El archivo de intercambio de Windows:

Es un archivo especial que el sistema usa cuando se queda sin
memoria física. Cuando la RAM queda chica, ya sea por la cantidad de programas que se están ejecutando al mismo tiempo, o por el tamaño de algún proceso o por cualquier cosa que a nuestro impredecible Windows se le ocurra, el sistema transfiere el contenido de la memoria RAM a este archivo de intercambio para liberarla. Una vez liberada la memoria, el sistema sigue funcionando hasta que necesita algún dato de los que transfirió al disco, por lo que vuelve a transferir el
contenido de la memoria al archivo de intercambio y mueve los datos que necesita de este archivo a memoria, y así sucesivamente. Este proceso deja el archivo de intercambio muy fragmentado, y el Windows, por default, no se encarga de defragmentarlo. Defragmentar el archivo de intercambio hace
que el sistema funcione REALMENTE más rápido. Se puede configurar Windows para que defragmente este archivo cada vez que el sistema se apague o reinicie de la siguiente manera:

Debes abrir el programa

regedit.exe (Inicio -> Ejecutar -> regedit.exe).

Este programa es el que se utiliza para tocar la configuración interna de Windows. En el deberás buscar la clave HKEY_LOCAL_MACHINE/SYSTEM/CurrentControlSet/Control/SessionManager/Memory Management.
Dentro de ella existe una clave ClearPageFileAtShu***, la cual habrá que modificar para que tenga como valor 1.

A partir de ahora, el contenido del archivo de intercambio desaparecerá cada vez que se reinicie el sistema. Es mucho más efectivo tener el archivo de intercambio en la partición de trabajo, ya que el sistema operativo podrá acceder a este de una manera mucho más prolija que en la partición de sistema, donde tiene que hacer accesos periódicos para cargar programas y dlls.

Para crear un archivo de intercambio en la partición de trabajo, deberás ir a Panel de Control -> Sistema, allí activar la pestaña "Avanzado" y presionar el botón Configurar del
primer bloque. Esto abrirá otra ventana, en la cual también tendrás que entrar en la pestaña "Avanzado", y en el bloque que dice "Memoria Virtual", presiona "Cambiar". Allí selecciona la
partición de Trabajo y especifica el tamaño que tendrá el archivo de intercambio.
Este archivo tiene dos valores, un tamaño máximo y uno mínimo. Como recomendación, habría que poner 1 vez y media el tamaño de tu memoria en el mínimo y 3 en el máximo, o sea que si tienes por ejemplo 512 MB, entonces como valor mínimo tendrías 768 MB como mínimo y 1535 MB como máximo. Presiona el botón Set, luego
Aceptar, Aceptar en la ventana anterior, pero no reinicies el sistema hasta no terminar de configurar lo que sugerimos más adelante.

Evitar la paginación del sistema operativo:

Utilizando el mismo regedit, se puede hacer también que Windows mantenga siempre en memoria las funciones básicas del sistema operativo, por lo cual también se acelera la ejecución y, además, se evita que se hagan tantos accesos al disco. Para ello deberemos buscar de la clave DisablePagingExecutive, que se encuentra en HKEY_LOCAL_MACHINE/System/CurrentControlSet/Control/Session Manager/Memory Management, , y modificar el valor a 1.
El sistema de indexado de Windows XP cataloga nuestros archivos, presumiblemente para disminuir el tiempo necesario para buscar en nuestros discos rígidos si estamos intentado localizar un archivo específico o una parte de una frase dentro de un archivo. Este servicio de indexado se activará cuando el sistema se mantenga inactivo unos segundos (ahora tienen el por qué la luz del disco rígido se prende igual cuando uno no está haciendo nada en la máquina), disminuyendo drásticamente el
rendimiento del sistema.
Para desactivar este servicio deberás: entrar en Mi PC. Una vez allí, tocar con un click derecho cada uno de los discos rígidos que aparecen, entrar en Propiedades y destildar la opción "Permitir a Index Server indexar el disco para acelerar la búsqueda". Luego presionas el botón Aceptar, y en la segunda pantalla que abre, elegir "aplicar a la carpeta, y a las subcarpetas".

Aumentar la velocidad de carga de las aplicaciones:

Windows XP incluye una nueva tecnología para aumentar la velocidad de carga de las aplicaciones llamada Prefetching. Este servicio monitorea los progrmas que se inician durante el inicio de Windows para cargarlos de forma más rápida. Esta tecnología puede llegar a incrementar el rendimiento del inicio del sistema de forma significativa, sobre todo en equipos grandes (hablamos de un Petium IV o Sempron o superior con 512 Mbytes o más de RAM). Debido precisamente a la variedad de máquinas sobre la que podemos instalar Windows XP, el Prefetching tiene establecido un valor estándar, apto para todas las máquinas, pero que se puede optimizar según la capacidad del sistema. Para ello, utilizaremos de nuevo el regedit. Busca la clave EnablePrefetcher en HKEY_LOCAL_MACHINE/SYSTEM/CurrentControlSet/Control/Session Manager/MemoryManagement/PrefetchParameters y cambia el valor a 5. Este ajuste disminuirá el tiempo de arranque y doblará el rendimiento de XP.

Arrancar solamente lo necesario:

Al día de hoy, las aplicaciones comerciales tienen un vicio cada vez más notorio, y es que cuando las instalas se configuran para ejecutar en el inicio algún "programita" que optimice su funcionamiento.
Esto acelera esas aplicaciones, pero dificulta el mfuncionamiento del resto haciendo disminuir el rendimiento del sistema. Si eres un usuario avanzado (que sabe lo que hace con los programas de inicio), lo recomendable es eliminar del arranque de windows todos estos "programitas" salvo el Antivirus. Esto se puede hacer con una herramienta que trae el sistema operativo llamada MSConfig (Inicio -> Ejecutar -> msconfig.exe). En esta herramienta hay que ir a la solapa Inicio y en ella desactivar todos los elementos, salvo los que deberían correr obligatoriamente (otra vez, antivirus, drivers, etc)

Espero que les sirva