La vaca Jersey es la que con mayor frecuencia se adapta al tipo lechero ideal. Su silueta, su angulosidad y la perfección de sus líneas responden a las características de una eficiente transformadora de alimento en leche. El pelaje es de color variable, desde el bayo claro al casi negro, pasando por el tostado, el overo y con menor frecuencia el grisáceo. El pelaje de la cabeza y el cuello es más oscuro encontrándose siempre un anillo claro alrededor del hocico negro y las pestañas son negras.

El color de la ubre, el vientre, y las caras internas de los muslos son más claros que el resto del cuerpo.

El típico perfil cóncavo, con frente ancha, cara corta y descarnada, arcos orbitales destacados, morro amplio y una vivacidad incomparable conforman su cabeza tradicional. Su femeneidad, su afectividad y mansedumbre y la característica sedosa de su piel fina y suelta, la distinguen de todas las razas lecheras.

La vaca jersey se adapta rápidamente a los distintos climas de nuestro país, permitiendo un mayor número de cabezas por ha. Si bien su peso a edad adulta oscila entre los 350 kg. y 450 kg., en los últimos años la tendencia de criadores americanos, se vuelca a animales de alrededor de 500 kg.

La precocidad de la raza permite el entore a menor edad, lo que significa mayor utilidad económica.

No tiene casi ningún problema de parto en contraposición a otras razas lecheras que requieren vigilancia permanente. Su fecundidad permite obtener un menor intervalo entre partos, su mansedumbre, su rusticidad probada en cualquier clima y su longevidad la hacen económicamente superior.

Las técnicas más modernas de mantenimiento de la vaca lechera reafirman la importancia de la capacidad de conversión de alimento en leche y aquí, en este campo, la vaca Jersey vuelve a sacar ventajas sobre otras razas: Experiencias realizadas en Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos, han demostrado científicamente que esta raza es un 30% más eficiente en la conversión de pasto a leche que las demás razas lecheras. Esto da la posibilidad de manejarla sobre pasturas de menor volumen forrajero o aumentando la carga animal por hectárea.

Hablar de la vaca Jersey es hablar de las siguientes características:

Mansedumbre: Estas vacas se adaptan perfectamente a todo tipo de manejo, ya sea ordeñadas solas, como así también en conjunto con otras razas lecheras. Su sociabilidad y su menor tamaño, las hacen fácilmente manejables no sólo por el tambero, sino también por su mujer y niños.

Precocidad: Su velocidad de desarrollo, y su pubertad temprana permiten obtener preñeces antes de los 15 meses.

Fertilidad y Longevidad: Tiene intervalos entre partos más cortos, lo que lleva a lograr más terneros durante su vida útil. La conformación de ubre y de sus patas la convierten en una vaca con mayor vida útil en el tambo.

Facilidad de parto: Debido a un canal de parto amplio y fácilmente dilatable, y al poco peso del ternero Jersey al nacer (25 Kg.), esta raza tiene mínimos problemas de distocia.

Rusticidad: La vaca Jersey se adapta rápidamente a los distintos tipos de climas y suelos. Es muy resistente al stress calórico. La disminución de la producción por calor comienza a una temperatuxa 5ºC mayor en las Jersey que en las otras razas lecheras.

Rentabilidad: Por su alto índice de conversión de pasto a leche, siete veces su peso, y por ser ésta la de mayor contenido de grasa y proteínas.
A estas características deben sumarse especialmente el ser un animal de menor volumen y peso que le permite, como ya se ha demostrado en nuestro país, desplazarse sin causar excesivo daño sobre pasturas con poco piso y corrales fangosos, y sin que su producción se resienta.

En consecuencia, su menor tamaño y su gran capacidad de conversión son, sin duda, ventajas para explotaciones de menores superficies. Estas características hacen que su dieta de mantenimiento sea menor y pueda destinar una mayor cantidad de su ingesta a la producción, lo que en conjunto, con lo antedicho, hacen altamente económica su incorporación al tambo.




Origen

La raza Jersey es la más difundida de las razas lecheras inglesas. Originaria de la pequeña isla de Jersey, en el Canal de la Mancha se fue desarrollando a partir del año 1700 adaptada a las necesidades de los habitantes de la isla y las posibilidades forrajeras de un medio limitado. Las explotaciones contaban con superficies reducidas y las vacas lecheras tenían que cederles espacio a los cultivos. No hay seguridad en cuanto a cuáles fueron las razas originarias que la conformaron. Pero se aceptan como las más probables el ganado negro pequeño de Bretaña y el colorado grande de Normandía. Coincide esta teoría con el hecho de que las islas del Canal de Jersey, Guersney y Aldderney, integraban el Ducado de Normandia (Francia) pasando luego al dominio de Gran Bretaña.

En 1743, los isleños, motivados por el interés que despertaban sus pequeñas vacas, decidieron preservar las características de la raza y prohibieron la introducción a la isla de bovinos que no fueran destinados a faena; de esta forma y a partir de esta fecha, se asegura la pureza genética de la raza.

En 1784, se comenzó a exportar ejemplares a Inglaterra y las pruebas realizadas allí confirmaron su superioridad en el rendimiento de grasa, único componente valorado en esa época.

La demanda de la vaca Jersey fue en aumento y durante el siglo XVIII muchos ejemplares llegaron a Sudáfrica, Australia, Tasmania y especialmente a Nueva Zelanda, en donde la rápida dispersión la hizo constituir el 80% del rodeo lechero de ese país.

En 1833 se crea la Real Sociedad Agrícola y Hortícola de Jersey, que establece entre sus postulados la cría y el mejoramiento de la raza.

En 1876 se inicia el Registro (Herd Book) el cual para inscribir a los ejemplares exigía además de pureza racial, controles de producción. Las zonas templadas de América del Sur también la incorporan. Argentina en 1909, Uruguay en 1910 y en Brasil, donde se introdujo con posterioridad ha tomado destacado incremento.



La Leche

En los países donde la leche se paga por contenidos de sólidos la raza Jersey adquiere real importancia. Para una leche de 3% de grasa el contenido de proteína fluctúa entre el 2,5% y el 3%. Comparada con la leche que tiene 5% de grasa (común en la raza Jersey) las proteínas oscilan entre 3,6% y el 5% lo que indica que cada litro de la leche mencionada en último término tiene de 11 a 20 gramos más de proteínas que la leche con 3% de grasa y el valor alimenticio (no energético) también se incrementa. Entre las genéricamente denominadas proteínas, se encuentra la caseína, componente lácteo que determina el rendimiento industrial de la leche. La Jersey es la más rica en caseína, y en especial de la fracción BB, sólido imprescindible para la obtención de subproductos lácteos y que los convierte en más nutritivos. Dado que ya todos los países adelantados aplican el pago de acuerdo al valor proteico, la leche Jersey es de indudable mayor valor para el consumidor y las industrias, ahorrando además al transportar menores volúmenes de agua.

La calidad de la leche que produce. Rendimientos de la Leche Jersey en su industrialización

Analicemos su contenido en caseína, componente fundamental para la elaboración de quesos, se calcula que en promedio la caseína es un 78% del total del contenido de proteínas de la leche, siendo en la leche Jersey un 80,2%. Veamos algunos ejemplos de rendimiento industrial medidos en Kg. producidos con 100 Kg. de leche.



Medido en porcentaje en relación a una leche promedio, encontramos el rendimiento de la raza Jersey con:

23% más de queso Chedar
20% más de Muzzarella
20% más de queso Suizo
18% más de queso Cottage
32% más de Manteca
10% más de Leche en Polvo
18% más de Caseína
Medido de otra forma, con 20.000 Kg./día de leche Jersey, se producirán 1176 Kg. de manteca y 1888Kg. de leche en polvo. Para iguales cantidades de leche común se necesitarían procesar 36.309 Kg./día. Por otro lado, la leche Jersey consumida en forma líquida es más nutritiva, proporciona más calcio, más grasa y más proteína que la leche de otras razas, lo cual significa que se necesita consumir un 33% más de leche común para recibir la misma cantidad de elementos nutritivos.


Como criar Jersey


La Argentina cuenta todavía con un rodeo chico de hembras disponibles para la venta. Hasta el año 1979 el rodeo nacional estaba compuesto por unas pocas vacas, descendientes de importaciones desde Inglaterra a principios de siglo, estas vacas no siempre se ordeñaban ni controlaban siendo mas un objeto decorativo en los parques de las grandes estancias que una raza lechera con valor productivo. Por esto el avance genético fue hasta aquí muy lento. A partir de estos años se reactivó el interés por la Raza importándose animales de Estados Unidos, Canadá, Uruguay y Nueva Zelandia.

Nuevas generaciones de criadores, concretaron su entusiasmo formando la A.A.C.J. (Asociación Argentina de Criadores de Jersey) en el año 1981. A partir de este momento se comenzó a trabajar con énfasis en la difusión de la raza, el mejoramiento genético, en la organización de exposiciones y de concursos lecheros, todo ello con criterios comerciales.

Pero las vacas Jersey activas en el país siguen siendo pocas para la demanda de vientres que diariamente se expresa. Ocurre que los criadores nuevos se encuentran ampliando sus planteles, creando nuevos tambos, importando vientres y realizando transplantes embrionarios, de modo que existen pocas hembras disponibles para la venta.

Cómo empezar entonces

Existen, tres caminos: (comprar animales, comprar embriones, o realizar cruzas)

Comprar Pedigree: en esta opción podrán comprar hembras que ocasionalmente pueda vender algún criador, o bien, importar. Debido al valor de la inversión y a los gastos de importación, conviene asegurarse del valor genético de los animales que se adquieran.
Comprar embriones de pedigree: ésta es una de las opciones más recomendables; se implantan en cualquier receptor apto genitalmente.
Comprar Puro por Cruza: aquí la estrategia es a la inversa; se buscan animales sin pedigree en el país o fuera de él, (no se pueden importar si no son de pedigree) con el propósito de mejorarlos via de la inseminación artificial, camino más lento que los anteriores pero economicamente más accesible.
Cruzas: ésta es la opción que recomienda la A.A.C.J, dado el problema que se presenta de conseguir rodeos puros. Trabajar sobre vaquillonas Holando de buen nivel genético en los tambos y semen Jersey de buena calidad. La absorción al Jersey es sorprendentemente rápida y la inversión es baja ya que solamente debemos comprar el semen. La buena elección de madre y padre es fundamental ya que de ello dependerá la calidad del producto logrado de la cruza. Esta ½ sangre es la que posee el mayor vigor híbrido, o sea que potencia las características de producción de ambas razas que le dieron origen.
Para mantenernos dentro de esta ½ sangre debemos realizar el cris-cross o retrocruza es decir a la mitad de las hembras ½ sangre se sirven con semen Holando, y a la otra mitad con semen Jersey, y luego en la siguiente generación, a la hembra ¾ de sangre Jersey darle servicio con Holando, y a la hembra ¾ de sangre Holando con semen Jersey con lo cual nos mantendremos entre la ½ y ¾ de sangre.

Si queremos llegar al Jersey puro por cruza debemos continuar dando servicio a la hembra ¾ con semen Jersey y obtendremos el 7/8. Si a esta hembra le damos servicio nuevamente con Jersey, llegamos al puro por cruza; o sea que en cuatro generaciones estamos en el Jersey puro por cruza partiendo de una vaquillona Holando Argentino.

Insistimos que para obtener un buen nivel de puro por cruza debemos partir de un muy buen nivel de vaquillonas Holando y darles servicio con un muy buen toro Jersey.

Motivos para elegir Jersey

La vaca Jersey beneficia a todos los que integran la cadena de producción de lácteos con un mayor rendimiento económico:

Al productor con un mayor margen por hectárea o por unidad de alimentación.

Al industrial con un mayor rinde en productos elaborados.

Al consumidor con una leche más rica en grasa y proteína, es decir más nutritiva.

Al productor

La Raza Jersey ofrece un mayor retorno económico por unidad de insumos, en base a su mayor eficiencia biológica. Esta eficiencia en la producción se mide por el porcentaje de la ingesta que se deriva a la producción.

Veamos un ensayo de Oldenbroek (1986), en el que compara rendimientos de 48 Jerseys y 48 Holstein con dos tipos de dietas. F (forrajera) con 60 % de silo de pastura y 40 % de silo de maíz, y C (concentrada) con 50 % de ración 30 % de silo de pastura y 20 % de silo de maíz, todo ad libitum.



La eficiencia de producción varía según el componente lácteo.

Entonces, la Jersey es mas eficiente en la producción de grasa, igualmente eficiente en la producción de proteína, y menos eficiente en la producción de lactosa ( y por lo tanto de agua).




Cruzas

Porque los tambos comerciales están utilizando Jersey para cruzas sus vacas?

A través del cruzamiento sobre un rodeo lechero de otra raza, se pueden obtener las siguientes ventajas:

*Al ser un animal de menor tamaño , se puede incrementar la carga animal por hectárea.

*Son animales que se alimentan a un costo menor.

*Las cruzas producen más sólidos totales por hectárea.

*Debido a su menor peso, presentan pocos problemas en patas y pezuñas, causando menor daño a las pasturas, y caminos.

*Son animales más dóciles.

*Y los más importante, es que reducen al mínimo los problemas de parto en vaquillonas.

*Se incrementan los niveles de grasa butirosa y proteína en leche.

*Se mejora la perfomance reproductiva.

*Disminuyen los problemas de salud, y por ende se incrementa la vida productiva en el rodeo.

*Se disminuyen los niveles de células somáticas.

La Jersey es una raza de terneros chicos y por ende resulta útil a efectos de evitar partos distósicos en vaquillonas holando inseminadas con semen Jersey.

Para obtener cruzas de calidad es muy importante partir de un buen nivel de vaquillonas a las cuales debemos inseminar con semen Jersey probado.


Fuente: http://www.jerseyargentina.com.ar/



La Vaca Jersey