Aseguran que Hitler vivio en la Patagonia


Un periodista que investiga el derrotero de criminales de guerra nazis en Argentina pedirá a Rusia que autorice un análisis genético de los restos de Adolf Hitler, que Moscú dice conservar, con el fin de demostrar que no es cierta la versión oficial que alude al suicidio del Führer.

Hitler en Argentina

Mientras prepara su tercer libro sobre el tema, el argentino Abel Basti aseguró a Efe que bastará una simple comparación del ADN de los huesos del líder del Tercer Reich con el de Paula, una hermana de Hitler fallecida en 1960 y sepultada en Baviera, para terminar con el "mito" de su suicidio en Berlín en 1945.

Residencia Inalco, donde vivió Hitler,en Villa la Angostura
Aseguran que Hitler vivio en la Patagonia

"Los rusos dicen conservar un trozo de mandíbula y otro del cráneo de Hitler, este último con un disparo de bala. Pero ni aquellos investigadores que creen en el suicidio pueden sostener una teoría seria en base a esa prueba", señala Basti.

"Los rusos son conscientes de esto y por eso minimizan el tema, por eso el silencio", matiza.

Abel Basti vive en la sureña ciudad argentina de Bariloche y desde hace años intenta armar un rompecabezas sobre el destino que corrieron los nazis al cabo de la Segunda Guerra Mundial.


Hitler en Argentina

Su primer libro, "Bariloche nazi", es una suerte de guía turística sobre los lugares que, de acuerdo con su investigación, sirvieron de refugio a Hitler y otros jerarcas alemanes como Martin Borman, Joseph Mengele y Adolf Eichmann.

En su segunda obra, "Hitler en Argentina", Basti desmenuza las supuestas andanzas de Hitler y Eva Braun en este país suramericano en base a documentos oficiales argentinos y estadounidenses, y a gente que asegura haber visto e incluso atendido al matrimonio.

"Destino Patagonia. Cómo escapó Hitler", el tercer libro que tiene previsto publicar antes de fin de año, retoma esta teoría y añade nuevas pruebas sobre el plan de evacuación del Fürher hacia el sur de Argentina.

"El matrimonio se escapó en 1945, pasó por España y desembarcó en la Patagonia", revela Basti antes de indicar que tiene en su poder "archivos del FBI de agosto de ese año que hablan de que en la provincia argentina de Córdoba (centro) se habían hecho todos los preparativos para recibir a Hitler".

"Agosto de 1945 coincide con la fecha de los desembarcos de submarinos nazis en el sur de nuestro país y Córdoba con el lugar de residencia de la familia de Walter e Ida Eicchorn", precisa en referencia a quienes Basti considera los "principales 'financistas'" en Suramérica de Hitler, al que llamaban "el primo".

Basti sostiene que también posee tres informes taquigráficos supuestamente tomados a José Stalin tras el conflicto bélico en los que el dictador soviético manifiesta que "Hitler se escapó".

"Uno de los informes es de la época en que se estaba decidiendo a qué criminales nazis juzgar en Nuremberg. Stalin menciona a Hitler pero le dice a los aliados que no lo tiene. A partir de allí éstos designan a un investigador y en un mes dictaminan que el Führer murió, sólo en base a testimonios", comenta.

Afirma además que en su tercer libro mostrará un análisis de la prensa de la época, en la que "la teoría del suicidio aparece en el cinco por ciento de la información pública, mientras que el resto habla de escape".

Según el periodista argentino, para quien Adolf Hitler vivió al menos hasta 1964, el líder nazi se convirtió en un "personaje intocable" después de la Segunda Guerra Mundial.

"Yo creo que todos los servicios de inteligencia del mundo saben que Hitler se escapó, lo que demuestra que hay dos historias: la que conocemos y la oculta", dice.

"Y asimismo pienso -añade- que siempre lo tuvieron localizado pero nadie se metió con él porque es evidente que quedó protegido por una trama de complicidades políticas y financieras".

En ese sentido, Basti apunta que Estados Unidos "recibió 300.000 nazis, muchos más que Argentina".

"Nada de esto hubiera pasado sin la venia de Estados Unidos.

Incluso (el entonces presidente argentino Juan Domingo) Perón no habría podido recibir a tantos nazis si no lo hubieran autorizado desde el norte", añadió. EFE cw-hd/dm/ibr (con fotografías)


FUENTE