11 Años la muerte de el Potro Rodrigo

Músico de aquellos, el potro tocaba un poco de todo, desde piano hasta percusión, su energía era incontrolable, única fuente inagotable en Rodrigo para darse cuenta del porque sigue siendo el N° 1 del cuarteto. Rodrigo el potro cordobés se insertó en todos lados. Los bailes, los boliches, el teatro todos estallaron al ritmo del principe del cuarteto.

Así era y es el potro Rodrigo, un poco de todo, expontáneo alegre, divertido, original, hacía lo que quería y no se dejaba llevar por el que dirán. Todos los días distinto, como el camaleón cambia de colores según la ocasión, único e inagotable hace muchos años que nuestro país no contaba con un fenómeno de este calibre, quizás esta también sea una parte de su éxito, la necesidad de contar con alguien alegre y divertido, que nos haga pasar un buen momento y que nos incite a vivir la vida con mayor optimismo. Los argentinos lo necesitabamos mucho...

... Un raro carisma. El afecto de su gente.
Ese talento único para quedar ubicado en el centro de las tormentas o bajo la lluvia de los flashes.
La energía arrolladora que solo la juventud garantiza.
Esa extraña fascinación por los precipicios, los afectivos, los morales, los estéticos.
En vida, Rodrigo Bueno, el Potro, lo tuvo todo para alcanzar el cielo de las estrellas.
Le llevó trece años de los veintisiete que duró su vida encontrar la forma de su destino.

La conoció apenas un veramo atrás, en noviembre del 99 cuando la Rodrigomanía estalló en la Argentina. Bastaba pronunciar su nombre para hablar de un fenómeno complejo: crossover musical, capaz de sortear las barreras de las edades y de las clases sociales, un talento musical tan poco confiable como efectivo a la hora de hacer bailar a la multitud.
Francotirador verbal, irritador de las correcciones del buen gusto, loco lindo con madre díscola, rebelde sin causa atormentado por litros de cerveza, borracho de imaginados consumos. Pisó Buenos Aires y generó un Boca-River; de un lado, los defensores del Potro, del otro, los de La Mona.

Amenazó con su retiró en diciembre del 2000. Quería vivir tranquilo, decía y engordar la panza con infinitas cervezas. Se imaginaba adulto y retirado. Con el final abrupto, absurdo e inesperado que le presentó la vida, se topó con su destino de mito...

LA FICHA DE UN GRANDE

Nombre: Rodrigo Alejandro Bueno

Apodo: El Potro

Fecha de nacimiento: 24-05-73

Signo: Géminis

Estado Civil:Soltero

Club de fútbol: Belgrano de Córdoba

Color favorito: Celeste

Estilo de ropa: Informal con camisetas americanas

Un libro: Coma

Un perfume: Azzaro

Una película: Star Wars

Un sueño: Llegar a la presidencia de Belgrano

Grupo de música preferido: DLG

Un cantante: Carlos "La Mona" Gimenez

Una actriz: Marylin Monroe

Un actor: Al pacino



EL SHOWMAN

"Cada vez que Rodrigo pisa un escenario, la euforia se apodera de la platea. El Potro en acción es un huracán de energía arrasador, capaz de despertar en sus fans las emociones más intensas. Su show no es apto para cardíacos.
Con Rodrigo sobre las tablas hay que moverse sí o sí.
El cordobés sabe que su gran capital es el carisma. Y trabaja en función de ello. Sus seguidoras desparraman lágrimas de alegría. Y los muchachos cada uno de los pasos y gestos. Su ángel es único. Por eso moviliza a hombres y mujeres por igual.
La influencia cuartetera no sólo se aprecia en sus canciones. También en la manera en que realiza la puesta en escena de sus conciertos. Un buen equipo de sonido, luces de primera y una banda que toca en vivo acompañando a su inconfundible voz.
La garganta de Rodrigo tiene un timbre especial.
No es el tipo con mejor voz, pero si uno de los que apuestan a darle una impronta especial a cada tema. El ya tiene un estilo. Una manera de llegar a su público.
Ese mismo que en cada recital aplaude, llora, grita y se identifica con las letras que El Potro elige para transmitir su mensaje. Rodrigo nació y creció con la música como su inseparable compañera. Entonces, no es extraño que deje la vida cada vez que sube al escenario. Para entender este fenómeno, sólo basta con escucharlo cantar. Como todo grande, su actuación en vivo es el mejor certificado de su excelencia" .



SU VIDA

Rodrigo, Beatriz, su madre, Pichin, su padre y sus dos hermanos eran fanáticos del Cuarteto de Oro, Berna y Leo. La música siempre fue fundamental en la vida de los Bueno. Su madre era amiga de la Mona y siempre lo llevaba a los bailes del cantante. El primer regalo que recuerda fue un micrófono de madera que le regaló su tío carpintero. El potro se enorgullecía al contar esta anécdota. Tenía dos años y jugaba a ser cantante. Es uno de sus objetos más preciados y todavía lo conserva.
Fue con el grupo Chébere a los once años. Rodrigo iba a los bailes y cuando lo veían entre el público lo hacían subir. Hasta el día de hoy, cada vez que los músicos lo ven, se acuerdan de su caradurez.
Era un nene que cantaba sin inhibirse ante 5.000 personas.
Abandonó la escuela cuando estaba en séptimo grado. Un amigo lo fue a buscar a la salida del colegio para que se presentase a un casting musical. El joven Rodrigo le dijo a la maestra que se sentía descompuesto y se retiró, dejando la mochila y los útiles. Claro, que nunca más volvió porque fue elegido por el grupo Manto Negro. Ahí cobró su primer sueldo como profesional. La primera canción que escribió se llamó La foto de tu cuerpo. Por entonces tenía 15 años y grabó su primer disco con el mismo nombre.

Llegó a la Capital para quedarse. Aprendiendo a vivir fue el título de su segundo disco. En su primera aparición en televisión provocó el delirio del público. El 5 de abril de ese mismo año, 1991, subió al escenario de Fantástico. Un año después grabó un video clip con Marixa Bali. Incursionó en otros ritmos como la salsa y el merengue.
Antes de un recital, su padre, que era productor de varios cantantes famosos, al hacer un esfuerzo grande, se desvaneció en los brazos de Rodrigo. Él trato de cancelar el show, pero se lo impidieron y cantó igual, sabiendo que su padre se acababa de morir.

Estuvo a punto de dejar de cantar, pero se dio cuenta que había que seguir.
Lo mejor del amor lo convirtió en uno de los artistas más importantes de esta movida. La música del cuarteto de impuso entre los porteños.
El Potro conquistó Buenos Aires y se instaló en el corazón del público, tanto masculino como femenino, chicos y grandes, de diferentes clases sociales, grabó más de 10 discos, todos de gran éxitos, y luego, con su muerte "los buitres" comercializaron... pero el potro, siempre quedará en el corazón de todos...


LA TRAGEDIA





En la tarde del viernes 23 de Junio del 2000, Rodrigo fue a City Bell, para presentarse en la disco "Escándalo", en la provincia de Buenos Aires, acompañado de los músicos, "Pepe" Gozalo", su manager, la madre de su hijo, Patricia Pacheco y el pequeño ramiro, de 3 años. En la noche de ese 23 fue a grabar el programa "La Biblia y el Calefón" conducido por Jorge Guinzburg, y luego se fue a cenar a "El Corralón". Rodrigo se senó junto a Pepe Parada, y a Fernando Olmedo (Hijo), ya que no había mesa disponible. Rodrigo estaba de muy buen humor, era una noche bastante rara, ya que solo iba a tocar en un solo boliche. El potro jugó con Ramiro toda la noche. Rodrigo y Olmedo conversaron:

- Che, me encantaría ver un show tuyo. A ver cuándo me invitan. Dijo Olmedo
La respuesta de Rodrigo fue inmediata:
- Venite ahora. Hago un show en La Plataa y volvemos.
- No. A ver si me dejan colgado en La Pllata.
El Potro enseguida le ofreció.
- No te hagas problema, loco. Te traigo yo mismo en la camioneta.

A las tres de la mañana del sábado, Rodrigo, su ex mujer Patricia, su hijo Ramiro, Fernando Olmedo, Gustavo Cachi Pereyra (asistente de Rodrigo) y el Negro Moreno (productor de sus discos) se prepararon para regresar desde City Bell en la camioneta Ford Explorer roja de Rodrigo.

Al salir de 'Escándalo', Gozalo lo miró y le dijo:
- Ro, ¿por qué no lo dejás manejar a Claaudito?. (Uno de los integrantes de la banda).
El Potro respondió tranquilo:
- No. Voy manejando yo. Quedate tranquillo, que está todo bien. Le dio un pico a Gonzalo, repitiendo un gesto de cariño y humor que incorporó desde su visita a Diego Maradona en Cuba y subieron a la camioneta.

Rodrigo al volante. Patricia y Ramiro en el otro asiento delantero. El Negro Moreno detrás de Rodrigo, Pereyra en el medio y Olmedo detrás del asiento del acompañante. Así partieron, apenas habían pasado las tres de la mañana.

Rodrigo habría llegado sin problemas al primer peaje, detrás de él venía otra camioneta con integrantes de la banda. Al pasar el peaje, habría aparecido una camioneta Chevrolet Blazer blanca que recorrió junto a la Ford Explorer los kilómetros previos al vuelco fatal. Cachi Pereyra, uno de los sobrevivientes, cuenta lo que ocurrió después: “Veníamos muy tranquilos cuando la camioneta blanca nos pasó muy rápido, y después bajó la velocidad y se quedó taponándonos. Rodrigo le hizo luces para que se abriera y, cuando intentó pasar, la camioneta le cerró el camino. Entonces pegó el volantazo hacia la derecha, y ahí pegamos contra el guard rail, y empezamos a dar vueltas”. El testimonio de Pereyra es decisivo: iba en la camioneta y nunca perdió el conocimiento.
El potro, al igual que Olmedo, murió al instante...conviertiendo un ídolo en un mito

OTROS DATOS


Desde el 25 de junio sus restos descansan en el Cementerio Privado “Las Praderas” de Esteban Echeverría.

La historia posterior...

El 26 de junio de 2000 en el Teatro Liceo se entregaron los Premios Clave de Sol. Rodrigo acaparó todos los premios: - Mejor solista masculino.

- Mejor showman.

- Revelación.

- Mejor cantautor.

- Mejor tema: “Linda mañana”.

- Clave de Sol de Oro: por ser el mejor artista de la música tropical.

Las principales revistas publicaron y agotaron ediciones especiales.

Los medios televisivos y radiales no daban abasto con comentarios, notas y especiales sobre Rodrigo.

A nivel discográfico se editaron los CD “Y voy a ser feliz”, “Estrella Multicolor”, “La mano de Dios”, “Rodrigo, Grandes Éxitos”, “Derroche”, “La Historia” que consta de cinco volúmenes, a saber: “Rodrigo en el Luna”, “Rodrigo unplegged”, “Rodrigo en el Astral”, “Ultimo recital en Palmira” y “Rodrigo inédito”.

El 12 de abril de 2001 se estrenó con mucho éxito “Rodrigo, la película”.

El 18 de abril de 2001 fue otra jornada de gloria para “El Potro”. Ese día, en el estadio Luna Park, tuvo lugar la entrega de los premios “Gardel a la música”.

Rodrigo se alzó con dos galardones:

- Canción del año: “Soy cordobés”.

- Mejor artista masculino tropical, (“Rodrigo a 2000”).

Lo que nos legó como artista...

Cada vez que Rodrigo pisaba un escenario, la euforia se apoderaba de la platea. Rodrigo en acción era un huracán de energía arrasador, capaz de despertar en sus fans las emociones más intensas.

Su show no era apto para cardíacos. Con Rodrigo sobre las tablas había que moverse sí o sí. El cordobés sabía que su gran capital era su carisma y siempre trabajó en función de ello. Sus seguidoras desparramaban lágrimas de alegría. Pero los hombres no se quedan atrás, imitando cada uno de sus pasos, gestos y hasta su look en el cabello. Su ángel es único. Por eso movilizó hombres y mujeres por igual.

Su registro de voz tenía un timbre especial. No era dueño de la mejor voz pero sí uno de los que apostaban a darle una impronta particular a cada tema.

Tenía su propio estilo, una manera de interpretar sus canciones que el mensaje llegó al público de la forma mas directa posible.

Rodrigo nació y creció con la música como inseparable compañera. Entonces no resulta extraño que dejara su vida cada vez que subía al escenario.

Para entender este fenómeno sólo basta con escucharlo cantar. Como todo grande, su actuación es el mejor certificado de su excelencia.

Lo que nos legó como ser humano...

Rodrigo Alejandro Bueno, hincha del Club Belgrano de Córdoba, boxeador por hobbie (siempre dijo que de no ser cantante hubiera sido boxeador), detestaba la falta de respeto y la soberbia, lucía diferentes colores en su cabello (violeta, fucsia, verde, rojo, azul, etc), gustaba de la cerveza bien helada, se destacaba por su simpatía, generosidad y sinceridad a cualquier costo. Se conmovía hasta las lágrimas con el dolor de los niños del Hospital de Niños de Tucumán. Logró romper todo tipo de record de ventas de discos y presentaciones. Logró traspasar barreras culturales y sociales, cubrir un vacío en materia de ídolos juveniles nacionales, sigue y seguirá viviendo en cada una de sus canciones con la alegría propia del cuarteto y en sus buenas acciones abajo del escenario.

Quien desee conocerlo debe observar sus ojos porque hasta en la foto mas espontánea el brillo y la belleza de su ser interior seguirá fluyendo libremente a través de su mirada.

RODRIGO por siempre y para siempre te recordaremos y amaremos.

¿Te quedó? listo...

A 11 años de la muerte del potro Rodrigo
accidente