Leyenda: La Llorona

La leyenda costarricense de la Llorona habla de una muchacha que, en la versión más difundida, era campesina y viajó a la ciudad de San José. Allí, comenzó a imitar las extravagantes maneras de la aristocracia josefina, y al poco tiempo, quedó embarazada. Cerca de nacer el niño(o niña, según algunas versiones) lo abortó y lo lanzó a un río(o bien, fue un parto prematuro con el mismo desenlace).

Arrepentida, vagó por todo el cauce del río en busca del niño que había asesinado. Se dice no sabe que ya murió. Va errante y llorando a lo largo de ríos, lagos, lagunas o incluso charcos, por cualquier lugar donde hay agua, persiguiendo al alma de su hijo, pero cuando lo va a rescatar de las aguas, este desaparece.

Existen otras versiones de la leyendas, pero todas coinciden con la causa del lamento de la Llorona. Unas dicen que fue violada, otras no la sitúan en la ciudad, si no en un poblado, y una incluso habla de que fue hija de un cacique que, con la llegada de Vázquez de Coronado, se unió a un soldado español de ese gobernador, teniendo como resultado un bebé que, antes de matar a su amante y morir herido por el español, lanzó al río su padre.


Muchos de mis parientes ya bastante entrados en años,reafiman que en algún momento sus padres o tíos, la oyeron llorar. Lamentablemente ahora las ciudades crecieron y ya no se escucha o se ha perdido la leyenda. Estas historias me las contaban mis padres cuando estaba pequeño para dormirme más rápido! je je

Espero aportar más leyendas como estas de Costa Rica. Incluso creo que en México hay una leyenda igual.

Saludos!

Fuente:
http://historiadecostarica.org/costarica/leyendas_costarricenses/la_llorona.html

Leyenda: La Llorona

3 comentarios - Leyenda: La Llorona

@algoparapensar
Roger, originalmente conocia la historia como que se habia desarrolado en mexico, pero no sabia que en C.R. tambien existia.

Me atraen mucho estas historias, leyendas urbanas, etc...

Nos vemos.
@chus3ma
La historia de la Llorona en la Ruta 8 -

COLON BUENOS AIRES (Acá vivo yo)



En Colón fueron varias las Lloronas que aparecieron. Nunca se las pudo descubrir en su verdadera identidad. La última apareció hace un año y atemorizó a un amplio sector del barrio Rivadavia. Sin embargo muy cerca de nuestra ciudad la policía pudo atrapar a una Llorona que atemorizó y causó daños en un amplio radio.



La historia reciente indica que las sombras de la noche ayudaban a crear la imagen incierta del fantasma y aunque muchos creían ver la túnica blanca y el rostro oculto de la llorona, se asombraban al descubrirla de botas altas, pollera ancha y apretado saco con capucha que no alcanzaba a esconder los cabellos rubios y revueltos y muchas veces el rostro desencajado, siniestro, de una persona que sufre mucho.



Aunque muchos lo pensaban, nadie se atrevía a comentarlo, pero la llorona tenía rasgos familiares y por más que se empeñaban en adjudicarle identidad, no acertaban a encontrar la persona que parecía representar esta imagen tétrica de la locura.



Apareció apenas entrado el sol vagando por la ruta, en el tramo que va de Santa Emilia a Venado Tuerto. Muchos camioneros o automovilistas debieron esquivarla en su trayecto y más de uno sintió deseos de parar ante aquella mano extendida que pedía ayuda.



Pero ¿Quién se anima a detener el vehículo de noche, en zona desconocida? ¿Y si después aparece el resto de la banda?... Quién no ha pensado algo así cuando se enfrenta con alguien que hace señas en el camino.



Los chacareros llegaron al día siguiente con la noticia que pronto se desparramó por el pueblo: «Anoche apareció la llorona». Y en cada lugar se suscitaba el comentario: en el Banco, la carnicería, en la farmacia, entre los chicos que jugaban, y las vecinas que salían a barrer las veredas o hacer los mandados. Hasta la policía se enteraba de los detalles.



Se hicieron tan seguidas las apariciones de la llorona que Don Cabrera, el comisario, decidió tomar parte del asunto y comenzó a patrullar los lugares que frecuentaba. Pero cuando iba hacia Venado Tuerto se la veía en Chapuy, y cuando se dirigía a Chapuy visitaba Santa Emilia, y así, como queriendo despistar a la autoridad que con su destartalado Ford Falcon y tres hombres apenas armados, quería esclarecer el hecho.



Refuerzos policiales



Cansado de esta lucha infructuosa, Don Cabrera pidió refuerzos a Melincué y el jefe de policía departamental le asignó tres patrulleros tripulados por agentes bien adiestrados y comenzó el operativo «llorona» en una noche húmeda de fines de febrero.



Como respondiendo a ello, la llorona empezó a hacer de las suyas. Una noche degolló quince chanchos de un establecimiento. A los pocos días encontraron diez corderos desangrados en la laguna. En el antiguo matadero incendió un monte. Y todos contaban que en la noche del hecho habían escuchado un llanto de mujer.



Carnaval



Hasta que la última noche de carnaval, cuando el cielo se aclaraba con la luz de la luna, el cerco policial se apretaba en torno a la llorona y justo cuando se iba a ocultar en el monte de la estación, la mano fuerte de un hombre uniformado le cerró el camino. Luchó por desasirse pero no pudo y cayó al suelo removiendo la hojarasca.



El agente, queriendo levantarla la tomó por los hombros y en un sacudón, hizo que la capucha descubriera la cabeza que al perder la peluca dejó ver el cabello negro de un hombre joven.



Llegaron los demás policías y ante los ojos asombrados de todos, el malhechor empezó a llorar en serio.

Cuando revisaron sus ropas encontraron un grabador y cintas grabadas con llantos.



Era un muchacho de la zona, conocido por su enfermedad mental y al que se creía viviendo en Rosario. Las casas donde había hecho daño eran de gente con las que trabajara años atrás, quienes de un modo u otro lo habían perjudicado.



Desde entonces, cuando en el pueblo se habla de lloronas, todos recuerdan al pobre Lito, que llora encerrado... (Revista Pan)