente utilizada por gente que tiene una explicación metafísica, religiosa o de otro tipo para un hecho que aún no puede explicarse completamente por la ciencia.

Por ejemplo, el LHC ha aislado antimateria, y eso quizá sirva para demostrar que en realidad, el Universo pudo prescindir de un creador omnisciente.

Ahí es cuando vilmente nuestro adversario se desvía del tema en cuestión atacando no al descubrimiento ni a los hechos ni conclusiones, sino directamente a la ciencia:

"Hace 500 años creían que la tierra era redonda y, al parecer, por lo que dicen, no lo es, es geoide. Hace poco más de 100, decían que no había nada más pequeño que el átomo y resultó que no era así ¿No es posible que se equivoquen nuevamente?"

Esta argumentación difícilmente pueda ser refutada, sobre todo porque es cierto. La ciencia experimenta cambios perpetuos, raramente de sus cimientos, pero sí de nuevos descubrimientos, que, como todas nuestras teorías más fuertes en un principio, pueden ser incorrectas.

Lo único que queda por responder, es desviarse del tema uno también, y argumentar por ejemplo, que si no fuera por la ciencia, todavía creeríamos que el Sol es un Dios, o que la lluvia se produce porque los ángeles lloran.

Si están informados realmente del descubrimiento del que están hablando, pueden intentar explicar con pelos y señales de qué trata, aunque lo más probable es que su interlocutor no los escuche, pero al menos, la audiencia sí lo hará.



Consejos al momento de debatir




Nunca te alteres, las emociones nunca llevaron a la victoria a nadie en una discusión (salvo que haya terminado decidiendo la fuerza). Cuanto más enojado estés por dentro, más sereno debes mostrarte por fuera.

Utiliza analogías o ejemplos prácticos de lo que estás defendiendo. Muchas veces llevarás la razón, pero si solamente lanzas el concepto, es muy probable que tu adversario lance ejemplos de su propia teoría y puedas perder la discusión al no poder demostrar prácticamente tus pensamientos.

Intenta ser tú el que diga la última palabra y/o que sea el adversario quién haga la última pregunta, la gente no tiene mucha memoria y tiende a quedarse con lo último que escuchó o vio.

Argumenta claramente punto por punto contra todas las ideas del adversario, no solo contra la última o contra una sola, porque dará la sensación de que estás de acuerdo con todo lo demás que dijo.

No te embales con temas que no vienen al caso. Si ves que la discusión se está yendo a cualquier lugar, retoma el punto por el cual debatían, no sea cosa que tu oponente te desvíe a un tema donde sabe más que tú.

Nunca jamás lo interrumpas mientras está hablando, aunque haya dicho la mayor de las estupideces. Ya te tocará tu turno de hablar, y si él quiere interrumpirte, vas a tener la autoridad para pedirle que se calle y te deje hablar, ya que cuando él lo hacía, tú no lo molestaste, esto garantizará su silencio mientras lo atacas.

El que calla, otorga (aunque ténicamente esto es una falacia ). Cuidado con permanecer mucho tiempo callado, porque dará la sensación que no encuentras argumentos para rebatir los de tu adversario. Puedes intentar ganar tiempo atacando algún punto no relevante del argumento (recuerda luego atacar el resto también) o usar palabras para ganar pequeños segundos, como por ejemplo "Yo creo que..." "Yo diría que..." etc.

Nunca utilices la falacia del punto medio. Si tu adversario te ha derrotado y su argumento es más razonable que el tuyo, acéptalo. Si no quieres decir "Tenés razón" podés decir "Sí, puede ser" y listo, con eso dar por terminado el debate. Si ves que has perdido, nada de falacias argumentativas, simplemente admítelo.

Si tu adversario te ha concedido la victoria, no alardees ni sigas ahondando ni diciendo lo que pensabas sobre esa cuestión, cambia de tema. Ganaste, pero lo principal es que llegaron a una conclusión, para eso es el debate.

Imagenes que tienen que ver con el tema:

Aprende a argumentar en una discusiónaprende
Comodebateunaa




Fuente: Peluq/Taringa

4 comentarios - Aprende a argumentar en una discusión

@erizxcv
Muy Buen post, me recordo un poco a las clases de logica pero si esta muy bien desarrollado y explicado., si son algunas consideraciones en las cuales uno puede litigar o simplemente defenderse con la ayuda de los propios errores del adversario.
@elnegromerca +1
He leido este post un par de veces, la verdad me gusta bastante. te dejo algunos puntos y lo voy a agregar a mis favoritos. saludos.