La madera es uno de los materiales más utilizados para construir muebles y edificaciones. En casi todas las casas hay un elemento que está hecho con madera, sea una puerta, una cama o un armario. Sin embargo, estos elementos que lucen tanto en nuestros hogares necesitan de un cuidado especial para que podamos presumir de ellos muchos años.

1. Materiales necesarios

Veamos algunos de los materiales que utilizaremos para proteger la madera.

-Los pinceles y la brocha
-Los rodillos
-Cubeta
-La pistola de pintar
-El decapante térmico
-La lijadora excéntrica
-Las rasquetas
-La cinta protectora
-La espátula
-La mascarilla, guantes y gafas


2. Los enemigos de la madera

La madera es un material que luce mucho en nuestros muebles pero también tiene muchos enemigos que pueden estropearla.

La luz solar: todas las maderas que estén en el exterior orientadas hacia el sol (al sur o al oeste) y no tengan ningún tratamiento de protección se irán descoloriendo y acabarán de un color grisaceo. Para evitarlo les tendremos que aplicar un tratamiento de protección tintada cuyos pigmentos harán de filtro solar.

¿Cómo Proteger y Tratar la Madera?

Mohos y hongos: los hongos y el moho son bacterias que aparecen en la superficie de la madera. Para evitar su crecimiento y profileración aplicaremos un tratamiento fungicida. La bacteria más conocida es el merlurio.

casa

Los insectos: la madera sirve como lugar de refugio para insectos que se reproducen en ella ya que las larvas encuentran los nutrientes y la protección ideal. Para elimnarlos existen diversos productos preventivos o curativos contra los gusanos de la madera.

madera

Las rendijas: las uniones de la madera con la albañilería deben sellarse evitando que se introduzca la suciedad y la humedad en su interior. En caso contrario con el paso del tiempo la madera se vería gravemente perjudicada. Para tapar las rendijas utilizaremos una masilla elástica de poliuretano (PU).

lija

La humedad: el agua y la humedad es un factor muy negativo para la madera tanto provenga del exterior (lluvia, niebla o nieve) como del interior (condensación).

Curso

3. La pobredumbre de la madera

Veamos qué es la podredumbre de la madera.

El origen de la podredumbre: los lugares más comunes para que se nos empiecen a pudrir son: en las uniones de la madera con la albañilería que no estén selladas, en maderas no tratadas, ensamblajes que no ajusten a la perfección y sobre superficies serradas transversalmente.

vida

Eliminar la podredumbre: el proceso para combatir la podredumbre consiste en eliminar la madera podrida y parte de la sana con un formón. De esta manera garantizaremos una perfecta adherencia de la nueva pieza que colocaremos.

Pintura

El encofrado: para tapar el agujero dejado al eliminar la parte podrida, realizaremos un encofrado. Es decir, una construcción de tablas o una escuadra metálica.

muebles

La resina de epoxi: para rellenar el agujero utilizaremos resina de epoxi. Este producto se prepara con dos componentes que mezclaremos de forma homogénea justo antes de la aplicación. Para su preparación y aplicación necesitaremos de unos guantes como medida de protección.

¿Cómo Proteger y Tratar la Madera?

El acabado: la aplicación de la pasta la realizaremos con una rasqueta. Una vez se haya endurecido desmontaremos el encofrado y lijaremos la superficie hasta que quede bien lisa y uniforme.

casa

4. Productos para la protección de la madera

En primer lugar hablaremos de aquellos productos que podemos aplicar para proteger la madera.

La capa de imprimación: a las maderas nuevas les aplicaremos una capa de imprimación, aunque también puede ser que el propio fabricante ya se la haya dado. condensación).

El alquitrán de hulla: el alquitrán de hulla solo se utiliza en superficies muy expuestas a la humedad y en las que el aspecto no tiene un fin decorativo, por ejemplo: el pie de las piquetas de jardín. Por su fuerte olor sólo lo utilizaremos en exteriores.

La pintura: sobre superficies visibles podremos aplicar pinturas, barnices o protectores. Lo que sí hemos de tener en cuenta es que han de ser productos microporosos para dejar respirar a la madera. Si no fuese así, la madera se nos hincharía y se escamaría. Si nos decantamos por pinturas, podremos escoger entre una gran variedad de colores pero teniendo en cuenta que nos taparan las vetas de la madera, en cambio, los barnices y los protectores son totalmente transparentes.

El barniz: podemos escoger entre un barniz mate o brillante pero tanto uno como el otro forman una película totalmente transparente muy resistente y totalmente impermeable. En su mayoría se suele aplicar sobre muebles de interior.

Los tratamientos protectores: los protectores de la madera los podemos encontrar en mate o satinado y en diversos tonos. Pero son totalmente transparentes y dejan ver el vetado de la madera.

5. La madera nueva

Hablemos sobre los cuidados de la madera nueva.

La resina: para eliminar la resina que haya sobre una madera nueva, la cortaremos con un cuchillo caliente o la rascaremos. La debemos eliminar ya que sino, los productos químicos que componen el tratamiento de protección que aplicaremos posteriormente harán que se escurra después de algún tiempo.

Desengrasar y preparar la madera: para desengrasar una madera utilizaremos un paño humedecido con algún disolvente sintético o una solución de amoníaco. Luego la limpiaremos y la secaremos. A algunas maderas exóticas les tendremos que aplicar un tratamiento para tapar los poros y que proteja las capas que aplicaremos posteriormente.

La capa de fondo: antes de aplicar la pintura es recomendable que le demos a la pieza una capa de fondo, que puede ser tintada o transparente en el caso de utilizar un barniz o algún otro producto de imprimación.

El pulido: una vez se haya secado por completo la capa de fondo veremos que las fibras de la madera se han levantado ligeramente. Con un papel de lija de grano fino (220-280) y en el mismo sentido de las vetas de la madera dejaremos la superficie totalmente lisa. Después quitaremos el polvo.

El enlucido: en el caso de localizar algún agujero o grieta, la taparemos con pasta de madera de la misma tonalidad que el mueble y una vez seca la lijaremos dejándola completamente lisa y regular.

6. La madera pintada

En esta lección hablaremos sobre los cuidados de la madera pintada.

La limpieza: si queremos mantener una pieza de madera tratada en perfecto estado debemos quitarle el polvo y desengrasarla de vez en cuando (con una solución de amoniaco al 3%). Nunca le quitaremos las capas antiguas que garantizan una buena protección.

Eliminar la pintura: en el caso de pinturas en muy mal estado, que queramos aplicar un producto transparente e incoloro o simplemente, una nueva capa de pintura, podremos utilizar diversos sistemas. Un quemador, una lijadora o productos decapantes.

Con el soplete: primero limpiaremos bien la superficie a decapar y con un soplete la calentaremos moviendo lentamente la llama (a unos 20 cm.) pero con cuidado de no dañar la madera. El fin es fundir la pintura para eliminarla con una rasqueta.

madera

Con el decapador eléctrico: el decapador eléctrico funciona soplando aire muy caliente. Hemos de prestar mucha atención a no utilizarlo justo al lado de cristales porque se podrían agrietar o romper. Al igual que el soplete lo debemos utilizar a unos 20 cm. de distancia de la superficie moviéndolo ligeramente para no quemar la madera y con una rasqueta ir eliminando la pintura reblandecida.

lija

Los decapantes químicos: los decapantes químicos son altamente tóxicos y corrosivos. Se recomienda que utilicemos unos guantes de goma y unas gafas protectoras. Su aplicación será con un pincel. Y si podemos, giraremos la pieza a decapar para que nos quede totalmente plana y poder trabajar mejor.

Curso

La acción de los decapantes: los decapantes químicos reblandecen la pintura para quitarla con facilidad pero tienen el inconveniente que se depositan en las hendiduras de las maderas viejas de donde es muy complicado eliminarlas.

vida

7. El lijado

El lijado de la pintura es muy útil para eliminar cualquier imperfección. Veamos cómo hacerlo.

Las lijadoras: para eliminar los tratamientos protectores, barnices o pinturas a la perfección utilizaremos una lijadora excéntrica o vibratoria. Realizaremos unos movimientos regulares y con una ligera presión constante sobre la superficie. Debemos tener en cuenta que haremos mucho polvo por lo que deberemos proveernos de unas gafas y una mascarilla. De vez en cuando deberemos limpiar el papel de lija dándole unos ligeros golpes.

Pintura

Lijar con una taladradora: acoplando un disco o un tambor de láminas (se debe montar sobre un soporte para lijar) a una taladradora podremos acceder a rincones o a lugares de difícil acceso con una lijadora. Debemos utilizarlo dándole un ángulo de 15º respecto a la superficie a lijar.

muebles

El lijado manual: una vez hayamos lijado la superficie con alguna máquina, el acabado final lo haremos a mano para que quede perfectamente liso y uniforme. Según el acabado que queramos darle utilizaremos un papel de lija con un grano más abrasivo o menos.

¿Cómo Proteger y Tratar la Madera?

La granulometría: en función del proceso de restauración en que nos encontremos deberemos utilizar un determinado papel de lija. El grano gordo (30-60) lo utilizaremos para el pre-lijado de superficies no cepilladas, así como en la eliminación de pinturas antiguas. El papel de grano media (80-100) es para la eliminación de pinturas a pistola. Para lijar a mano deberemos utilizar un bloque de plástico o corcho al que sujetar el papel de lija. De esta manera ejerceremos una presión constante sobre la superficie y así evitaremos hacer hendiduras.

Limpieza: después de cada lijado y de la aplicación de pinturas o barnices deberemos limpiar totalmente la superficie de polvo para garantizar la buena adherencia de la siguiente capa. Para ello utilizaremos una escobilla suave y seca.

casa

8. El techo y las paredes

¿Cómo cuidar la madera del techo y las paredes?

Los barnices y tratamientos protectores: los barnices y tratamientos de la madera se deben aplicar en dos capas (siempre que sea una madera nueva) sobre la capa de fondo. Después de cada capa debemos lijar suavemente y siempre en el mismo sentido de las vetas, al igual que el pintado que también debe ser en el mismo sentido que el veteado.

El mantenimiento: las superficies a las que hayamos aplicado algún producto de tratamiento incoloro las debemos conservar dándoles una nueva capa cada dos o tres años antes que la madera se nos dañe.

El artesonado: para paredes o techos con trabajos de artesanía que queramos barnizar utilizaremos un pincel largo y plano que cogeremos de lado para poder llegar a todos los recovecos.

madera

Las lamas: la mayoría de cabañas y cobertizos están recubiertas de tablas. Para pintar o barnizar las lamas utilizaremos un pincel plano o brocha del ancho de la tabla. Procederemos primero pintando un metro del canto inferior y después la cara de la tabla de una sola pasada.

lija

La pistola eléctrica: la pistola eléctrica sin aire es la opción más rápida y profesional para aplicar productos de protección en el exterior. La aguantaremos perpendicularmente a la superficie manteniendo una distancia constante haciendo pasadas en sentido opuesto unas de otras y sobreponiéndose ligeramente entre sí.

Curso

Las contraventanas fijas: las contraventanas exteriores fijas las debemos tratar con un producto microporoso tanto en la cara interior como en la exterior. De esta manera conseguiremos que la humedad de la pared se escape hacia el exterior sin dañar la madera.

vida

9. Las puertas

Ahora veremos cómo cuidar la madera de las puertas.

Circulación de la humedad: a través de los marcos de madera de las puertas también pasará la humedad producida por la condensación y la evaporización hacia el exterior. Es por ello que deberemos aplicar primero un producto impermeable en la cara interior y después uno microporoso sobre la cara exterior.

Pintura

El bajo de las puertas: para evitar que los bajos de las puertas absorban la humedad y acaben hinchándose y haciendo saltar la pintura, las desmontaremos del marco y le aplicaremos al bajo un tratamiento a tal efecto.

muebles

Las caras de la puerta: dividiremos una cara de la puerta en cuartos que pintaremos primero verticalmente con un pincel y acto seguido horizontalmente con el rodillo. Sin recargar el rodillo daremos una pasada vertical para estirar la pintura y que quede totalmente lisa.

¿Cómo Proteger y Tratar la Madera?

El canto: el canto lo pintaremos con el rodillo pero en el caso que hayamos pintado los dos lados de la puerta de colores distintos, podremos dudar del color correcto. En estos casos pintaremos el canto del mismo color que el de la parte visible cuando esté abierta.

casa

Los productos de imprimación: para aplicar la capa de imprimación utilizaremos un pincel redondo o plano empezando por las molduras o ranuras y después seguiremos por las grandes superficies. No debemos escatimar en el momento de aplicar la imprimación ya que debe penetrar bien en todos los poros de la madera.

madera

10. Las ventanas

Ahora veremos cómo cuidar la madera de las pinturas.

El lijado: en el caso de ventanas con los cristales colocados no utilizaremos nunca una pistola térmica para eliminar la vieja pintura ya que podríamos romperlos. Para grandes superficies utilizaremos un decapante químico aunque después tendremos que lijar a mano las pequeñas molduras y ángulos.

lija

La pasta de madera: con la pasta de madera taparemos todos los agujeros o las zonas podridas. En éste último caso, eliminaremos las partes maltrechas y las volveremos a tapar con la pasta de madera. En el caso que sean grandes agujeros confeccionaremos un encofrado. Para aplicar la pasta utilizaremos una espátula y una vez esté bien seca la lijaremos.

Curso

La masilla: antes de pintar la ventana comprobaremos el estado de la masilla para ver que no este agrietada o que no se desprenda. En tal caso, la eliminaremos con un formón y aplicaremos una de nueva en cartucho que pude ser elástica o no. Una vez bien seca la podremos pintar.

vida

La cinta de carrocero: para pintar con toda tranquilidad la ventana sin peligro de manchar los cristales, colocaremos una cinta de adhesiva especial por todo el contorno de los cristales. Una vez hayamos acabado de pintar, la despegaremos antes de que la pintura se seque ya que podríamos arrancarla al mismo tiempo.

Pintura

La protección de la madera: en las partes que dan al exterior dejaremos que el producto sobresalga de uno a dos mm sobre el cristal, de esta forma evitaremos que la humedad se infiltre entre la masilla y el cristal. Empezaremos por las partes horizontales y concretamente, por el travesaño inferior y después el superior y los verticales.

muebles

11. Los zócalos

Ahora nos centraremos en la madera de los zócalos.

La lijadora vibratoria: para restaurar los zócalos podemos optar por separarlos de la pared y lijarlos cómodamente sobre un banco de trabajo, pero esta operación nos puede ser más complicada que lijarlos directamente con una lijadora orbital. Aunque el borde superior lo deberemos lijar a mano.

Eliminación del polvo: los zócalos serán la última pieza a pintar y a limpiar de una habitación ya que están muy expuestos al polvo y a la suciedad mientras duren los trabajos.

La protección: para pintar los zócalos sin peligro de manchar las paredes ni el suelo, colocaremos una cinta adhesiva en la pared justo por encima del zócalo, o sujetaremos una pantalla de protección con la mano que nos queda libre. El suelo lo cubriremos con una lona o plástico.

El lijado: una vez aplicada la capa de imprimación deberemos lijar los zócalos al igual que con todas las superficies de madera. Comprobaremos que las esquinas y demás ángulos coinciden perfectamente y en caso contrario, taparemos los huecos con pasta para madera.

Pintura o barniz: los zócalos están continuamente expuestos a golpes y rayadas (al pasar la aspiradora). Es por ello que deberemos escoger una pintura brillante o un barniz muy resistente aplicándolo con una brocha.

12. Los parqués

La madera que se coloca en el suelo, conocido como parqué, también requiere de unos cuidados especiales.

El lijado: lo ideal es utilizar una lijadora específica para parqués. Después esperaremos a que el polvo se deposite en el suelo y lo quitaremos con cuidado de no hacer movimientos bruscos para no volver a levantarlo, ya que es muy fino. Finalmente pasaremos un disolvente para desengrasar la madera.

Las juntas: las juntas de las lamas y las marcas de los clavos las debemos tapar con un producto especifico a tal efecto. Estos productos los podemos encontrar en cartucho y en diversos colores. Una vez hechas las reparaciones y seca la pasta, lijaremos de nuevo el suelo hasta dejar toda la superficie totalmente lisa y regular.

El tapa poros: los productos tapa poros impermeabilizan completamente la madera. Lo debemos aplicar en dos capas con un rodillo de barnizar o con un pincel. El proceso será empezar desde el extremo opuesto a la puerta e ir hacia ella. Después de cada capa lijaremos suavemente la superficie.

Los barnices: la última capa de protección será la de barniz que debe ser muy resistente, a base de poliuretano, o un vitrificador. Éstos productos están pensados para ser aplicados con una cuchilla de barnizar o con un pincel. Tendremos que aplicar dos capas y la primera la lijaremos suavemente una vez este bien seca.

La cera: para encerar los suelos de parqué utilizaremos un trapo que para más comodidad, lo fijaremos un mango largo. Los parqués ya encerados sólo los tendremos que mantener aplicando periódicamente una cera protectora y limpiadora.

13. Las escaleras

El decapaje: para decapar escaleras utilizaremos un decapador eléctrico en las superficies lisas, como por ejemplo: los escalones. En cambio, para los barrotes y zonas de difícil acceso nos será más cómodo la utilización de un decapante químico y una rasqueta.

¿Cómo Proteger y Tratar la Madera?

El lijado: en las zonas planas y lisas podremos utilizar una lijadora eléctrica pero en los barrotes y zonas curvas tendremos que recurrir a un papel de lija que enrollaremos a su alrededor.

casa

La protección: para los escalones de la escalera, al ser una parte que sufre mucho desgaste, tendremos que aplicar una laca de obturación y una vez seca, un barniz de poliuretano o vitrificador.

madera

Los barrotes: para acceder hasta el último recoveco de los barrotes utilizaremos un pincel pequeño. El orden para tratar las partes de una escalera son: los barrotes, los zócalos, los contra-peldaños y por último los escalones.

lija

Los escalones: en los escalones lo más cómodo y práctico es la utilización de un pincel plano con el que podremos hacer tanto las grandes superficies como los cantos. El sistema de trabajo será ir alternando los escalones para así poder movernos a lo largo de la escalera. Una vez se hayan secado los primeros podremos empezar con los siguientes.

Curso

14. Los muebles

Veamos cómo cuidar la madera de los muebles.

La capa de cera: muchos de los muebles antiguos están protegidos por una capa de cera que hace imposible cualquier aplicación posterior de barniz o pintura. Si queremos eliminarla por completo utilizaremos una solución de sosa cáustica con agua que aplicaremos y luego rascaremos. El paso final será lijar el mueble.

Desengrasar la pieza: una vez hayamos lijado el mueble por completo, lo tendremos que desengrasar con una solución de amoníaco o con un disolvente. Finalmente lo aclararemos con agua y lo dejaremos secar bien.

El tapa-poros y la pasta de madera: una vez tenemos el mueble totalmente limpio nos dedicaremos a igualar al máximo la superficie tapando todas las grietas, agujeros o arañazos. Para ello podemos utilizar un tapa-poros o pasta de madera, con la ventaja que ésta última está hecha de verdadera madera y en diferentes tonos.

La aplicación de la pintura: una vez tengamos el mueble totalmente desengrasado y con los agujeros tapados, aplicaremos una capa de fondo que lijaremos una vez este bien seca. En el caso de tratarse de una mesa, la capa de acabado final será con algún barniz de poliuretano ya que es muy resistente a los ácidos, al amoniaco, al alcohol o a los productos de casa. En el mobiliario de dormitorio, juguetes u objetos para niños aplicaremos una pintura o un barniz acrílico que tiene la ventaja de no ser tóxico.

La pintura en spray: para pintar piezas que tengan partes con relieves, barrotes, etc... nos será muy practica la utilización de una pintura en spray. La única recomendación es que la hagamos servir en algún sitio bien ventilado y que tengamos la precaución de tapar lo que haya por alrededor para no mancharlo.

15. El mantenimiento del material

Después de aplicar los barnices, lijar, entre otras cosas, veamos cómo cuidar el material utilizado para posteriores ocasiones.

Antes de la utilización: si utilizamos pinceles nuevos de seda deberemos tenerlos suspendidos durante 24 horas en aceite de linaza para que se aprieten sus cerdas. Pasadas las 24 horas los lavaremos con agua tibia y jabón y después los aclaremos con abundantemente. En el caso de brochas de nylon solo las tendremos que remojar en agua. En ambos casos dejaremos que se sequen sin apoyar ni retorcer las cerdas.

vida

La limpieza: cuando hayamos acabado con los pinceles y brochas eliminaremos lo más gordo con un papel de periódico. Después limpiaremos las brochas, pinceles, rodillos, recipientes y rejillas con un disolvente.

Pintura

El secado: una vez hayamos limpiado los pinceles y el rodillo con agua caliente y un poco de detergente, los dejaremos suspendidos o planos prestando especial atención a que las cerdas de los pinceles no se apoyen en ningún lugar.

muebles

Conservación de la pintura: los potes de pintura los debemos guardar en un lugar seco y no demasiado caliente. Si hemos utilizado un pote y no lo hemos gastado lo guardaremos cerrado herméticamente y del revés.

¿Cómo Proteger y Tratar la Madera?




Fuente

Espero que les haya gustado