8 restaurantes con onda para ir a comer en el Día del Padre

8 restaurantes con onda para ir a comer en el Día del Padre

¿Tu papá va a la misma parrilla desde hace 20 años? En su día, llevalo a un lugar diferente para que pruebe ricos platos y conozca algo distinto.

8 restaurantes con onda para ir a comer en el Día del Padre


En el Día del Padre podés llevar a tu viejo a comer al mismo lugar de siempre, o podés aprovechar para mostrarle un restaurante original. Un restaurante que nunca descubriría por su cuenta. Claro que no lo vas a meter un lounge con DJ, luces bajas y repleto de gente, pero estas propuestas modernas le van a gustar.

1. Que aprenda lo que es un ceviche: LIMA MIA

Tu papá alguna vez te habrá preguntado por qué en todos lados se habla de comida peruana. ¿Qué es el ceviche y todas esas cosas? Lima Mía es un buen lugar para responderle. Abrió hace tres meses y es uno de los más informales (y a la vez modernos) de los peruanos de Buenos Aires. Su estética desenfadada se ve en los manteles de colores, las sillas con graffitis y el formato de la carta: dos maderas de un metro de largo en donde está pegado el listado de tragos, vinos y platos. Hay desde clásicos peruanos, como anticuchos, ceviches y tiraditos, hasta propuestas Nikkei (explicale qué es la fusión japo-peruana) como los rolls Lima Mía (de atún y envueltos en plátano frito) y parrillada de mariscos con papines andinos. Para brindar, pedile algunos de los tragos de autor. Precio por persona: 100 pesos.
(Báez 211, Cañitas / T. 4775-5616)


2. ¿Qué es una trattoria moderna?: IL BALLO DEL MATTONE
En los últimos años abrieron en Palermo un puñado de "trattorias fashion": restaurantes italianos, modernos e informales, como algunos de los que se ven en el Little Italy neoyorquino. Il Ballo es un exponente de esta movida: mezcla de cantina, bar y galería de arte, con onda bohemia y joven. La especialidad de la casa son las pastas, que podés elegir de las pizarras que los mozos te acercan hasta la mesa. Buenos los fusilli fierrito y los fettuccine di mare; de postre, tiramisú con queso mascarpone. Precio aprox por persona: $100, con entrada, principal, postre y vino. Si no conseguís lugar, podés ir a Trastevere, que es de los mismos dueños y queda en Costa Rica 5595, Palermo.
(Gorriti 5737, Palermo Hollywood / T. 4776-4247)

3. Para ir con el viejo y toda la flia: MARCELINA & GARCIA
Otra trattoria italiana con onda (menos informal que Il Ballo) y buena relación precio calidad. Es especial para una reunión familiar gracias a la comodidad del salón (un espacio cálido con capacidad para 75 cubiertos) y a la buena calidad tanto de las pizzas (de masa finita y crocante, con ensalada Caesar como guarnición) y las pastas, siempre en porciones para compartir. De postre, hay un rico afogatto. Todo se acompaña con cazuelas y “pequeñas invitaciones” de la casa: picaditas de fiambres, cazuelitas vegetarianas y una granita de espumante y naranja. Precio por persona: 80 pesos. De los mismos dueños de la parrilla La Cabrera, es una opción que no falla. El dato: tiene descuento del 20% con Club Nación.
(Cabrera 5065, Palermo Hollywood / T. 4832-2259)

4. Sí, papá: hacen espuma de carne: LA VINERIA DE GUALTERIO BOLIVAR
A esta altura, la cocina molecular no es ninguna novedad, pero tal vez tu viejo nunca haya tenido oportunidad de comer esferas, espumas y gelificaciones con sabor a comida. La Vinería es sofisticado en su cocina, pero muy cálido en su atención y ambientación. A cargo de los fuegos (y de las moléculas) está el chef y dueño Alejandro Digilio, que prepara un menú fijo de 15 pasos: Pan-Huevo-Trufa, Mar y Montaña, Cordero Sin Cordero y Sierra Bruma son algunos de los extravagantes platos con los que tu papá dirá ¡qué lo tiró! Los vinos están bien escogidos y se pueden pedir por copa. Los precios no son un regalo ($250 por persona), pero la experiencia valdrá la pena. Ir con reserva sí o sí.
(Bolívar 865, San Telmo / T. 4361-4709)

5. Para comer rico y charlar mucho: DEMURU
En los últimos años, los pequeños restaurantes de autor resurgieron de la mano de una nueva generación de chefs que dirigen sus bistrós, atienden a los clientes y cocinan platos con sello propio. Un ejemplo de esta tenencia es el restó de Juan Pedro Demuru: un oásis de tranquilidad en la zona más top de Palermo Soho. De inspiración mediterránea, la carta cambia cada tres meses, adaptándose a los productos de estación. Para empezar, pedí las mollejitas en masa philo con sirop de pepinillo y pickle de jengibre; seguí con el ragout de cordero con rótolo de berenjenas; y cerrá con la crème brûlée. Precio aprox por persona: 95 pesos. Hay descuento del 20% con Club La Nación.
(Honduras 5296, Palermo Soho / T. 4831-5812)

6. Para que reviva los años 50: SANBENITO
Sanbenito es un restaurante nuevito (abrió en mayo de este año), pero su propuesta remite a los años 50: un elegante salón ambientado en clave art decó, rescata los sabores de la cocina clásica, con un toque contemporáneo y sofisticado. Detrás del proyecto están Patricia Schver y Luis Morandi, a quienes vos ya habrás oído nombrar: son los creadores de Soul Café, Danzón, Sucre y el ya cerrado Bar Uriarte. De la carta de Sanbenito se destacan las croquetas de bacalao y la sopa de almejas como entradas; los ravioles de ternera y el conejo relleno como principales. Los postres siguen la misma línea: flan, queso y dulce (con dulces caseros de estación más Morbier, Brie y Fontina). La carta de vinos cuenta con 200 etiquetas y hay una buena barra de tragos. Precio por persona: 200 pesos.
(Av. Federico Lacroze 2136, Belgrano / T. 4771-1859)

7. Un español donde ningún mozo se llama Manolo: GAUDIR
Si tu papá cree que los únicos restaurantes españoles son los que están cerca de Avenida de Mayo, llevalo a Gaudir, una de las últimas novedades del circuito palermitano. Montado en un PH reciclado, con un ambiente joven, ofrece ricos pintxos (muy buena el de tortilla de papas), tapas (excelente jamón ibérico) y platos (hay paella de mar y de montaña). Si vas de día, elegí una de las mesas de la terraza para tomar el aperitivo y después, para comer a la carta, alguno de los livings dentro del salón. Buena carta de vinos de bodegas no tradicionales a valores best buy. El dato: para el Día del Padre, Bodega Palo Alto regalará una botella de Coiron Malbec en cada mesa. Abrió hace menos de un mes, así que el servicio todavía no está del todo aceitado. Aún así, gran propuesta por su relación precio calidad. Precio: $80 por persona.
(Humboldt 1445, Palermo / T. 4899-2766)

8. Para rememorar vacaciones en La Feliz: LA PESCADORITA
De los dueños de la cadena de parrillas La Dorita, mantiene el mismo estilo informal de bodegón chic, pero con una propuesta gastronómica con acento en las pastas, pescados y mariscos. De inspiración mediterránea y con claras reminiscencias marplatenses (desde las sillas típicas de los balnearios hasta ceniceros con forma de lobos marinos), el salón invita a reuniones en familia. Para empezar, pedí las rabas, que salen crocantes y nada aceitosas. Como principal, los spaghetti con almejas y berberechos; y de postre, la tarta de limón caramelizada con crema inglesa. El dato: la carta de vinos es amplia y ofrece algunas perlas a precio de amigo. Valor aprox per cápita: 130 pesos.
(Humboldt 1905, Palermo / T. 4773-0070)

Fuente: http://www.planetajoy.com/?8_restaurantes_con_onda_para_ir_a_comer_en_el_Dia_del_Padre_&page=ampliada&id=3293

2 comentarios - 8 restaurantes con onda para ir a comer en el Día del Padre

@piernodoyuna -1
El Malvon restaurante de campo, en Carlos Keen ,bs as. ESPECTACULAR!!!!