Guerra de Malvinas, Trabajo Practico

Aspectos geográficos:
El archipiélago de las Malvinas no tiene población autóctona y se halla situado dentro del sector del mar argentino comprendido entre los paralelos 50º 59’ y 52º 53’ Sur y los meridianos 57º 41’ y 61º 27’ Oeste. Sus puntos extremos son:
• Norte: de la Isla Resa del Oeste Latitud 50º 59’ Sur- longitud 51º 26’ Oeste
• Sur: Isla Beauchêne latitud 52º 53’ Sur-longitud 59º 11’ Oeste
• Este: Roca Foca a 3 kilómetros del Cabo San Felipe de la Isla Soledad latitud 51º 40’ Sur longitud 57º 41’ Oeste.
• Oeste: Isla Rasa del Oeste latitud 50º 59’ Sur longitud 61º 27’ Oeste
Dicho archipiélago se encuentra en una gran ensenada de la plataforma continental y está formado por dos islas mayores; Soledad y Gran Malvinas; y centenares de islas menores e islotes que se distribuyen en el contorno de ellas.
Las Malvinas se encuentran en una población muy reducida, que no supera los 2.400 habitantes y una escasa densidad de población que se encuentra por debajo de los 0.21 hab/km2.
Casi no hay acvtividades industriales, mineras o agrícolas; aunque están más desarrolladas la ganadería y la pesca.
Así, la población total de las islas representaba el 0.006% de la población total de la República Argentina.
La localidad principal del archipiélago, Puerto Argentino, es la única que posee funciones urbanas.


Superficie
Aunque suele pensarse que estas islas son pequeñas su extensión territorial contrasta con esa idea, ya que la superficie total de las Malvinas alcanza los 11.410 KM2.
La Isla Soledad es la de mayor superficie, con 6.353 km2, y le sigue la Gran Malvina, que alcanza los 4.377 km2 y se encuentra separada de la primera por el Estrecho de San Carlos.


Rasgos Geológicos
Las Islas Malvinas constituyen una porción emergida de la plataforma continental Argentina, la cual apenas llega a los 150 mts. De profundidas y enlaza las Islas coin la Patagonia.
Haci es este de las islas se encuentra el talud continental, el que rápidamente se hunde a más de 1.000mts. de profundidad.
Esta ubicación de las islas dentro de la plataforma continental de Argentina, hace que las Malvinas tengan una evidente continuidad geográfica con el continente sudamericano, el que pertenece como una dependencia insular comparable a la de las islas de los estados o de Tierra del Fuego.

Relieve
El relieve de las islas tiene una similitud de origen con el de la Patagonia extrandina .La superficie es generalmente accidentada con asomos rocosos, excepto en la parte del sur de la Isla Soledad, que es más llano. En las demás regiones, el paisaje ofrece formas colinazas de suaves ondulaciones y de color amarillo-verdoso, de las que emergen algunas serranías fuertemente erosionadas y de modestas alturas.


Influencia del terreno y el clima en las operaciones bélicas
En las acciones desarrolladas en las Islas Malvinas en 1982, la natural intransibilidad del terreno, las pocas horas de luz del invierno en esas latitudes y las nieblas agravadas por las lluvias fueron factores determinantes en las operaciones bélicas, que condicionaron las tácticas empleadas e incluso la estrategia operacional.
Durante el transcurso de la guerra del año 1892,los beligerantes se encontraron con que todo estaba “cerca” en término de distancias geográficas directas, pero todo se encontraba “lejos” por lo dificultoso del tránsito por su territorio, especialmente cuando se producían las abundantes lluvias que caen sobre las islas.
La humedad reinante y el intenso frío m, redujeron sensiblemente el rendimiento de los armamentos y equipos de combate.
Las armas de apoyo, los morteros en especial, no podían recurrir al uso de posiciones cavadas en le terreno para proteger a su personal del fuego enemigo, por la presencia de napas a poca profundidad .Además, la turba hacía que la placa base del mortero se enterrase luego de los primeros disparos.
La vegetación esteparia no ofrecía cubiertas y dificultaba la maniobra de las tropas que no contaran con un adecuado apoyo aéreo y de fuego.
Asimismo el intenso viento y las nevadas intermitentes obligaron a mayores sacrificios por las bajas temperaturas a soportar y por las dificultades que sumaban a las tareas de enmascaramiento, cambio o construcción de posiciones.


Reseña histórica
Las Islas Malvinas fueron descubiertas por navegantes españoles a comienzos del S.XVI ; probablemente en 1520 por un integrante de la expedición de Magallanes, que sería el piloto español Esteban Gómez del barco “San Antonio”; o bien; el 4 de febrero de 1540 por los tripulantes de una nave de la expedición del Obispo de Placencia, quienes efectuaron la primera ocupación malvinense que se conoce, en el lugar de las Islas Gran Malvina que los marinos españoles bautizaron “Puertos de las Zorras ”, donde se establecieron durante 10 meses.
Como consecuencia de esos viajes, las Malvinas quedaron registradas cartográficamente en numerosos documentos de principio de S.XVI. Las crónicas de viajes y la cartgrafía española de la época registraron la existencia de las islas con distintos nombre: “De los Patos”, “San Antón”o “Sansón”.Mucho más tardíamente las islas noroxidentales se conocieron como “Sebaldes”.
Sin embargo, el nombre que finalmente prevaleció fue el de “Malvinas” , una versión castellanizada del gentilicio francés “Malouines”, asignado a los marineros del puerto bretón de Saint Maló, del cual zarparon los primeros navegantes franceses que colonizaron las islas en 1764.







Introducción a la guerra


Autoridad argentina
Las islas, que pertenecían a España, pasaron por derecho de sucesión a pertenecer a las Provincias Unidas del Río de La Plata, denominación inicial de la República Argentina. Esta, en reafirmación de sus derechos, tomó formal posesión de las mismas el 6 de noviembre de 1820.
La ocupación de las Islas Malvinas se hizo con toda seriedad y precedida de una comunicación que Jewett remitió a loberos y pescadores ingleses y norteamericanos; que usufructuaban de las islas en forma indiscriminada.

¿Qué pasó entre los años 1820 a 1833?
En 1829, es nombrado gobernador Luis Vernet, quien permanece en el cargo hasta 1832.
Durante todo el período de ejercicio pleno de su soberanía, ningún país intentó oponer reclamo a la Argentina sobre las Islas.
Por supuesto, tampoco Inglaterra, que en 1823 reconoció oficialmente la indepencia argentina y en 1825 firmó con el gobierno de Buenos Aires un Tratado de Amistad, Comercio y Navegación. Precisamente rigiendo plenamente del Tratado, y siendo las relaciones argentino-británico de paz y normalidad, el Reino Unido agredió al archipiélago

La usurpación Británica
Aprovechándose de la desprevención, el 22 de enero de 1833 entro en la bahía de Puerto Soledad la corbeta británica.
Sin embargo, la absoluta superioridad de las fuerzas inglesas determinó que el día 6 de enero debiera abandonar el archipiélago, rumbo a Buenos Aires, mientras los ingleses se apropiaban del territorio y procedían al hostigamiento sistemático de la población argentina. Esta fue dispersada y expulsada, apropiándose los invasores de todas las islas y sus bienes.
Por su parte, el gobierno argentino no estaba en condiciones militares de afrontar por las armas a la mayor potencia marítima de la época. El gobierno de Buenos Aires protesto de inmediato ante el encargado de negocios británicos. Simultáneamente el 17 de junio de 1833. El representante argentino presentaba una extensa protesta en Londres.
Los reclamos argentinos se sucedieron en diciembre de 1834, en abril de 1835, en febrero de 1842 y así sucesivamente, ya que la argentina no solo que nunca dejo prescribir sus derechos soberanos sino que de que año en año y de gobierno en gobierno sentía en carne propia y su sensibilidad nacional, el despojo armado de una parte del territorio.


En las Naciones Unidas:
El 14 de diciembre de 1960, las Naciones Unidas aprueban la resolución 1.514, que establece que “todo intento encaminado a quebrantar parcial o totalmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país, en incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas”.
En 1962 se crea el Comité de Descolonización, que incluye a las Islas Malvinas en la lista de territorios a descolonizar.
En el año 1965, los derechos y los intereses de la Republica Argentina logra un categórico reconocimiento en la ONU. Contra lo que pretendía gran bretaña, establece que las islas Malvinas no pueden ser descolonizadas por la autodeterminación. O sea, no es valido en las Malvinas el pronunciamiento de la población importada a ese territorio por los británicos, luego de que sus tropas la usurparan en 1833 por la fuerza y dispersaran a la población argentina. Por consiguiente, se reconoce que las islas Malvinas, constituyen un “caso especial” y que para su descolonización deben ser atendidos, no los “deseos” sino los “intereses” de sus habitantes igualmente, invita esa revolución a los gobiernos de la argentina y al reino unido, a proseguir “sin demoras” las negociaciones dispuestas por el comité encargado de la situación de territorios colonizados.
Entre tanto la argentina acude a partir







INTRODUCCION:

En 1982, el nuevo gobierno militar procedió a ocupar las islas Malvinas, reivindicadas tradicionalmente por Argentina como propias. La respuesta militar británica fue fulminante y dio lugar a la derrota argentina. El general Reynaldo Bignone se hizo cargo del poder y ante el deterioro militar, económico y social por el que atravesaba la nación, agravado por el duro golpe moral recibió tras la rápida contienda y derrota frente al Reino Unido, anuncio el retorno a un régimen constitucional y de libertades civiles.
La Guerra de las Malvinas o Guerra del Atlántico Sur (En ingles: Falklands War) fue un conflicto armado entre la Argentina y el Reino Unido ocurrido en las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982 por la soberanía sobre estos archipiélagos australes tomados por la fuerza en 1833 y dominados desde entonces por el Reino Unido. Sin embargo, la Argentina los sigue reclamando como parte integral e indivisible de su territorio, considerando que se encuentran "ocupados ilegalmente por una potencia invasora" y los incluye como parte de su provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.
El saldo final de la guerra fue la reocupación de los tres archipiélagos por el Reino Unido y la muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños. En la Argentina, la derrota en el conflicto precipitó la caída de la junta militar que gobernaba el país y que había sucedido a otras juntas militares instauradas tras el golpe de Estado de 1976 y la restauración de la democracia como forma de gobierno. Por otro lado se sostiene que la victoria en el enfrentamiento permitió al gobierno conservador de Margaret Thatcher lograr la reelección en 1983.






ANTECEDENTES:

Las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur son tres archipiélagos situados en el Océano Atlántico, frente a las costas argentinas, que constituyen un dominio colonial británico desde 1833. No obstante, desde su ocupación en 1763 fueron motivo de conflicto entre el Reino Unido, Francia y España, y después entre el Reino Unido y la Argentina, que al considerarse heredera de los derechos españoles sobre el territorio, ejerció en éste su soberanía efectiva hasta que se produjo la invasión británica.
Sólo uno de estos archipiélagos, las Islas Malvinas, tiene población civil propia permanente (llamados en inglés despectivamente como los kelpers). Generalmente de origen escocés, esta comunidad se considera a sí misma británica y apoya la permanencia de la posesión británica de las islas. Los otros dos están ocupados, esencialmente, por personal científico. En 1965 la Argentina consiguió que la ONU aprobase la resolución 2065, calificando la disputa como un problema colonial y urgiendo a las partes a negociar una solución; no obstante, las negociaciones resultaron infructuosas durante los siguientes diecisiete años. De todas formas, las relaciones entre la Argentina, el Reino Unido y los habitantes de las islas hacia finales de la década del 60 y principios de la década del 70 fueron en general muy buenas. Tal es así, que durante gran parte de los años previos a la guerra, semanalmente operaba un vuelo entre la Argentina y Puerto Stanley (actualmente Puerto Argentino), del cual los isleños dependían fuertemente para su provisión y hasta la atención médica compleja. Incluso la pista de aterrizaje original de Puerto Stanley (realizada en aluminio) fue construida por la Fuerza Aérea Argentina hacia principios de la década del 70.


Relevancia de las islas :

En otro tiempo en las islas existían importantes puestos balleneros, pero la gradual desaparición de numerosas especies de ballenas en los mares australes y los profundos cambios en el negocio aceitero hicieron que la relevancia económica de la actividad se redujera dramáticamente. El interés por el archipiélago obedece fundamentalmente a cuatro causas:
1. Para la Argentina, las Malvinas son un territorio irredento cuya recuperación es una causa nacional que une a todos los argentinos; para el Reino Unido conservar la posesión sobre estos archipiélagos representa una cuestión de orgullo y credibilidad nacional[cita requerida].
2. La posesión de territorios adyacentes a la Antártida puede otorgar derechos sobre este continente en futuras negociaciones relacionadas con el mismo.
3. El control de este archipiélago entrega una posición estratégica a su ocupante sobre el cruce austral y su tráfico marítimo.
4. Numerosas investigaciones confirman yacimientos de crudo en la plataforma continental en la que se encuentran las Malvinas. La plataforma es además una rica pesquería.


Incidente previo en las Islas Georgias
El 18 de marzo con motivo del desembarco de un grupo de operarios a cargo del empresario argentino Davinoff contratados para el desguace de instalaciones en deshuso en Puerto Leight se enarbola una bandera argentina. Este gesto reivindicatorio de soberanía provoca un incidente con el personal británico, una posterior protesta formal de Gran Bretaña que en definitiva impone un plazo perentorio para su evacuación bajo amenaza de ser expulsados.
La situación lleva una semana mas tarde el desembarco en Leight de una dotación militar proveniente del ARA Bahía Paraiso, inicialmente surto en las islas Orcadas. El día 3 de abril, ya consumada la ocupación militar de las islas Malvinas, se ocupa Grytviken con refuerzos transportados por la corbeta Guerrico produciendose una breve pero cruento combate con una dotación de 22 Royal Marines desembarcados del buque Endurance. Las bajas argentinas ascienden finalmente a tres muertos y cuatro heridos lograndose finalmente la rendición del grupo británico el que sufre un solo herido.
La decisión de atacar:
A principio de los años 1980, el modelo económico de la Junta militar se agotó, con las subsiguientes tensiones sociales: 90% de inflación anual, recesión profunda, interrupción de buena parte de la actividad económica, generalización del IVA (impuesto al valor agregado), empobrecimiento de las clases medias, brusco aumento del endeudamiento externo de las empresas y el Estado, salario real cada vez más depreciado, aumento de la pobreza y sus lacras, etc. La sustitución del jefe de la Junta Jorge Rafael Videla por el general Roberto Viola y luego éste por el general Leopoldo Fortunato Galtieri es indicativa de esta crisis económica, social y política, y el momento en que la decisión de recuperar las islas se pone en marcha con objeto de recuperar el crédito perdido entre los sectores sociales sensibles a este discurso patriótico.34 Esta decisión se basó en presupuestos políticos y militares que, en principio, parecían acertados:
1. Las Naciones Unidas habían adherido firmemente a la doctrina de la guerra justa mediante la aprobación por grandes mayorías de las resoluciones 2131 (1965), 2326 (1967), 2908 (1972), 3281 (1974) y 3314 (1974), que reconocían explícitamente la legitimidad de las guerras de liberación, de autodeterminación, contrarias a la opresión racial, etc. Amparada en este antecedente legal, la mención a una hipotética recuperación de las islas por la vía armada había estado presente en el discurso diplomático bilateral desde 1972.5
2. Entre 1981 y 1982, varias acciones del gobierno británico fueron interpretadas por la junta militar argentina como señales de desinterés por el archipiélago, sus habitantes y su futuro:
• Debido a recortes presupuestarios, el ministerio de defensa británico decidió prescindir de sus dos portaaviones (‘‘HMS Hermes y ‘‘HMS Invincible), sus dos buques de desembarco de tropas (‘‘HMS Fearless y ‘‘HMS Intrepid) y del patrullero antártico ‘‘HMS Endurance, llamado por los británicos "el guardián de las Islas Falkland". Varios periódicos argentinos llegaron a afirmar que el Reino Unido abandonaba la protección de las Islas Malvinas. En el mismo sentido, los representantes malvinenses en Londres expresaron su profunda preocupación por el inminente desarme.6
• Motivada por causas racistas, la nueva ley de nacionalidad aprobada por el parlamento británico relegaba a la mayoría de los nativos malvinenses a una segunda categoría y les negaba la ciudadanía completa.
1. La guarnición británica en las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur era reducida, y la lejanía a la metrópoli impedía la llegada de refuerzos a tiempo.
2. La capacidad de guerra anfibia del Reino Unido a medio mundo de distancia no parecía estar a la altura de las circunstancias, pese a su gran poderío aeronaval.
3. No parecía probable que el Reino Unido realizara un contraataque a gran escala, afectando al territorio continental argentino —por ejemplo, usando sus submarinos nucleares— por una cuestión colonial sobre unas islas remotas.
No obstante, la Junta no tuvo en cuenta elementos geopolíticos y diplomáticos esenciales a la hora de tomar tal decisión:
1. Existen numerosos conflictos fronterizos en el mundo. En el contexto de la Guerra Fría, no era probable que la comunidad de naciones viera con buenos ojos la resolución violenta de uno de ellos, pues eso podría legitimar y desencadenar un racimo de guerras regionales en los cinco continentes.
2. En el contexto de la Guerra Fría, Estados Unidos daba más importancia a la OTAN, concebida directamente para detener a la URSS, que al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) más orientado para contener al comunismo en América del Sur y percibido como de interés secundario por Washington.
3. Una dictadura de extrema derecha no podía esperar el apoyo de la URSS ni de ninguno de los países alineados con ella o influenciados por ella, ni tampoco de la mayor parte de democracias occidentales, donde las graves violaciones de los Derechos Humanos cometidas por la Junta ya eran del dominio generalizado de la opinión pública.
4. La Junta subestimó, además, las estrechas relaciones entre Estados Unidos y el Reino Unido que trascienden del marco de la OTAN.
5. El Reino Unido es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, con derecho a veto.
6. La Junta subestimó la importancia que tiene para la credibilidad del Reino Unido el mantenimiento de los territorios coloniales de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth).
7. 1982 era año electoral en el Reino Unido. Si en algún momento estuvo en duda responder o no, la proximidad de los comicios impedía que una humillación así fuera sometida a negociaciones. En una encuesta de Gallup realizada a pocos días del inicio de la guerra, el 28% de la población británica declaró que "el asunto de las Malvinas" iba a ser su elemento fundamental de decisión de voto.
8. La Junta subestimó el potencial y la habilidad militar de la que por tres siglos fue la armada más poderosa del mundo, y particularmente la capacidad de algunos de sus elementos sustanciales.
9. La Armada Real Británica se encontraba próxima a radiar de servicio al 70 por ciento de su flota, lo que hubiera dificultado su contraataque o incluso su eventual victoria sobre las Fuerzas Argentinas.
10. Se estaban llevando a cabo numerosas acciones diplómaticas que tenían posibilidades de acabar en una soberanía argentina sobre las islas. La pista de aterrizaje de las Malvinas había sido construída con capitales argentinos, e YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) era quien abastecía de combustible a las islas.
Con este análisis erróneo, el gobierno argentino diseñó un plan para la recuperación militar de los tres archipiélagos en disputa llamado Operación Rosario, alterando el statu quo por la vía de los hechos. La operación fue creada a finales de 1981 y principios de 1982 por el Almirante Jorge Isaac Anaya, miembro de la Junta presidida por Galtieri.
Desarrollo del la Guerra:
Gran Bretaña había alertado al gobierno de Estados Unidos cuando la invasión pareció inminente, lo que dio lugar a un infructuoso llamamiento de última hora por parte del presidente estadounidense Ronald Reagan al presidente argentino Galtieri. El gobierno británico de la primera ministra Margaret Thatcher se enfrentó a una grave crisis política, que provocó la dimisión inmediata del ministro de Asuntos Exteriores, lord Carrington. Margaret Thatcher decidió la ‘liberación’ de las islas. Rápidamente se reunió un importante destacamento de fuerzas, formado por dos portaaviones y unos 28.000 hombres. Cuando este destacamento inició su viaje de 8.000 millas hasta el Atlántico sur, se produjo una intensa actividad diplomática por parte del secretario de Estado (ministro de Asuntos Exteriores) de Estados Unidos, Alexander Haig, el cual trató de convencer a Argentina de que tenía más posibilidades de alcanzar su objetivo aceptando entablar negociaciones diplomáticas, pero al fracasar en sus esfuerzos, el 30 de abril anunció formalmente el apoyo estadounidense a Gran Bretaña.
El 25 de abril, las fuerzas británicas reconquistaron Georgia del Sur. A comienzos de mayo, tras el despliegue del grueso de sus fuerzas en la zona, los aviones de la RAF (Fuerza Aéreas británicas) comenzaron a atacar las posiciones argentinas, en especial la pista de aterrizaje de Puerto Stanley (Puerto Argentino, antiguo Puerto Soledad). Aunque los británicos no lograron expulsar a las fuerzas aéreas y navales argentinas, el submarino nuclear Conqueror provocó el hundimiento del crucero argentino General Belgrano, falleciendo 360 hombres. A continuación, un misil Exocet lanzado por la aviación argentina hundió a un destructor británico, el HMS Sheffield.Los británicos se prepararon para un desembarco anfibio en la Gran Malvina (una de las mayores islas del archipiélago), una operación militar bastante difícil. Fuerzas especiales reconocieron la isla para determinar las posiciones de las tropas argentinas e identificar los lugares más apropiados para el desembarco. Mientras tanto, la actividad diplomática continuaba, primero a iniciativa del gobierno peruano y, después, del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Javier Pérez de Cuéllar. Una vez más, el gobierno argentino se negó a contemplar la posibilidad de una retirada militar si no se le garantizaba que las negociaciones directas desembocarían en una transmisión de soberanía. El 21 de mayo, unos días después de que concluyeran los esfuerzos de la ONU, sin que se produjera ningún avance, las tropas británicas desembarcaron en San Carlos (en la Gran Malvina). El desembarco se llevó a cabo con éxito, pero durante los días siguientes no cesaron los ataques aéreos contra los buques británicos que trataban de desembarcar suministros en tierra. Fueron hundidos tres buques de guerra y un mercante, el Atlantic
Conveyor, varios helicópteros se perdieron y numerosos aviones argentinos fueron derribados.
Fracaso de una salida negociada
En lo que se considerará como un grave error de apreciación del gobierno argentino sobre los alcances de la reacción británica, la determinación del gobierno conservador de MARGARET THATCHER de no consentir el acto de fuerza, hace naufragar los esfuerzos diplomáticos desplegados por los EE.UU. en carácter de incómodo mediador, del Perú encabezando a los demás países de la región y de la propia Argentina a través de las Naciones Unidas y de la OEA para forzar una salida negociada ante la inminencia de un enfrentamiento con una poderosa fuerza de tareas de la flota británica que navega desde Porthsmouth hacia el archipiélago compuesta por mas de 110 buques de los cuales 42 son de guerra incluyendo portaviones y submarinos y transportando cerca de 28.000 efectivos.

Acciones aeronavales y empleo de misiles Exocets
Iniciados los combates que se prolongan durante 45 días, se produce el hundimiento del crucero ARA Gral. BELGRANO al sur de Malvinas, por parte del submarino nuclear britanico Conqueror al comienzo de las hostilidades engrosa en 323 las bajas que al finalizar la guerra representarán en conjunto para ambos bandos la pérdida de cerca de 900 hombres.
Dias mas tarde la flota británica sufre la pérdida del destructor HMS SHEFFIELD, tres fragatas y dos buques de transporte, a manos de la aviación naval argentina y de la fuerza aérea, la cual al finalizar el conflicto habrá perdido 55 hombres y 47 aeronaves.

Inexorable rumbo de las acciones
El 10 de junio, queda abortada la última posibilidad del Comando Militar en Malvinas de ejecutar un contraataque de envergadura por la retaguardia enemiga en San Carlos. Planificado con efectivos propios disponibles en la isla y el refuerzo de una brigada aerotransportada desde Comodoro Rivadavia el plan es finalmente deshechado ante la falta de seguridades de contar con una adecuada cobertura aérea. La suerte esta echada. Las graves pérdidas ocasionadas por la Fuerza Aérea, horas antes, a las fuerzas de desembarco enemigas en Bahía Agradable, donde son alcanzadas la fragata Plymouth y los transportes de tropas Sir Galahad y Sir Tristán, no detiene el impetu de los británicos que poco mas tarde comienzan a realizar ataques furtivos desde helicópteros disparando misiles sobre el perímetro urbano de Puerto Argentino mientras en Monte Longdon en la línea de contacto de la mermada infantería argentina combate cuerpo a cuerpo con la británica.
La Operación Rosario:
La Operación Rosario consistía en una serie de acciones de intensidad creciente encaminadas a la recuperación argentina de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur que se ejecutarían en sentido inverso (de Este a Oeste y de menor a mayor relevancia política), iniciándose de la manera más discreta posible y culminando con la toma del archipiélago de las islas Malvinas y de su capital, Puerto Argentino/Stanley mediante un asalto directo. La Junta logró mantener en secreto el plan de Anaya hasta apenas 48 horas antes del inicio de las hostilidades.
La última Thule del Sur:
Ya el 18 de marzo de 1977, la Armada Argentina había establecido la estación científica Corbeta Uruguay en la isla Morrell (grupo Tule del Sur), en el archipiélago de las Sandwich del Sur, y llevaba operándola desde entonces. Esta instalación tuvo gran repercusión en la prensa argentina, pero el Reino Unido había optado por ignorarla considerándola irrelevante.
Caída de Puerto Argentino:
El día 12 el gobernador militar Mario Benjamin Menéndez impone de la crítica situación al comando en Comodoro Rivadavia para ser retransmitido a la Junta Militar. El 14 de junio quebradas las últimas líneas defensivas de la infantería que debe replegarse en medio de un desorden generalizado se produce la rendición de las fuerzas argentinas en Malvinas la que es formalizada por Gral. Menéndez ante el Gral. británico Jeremy Moore. lo cual pone fin al conflicto armado pero no al litigio de soberanía que perdurará todavía a comienzos del siglo XXI.

Las causas:
En septiembre de 1979 el empresario argentino Constantino Davidoff, especializado en negocios con chatarra, firmó un contrato con la empresa Christian Salvensen de Edimburgo (Reino Unido), adquiriendo instalaciones balleneras abandonadas en las Islas Georgias.
Davidoff gestionó en la Embajada británica de Buenos Aires el servicio del buque Endurance a fin de transportar a las Islas el personal y equipos necesarios para desmantelar las instalaciones, pero como su pedido no fue aceptado, la Armada Argentina llevó a cabo la tarea.
El empresario comunicó a la Embajada británica su viaje al archipiélago de Malvinas y en diciembre de 1981 zarpó con destino a las Georgias, a bordo del rompehielos [[ARA Almirante Irízar (Q-5). El 19 de marzo de 1982, Davidoff regresó al lugar en el ARA Bahía Buen Suceso (B-4) en donde se produjo el izado de una bandera Argentina en las islas. El Foreign Office ordenó el envió del Endurance con el objetivo de obligar a los operarios a arriar la bandera y evitar el desembarco del personal.
El 21 de marzo, luego de que zarpara el ARA Bahía Buen Suceso (B-4) dejando el grupo de Davidoff en tierra para seguir con sus tareas, se solicitó al gobierno argentino desalojar a los operarios allí apostados.
Después que la Junta Militar enviara al ARA Bahía Paraíso (B-1) a Georgias para evitar que los marines ingleses del Endurance desalojaran por la fuerza a los trabajadores argentinos, se sucedieron una serie de reuniones y conversaciones de alto nivel mandatario a fin de suavizar el tono de la negociación diplomática.
El 26 de marzo el comité Militar argentino resolvió prestar apoyo y proteger al citado grupo de ciudadanos. A tal efecto fueron destacadas al lugar varias unidades de la flota de guerra argentina; entre ellas, el ARA Bahía Paraíso (B-1) con 200 infantes de Marina a bordo.
Durante las horas subsiguientes, las noticias procedentes del sur daban cuenta de un inusual movimiento de buques de guerra de la Armada Argentina en el Atlántico Sur.
En vísperas del 2 de abril, mientras la guerra estaba por comenzar, seguían las tareas de desmantelamiento de la paralizada planta ballenera.
Un cuarto de siglo después, la normalidad reina en las Islas Malvinas (llamadas en inglés Falkland Islands). Para su población, la guerra de 1982 no es más que un funesto recuerdo. No obstante, años después de firmadas todas las paces, estrechadas todas las manos y caídos todos los políticos que la protagonizaron, algunos indicios permiten observar que no se trata de un dominio colonial más. La guarnición británica en el archipiélago es singularmente numerosa, la pista del pequeño aeropuerto ha adquirido tamaños más propios de un aeropuerto internacional y un discreto dispositivo antiaéreo y naval barre apaciblemente mares y cielos.
Para el pueblo británico y la opinión pública internacional, el «oscuro asunto de las Malvinas» está esencialmente olvidado. Entre el pueblo argentino, en cambio, perduran quienes siguen considerando que las Malvinas son argentinas. Sin embargo, no parece que este deseo vaya a conducir de nuevo a una guerra, al menos en tiempos próximos. Argentina tiene asuntos mucho más importantes de qué ocuparse. Bien es cierto que también los tenía en 1982.
La Guerra de las Malvinas fue el primer conflicto aeronaval moderno en que se enfrentaron armas de alta tecnología de igual a igual. Fue un enfrentamiento entre dos firmes naciones occidentales, aliadas de Estados Unidos en la Guerra Fría que se libraba por aquel entonces. Se violaron tratados, se cometieron excesos, hubo guerras secretas paralelas. La Guerra de las Malvinas tuvo consecuencias
Desenlace y repercusiones políticas:
Como resultado de la guerra, en el frente diplomático las relaciones de la Argentina con los EE.UU. sufrirán inicialmente un importante deterioro como consecuencia del decisivo apoyo logístico brindado a Gran Bretaña. En lo interno la derrota provoca la caída del gobierno del Gral.Galtieri y marca el inicio del fin de los regímenes militares que gobiernan Argentina desde 1976.
Consecuencias militares:
La Guerra de las Malvinas reveló que en entornos costeros, la guerra aeronaval no había variado gran cosa desde la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de buques hundidos se perdieron a manos de aviones realizando «pasadas» con bombas, cohetes y cañones. Esto condujo a la implementación de poderosos medios de defensa terminal antiaérea en los buques de las siguientes décadas.
• El misil ya era un arma apreciada en 1982, pero a partir de ese momento adquirió una relevancia enorme tanto en sus variantes aéreas como de superficie. En particular, la letalidad demostrada por los Exocet en lucha antibuque como la demostrada por los Sidewinder en combate aéreo influyó decisivamente en la mentalidad militar mundial. Todos los buques de guerra posteriores a 1982 llevan algún tipo de defensa antimisil, aunque ésta nunca se haya demostrado demasiado efectiva.
• Se puso en evidencia que el concepto de «proyección de fuerza» era especialmente válido, pues pueden producirse conflictos imprevistos que no se libren en las inmediaciones del propio territorio o países aliados.
• Quedó nítidamente demostrada la eficacia de los submarinos modernos a la hora de contener a una flota enemiga. La carencia de submarinos modernos por parte de Argentina y su disponibilidad por parte del Reino Unido fue decisiva para otorgar a este último el dominio del mar.
• La vulnerabilidad de los buques británicos frente a los ataques aéreos por parte de la aviación argentina resultaron en una dura enseñanza no solo para el Reino Unido, sino para casi todas las fuerzas navales del mundo, que vieron la necesidad de modernizar los radares y las defensas misilísticas de sus buques con nuevas protecciones como el sistema de defensa en zona12.
• Se demostró que aviones caza modernos subsónicos pero con electrónica de punta (medidas, contramedidas electrónicas y misiles aire aire) y pilotos bien preparados (Harrier británicos) eran superiores sobre aviones cazas supersónicos de alta velocidad pero con una electrónica más antigua y misiles de primera generación Matra 530 y Magic I (Mirage argentinos). A pesar de esto los Harrier no lograron alcanzar la superioridad aérea por la notable actuación de los pilotos argentinos, reconocida mundialmente. Los Mirage y los Skyhawk siempre operaron desde el continente por no poder operar desde la pista de Puerto Argentino, esto limitó las capacidades de carga de armamento y combustible ya que debían volar 500 millas sobre el mar para atacar a los buques británicos y otras 500 millas para volver al continente. Por esta circunstancia tuvieron una particular actuación los Skyhawks que tenían la capacidad de reabastecimiento en vuelo.
• El conflicto dejó unas Fuerzas Armadas Argentinas completamente debilitadas tanto en sus equipos, como en el personal y en su moral. Perdió supremacía en la región y con una desprestigiada cúpula militar, las inversiones y gastos militares fueron anulados hasta el presente, ya que los sucesivos gobiernos fijaron como política de estado, no tener hipótesis de conflictos y resolver todo por vía diplomática.
• Quedó establecido que la superioridad de entrenamiento de los recursos humanos es decisiva para la victoria. Fue el principio del fin de los ejércitos de recluta obligatoria, un proceso de desaparición aún en curso, y el disparadero de los ejércitos profesionales de voluntarios altamente especializados. Dicho en otras palabras se pudo comprobar que era mucho mas efectivo como hizo Gran Bretaña de contratar tropas profesionales, que mantener un ejercito regular sobre la base de conscriptos de un servico militar obligatorio.
• Consecuencias políticas
Desde la Guerra de las Malvinas, ninguna nación ha osado disputar a una gran potencia una posesión colonial. Desde este punto de vista, el conflicto contribuyó a un mayor grado de estabilidad internacional, pero también al reforzamiento de políticas neocoloniales que aspiran a modificar el statu quo por medios más sutiles.
• La guerra empeoró aún más la situación económica argentina y significó un severo golpe para la moral del país, del que tardaría mucho en recuperarse. Leopoldo Galtieri cayó en desgracia y tuvo que renunciar a la presidencia a los tres días de la derrota, siendo sustituido por Alfredo Óscar Saint-Jean, que a su vez fue suplantado dos semanas después por Reynaldo Bignone. Pero la Junta Militar estaba herida de muerte. Un año y medio después el último militar entregaba el poder a Raúl Ricardo Alfonsín, primer presidente elegido democráticamente desde el golpe de Estado de 1976. La democratización de Argentina fue, quizás, la única consecuencia política positiva de la Guerra de las Malvinas.
• El sector de la sociedad que antes se había girado siempre a los militares para que «enderezaran» las cosas cuando éstas iban mal comenzó a pensar que éstos carecían en realidad de habilidades políticas, con lo que la mentalidad golpista fue disolviéndose en Argentina durante los siguientes años.
• En el Reino Unido, la victoria sacó al gobierno de Margaret Thatcher del agujero en que se encontraba por sus duras políticas sociales de corte neoliberal y ganó las elecciones de 1982 con la más amplia mayoría que había tenido un candidato desde 1935. Esto le permitió afrontar con mucha fuerza todos los conflictos con amplias capas de la población derivados de las políticas mencionadas que se produjeron en los años subsiguientes y seguir en el poder hasta 1990.
• La Guerra de las Malvinas significó el final, en la práctica, del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), pues el más poderoso de sus componentes, Estados Unidos, decidió deshonrarlo de facto para aliarse con la otra parte en el conflicto. También significó un fracaso para la ONU y para la diplomacia de numerosas naciones.
• Por el contrario, la Guerra de las Malvinas reforzó la «relación especial» entre Estados Unidos y el Reino Unido, dando lugar a un atlantismo extremo que en tiempos recientes ha significado profundas divisiones en el proceso de construcción de la Unión Europea. No obstante, Estados Unidos votó en noviembre de 1982 a favor de una resolución de Naciones Unidas instando a las partes a renegociar el conflicto. Por su parte, el resto de países de la Unión Europea levantó las sanciones a Argentina en cuanto la guerra hubo terminado. Había más misiles y fragatas que vender.
• En la actualidad, las relaciones entre Argentina y el Reino Unido pueden calificarse de regulares. Hay un «paréntesis de silencio» sobre la cuestión malvinense. En 1985 Londres concedió a los habitantes el derecho a la autodeterminación; teniendo en cuenta que éstos son y se sienten británicos en su inmensa mayoría, no parece que signifique gran cosa. En 1990 se restablecieron las relaciones diplomáticas entre ambos países. En 1999 desapareció del aeropuerto de Buenos Aires el cartel «Las Malvinas son nuestras». En 2001, el Primer Ministro británico Tony Blair visitó oficialmente Argentina. Los archipiélagos siguen en las mismas manos que estaban el día anterior al inicio del conflicto. Las relaciones bilaterales son igualmente cordiales, aunque el gobierno argentino se ha endurecido en sus declaraciones en los últimos meses. Todo es normal. Dentro del paréntesis, más de mil hombres muertos.



Fuerzas Argentinas en la Guerra de las Malvinas
• Junta Militar del Argentina:
• Ejército Argentino: Teniente General Leopoldo Galtieri, Presidente.
• Armada Argentina: Almirante Jorge Anaya
• Fuerza Aérea Argentina: Brigadier General Basilio Lami Dozo

Operación Rosario 2. Abril Vicealmirante Juan Lombardo
• Fuerza de Tareas 20 Capitán de Navío José Sarcona
• Portaaviones ARA Veinticinco de Mayo (ex HMS Venerable)
• Destructor ARA Comodoro Py (ex USS Perkins)
• Destructor ARA Hipólito Bouchard (ex USS Borie)
• Destructor ARA Piedrabuena (ex USS Collet)
• Destructor ARA Seguí (ex USS Hank)
• Buque tanque ARA Punta Médanos
• Fuerza de Tareas Anfibia 40 Contraalmirante Jorge Allara
• Grupo de Tareas 40.1 Contraalmirante de Infantería de Marina Carlos Busser
• Batallón de Infantería de Marina 2do. c. 700 hombres en Puerto Stanley
• 20 vehículos anfibios LVTP-7 Amtraks
• Grupo de Tareas 40.2 Capitán de Navío Alejandro Estrada
• Buque desembarco de tanques ARA Cabo San Antonio (ex USS LST 1171)
• Rompehielos ARA Almirante Irizar
• Transporte ARA Isla de los Estados
• Grupo de Tareas 40.3 Capitán de Fragata Molina Pico
• Destructor ARA Santísima Trinidad (D-2) (Tipo 42, Argentina '80)
• Destructor ARA Hércules ( D-1 (Gran Bretaña '76)
• Corbeta ARA Drummond (P-1) (Francia ’78)
• Corbeta ARA Granville (P-3) (Francia ’82)
• Grupo de Tareas 40.4 Capitán de Corbeta Alberto Bicain
• Submarino ARA Santa Fe (S-21) (ex USS Catfish)
• Buzos Tácticos cerca 102 hombres.
• Escuadrilla 2 Aeronaval de Helicópteros: 5 S-61D SeaKing
• Ejército Argentino General de Division Osvaldo García

o Xma Brigada de Infantería Mecanizada con 25to Regimiento
• Georgias del Sur. 3. Abril
• Grupo de Tareas 60 Capitán de navío Carlos Trombeta
• Rompehielos ARA Bahía Paraíso (B-1)
• Transporte ARA Bahía Buen Suceso (B-4)
• Corbeta [[ARA GuerricoP-32)|ARA Guerrico (P-2) (Francia ’78) (dañada)
• 100 hombres de Batallón de Infantería de Marina 2do
• 1 Alouette III (dañado) y 1 Ejército Puma (perdido)


Muertos del bando argentino:
• Ejército Argentino:
o 194 (16 oficiales, 35 suboficiales, 143 soldados conscriptos)
• Armada de la República Argentina:
o 375 (ARA General Belgrano 321, ARA Alférez Sobral 8, ARA Santa Fe 1, ARA Guerrico 1, ARA Isla de los Estados 5, Infantería de Marina 34, Base Islas Malvinas 1 y 4 pilotos del COAN)
• Fuerza Aérea Argentina:
o 55 (41 aviadores)
• Gendarmería Nacional Argentina:
o 7
• Prefectura Naval Argentina:
o 2 (Río Iguazú 1)
• Agentes civiles:
o 16 (ARA Isla de los Estatos 13, ARA General Belgrano 2 y Narwal 1)
• 649 hombres
Muertos del bando británico:
• Ejército Británico: 123 (7 oficiales, 40 suboficiales y 76 soldados voluntarios).
• Regimiento de Paracaidistas: 39
• Servicio Especial Aéreo: 19
• A bordo de las naves RFA Sir Galahad y Sir Tristam: 43.
• Marina Real Británica (Royal Navy): 86
• destructores: HMS Sheffield 19, HMS Coventry 18, HMS Glamorgan 13, fragatas: HMS Ardent 22, HMS Argonaut 2, HMS Ardent 1.
• Marines Reales (Royal Marines): 27 (2 oficiales, 14 suboficiales y 11 soldados voluntarios).
• Real Flota Auxiliar: 4. (RFA Sir Galahad y Atlantic Conveyor).
• Real Fuerza Aérea Británica: 1.
• Agentes civiles: 14 (Atlantic Conveyor 8, RFA Sir Galahad y Sir Tristam 4).
• Isleñas de Malvinas: 3 mujeres. (Su casa fue cañoneada equivocadamente por la fragata ‘‘HMS Avenger).
• 255 hombres y 3 mujeres
















ILUMINADOS POR EL FUEGO:


EL CINE COMO ARMA DE LOS RENEGADOS

Esta es la carta pública, que la señora María Delicia Rearte de Giachino, domiciliada en la ciudad de Mendoza, madre del primer marino caído en la operación Malvinas, dio a conocer sobre el atrevido film “Iluminados por el fuego”. Su texto:

“Venciendo mi resistencia interior, fui a ver “Iluminados por el fuego”, la película argentina sobre la Guerra de Malvinas, cuyo guión, dirección e interpretación, en manos de personajes de reconocida militancia ideológica y poco honor en el combate, presagiaba su contenido. Pero se me acusó de hacer juicios apriorísticos: “No se puede opinar sobre lo que no se conoce”.

Premiada por el Premio Especial del Jurado en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián (España), propuesta para el Festival Cinematográfico de Goya (España), asimismo cuenta con los auspicios de España. Su director Tristan Bauer manifiesta que “el conflicto bélico, fue el último acto salvaje de la dictadura militar que usurpó el poder en 1976 y dejó 30 mil desaparecidos”. Su protagonista Gastón Paulsarenga dice: “es un homenaje a los que estuvimos allá, a los que murieron los que se suicidaron en los años posteriores a la guerra” (Los Andes 25-09-2005)

Con estos antecedentes, suficientes para despertar curiosidad, interés y por qué no, esperanza de equivocarme, decidí ver la película…

Mis siguientes comentarios, son absolutamente personales, lo más objetivos posible, discutibles, seguramente, cuyo sólo propósito es llevar a Veteranos, familiares, amigos, defensores de la Causa Malvinas, el triste sentimiento de que Argentina le debe todavía “su película”. La que la honre, la dignifique y sea un documento histórico, veraz, para las jóvenes y futuras generaciones.

Con mejor técnica y más desembozada intención, “Iluminados por el fuego” es la continuación de aquella nefasta “Los chicos de la guerra”.

Su propósito explícito es profundizar la desmalvinización, iniciada allá en el 82 por los cipayos de adentro y de afuera de la Patria, que se renuevan, pero no cesan. Es ridiculizar y desprestigiar todo lo que sea militarismo, continuando la destrucción de las FF.AA., ya de por sí degradadas. Es presentar con golpes de efecto burdos las miserias de la guerra y de las debilidades humanas, basadas en acciones que sólo buscan movilizar la sensiblería del espectador. El soldado en zapatillas chapoteando en el barro; el soldado que pide ir al baño y llama por teléfono a su “Ma”; el soldado en el campo de batalla con la oveja asada en los brazos; el soldado estaqueado; el soldado que dejó a su hijito; el soldado que extraña su noviecita; el soldado que robó el reloj… nunca el soldado argentino, reconocido como tal por el enemigo, el que dio múltiples muestras de valor y coraje y que supo sufrir y sufre el horror de la GUERRA, y que así como padeció, lleva sus heridas, sus recuerdos, sus broncas, con dignidad cultura.

Esos soldados que no fueron vitoreados por las autoridades ni por el pueblo argentino en su regreso al continente, en una deuda impagable de todos, militares y civiles, que destruyeron con su deleznable actitud la GLORIA de esos hombres que dejaron o trajeron sus vidas, para ofrendarlas a la PATRIA y se los despreció ignominiosamente. Es tal vez el único punto en el que coincidimos con la película, aunque también ahí usa términos insultantes, que en vez de reivindicar a los “victoriosos derrotados”, los sume en una lacrimógena compasión que los rebaja.

Dirigida a un público crédulo, ignorante de ignorancia culposa, sobre el tema presenta un mentiroso mensaje pacifista que se pone de manifiesto al cierre de la película con una canción de León Giecco, rematando su objetivo absolutamente ideológico. Canción que sorprende al espectador, aburrido de tanto ruido y miseria, en cuya letra mezcla los hechos “setentistas”, con la Heroica Gesta de Malvinas, en una melange absurda, tendenciosa y politizada.

Hasta aquí mis comentarios sobre esa película a la cual yo hubiera titulado: “Iluminados por el odio”. Vaya una vez más, mi homenaje más sentido a los Sres. VETERANOS, a los que marcan Soberanía en el Cementerio de Darwin; a los que no soportaron tanto deshonor de parte de sus compatriotas y buscaron su Gloria en el Cielo.

Hay premios que denigran y hay repudios que HONRAN.”

(María Delicia Rearte de Giachino es la Madre del primer caído en la recuperación
de las Islas)




























TESTIMONIOS:

















































*Esposa de un excombatiente:

EX COMBATIENTES





Qué díficil y que duro es contar la realidad....de eso no se habla....les decian....y ¿por qué?Acaso el gobierno no era el responsable de los hechos ocurridos, tenía que hacerse cargo de esos soldados que volvían abatidos, muertos de hambre y frío, habiendo perdido algún compañero porque quedó allá y lo enterraron, dónde es muy díficil hacerale llegar una flor. Siento que lo que ocurrió fue "abandono de persona" y eso es un delito.Nadie se ocupó de ellos.Se los dejo solos, sin ayuda y sin ver cuales eran las necesidades precisas de cada uno y sus familias.Me refiero a ayuda psico-fisica,terapia, ayuda grupal.Muchos fueron descriminados por volver de una guerra y tener secuelas.Los descriminaban a la hora de conseguir un trabajo, los descriminaba la sociedad por ser ex-combatientes...les costó mucho volver a insertarse en ella. Recuerdo que en algún momento intentaron hacer un plan de viviendas para los ex-combatientes...pero fracaso, y no es la palabra justa...no lo llevaron a cabo porque en ese entonces quedó parada la obra y no se continúo, sucedió en la pcia de Bs.As. y sin ir más lejos nosotros con mi marido, un gran HEROE, pagabamos ese plan y fue una estafa más por parte de las autoridades del FONAVI .Es cruel y duro pero no se les ocurrió que todavía hay muchos que no tienen su vivienda y que no hay un acceso fácil y directo para llegar al sueño de la casa propia..Siempre tuve la idea que cuando un soldado volvía de la guerra, se lo esperaba con todos los privilegios, era condecorado, agasajado...como sucede en la mayoría de los paises subdesarrollados, pero creo que eso no sucedió con los nuestros. Muchos años despúes y con la insistencia de los centros de ex-combatientes aparecen las pensiones de guerra.Gracias al esfuerzo que estos veteranos han hecho, lograron llegar a dónde estan hoy, pero todavía falta algo muy importante que es el Reconocimiento personal y familiar de cada uno de ellos y el RECONOCIMIENTO HISTORICO que es lo que todos estan esperando.

Fui esposa de un ex-combatiente de Malvinas, fallecido porst-guerra y madre de tres hermosos hijos que tuvimos en tiempos felices

Doy gracias al CECIM La Plata que esta siempre al lado nuestro.
Doy gracias a los amigos de Jorge, que siempre lo tienen presente

Maria Laura Capparelli




*Relataron a Télam los brigadieres (R) Carlos Moreno y Norberto Dimeglio.

El Ejército y la Armada remontaban su historia bélica a las guerras de la Independencia pero la Fuerza Aérea (FAA), un arma surgida en el siglo XX, tuvo su bautismo de fuego en las Malvinas.

"La fuerza ese día hizo unas 60 salidas de combate, con un balance muy favorable aunque también muy costoso", porque sufrió 14 bajas y la pérdida de cuatro aviones, señaló Dimeglio.

La jornada comenzó con ataques ingleses desde el aire, primero de Vulcan y luego de Harrier, y siguió con el bombardeo a Puerto Argentino desde tres buques que se acercaron a la costa.

"El objetivo era provocar la rendición inmediata de nuestras tropas pero fracasó, si sacamos la cuenta de que el combate duró 44 días", señaló Dimeglio.

Con una evaluación similar, Moreno subrayó que "el 1 de mayo fue importante por el bautismo de fuergo de la Fuerza Aérea y por las conclusiones que sacamos tanto ellos como nosotros".

Los dos hablaron del derrumbe de mitos, entre los cuales que los buques del tipo 42 no podían ser bombardeados o sobrevolados sin que los aviones de la FAA fueran derribados, que los Dagger no podían llegar a las islas o que un misil Sidewinder L9 disparado por un Harrier equivalía forzosamente a un derribo.

"El 1 de mayo fue la primera y única vez que los barcos ingleses bombardearon las islas de día. De noche, al no tener radar, no los podíamos ver ni atacar", contó Moreno. "El único avión argentino que atacó de noche fue el Canberra pero sobre objetivos terrestres en San Carlos".

La excepción fue el 9 de mayo, explicó, "cuando atacaron dos barcos británicos porque las condiciones meteorológicas eran muy adversas para volar y los aviones argentinos no veían el suelo ni pudieron hacer contacto con esas naves".

"El 1 de mayo los ingleses vieron que nuestros aviones llegaban, que podían combatir en el aire, que los buques estaban en peligro con los cazabombarderos nuestros y eso ocasionó que se retiraran (con los barcos) de la zona", resumió Dimeglio.

En el mismo sentido, agregó que "recién tres semanas después las naves (inglesas) volvieron pero ya con otra estrategia, el famoso desembarco en el estrecho de San Carlos".

Por su parte, Remorino indicó que después del 1 de mayo los ataques aéreos sobre las posiciones argentinas se hacían con "aviones a gran altura" y que durante las tres semanas siguientes los buques ingleses se alejaron de la costa.

"Ellos no lograron la superioridad aérea que esperaban y lo prueba que el 13 de junio a la noche, unas horas antes de la rendición, aterriza el último Hérculas en Puerto Argentino y se concreta el último ataque con Canberra, uno derribado, sobre objetivos británicos en tierra", agregó.

El 1 de mayo tuvo además fuerte "impacto emocional y psicológico sobre la propia tropa en Puerto Argentino. Vieron que llegaban nuestros aviones, que les sacaban los Harrier de arriba y les sacaban los buques de la costa"

4 comentarios - Guerra de Malvinas, Trabajo Practico

@demianduvo
VALIOSISIMO MATERIAL, EXCELENTE TRABAJO, DEBERIAMOS INSERTARLO EN LAS ESCUELAS, TODOS LOS ARGENTINOS DEBEMOS CONOCER NUESTRA HISTORIA
@ElDurvi -1
Excekente!!! Excelente!!!! la esposa de Giachino tiene razon!!! Esa peli de Gaston Pauls es una continuacion de los \"niñitos pobrecitos de la guerra\" basta de tantas mentiras!!! Por fin alguien q piensa al menos casi como yo!!! Genial post hermano!!!!
@mari_ana
esta MUY BUENO BUEN POST
@joni-cjs
Muchas gracias, me salvaste!
+10