Historias Reales y Leyendas Urbanas

Historias Reales y Leyendas Urbanas

mitos

HOLA GENTE!!!! HOY LES VOY A MOSTRAR ALGUNAS HISTORIAS DE TERROR REALES CONTADAS POR GENTE COMUN...QUEDA EN CADA UNO CREERLAS O NO, SI TENES TU PROPIA HISTORIA O LEYENDA HACELA PUBLICA!!! UUUUHHHHH QUE MIEDOOOO.....


HISTORIAS REALES:

cuentos de terror




La mujer misteriosa relato de Hechos Reales escrito por La nena.

leyendas

Historias reales

Esto que voy a contarles es algo muy real, y le sucedió a mi abuela hace unos 30 años, ella vivía junto con mi madre y mis 2 tíos (que entonces eran unos niños), en una casa antigua de dos pisos, que tenia cierto aspecto fantasmagórico y ubicada en diagonal al cementerio del pueblo.
Era una noche de julio y se celebraban las fiestas patronales del pueblo vecino, por esta razon mi abuela no podía dormir muy bien, escuchó unos pasos y decidió mirar por un pequeño orificio de la ventana hacia el frente de la casa que era muy iluminado y por tal razón no sintió temor alguno.
Vió a una mujer de 1,50 de altura, con vestido negro y una toalla en su cabeza de color morado, caminando desde la calle del cementerio hacia la carretera pavimentada, estuvo a punto de gritarle “¿Elina (su comadre de la casa del frente), que hace usted tan tarde (12:30) por aquí?”, pero un frio extraño recorrió su cuerpo y decidió abstenerse de gritar, vio como la mujer lentamente caminaba hacia la carretera y desaparecía en la oscuridad, decidió cerrar con cuidado la ventana y acostarse junto a mi madre.
Solo pasaron unos cinco minutos y oyó un auto que venia a una velocidad muy acelerada, volvió a mirar por la ventana y observo con terror que el auto frenó en el espacio de la calle del cementerio, dio la vuelta y se dirigió por donde había pasado la misteriosa mujer, el recorrido del auto culminó donde esta había desaparecido, volcándose y causando la muerte instantánea de su conductor, en ese preciso instante mi abuela se dió cuenta de quien era esa misteriosa mujer...
Desde luego, era “La Muerte”.


El Gato Negro relato de Hechos Reales escrito por ReyesBryan3D.
Historias Reales y Leyendas Urbanas
mitos
No creerán esta historia. Pero es real, tan real como que yo estoy sentado aquí escribiéndola tan real como que yo voy a morir en la mañana. Sí, esta historia termina con mi fin, con mi muerte.
Yo siempre fui una persona amable y cariñosa todos te dirán esto. Ellos también te dirán que yo siempre amé a los animales más que a nada. Cuando era pequeño, mi familia siempre tuvo muchos diferentes animales en la casa. Mientras yo crecía, perdía la mayoría de mi tiempo con ellos, dándoles de comer y limpiándolos.
Me casé cuando era muy joven, y me alegré de ver que mi esposa amaba a todos nuestros animales tanto como yo. Ella compró los más hermosos animales. Teníamos toda tipo de aves, un pez dorado, un perro estupendo y un gato.
El gato era un animal muy grande y hermoso. Era negro, negro por todas partes, y muy inteligente. Era tan inteligente que mi esposa siempre se reía de lo que algunas personas creían; creían que los gatos negros eran malvados, enemigos en forma de gatos.
Pluto ese era el nombre del gato era mi favorito. Yo era siempre quien lo alimentaba, y el me seguía a todas partes. ¡A veces tenía que detenerlo de seguirme por las calles! Por años, él y yo vivimos felices juntos, los mejores amigos.
Pero durante ésos años yo estaba cambiando lentamente. Era ése enemigo del hombre llamado Alcohol lo que me estaba cambiando. Ya no era la persona amable y cariñosa que era antes. Me puse cada vez más egoísta. Me enojaba de repente sobre cosas sin importancia. Comencé a usar mal lenguaje, la mayoría de las veces con mi esposa. A veces la golpeaba. Y para entonces, por supuesto, les estaba haciendo cosas horribles a nuestros animales. Golpeé a todos ellos, pero nunca a Pluto. Pero mi enfermedad se estaba volviendo peor ¡OH, sí el alcoholismo es una enfermedad!. Pronto, empecé a dañar a mi querido Pluto también.
Recuerdo esa noche muy bien. Regresé a casa tarde, completamente alcohólico otra vez. Yo no entendía por qué Pluto no se alegró de verme. El gato se mantenía alejado de mí. ¡Mi Pluto no quería estar cerca de mí! Lo cogí y lo levanté, sosteniéndolo fuerte. El tuvo miedo de mí y mordió mi mano.
De repente, ya no era yo. Alguien más estaba en mi cuerpo: alguien malvado, y loco por la bebida. Tomé mi cuchillo de mi bolsillo, sostuve al pobre animal por su cuello y le corté uno de sus ojos.
A la mañana siguiente, mi conciencia estaba llena de dolor y horror cuando me levanté. Estaba profundamente arrepentido. No podía entender cómo había podido hacer una cosa tan malvada. Pero la bebida pronto me ayudó a olvidar.
Lentamente el gato fue mejorando. Pronto ya no sintió más dolor. Ahora había solo un agujero feo y seco donde estaba el ojo. El comenzó a rondar la casa como siempre. Por supuesto, el no volvió a acercarse a mí y el corría cuando me acercaba muy cerca.
Yo sabía que el no me amaría nunca más. Al principio estaba triste. Luego, lentamente, comencé a sentirme enojado, e hice otra cosa horrible...
Tenía que hacerlo no podía detenerme. Lo hice con una tristeza terrible en mi corazón porque sabía que era malvado. Y por eso fue que lo hice ¡Sí! Lo hice porque sabía que era malvado. ¿Qué hice? Cogí al gato y lo colgué por su cuello en la rama de un árbol, hasta que murió.
Esa noche me desperté de repente mi cama estaba en llamas. Escuché gente gritando afuera: "¡Fuego! ¡Fuego!". ¡Nuestra casa estaba quemándose! Yo, mi esposa y los sirvientes tuvimos suerte de escapar. Nos quedamos de pie viendo como la casa se desplomaba bajo el fuego.
No quedaba nada de la construcción a la mañana siguiente. Todas las paredes cayeron durante la noche, excepto una una pared en el medio de la casa. Comprendí porque no se había quemado: había nuevo yeso en ella. El yeso estaba todavía bastante húmedo.
Me sorprendí de ver a un grupo de gente cerca de la pared. Estaban hablando, y parecían estar bastante excitados. Me acerqué y vi por sobre sus hombros. Vi una forma negra en el nuevo yeso blanco. Era la forma de un gran gato, colgando de su cuello.
Miré la forma con horror. Varios minutos pasaron antes de que pudiera pensar claramente de nuevo. Sabía que tenía que pensar claramente. Tenía que saber por qué estaba ahí.
Recordé cuando colgué al gato en el jardín cerca de la puerta. Durante el incendio el jardín estaba lleno de gente. Probablemente, alguien cortó al gato muerto del árbol y lo arrojó por la ventana para tratar de despertarme. Las paredes que caían presionaron el cuerpo del animal en el yeso fresco. El gato se quemó completamente dejando la forma negra en el yeso. Sí estaba seguro de que eso había pasado.
Pero no pude olvidar esa forma negra por meses. La vi hasta en mis sueños. Me empecé a sentir triste por perder al animal. Así que empecé a buscar otro. Busqué más que nada en los lugares más pobres de la ciudad donde yo iba a beber. Busqué a otro gato negro, del mismo tamaño y tipo que Pluto.
Una noche, mientras estaba sentado en un oscuro y sucio bar, noté un objeto negro sobre un armario, cerca de algunas botellas de vino. Me sorprendí cuando lo vi. "Miré esas botellas hace unos minutos," pensé, "y estoy seguro de que ese objeto no estaba ahí antes..."
Me levanté, y fui a ver que era eso. Levanté mi mano, lo toqué y descubrí que era un gato negro uno muy grande, como Pluto. Era como Pluto, pero tenía una diferencia: tenía una mancha blanca en su pecho.
El gato se levantó cuando yo lo toqué, y presionó su cabeza contra mi mano varias veces. Le agradé. ¡Este era el animal que estaba buscando! Cuando me fui, el se fue conmigo a nuestra casa tenemos otra y entró. Inmediatamente saltó a una silla y se durmió. Se quedó con nosotros, por supuesto. El quiso a nosotros dos y pronto se volvió el animal favorito de mi esposa.
Pero, según pasaron las semanas, me empezó a desagradar el animal más y más. No sé por qué, pero odié el modo en que me amaba. Pronto comencé a odiarlo pero no era malo con el. Sí, era muy cuidadoso sobre esto. Me mantuve lejos de él porque recordé lo que le hice a mi pobre Pluto. También odié al animal porque sólo tenía un ojo. Noté esto a la mañana siguiente que el me siguió. Por supuesto, esto hizo que mi esposa la amara más aún.
Pero mientras más lo odiaba, el parecía amarme más. Me seguía a todas partes, poniéndose bajo mis pies. Cuando me sentaba, el siempre se sentaba debajo de mi silla. Frecuentemente trataba de saltar a mis rodillas. Quería matarlo cuando hacía esto, pero no lo hacía. Me detuve porque recordaba a Pluto, pero también porque tenía miedo del animal.
¿Cómo puedo explicar este miedo? Esto no era realmente un miedo de algo malo..., pero entonces ¿cómo puedo además describirlo? Lentamente, este miedo extraño se transformó en horror. Sí, horror. Pero si les digo por qué, no me creerían. Pensarían que estoy loco.
Varias veces, mi esposa tomó al gato y me mostró la forma blanca de su pecho. Ella decía que la forma lentamente estaba cambiando. Por mucho tiempo, no le creí, pero lentamente, después de muchas semanas, comencé a ver que ella tenía razón. La forma estaba cambiando. Sus lados se estaban haciendo más y más rectos. Empezaba a parecerse más y más a un objeto… Después de varias semanas, vi lo que la forma era. ¡Era imposible no verlo! Allí, en su pecho, estaba la forma de un objeto que siempre temí nombrar… Era esa máquina de dolor y muerte ¡Sí, la horca!
Yo no volví a conocer el significado de felicidad o descanso. Durante el día, el animal nunca me dejaba solo. De noche, me despertaba casi cada hora. ¡Recuerdo despertar de terrible pesadillas y sentirlo sentado cerca de mi cara, presionando con su pesado cuerpo sobre mi corazón!
Yo era ahora un hombre muy diferente. No había ni la más pequeña pieza de bondad en mí. Sólo tenía malos pensamientos – los más oscuros y malvados pensamientos. Odié a todo y a todos, también a mi querida esposa.
Un día ella bajó a la bodega conmigo para cortar un poco de madera (ahora éramos muy pobres para tener un sirviente). Por supuesto, el gato me siguió por las escaleras y casi me hizo caer. Esto me puso muy enojado, así que tomé el hacha y traté de cortar al gato en dos. Pero cuando bajé el hacha, mi esposa detuvo mi brazo con su mano. Esto me puso más furioso, y empujé su mano lejos de mi muñeca, levanté la herramienta nuevamente, la bajé fuertemente y la enterré en su cabeza (Perdón la expresión, es la que quedaba mejor).?
Debía ocultar el cuerpo. Sabía que no podrá sacarlo de la casa. Los vecinos notan todo.
Pensé en cortarlo en piezas y quemarlo. Pensé en enterrarlo en el piso de la bodega. Pensé en arrojarlo al río que estaba al fondo del jardín. Pensé en ponerlo en una caja de madera y sacarlo de la casa por ese medio. Finalmente, decidí esconder el cuerpo en una de las paredes de la bodega.
Era una construcción muy vieja, cerca del río, así que las paredes estaban bastante húmedas y el yeso era suave. Había nuevo yeso en una de las paredes, y yo sabía que debajo de el la pared no era muy fuerte. También sabía que esta pared era muy gruesa. Podría esconder el cuerpo en el medio de ella.
No fue difícil. Saqué un poco de yeso, algunas rocas e hice un agujero en la tierra que llenaba el centro de la pared. Puse a mi esposa ahí, puse de nuevo las rocas, hice un poco de yeso nuevo y lo puse en la pared. Luego limpié el piso, y miré cuidadosamente alrededor. Todo estaba como antes. Nadie sabría nada.
Luego, subí a matar al gato. El animal me traía mala suerte. Tenía que matarlo. Busqué por todos lados, pero no lo encontré. Estaba seguro de que era por la muerte de mi esposa; era muy inteligente para acercarse a mí ahora.
Esperé toda la tarde, pero no vi al malvado animal. Tampoco volvió durante la noche. Y así, por primera vez durante mucho tiempo, dormí bien. Cuando me desperté a la mañana siguiente, me sorprendí de ver que el animal no había vuelto. Dos, tres días pasaron y todavía no volvía. No puedo decirles cuan feliz me empecé a sentir. Me sentía mucho mejor sin el gato. ¡Sí, era el quien me traía mi infelicidad! Y ahora, sin él, comencé a sentirme como un hombre libre otra vez. Era maravilloso ¡no más gato! ¡Nunca más!
Varias personas vinieron y preguntaron sobre mi esposa, pero yo respondí a sus preguntas fácilmente. Luego, en el cuarto día, vino la policía. No me preocupé mientras revisaban la casa. Me dijeron que fuera con ellos mientras revisaban. Miraron por todos lados, varias veces. Luego ellos bajaron a la bodega. Fui con ellos, por supuesto. No estaba preocupado ni un poco. Yo caminaba tranquilamente arriba y abajo, mientras ellos revisaban.
No encontraron nada, por supuesto, y pronto estuvieron listos para irse. Estaba tan feliz que no podía dejar de hablar mientras subían las escaleras. Realmente no sabía lo que estaba diciendo. ”Buen día para todos ustedes, queridos señores.” Dije. “Sí esta es una vieja casa bien construida ¿no? Sí, una casa vieja bien construida. Estas paredes son fuertes, ¿no creen?” Golpeé fuerte en la parte de la pared donde estaba mi esposa.
Una voz vino de adentro de la pared, en respuesta a mi golpe. Era un llanto, como el de un niño. Rápidamente, se volvió un largo grito de dolor y horror. Vi a los policías quedarse parados boquiabiertos. Rápidamente bajaron y comenzaron a romper la pared. Ésta cayó rápidamente y allí estaba mi esposa, parada dentro. Allí estaba ella, con sangre seca sobre su cabeza, mirándolos. Y allí estaba el gato, parado sobre su cabeza, su roja boca abierta en un grito, y su único ojo brillando como el fuego. ¡El astuto animal! Mi esposa estaba muerta por su culpa, y ahora su malvada voz me mandaba a la horca.


Invocar al demonio relato de Hechos Reales escrito por Andrés.
cuentos de terror

leyendas

Todo sucedió una noche de otoño en la Ciudad de Berlín. Me encontraba en la pequeña ciudad de Dahlem que queda al sureste del centro de Berlín. Era una noche común y corriente como las otras. Como de costumbre termine con mis tareas de la universidad a altas horas de la madrugada. Después de haberlas hecho me fui a dormir, pero antes de dormir se me ocurrió hacer una estupidez muy grande y a la que hasta ahora no le encuentro una respuesta del porque lo hice. Estuve echado en cama con la mirada hacia el blanco angelical del techo de mi habitación. Al comienzo me resultaba difícil hacerlo pero después lo pronuncie. Pronuncie todos los nombres del ángel negro. "Satán, Lucifer, Demonio", lo estuve haciendo muchas horas siempre con la mirada hacia el blanco angelical del techo de mi dormitorio diciendo " Preséntate ante mi, quiero hacer un pacto contigo, a cambio de mi alma" " solo te pido una cosa, luego tendrás mi alma " hasta que por fin, después de más de tres horas, porque se podía ver la débil luz del alba, no dije palabra alguna esperando que algo o alguien apareciera en frente mío o en mi cuarto. Luego de haberle invocado o llamado decidí encender todas las luces de mi dormitorio, encendí velas, focos. Encontré una esquina vacía al fondo de mi departamento y ahí me quede sentado con una sabana ocultándome de lo que podía ocurrir en ese momento. Fueron dos semanas completas que no pude dormir, es más no dormir ni un instante. Las luces de mi departamento se quedaron encendidas. Ya terminando y comenzando el mes de diciembre decidí mudarme a la casa de mi padre al centro de Berlín. Ahora tengo fuerzas para contar lo que intente hacer y pues pienso que él me esta observando y en cualquier momento no adecuado se me presentará.
Solo fue estupidez??



Leyendas Urbanas:

Historias reales




El loco del manicomio leyenda urbana de la sección Leyendas Urbanas escrita por OAMJGGDVJ.

Historias Reales y Leyendas Urbanas

mitos

Érase una vez un matrimonio que se iba a cenar porque era su aniversario y contrataron a una canguro para que cuidara de los niños.
Cuando el matrimonio se fue, la canguro le dio de comer a los niños, los bañó y los acostó y ella se sentó en el sofá a ver la tele. Mientras que veía la tele, el perro de la familia de aquella casa le lamía la mano.
Entonces anunciaron que un loco se había escapado del manicomio y no habían conseguido encontrarlo. De repente a la canguro le entró hambre y fue a la cocina a prepararse un sándwich. Entonces vio que la puerta de la cocina estaba abierta y dijo:
Hay un loco suelto y yo con la puerta de la cocina abierta.
Y cerró la puerta. Cuando se preparó el sándwich se sentó de nuevo en el sofá y le puso la mano al perro para que se la siguiera lamiendo.
Al rato escuchó un ruido y fue a mirar a la planta de arriba en las habitaciones de los niños pero estaban dormidos, entonces escuchó el sonido de unas gotas y fue a mirar al cuarto de baño. Allí estaba la cabeza del perro colgada de la pared y en el espejo estaba escrito con sangre:
LOS LOCOS TAMBIÉN SABEMOS LAMER...



El espíritu del niño muerto leyenda urbana de la sección Leyendas Urbanas escrita por Prod. Paco.

cuentos de terror
leyendas

"Cuando ocurren cosas, normalmente es a una persona o un grupo de personas compartiendo la misma experiencia, pero esto que voy a contar sucede en un pueblo, y ocurre a todos sus habitantes, los cuales ya están acostumbrados... Pero yo, como visitante, y mis primas, hemos vivido unas experiencias que a la gente de allí les parece "normales".

Fuimos a ese pueblo donde mis tíos tenían en las afueras una casa cerca del pantano. Para ir al pueblo tenías que seguir un camino de tierra durante cuatro kilómetros hasta llegar.

Como en la casa de noche nos aburríamos, mis tíos nos acercaban al pueblo en coche para que pasáramos allí unas horas con los chicos del pueblo. Era verano y las noches invitaban
a pasarlas hablando y disfrutando de compañía.

Los chicos del pueblo al principio nos parecían muy fantasiosos o que nos querían meter miedo. Decían que algunas noches se oía el gemido de un niño pidiendo ayuda... pero no venía de ninguna parte, sino de todo el pueblo. Cada uno de los habitantes lo oía en su propia casa, en la calle, en la tienda, en el bar... partía de las paredes, del suelo... a veces incluso sentían un empujón violento que los lanzaba al suelo... Contaban que
incluso una mujer embarazada perdió a su hijo en la plaza una tarde en la que se encontraba hablando con unas amigas al sentir que unas manos aprisionaban su vientre con tanta fuerza que la hizo abortar allí mismo. Ella estuvo a punto de morir y cuando se recuperó, se fueron del pueblo y no volvieron a él.

Les preguntamos que quién podría provocar esas cosas... y que después de lo de la mujer ¿cómo es que la gente no se va del pueblo también? Entonces nos contaron una especie de leyenda y del por qué creen que "eso" atacó tan ferozmente a la mujer.

Hacía unos diez años, unos niños del pueblo decidieron irse una noche de verano a otro pueblo vecino. Para ello tenían que atravesar un campo donde en uno de los laterales estaba el cementerio que compartían los dos pueblos y que se hallaba justo a la mitad del camino.

Cuando ya estaban bien avanzados oyeron un crujido a sus espaldas. Era el hermano menor de uno de ellos. Le instaron a que se volviese a casa pues no querían cargar con críos y éste se negó en rotundo, más que nada es que le daba miedo volverse solo.

Entonces decidieron despistarle. Al llegar a la altura del cementerio dijeron que iban a jugar para esconderse en él. Como había luna llena se veía bastante bien, este chico aceptó sin sospechar nada... Ya en el cementerio, uno contaba y los demás se escondieron todos juntos, mientras este chico se escondía en otro lado pensando que todos estaban haciendo lo mismo.

Cuando ya le perdieron de vista, los chicos se reunieron y salieron por una de las tapias dejando a este chico escondido. No podían evitar reirse de lo fácil que había resultado engañarlo hasta que oyeron un grito desgarrador... Al principio pensaron que se trataba de una broma, hasta que el segundo grito reaccionaron y volvieron a entrar en el cementerio... Estuvieron buscando por todas partes pero no le encontraron, gritaron su nombre, dieron vueltas y más vueltas y nada.

Al cabo de muchas horas, cuando ya despuntaba el alba decidieron buscar ayuda en el pueblo con la esperanza de que el chico les hubiese gastado una broma y se hubiese ido a casa.

Al llegar al pueblo, el hermano fue a su habitación, no había dormido allí, la madre le preguntó por su hermano pequeño y éste le tuvo que contar la verdad. La madre avisó al padre y éste a todo el pueblo... Salieron todos en busca del muchacho al cementerio.

Cuando llegaron allí, uno de los vecinos descubrió con terror que el cuerpo del chico se encontraba en una de las fosas que acababan de abrir días antes para un nuevo difunto... El chico tenía la cabeza reventada, los huesos de las piernas y de los brazos retorcidos en una figura grotesca, los ojos cristalizados por el pánico y la boca en una mueca de absoluto terror...

Fue un día negro en todo el pueblo, nadie se explicaba lo que había ocurrido allí. El hermano, con los años, fue internado en un psiquiátrico pues decía que su hermano se estaba vengando de él, le veía en todas partes, le pegaba... Los médicos le diagnosticaron neurosis obsesiva posttraumática, pero no podían explicar los contínuos moratones que aparecían por todo su cuerpo, incluso en la cara...

Al cabo de unos años, la madre de estos hermanos se quedó embarazada... y a los siete meses le ocurrió lo que ya contaron antes: Algo había provocado la muerte de su bebé y quizás su propia muerte de la que escapó por poco. Los chicos decían que los gritos que oían por las noches eran iguales que los que oyeron en el cementerio.

Oyendo esta historia la verdad es que les creímos... habíamos pasado un buen rato de miedo y nuestro tio nos vendría pronto a recoger para llevarnos a casa...

Cuando íbamos hacia el coche, sentí un golpe fuerte en mi espalda que me obligó a apoyarme en mi prima de una forma violenta. Casi nos vamos las dos al suelo... Miré hacia atrás, pero los chicos estaban hablando entre ellos a unos tres metros de nosotros.

Mi tío dijo que me había tropezado. Mi prima, sin convencerse del todo, fue hacia los chicos, cuando de repente volvió la cabeza hacia el otro lado de forma violenta... Dijo que alguien la había abofeteado... y tenía una mano marcada en la cara... una mano pequeña...

Nos asustamos muchísimo... y empezamos a gritar presas de la histeria... Los chicos vinieron a auxiliarnos mientras mi tío abría el coche rápidamente para meternos dentro. Los chicos hicieron una barrera con sus brazos protegiéndonos de lo que fuese y pudimos meternos en el coche. Por el cristal pude ver cómo golpeaban a algo invisible que les estaba atacando. Mi tio condujo a gran velocidad tocando el claxon como un loco. Al llegar a la casa llamó a mis otros tios y todos fueron al pueblo a ayudar a los chicos, pero ya todo había pasado. Éstos se encontraban agotados por la lucha, con arañazos, golpes... pero dijeron que estaban acostumbrados, que no pasaba nada.

Las agresiones en ese pueblo son esporádicas y no siempre a las mismas personas... pero ellos sienten que tienen que estar ahí para que ese niño que murió de forma tan violenta no esté solo... Llegará el momento en que pueda descansar en paz."


La Curva Del Pato leyenda urbana de la sección Leyendas Urbanas escrita por Mxrce.

Historias reales

Historias Reales y Leyendas Urbanas
Es común ver en la curva del pato, que se encuentra localizada en la vieja carretera LeonSan Juan De Los Lagos, ver autos chocados, personas atropelladas, traileres deshechos y cadáveres regados en el asfalto.
No solo en la noche, a cualquier hora del dia, se pueden ver gente pidiendo ayuda entre los fierros retorcidos, niños llorando al ver a sus padres inconscientes, y familias deshechas que lo han perdido todo la perder a sus seres queridos en algun accidente de tránsito.

La curva es peligrosa, te hace creer que vas por buen camino, pero solo es una falsa ilusion, pues cuando menos te lo esperas, estás siendo víctima de un terrible accidente, que combinado con la velocidad es dificil que salgas vivo.
También es peligroso circular a pie por ahi, pues tan pronunciada es la curva que no ves cuando los autos vienen dando vuelta y tu final puede terminar contigo colgando de algún árbol del barranco, o con tus sesos desparramados por toda la cinta asfáltica.

La curva del pato, es testigo de varias muertes trágicas, el eco de los gritos de dolor aun se pueden escuchar atrapados entre las rocas, el amarrón de los carros es frecuente y el sonido de los choques del metal es pan de cada dia.

¡Cuidado con la Curva Del Pato, si pasas por ella, es probable que pierdas mas que dinero.



¿Quién estaba debajo de la cuna? escrita por Prod. Paco.

mitos

cuentos de terror

Era una familia de solo tres integrantes, cuya única hija sufría de ceguera, como único amigo tenia un perro y este perro lo criaron desde cachorro era el entretenimiento de la pequeña la ayudaba a mantenerse ocupada en la casona donde vivía, que por cierto era una de esas casas antiguas en el centro de lima, muy oscuras y tenebrosas.

Siempre ella se quedaba dormida acariciando a su perro que también descansaba debajo de su cuna, cuando ella se despertaba por las noches por un mal sueño o por frío siempre bajaba su mano y acariciaba a su perro para sentirse más tranquila... también su perro cuando sentía lo mismo emitía sonidos muy suaves para que la niña lo acaricie.

Una noche de halloween ella quería salir a pedir caramelos, pero los padres se opusieron por el estado en el que ella sufría por su enfermedad,

Ella subió al cuarto y cerró la puerta muy molesta y maldijo al cielo por haber nacido ciega.

Esa noche sus padres tenían una reunión con algunos amigos y se quedarían acompañándolos hasta una hora prudente para después descansar.

La niña media adormecida por el sueño, escuchó que su perro la llamaba debajo de la cuna, ella bajó el brazo para acariciar a su perro, lo sintió y sintió que estaba acomodandose dando quejidos pequeños pero poco comunes y siguió descansando.

A la mañana siguiente los padres entraron al cuarto y en el espejo de su cuarto encontraron pintado con sangre, sabes quien está debajo de la cuna???

Al volver la mirada encontraron al pobre perro desgarrado y muerto debajo de la cuna.

Nunca hablaron con la niña al respecto, ni se sabe que pasó con el animal debajo de la cuna ni quien le hizo eso ???.........



Melissa

leyendas

Historias reales

Melissa era una chica de 19 años, estudiaba psicología en un instituto local.

Le gustaba mucho escuchar leyendas de fantasmas y demás cosas sobrenaturales, aunque no creía en ello.

Un día un grupo de chicas se reunieron en un parque frente a la casa de melissa; las vio por la ventana y pensó en ir a ver qué sucedía. Cuando llegó se encontró con que contaban historias de terror, emocionada preguntó si podía estar ahí, el grupo accedió

Las historias fueron fluyendo, hasta que llegaron a una en especial, una que intrigó mucho a melissa: la leyenda de la casa azul.

"se dice que a mediados del siglo XIV un grupo de chicas que dedicaban su vida a la brujería habían pactado con Satán para obtener riquezas, y prometieron entregar todas las almas del pueblo. Se decía que las chicas salieron de aquel lugar, una casada con un hombre rico que visitaba el lugar, y las otras con ella, como sus acompañantes. Tiempo después los habitantes de aquel pueblo habían desaparecido."

En la "época actual" aquel pueblo se convirtió en la ciudad donde vivía Melissa, todas las casas habían sido renovadas, excepto aquella casa, que según se decía, nunca había podido derribarse o algo parecido.

Cuando las chicas terminaron la leyenda retaron a una de ellas a ir la casa y traer cualquier tipo de evidencia que demostrara que la leyenda era cierta o falsa. La chica aceptó, pero le pidió a Melissa que la acompañara, y ella accedió con la firme idea de conseguir algo que demostrara la no existencia de tales cosas.

El día que acordaron ir esa casa había llegado, melissa salió más temprano del instituto, y había quedado de ver a la chica en un terreno donde solían hacerse campamentos años atrás. Melissa llegó puntual. Esperó a la chica mientras observaba los restos de madera quemada platos viejos y restos de algunas tiendas.

Cuando Melissa comenzaba a creer que la chica no llegaría, escuchó un grito desgarrador "¡melissa!" era ella, la chica con la que iba a ver la casa azul "¡ayúdame!" muerta de miedo, melissa se metió entre unos arbustos para buscar a la chica. vio algunas sombras, parecía que una trataba de escapar de otra que la rodeaba con los brazos. Melissa pensó que la estaba asaltando. Corrió hacia las sombras "ya voy, trata de golpearlo" gritó mientras seguía corriendo "¡melissa por favor!" gritó de nuevo. Melissa se desesperó pues parecía que nunca llegaría al lugar. Con temor vio como se alejaban las sombras, pero decidida siguió corriendo pensando en seguirlas. Dobló a una especie de callejón y antes de pensar en dónde estaba aquella chica, se encontró con una vieja casa. La pintura se había gastado, pero se apreciaba que era azul; vio como la puerta de aquella casa se cerraba con un fuerte golpe. Melissa se acercó rápidamente y trató de abrir la puerta, pero se dio cuenta de que estaba cerrada. Sin pensarlo dos veces se fue contra la puerta, pero no logró derribarla. Así que gritó "¡abran la puerta!" pero nadie respondió. Siguió intentando tirar la puerta, hasta que pensó en darse por vencida, la puerta se abrió sola. Melissa con algo de miedo se acercó y se asomó para ver si encontraba algo. Al fondo de lo que parecía ser la sala, había una luz que se movía de repente, melissa dedujo que era la de una vela. Se acercó a la puerta y lo que vio fue a las chicas que encontró frente al parque de su casa. La chica con la que había quedado visitar la casa se puso de pie. Melissa la observó con temor, la chica estaba blanca y parecía que su cuerpo se descomponía, no tenía ojos y estaba suspendida en el aire... con una voz gutural le dijo "... y prometieron entregar todas las almas del pueblo" Melissa dio un grito de terror y corrió hacia la puerta, pero ésta había desaparecido. Subió las escaleras desesperada, frente a ella vio una ventana por un extraño impulso se lanzó. Apenas sobrevivió para contar su terrible experiencia...


FIN!


COMPARTI TU HISTORIA TAMBIEN!!!

Fuentes de Información - Historias Reales y Leyendas Urbanas

Dar puntos
42 Puntos
Votos: 9 - T!score: 5/10
  • 3 Seguidores
  • 26.859 Visitas
  • 5 Favoritos

3 comentarios - Historias Reales y Leyendas Urbanas

@ColeMacGrath Hace más de 3 años
10+Interesante !!
@bird002 Hace más de 1 año
muy buena
@12diego17 Hace más de 1 año
Buenisimas