El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

inhibicion y embargo algunas diferencias

Algunas cuestiones sobre el embargo, la inhibición y el Veraz

Mezclé en el título varias cosas distintas que suelen confundirse bastante, aunque no tengan nada
que ver, como explicaré brevemente en éste artículo.

Empiezo definiendo a grandes rasgos cada concepto.

El embargo es una medida que afecta a una parte determinada del patrimonio o del ingreso de una
persona por un monto también determinado, y que deja a salvo el resto del patrimonio o ingresos.

Por ejemplo, se puede embargar una propiedad, un vehículo, una cuenta bancaria, un sueldo, alquileres,
algunos muebles, un fondo de comercio, derechos a cobrar en un juicio, derechos hereditarios, marcas,
patentes, etc.

La inhibición, cuyo nombre completo es “Inhibición General de Bienes”, le impide a la persona vender o
gravar sus bienes (“gravar” aquí sería hipotecar una propiedad o prendar un auto).


Empezando por las cosas que tienen común, tanto el embargo como la inhibición son decisiones que
toma un juez a pedido de un acreedor, lo que significa que cuando alguien está inhibido o tiene algo
embargado, necesariamente tiene un juicio en su contra.

Otra cosa en común, extremadamente importante: tanto el embargo como la inhibición se ordenan sin
avisarle antes a la otra parte.

Esto es absolutamente lógico y razonable, ya que si se tuviera que avisarle al deudor antes de embargarlo
o inhibirlo, se le estaría dando tiempo para que se insolvente y frustre el derecho del acreedor.

Esto también explica porqué la gente suele enterarse “de casualidad” que tiene alguna propiedad embargada
o que está inhibida (cuando van a pedir un préstamo o tarjeta de crédito, salirle de garantía a alguien,
transferir el auto, etc.). En estos casos las personas generalmente se enojan mucho y empiezan a sospechar sobre el sistema o la otra parte o el abogado o el juez (o todos juntos) porque no estaban enteradas.

Lo cierto es que no hay nada de que sospechar y es correcto que no le avisen antes por la razón que ya explicamos, aunque la ley exige al acreedor que le avise al deudor después de haber inscripto el embargo
o inhibición, lo que lamentablemente muchas veces no se cumple, a lo que hay que sumarle que muchas
veces se informa a un domicilio viejo y la gente no se entera.

Tanto el embargo como la inhibición tienen una duración de cinco años (en el caso específico de los
embargos de autos es de tres años), pero antes del vencimiento, el acreedor puede pedir su renovación
todas las veces que quiera (por esa razón hay mucha gente inhibida hace más de veinte años).

Vamos ahora a las cosas que diferencian, y mucho, las dos medidas.

El embargo, como dije antes, es por un monto determinado y sobre una parte determinada, sin afectar
otras partes del patrimonio del deudor y sin impedirle vender.

Por eso si a una persona le embargan una propiedad puede venderla libremente, ya que el comprador
se hace cargo del embargo, con lo cual el acreedor no se ve perjudicado. Con más razón puede vender
otra propiedad o un auto o un negocio o lo que sea.

Mientras el embargo está vigente, el deudor puede seguir usando libremente la propiedad o la cosa que sea,
pero no puede hacer ningún acto jurídico o físico que disminuya su valor (por ejemplo, no puede demoler
una parte de la propiedad de manera tal que se reduzca su valor –un acto físico- ni puede alquilarla por un
período exagerado de manera que disminuya su valor ante un eventual remate –un acto jurídico-).

Como pueden ver, no se “embargan personas”, sino que el embargo es sobre “bienes” determinados.

Muy por el contrario, la inhibición se dicta respecto a las personas. Por eso, al revés que con el embargo,
“se inhiben personas” y no se inhiben bienes.

Por ello no se inhibe una casa o un auto, sino que se inhibe a su titular.

Lógicamente, la medida es más dura, ya que afecta todo el patrimonio del deudor, y no sólo una parte
como en el embargo.

Por ello aunque alguien sea inhibido por una suma chica, no puede vender ninguno de sus bienes
registrables (son registrables los que deben, justamente, “registrarse” en un registro –valga el juego de
palabras-, como las propiedades inmuebles, los vehículos, las marcas y patentes, etc.) aunque sí puede
vender sus bienes no registrables (muebles, artículos electrónicos, objetos de valor, obras de arte, etc.)

Vale aclarar acá que no se puede de vender o transmitir derechos, como los derechos a una herencia,
los derechos a una indemnización judicial o los derechos que surgen de un boleto de compraventa,
ya que aunque no son registrables, la Justicia ha entendido que por su importancia económica no pueden
ser transferidos por alguien que está inhibido.

Lamentablemente, existe en la actualidad un abuso de la inhibición, ya que nuestra ley la permite sólamente
en casos en que el acreedor demuestra que el deudor no tiene bienes o los que tiene son insuficientes,
aunque en la práctica se suele pedir de entrada y se concede en forma casi automática.

Personalmente podría entender esa postura en casos en que el acreedor es un particular, ya que exigirle
que investigue el patrimonio del deudor puede ser engorroso y relativamente caro, pero creo que debe
tomarse una postura distinta respecto a acreedores de reconocida solvencia económica.

Concretamente, creo que a los bancos, tarjetas de crédito, fideicomisos y empresas de cobranzas, entre
otros, se les debería exigir ni más ni menos que lo que pide la ley, es decir, que demuestren que investigaron
el patrimonio del deudor y recién en el caso en que sea inexistente o insuficiente, se ordene la inhibición.

Párrafo aparte merece el Estado, y en particular la AFIP, que pide inhibiciones directamente y en forma
arbitraria, causando muchísimos perjuicios absolutamente innecesarios. Dicho organismo no sólo tiene
recursos económicos de sobra, sino que nadie está en mejor posición para conocer el patrimonio del
deudor, a pesar de lo cual se inhibe a muchas gente con patrimonio suficiente para responder por la deuda
que origina la inhibición.

Otro temazo muy importante en esta cuestión: todos los embargos tienen siempre prioridad sobre todas
las inhibiciones, sin importar la fecha de la deuda o de la inhibición.

Por eso, por ejemplo, si a una persona lo inhibe un acreedor por una deuda del año 2007, y hoy le embarga
una propiedad un acreedor por una deuda del 2009, cuando se remate la propiedad cobrará primero el
acreedor del 2009 el capital más el interés más los gastos del juicio, y recién después entra el acreedor
que inhibió sobre el saldo que quede.

Esto último es muy poco conocido y tiene importancia, por poner sólo un ejemplo cotidiano, cuando se
rechaza de plano una garantía para un alquiler porque el garante está inhibido. Esto es un error, ya que
si la inhibición es, por ejemplo, de la AFIP o de alguna empresa que en general no embarga, la garantía
es perfectamente válida (más aún si la deuda que origina la inhibición es por un monto bajo, lo cual es
bastante frecuente)

Para ir terminando, ni el embargo ni la inhibición tienen absolutamente nada que ver con la información
que sale en el Veraz o en cualquier otra empresa privada. Esos son informes comerciales (muchas veces inexactos) que simplemente recogen información y la comercializan, pero nada más.

Si alguien “está en el Veraz” no significa que no pueda vender, hipotecar o hacer lo que quiera. De hecho
hay mucha gente que “sale en el Veraz” y no tiene ninguna inhibición ni embargo, al igual que a la inversa
gente inhibida o con embargo pero con el “Veraz limpio”.

Un tema largo y con muchas vueltas, sobre el que seguramente volveré, pero que me pareció interesante desarrollar…



FUENTE: Ramiro René Rech
http://ramirorech.wordpress.com/2010/03/26/algunas-cuestiones-sobre-el-embargo-la-inhibicion-el-veraz-y-demas-yerbas%e2%80%a6/

3 comentarios - inhibicion y embargo algunas diferencias

@dusk_sword +4
Que paso con el post "¿Queres Spotify premium de por vida? Te tiro la posta"
@Lince_Facheroo
se fue al cielo de los craps
@Emorevolucion
Feinman lo denunció
@miron32
Hay o no spotify de por vida?