Matt Damon se hizo fanático de Boca Juniors


El protagonista de Bourne: El Ultimátum, guarda con recelo su intimidad, aunque se sabe que está aprendiendo español, que se ha hecho fan de Boca Juniors y que ahora no se despega de su familia.


Matt Damon es un bicho raro en Hollywood. Al contrario de muchos de sus colegas, no ve aporte alguno en ventilar aspectos de su vida privada. Y familiar menos. "Nunca va a ser tan interesante exponer mi vida y sólo me va a hacer sentir horrible cuando lea y diga: 'Dios mío, estoy vendiendo a mi hija. ¿Y para qué? ". Así justifica el actor sus constantes negativas a revelar detalles íntimos.

Asegura que mientras menos se sepa de él, mejor, y como para probarlo, en 2005 se casó en estricto secreto con su desconocida novia argentina Luciana Bozán Barroso, que en esa época tenía tres meses de embarazo. Claro que lo hizo en la oficina del mismísimo alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

La pareja se conoció en 2003, cuando ella trabajaba atendiendo un bar en Miami y él estaba filmando la cinta Pegado a Ti, junto a Greg Kennear. Ahí surgió la relación, que rápidamente se tornó seria. "Nos comunicábamos por e-mail, pero no era suficiente. A los cuatro meses le envié un pasaje para reunirnos en Praga, donde estaba filmando, y allí juramos no volver a separarnos", dijo él antes de su estricta política de silencio.

Y ha cumplido la promesa. Su familia, formada por Barroso, su hija Isabella (de un año) y su otra hija, del matrimonio anterior de la argentina y que tiene ocho años. Ellas lo acompañan en sus rodajes, viajes y hasta a programas de TV. Damon fue entrevistado esta temporada en el conocido programa Inside The Actors Studio y a la ocasión acudió el clan familiar en pleno. Además, las vacaciones de verano las pasaron en Hawai junto al mejor amigo de Damon, Ben Affleck, y su esposa, Jennifer Garner.

El actor de Los Infiltrados también ha confesado que la paternidad lo cambió: dejó de fumar las dos cajetillas diarias que se despachaba, sale poco en la noche y lleva un collar que le regaló su esposa con las iniciales de ella y sus dos hijas.

Su nueva familia no sólo lo ha influenciado en su estilo de vida. También se ha interiorizado de la herencia latina de su mujer, que nació en Salta pero se radicó en Miami. "Mi esposa es totalmente bilingüe y queremos lo mismo para nuestras hijas. Por eso estoy practicando español", dijo él. Y agregó: "Pero me es difícil, porque sé lo suficiente para manejarme, pero no puedo expresar ideas o leer los libros que me interesan como persona". Hasta se hizo fan del fútbol: hace poco fue fotografiado a la salida de su casa con una camiseta de Boca Juniors con el número 10 de Maradona.

En lo profesional, Damon tampoco tiene de qué quejarse. Esta semana la revista Forbes publicó un ranking que lo ubicó como el actor que les significa a los estudios más dólares en relación con su sueldo. Es decir, por cada dólar que le pagan, sus jefes reciben 29.


Bourne es hincha de boca









Matt
http://www.diariopanorama.com/diario/edicionant/2007/08/11/a-7842.html