El nombre del Doberman Pinscher o Dobermann proviene del apellido de su creador alemán, quien buscó hacer las cruzas pertinentes que terminarían dando un animal inicialmente creado para la policía, lo que mucho tiempo les valió el sobrenombre de "perros de gendarme". Actualmente se los clasifica como perros cuya función zootécnica es utilidad, compañía y protección.

Esta raza debe su nombre a Friedrich Louis Dobermann, un vigilante nocturno y recaudador de impuestos que, por aquel entonces (entre 1834 y 1894), se encargaba de la custodia de una perrera en la ciudad de Apolda (Turingia). A partir del primer año de vigilancia comenzó a necesitar un perro para defenderse, pero ninguna de las razas a las que podía acceder era de su entera satisfacción. Fue entonces cuando emprendió una tarea tan arriesgada como difícil: crear su propia raza a partir de ejemplares adquiridos en el mercado o capturados en el campo. Entre los antepasados del Dobermann están, sin duda, el Pinscher, el Dogo Alemán o Gran Danés, el Pastor de Beauce y el Rottweiler. Sin embargo, fue otro alemán, Otto Göller (Göllner según otras fuentes), el que estableció de forma definitiva esta raza a través de otras aportaciones de sangre, especialmente del Terrier negro y fuego y, probablemente, del Greyhound. Los primeros ejemplares tenían un carácter bastante conflictivo, eran fieros y difíciles de dominar. Con el tiempo, se lograron especímenes de mayor estabilidad y de dócil comportamiento. De hecho, sus cualidades le han valido un puesto de honor en las dos guerras mundiales, durante las que prestó grandes servicios al ejército como perro sanitario, correo o guardián. Sus aptitudes también han abarcado el seguimiento de pistas, la custodia de rebaños y el cobro de piezas cuando va de caza.

Se suele decir que es un perro al que la cinematografía no le ha hecho mucho bien, ya que los ha puesto como perros peligrosos, o que desconocen a sus dueños ya que con la edad pierden el olfato, o incluso que su cerebro crece indefinidamente hasta enloquecerlo y finalmente muere por la explosión de la materia gris. En realidad, con un buen entrenamiento regio, son perros leales a su familia, equilibrados y con un temperamento del que muchas razas carecen. Pero de todas maneras, por su carácter a veces agresivo al jugar y temperamento, es conveniente tener cuidado en presencia de niños.




Aspecto general Un perro de cuerpo cuadrado, muy elegante, su cabeza tiene los planos del hocico y del cráneo paralelos, depresión frontonasal (stop) muy ligera, ojos pequeños, oscuros, que denotan inteligencia, orejas de inserción alta, cuello largo y elegante, el cuerpo es musculoso, con los miembros rectos, la línea superior es recta, la cola amputada y el pelo corto pegado al cuerpo.


Altura y peso Machos
68 cm a 72 cm 40 kg a 45 kg

Hembras
63 cm a 68 cm 32 kg a 35 kg


Carácter y temperamento Esencialmente amistoso y pacífico. Muy dependiente de la familia y cariñoso. Se le fomenta una bravura y un temperamento medianos, además de un umbral de excitación mediano. El Dobermann se caracteriza por su valor, dureza y capacidad. Con una adecuada atención de su entorno, se le puede valorar principalmente por ser muy seguro de sí mismo y nada asustadizo.

No tolera en absoluto las agresiones ni aunque vengan de su dueño. Con un buen entrenamiento y disciplina llega a ser un perro muy cariñoso y protector, pero con un carácter, muchas veces, más impetuoso que el de otras razas.

Cabe señalarse que es un perro amigable mientras no se le moleste continuamente; Cuidado con los Niños.

Esta raza necesita hacer deporte casi diariamente así que antes de adquirirlo hay que estar seguro de las condiciones de vida que le podemos ofrecer






INTRODUCCIÓN:

De todos los animales que conocemos, el perro es nuestro favorito. Y de todos los perros, aparte del perro callejero (ese que nadie quiere y muchos ni miran), el Doberman es nuestro predilecto. En diferentes ocasiones nosotros hemos tenido la suerte de haber tenido dos de estos perros como mascotas y verdaderamente son difíciles de igualar, imposibles de superar.

No es su tamaño, realmente no son sus características externas, que consideramos perfectas en un perro, lo que nos hace sentir así. Es el comportamiento tan familiar de estos perros. Criados como miembros de la familia llegan a ser parte de la familia; sólo se les ven felices cuando están con la familia y siempre están dispuesto a participar en todas las actividades, sea desde estar sentados tranquilos viendo la televisión, a una caminata por el campo, a bañarse en el mar sobre una balsa de hule. Todo lo que se toma para verlo satisfecho es que se le permita estar junto a su familia, sea donde sea, haciendo lo que sea. Cuando se les trata de esta forma, aparte de su muy reconocida inteligencia, demuestran cierta astucia o picardía mezclada con un carácter juguetón que es bien simpático y divertido; aunque nunca hemos visto esta cualidad ser mencionada en esta raza, sí es muy real.

Otras características de esta raza, que aunque sí son mencionadas no se les ponen mucha énfasis, son que en el perro macho el sentido de guardián es mucho más desarrollado que en la hembra. Mientras que la hembra, que no deja de ser excelente en la protección, es más dócil y llevadera. En ciertos casos tal parecen que son dos razas diferentes. Otra dato importante es la forma en que reacciona y aparentemente piensa. El Doberman discurre en términos de Sí o No; no existen términos medios. O se hace o no se hace. Tal vez por eso sea tan obediente y una vez comenzado el ataque, sea tan feroz.

Como guardián, el Doberman, no tiene igual. Es increíble el control y confianza en sí mismo que estos perros tienen. Mientras que no se demuestre agresividad hacia su familia tal parece que son inofensivos, pero no se le vaya a ocurrir una broma pesada o un manotazo delante de ellos porque reaccionan con la velocidad de un rayo. La agilidad que tienen es bárbara; se documenta uno que fue entrenado a saltar y superaba, porque lo hacía rutinariamente, los 9 metros (28 pies) de largo. Por cierto, el olfato y el oído los tiene sumamente desarrollados.



OTROS NOMBRES:

El nombre de esta raza, Doberman, algunas personas refieren escribirlo terminando en dos “n”, Dobermann. En Estados Unidos se le llama “Doberman Pinscher” y se le apoda “Dobe”. En el resto del mundo de habla inglesa, y prácticamente todo otro idioma, se le llama “Doberman”.



DESCRIPCIÓN
Las medidas varían entre las diferentes federaciones cinológicas del mundo. Presentamos cifras relativas que dan una idea del tamaño y la apariencia de la raza. Si desea exhibir su perro, consulte las medidas de la federación donde desea competir.



DISPOSICIÓN:

La disposición del Doberman debe de ser alerta sin demostrar síntomas de cobardía ni tampoco agresividad. Es muy deseado que demuestren agilidad en sus movimientos y se desplace con cierto tono de firmeza natural pero con flexibilidad en su temperamento (se le vea contento o alegre). No debe de ser brusco ni en sus movimientos ni en su comportamiento.



APARIENCIA GENERAL:

El Doberman es un perro mediano de pelo corto y conformación regular, ni doble ni liviana. Se distingue su musculatura sin llegar a ser exagerada. Le llaman un perro de forma cuadrada; es tan alto como largo. Realmente es un perro de líneas rectas. Tanto la forma de la cabeza, las orejas en aquellos que las tienen cortadas, como el cuerpo y las patas se caracterizan por sus líneas rectas. El cuello arqueado dando proporción y elegancia a la apariencia general.



CABEZA:

La cabeza, tanto vista desde arriba como de perfil debe de tener la forma de una cuña. La parte superior es plana u horizontal.



OJOS:

De forma almendrada. Moderadamente profundos. Muy expresivos, de mirada vigorosa. En los perros negros el color de los ojos es castaño. En los otros colores de pelo, el color de los ojos es similar al de las marcas del pelo.



STOP:

El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, no debe de ser muy pronunciado pero sí tiene que ser definido.



HOCICO:

Largo, la parte superior en un plano paralelo con la parte superior del cráneo.



NARIZ:

Negra en los perros de pelo negro. Castaña oscura en los perros marrones. Gris oscura en los perros azules. Leonada oscura en los perros leonados.



MEJILLAS:

Planas.



MORDIDA:

La mordida del Doberman es del tipo llamada de “tijera”. Cuando cierra la boca los incisivos de la mandíbula inferior deben tocar en la parte interior de los incisivos de la mandíbula superior.



LABIOS:

Pegados.



DIENTES:

Fuertes, blancos. En total 42 piezas; 20 en la mandíbula superior y 22 en la mandíbula inferior.



OREJAS:

La parte superior de la base de las orejas debe de estar a la altura de la parte superior de la cabeza.

En algunos países se permite que sean cortadas, en otros no. Cuando no son cortadas se les deja tal y como son, en tal caso son anchas, grandes y parcialmente caídas a cada lado de la cabeza.

En los países donde se permite, se cortan al largo que la discreción del veterinario que efectúe la operación indique (de acuerdo al tamaño y forma de la cabeza del perro) y el uso que se le piense dar al perro. Si son muy anchas en la base y cortas de largo (corte militar), aunque garantizan que siempre van a estar paradas, no son muy bonitas pero si efectivas; este es el corte deseado para los perros que van a desempeñar un tarea de guardián. Si son muy finas en la base y largas (corte de competencias de conformación), es posible que no las pueda mantener paradas, lo cual no es deseado. Lo ideal es lo más largo posible que el perro pueda mantenerlas siempre erguidas, el corte intermedio o de mascota. Para lograr el efecto deseado se les cortan cuando aun es un cachorrito, preferiblemente por un veterinario con experiencia. Usualmente se les cortan a las ocho semanas de nacido, aunque puede ser un poco después, antes de las diez semanas.

Existe cierto desacuerdo con respecto a si se le deben de cortar o no, claro en los países donde se permiten ser cortadas. Este desacuerdo también incluye la cola. Aquellos en contra de que se les corten argumentan que existe la posibilidad que se infesten durante el saneamiento de la operación. Tal vez siendo otro argumento en contra del corte un punto aun de mayor peso el que las orejas y la cola son empleadas por los perros en su comunicación.





CUELLO:

Musculoso, bien arqueado, se ensancha hacia el cuerpo. De un largo proporcional al tamaño de la cabeza y el cuerpo. Parece ser largo pero es de un largo medio, ayudando a la apariencia esbelta pero fuerte del perro.



ESPALDA:

La espalda no es perfectamente horizontal, tiene una ligera caída hacia atrás. Es recta, muy ligeramente redondeada al final, en las ancas. No es larga, más bien compacta. No es muy estrecha como en los galgos, ni tampoco muy ancha; musculosa en los hombros.



CRUZ:

Es el punto más alto en el cuerpo. Pronunciada.



PECHO:

No es estrecho, tampoco exageradamente ancho. El de un perro muy fuerte pero ligero. Llega hasta los codos.



COSTILLAS:

Bien curvadas dándole una forma alta pero no muy ancha a la parte delantera del cuerpo.



VIENTRE:

Recogido. La línea inferior del cuerpo es curvada, siendo el cuerpo ancho en las costillas y después relativamente estrecho en el vientre.



CADERAS:

Del mismo ancho que es la sección de las costillas. Visto desde arriba las líneas laterales del cuerpo son paralelas o con una ligera curvatura concava en la parte del vientre.



EXTREMIDADES DELANTERAS:

Los hombros deben de ser bien desarrollados, inclinados hacia adelante en ángulo de 45º con el suelo, haciendo el brazo superior (húmero) ángulo de 90º. El largo del los hombros y del brazo superior son iguales. La altura de la cruz al codo es similar a la altura del codo al suelo. Los codos están bien pegados al cuerpo.

Los anterazos, desde los codos hasta las cuartillas, son largos y veticales. Vistos desde cualquier ángulo son paralelos. Son musculosos y de huesos anchos. Las cuartillas son casi verticales. Los espolones (pezuñas) pueden ser removidos, aunque las normas de las federaciones no lo requieren. Los pies son bien arqueados, compactos y en de forma de gato. Están orientados hacia adelande, no hacia adentro ni hacia afuera.



EXTREMIDADES TRASERAS:

El hueso de la cadera se separa de la espalda en ángulo de 30º; está angulación le dará una inclinación moderada hacia atrás a las extremidades traseras. La parte superior de las piernas, los muslos, se separan de la cadera en ángulos rectos; son largas y musculosas. Las piernas superiores y las inferiores son del mismo largo, siendo las rodillas definidas entre ellas. En reposo el metatarso es casi vertical. Los espolones (pezuñas) pueden ser removidos, aunque las normas de las federaciones no lo requieren. Es posible que algunos ejemplares tengan dos espolones en vez de uno. Los pies son bien arqueados, compactos y en de forma de gato. Están orientados hacia adelande, no hacia adentro ni hacia afuera.



PELO:

El pelo es corto, de textura algo gruesa, liso y pegado a la piel. Al tacto, pasándole la mano de acuerdo a la orientación del pelaje, no es sedoso pero tampoco es áspero.



COLOR DEL PELO:

El Doberman más frecuentemente visto es el que se le llama de color negro. No es del todo negro, tiene ciertas marcas bien definidas color marrón rojizo. Estas marcas tienen que ser una sobre cada ojo, el hocico y en la garganta, en el pecho una a cada lado, en las patas y los pies, y debajo de la cola.

El color básico también puede ser marrón (castaño rojizo), azul, o el leonado (también llamado Isabella, isabelino, cervato), con las marcas ya mencionadas de tonalidad más clara. Algunas federaciones europeas no aceptan el color leonado. Según tenemos entendido el color azul tampoco es deseado. Estos dos colores, el azul y el leonado son muy apreciados en los Estados Unidos.

Algunos ejemplares de esta raza tienen un lunar o mancha blanca en el pecho. Esta mancha no es del todo deseable pero si es pequeña (un centímetro cuadrado o menor) algunas federaciones no descalifican al perro. En el presente se considera al color blanco, al menos por el AKC, una descalificación en las competencias de conformación, pero permiten registrarlos.



COLA:

La cola del Doberman es larga, ancha y de pelo corto. Sí, esta raza tiene cola larga. Por razones de estética se le corta a los pocos días de nacido, usualmente en la primera visita al veterinario. En Europa usualmente se amputa en la primera vértebra, en las Américas se le corta en la segunda o tercera vértebra.



ALTURA:

A la cruz o los hombros: Los machos deben de medir de 66 a 71 cm (aproximado de 26 a 28 pulgadas). Las hembras de 61 a 66 cm (aproximado de 24 a 26 pulgadas).



PESO:

El peso es de los machos es de 40 a 45 Kg (aproximado de 88 a 99 libras). Las hembras logran de 32 a 35 Kg (aproximado de 70 a 77 libras).



EN ACCIÓN:

El Doberman en movimiento no debe demostrar ningún esfuerzo. Al caminar las extremidades posteriores logrando gran alcance y las posteriores proveyendo buen empuje. En este paso las patas del mismo lado del cuerpo se mueven a la misma vez. El movimiento es recto, ninguna pata tirando en ninguna forma hacia adentro o hacia afuera