Diesel o Naftero? Que Conviene?

Array


¿Diesel o naftero?

El precio de la nafta sufrió (y sufre) incrementos constantes a lo largo de las décadas que han hecho cambiar radicalmente a los conductores argentinos la forma de pensar cuando llega la hora de comprar un auto.
La mayoría de la gente, cuando piensa en cambiar el auto, saca cuentas para saber si le conviene o no torcer la decisión de compra de un auto naftero por un diesel. Después de ver si los resultados se ajustan a su conveniencia, hace una lista al tanteo de los coches que le gustan. La decisión final está próxima. Para echar más luz sobre el asunto decidimos orientarlo con algunos números, como para que vaya palpitando la compra de su futuro vehículo y no se equivoque.
Como piedra fundamental de esta nota debemos aclarar que generalmente el precio de un auto gasolero es mayor al de un naftero de la misma gama que a veces posee mayor nivel de equipamiento de serie que uno similar propulsado a gasoil. Doble problema: encima que de entrada hay que pagar más plata por el diesel, tiene menos equipamiento, lo que obliga a recurrir a la lista de opcionales que las fabricas elaboran para cada modelo.

Diesel

¿El naftero tiene ventajas?
Hoy resulta antojadizo decir que un motor diesel posee desventajas con respecto a un naftero, ya que los primeros han evolucionado vertiginosamente. Si hacemos un análisis puramente técnico abarcando los últimos diez años, podemos afirmar que los motores diesel han sido desarrollados con mayor velocidad en cuanto a tecnología que sus archirrivales nafteros.
Con la introducción de sistemas de alimentación de combustible más modernos y numerosos progresos en la parte electrónica se han reducido los ruidos que hacían los motores diesel de épocas pasadas. A su vez, se ha conseguido un mejor aprovechamiento del combustible que ingresa al motor, mejora que se traduce en menor consumo y contaminación.
El pique y la velocidad final, asignaturas pendientes de los diesel del pasado, han mejorado sustancialmente con la introducción de los tan mentados turbocompresores. Con la ayuda de estos la aceleración ha cambiado: ahora son ágiles y tienen aire suficiente como para sobrepasar vehículos largos en la ruta sin bajar cambios. Pero algo interesante es que en algunos casos llegan a desarrollar velocidades superiores a los 200 km/h, algo impensado hace 20 años. Con este panorama los nafteros casi ni se extrañan, más si sigue aumentando la nafta como lo ha hecho en estos últimos años.
Tal es el meteórico avance de estos motores que los autos de la categoría de un BMW, Mercedes Benz, Volvo o Saab poseen por lo menos una versión diesel con todo el equipamiento que uno se puede imaginar, encima llegan casi a 200 caballos de potencia, con una durabilidad superior a la de un naftero, según como se lo trate.
Con todos estos datos, la decisión está en sus manos. Solo es cuestión de investigar un poco y sacarse las dudas de a una.

nafta

Algo más que un nombre diferente
A pesar de que la nafta y el gasoil son derivados del petróleo en crudo, este es sometido a diferentes procesos químicos, llamados refinación, que determinan su transformación en uno u otro producto. Básicamente, lo que se hace en la refinación es separar el petróleo crudo en varias partes constituyentes (moléculas), etapa que se denomina destilación primaria. Luego, las moléculas son alteradas y purificadas para obtener los diferentes productos derivados, dependiendo de la forma en que se vaya limpiando y reconstruyendo la estructura molecular del crudo.
Con respecto al motor, si uno lo observa a primera vista, se da cuenta que es casi igual al de un naftero: ambos realizan la combustión en la parte interna y funcionan en cuatro tiempos (admisión-compresión-explosión-escape). Además los cilindros, los pistones, bielas, el cigueñal, el carter y la tapa de cilindros, entre otras, poseen ciertas similitudes con los que equipan a un motor propulsado a nafta.
Pero si observamos al microscopio cada una de estas piezas notaremos diferencias en los materiales que las componen. Las partes de un motor a gasoil son más resistentes que las de uno a nafta pues tienen que soportar una relación de compresión de 19:1 hasta 23:1, cifras superiores a la de un motor equipado a nafta, cuya compresión oscila entre 6:1 y 11:1, excediendo el límite superior en el caso de autos deportivos de altas prestaciones.
En el caso de un diesel, el encendido se realiza de distinta manera y el combustible ingresa a través de una bomba inyectora (inyección indirecta) o inyectores a presión para el caso de los más modernos con inyección directa del tipo common-rail. En tanto los nafteros usan carburador o inyección electrónica, de funcionamiento diferente a la del diesel.
Por último, resta aclarar que ambos motores trabajan a diferente temperatura y nivel de exigencia, por eso los lubricantes que emplea cada uno de ellos son de diferente tipo y grado.

Fuente: http://www.loshornoslp.com.ar/clasificados/diesel_naftero.htm


naftero


Infobae.com consultó concesionarias, mecánicos, aseguradoras y a Rentas para ver si hoy conviene tener un naftero o un diesel. La realidad parece derribar la creencia de que se gasta mucho menos con gasoil. Los resultados del cálculo

A principios de 2002 era indiscutida la conveniencia de comprar un vehículo diesel en lugar de un naftero: el costo del litro del gasoil era de $0,59 y el de la nafta, casi del doble, según datos del Ministerio de Economía. Pagar más por un auto gasolero se justificaba porque se recuperaba rápido la inversión con el ahorro que implicaba recorrer más kilómetros por mucho menos dinero.

Hoy, el litro de gasoil cuesta alrededor de $1,45 y el de nafta super, ronda $1,92. Pero, el valor del coche diesel cero kilómetro continúa muy por encima del precio del naftero.

Infobae.com consultó a concesionarias, mecánicos, aseguradoras y a Rentas porteña sobre 3 tipos de vehículo diferentes, y calculó si realmente hoy conviene comprarse un auto “gasolero”. Veamos:

1) Para el caso de un Volkswagen Gol Power (el vehículo más vendido de la Argentina);

El costo del naftero cero kilómetro 1.6 es de $29.500 y el del gasolero 1.9 de $37.000; es decir, $7.500 más. Según Guillermo Dietrich, presidente del grupo homónimo, “ambos coches tienen un tanque de 51 litros, con el naftero se recorren 11 kilómetros por litro de combustible. Con el diesel, por cada litro de gasoil, se recorren 15-16 kilómetros”.

Según Dietrich, “hoy, la gente cambia el auto aproximadamente cada 5 años” y teniendo en cuenta que por año se recorren en promedio 15-20 mil kilómetros, se puede inferir que el auto se cambiará entre los 75 mil y 100 mil kilómetros.

Sólo considerando el precio de cada auto bajo el supuesto de que no varíe la relación de precios que existe hoy entre la nafta y el gasoil y sin tener en cuenta el seguro, ni el mantenimiento, ni el costo de patente, se obtiene que:

-Si se recorren 100.000 km en 5 años, con el naftero se gastan $17.272 y con el gasolero $9.677. En 5 años, se ahorran $7.594 con diesel. Esto equivale a la diferencia de precio entre naftero y diesel ($7.500). No conviene.

-Si se recorren 75.000 km en 5 años, con el naftero se gastan $12.954 y con el gasolero $7.258. Se ahorrarán en 5 años $5.695 con diesel; no conviene porque la diferencia de precio entre el cero kilómetro de uno y otro es mayor: $7.500.

2) Caso del Megane Authentic 1.6, 4 puertas

Según se averiguó en concesionarias, el precio de este vehículo naftero ronda los $36.700 y el modelo diesel, $44.540: una diferencia de $7.840.

-Si se recorren 75 mil km, en 5 años se ahorra $6.214 ya que el naftero gasta $14.250 y el gasolero $8.035 en combustible.

-Si en cambio, se recorren 100 mil km, en 5 años se ahorra $8.296 porque a nafta se gastan $19.000 y con un diesel, $10.714.

3) Caso del Volkwagen Passat Advance Manual

El costo del Passat Advance Manual naftero es de $105.340 y el TDI Advance Manual, que es diesel vale $112.600. Con el primero se recorren 9 km por litro de nafta y con el segundo, 13 km por litro. Por tanto: el naftero es $7.260 más barato.

-Si se recorren 75.000 km en 5 años se ahorra $7.179, porque el costo de la nafta es de $15.833 y el del gasoil para el mismo período $8.653. No conviene comprar gasolero.

-Si se recorren 100 mil km en 5 años se ahorra $9.572,53 porque el costo de la nafta es de $21.111 y el del gasoil para el mismo período $11.538. En este caso, se recuperan más de $2.000 de la inversión inicial.


Seguros, patentes y mecánicos


Según se consultó en cotizaciones telefónicas y on-line de HSBC La Buenos Aires, sobre el caso presunto de un hombre casado, con dos hijos menores, residente en Capital Federal, se destaca que el seguro (terceros completo) cuesta aproximadamente:

- En el caso del Gol naftero, $142 y en el del gasolero, $125.
- En el caso del Passat, $232 para el naftero y $244 para el gasolero.
- En el caso del Megane naftero $226 y el gasolero $241.

En relación con el costo de las patentes, Rentas porteña indicó a Infobae.com que la alícuota correspondiente al valor del impuesto, se calcula sobre el valor fiscal del vehículo. Este valor fiscal no es idéntico al de mercado, pero guarda cierta relación ya que se establece en base al valor de las compañías de seguro y de terminales. La alícuota es de 3,2% anual sobre el valor fiscal del auto y se cobra en 6 bimestres. Por tanto, cuanto más cueste el auto, más elevado será el costo del impuesto. Se paga más por un gasolero.

conviene

Por último, los mecánicos consultados indicaron que no hay diferencia relevante en los costos de los repuestos para que se prefiera el naftero o el diesel.

“Los costos de los repuestos son iguales, no es que el naftero es más caro, la diferencia es que el diesel tiene bomba inyectora. Y los filtros del diesel son más caros, pero no demasiado, por ejemplo, en el caso de una Grand Cherokee cuesta $140 para naftero y $200 para gasolero. Pero hoy, no me fijaría en el costo del repuesto”, dijo Fernando López Mañán mecánico y uno de los titulares de Lomayler SRL.

Marcelo, mecánico de Bardelli Hermanos, dedicada a rectificación de motores, explicó que “cualquiera de los dos motores es bueno, la ventaja es que con el naftero podés convertirlo a GNC. En el caso del diesel, los filtros de aceite cuestan casi igual, es poca la diferencia. En lo personal, prefiero el naftero, es más limpio para trabajar y para todo, si se cuida bien. El gasolero es ‘una maquinita de tejer’”, dijo.

Conclusión

Dados los precios actuales del gasoil y la nafta –y mientras se mantenga la relación entre uno y otro combustible en el corto plazo-, en los 3 autos de los ejemplos se destaca que el diesel se convierte en más conveniente sólo cuando se superan ampliamente los 20 mil km recorridos en un año. Para el uso común, conviene el naftero: cuesta más barato y en cinco años de uso, recién se alcanza el costo de comprar un cero kilómetro gasolero.

“El seguro es relativamente parecido, lo mismo que el mantenimiento en el caso del naftero o el gasolero”, dijo Dietrich y opinó que “esto no es una receta exacta, ante todo es una cuestión de preferencias. Hay gente que quiere un diesel, porque recorre más kilómetros y no necesita cargar tantas veces. Además, hoy tiene el mismo confort que un naftero”.

Array

Según Dietrich, el mercado ya hizo la cuenta porque “antes, 50-60% de lo que se vendía era naftero y ahora, se vende 70% de nafteros y 30% de diesel”.

Valor de reventa

Tras la publicación de esta nota, se han recibido decenas de mails indicando que en el cálculo se ha omitido el valor de reventa: que es por supuesto mayor en el diesel que en el caso del naftero.

No obstante, hay que tener en cuenta que la diferencia en la reventa entre diesel y naftero es menor que cuando se compran los vehículos nuevos; efecto que se produce también por el descenso en la demanda de diesel para vehículos particulares a raíz del aumento del gasoil (porque se redujo la brecha entre el precio del gasoil y la nafta).

El dinero que se recupera al cabo del supuesto de 5 años con la reventa del diesel, no logra entonces recuperar lo invertido inicialmente. Y, por otra parte, ese dinero invertido, no ha otorgado ganancia alguna –como si hubiese, por ejemplo, estado en activos financieros.

Fuente: http://www.infobae.com/notas/nota.php?Idx=281937&idxSeccion=0