Las 10 plagas de Egipto

Moisés y Aarón se acercaron al Faraón, y le entregaron la demanda encomendada por Dios, que exigía que los esclavos israelitas pudieran salir de Egipto a fin de que pudieran adorar a su Dios libremente. Tras una primera negativa del faraón, Dios envió a Moisés y a Aarón de nuevo a mostrarle un milagroso signo de advertencia. La vara de Aarón se convirtió en una serpiente. Los brujos del faraón también pudieron convertir una vara en serpiente, sin embargo su serpiente se trago a las serpientes de los brujos. Aún así el faraón rechazó las peticiones de los hermanos.

SANGRE:
La primera plaga fue la de la sangre. Dios dio instrucciones a Moisés para que le dijera a Aaron que levantara su báculo sobre el río Nilo. Como consecuencia, todo el agua se convirtió en sangre, matando todos los peces del río y llenando Egipto de un olor nauseabundo. Los hechiceros de Faraón demostraron entonces que también ellos podían convertir el agua en sangre, y el faraón, por lo tanto, no cedió ante las demandas de Moisés.
egipto

RANAS:
La segunda plaga de Egipto ranas. Dios dio instrucciones a Moisés de que dijera a Aarón que estirase su vara sobre el agua, y hordas de ranas invadieron Egipto. Los hechiceros de Faraón fueron capaces de duplicar esta plaga con su magia. Sin embargo, dado que no pudieron eliminar la Plaga, el Faraón se vio obligado a conceder el permiso de salir a los israelitas a Moisés, a cambio de que éste accediera a acabar con la Plaga. Para convencer al Faraón de que realmente la plaga era un castigo divino, Moisés dejó que el Faraón eligiera el momento en el que terminaría la plaga. El Faraón eligió como fecha el día siguiente, y todas las ranas murieron a la hora señalada. Sin embargo, el Faraón revocó su autorización, y los Israelitas permanecieron en Egipto.
plagas

MOSQUITOS:
La tercera plaga de Egipto fue Kinim, diversamente traducida como Mosquitos, Piojos o Pulgas. Dios instruyó a Moisés: "Dile a Aarón que tome su vara y golpee en el polvo". Tras hacer esto, la arena se convirtió en una masa de mosquitos de la cual los Egipcios no podían deshacerse. Los Hechiceros Egipcios declararon que este acto fue el "Dedo de Dios" y fueron incapaces de reproducir sus efectos con su magia.
faraon

ANIMALES SALVAJES:
a cuarta plaga de Egipto fueron los animales salvajes, capaces de dañar personas y ganado. La Torá subraya que el enjambre sólo atacó a los Egipcios, y que no afectó a la Tierra de Gosén (donde los Israelitas vivían). El Faraón le pidió a Moisés que eliminase esa plaga y prometió, a cambio, permitir a los israelitas la libertad. Sin embargo, después de que la plaga desapareciera, el Faraón "endureció su corazón" y se negó nuevamente a mantener su promesa.
Magia

PESTILENCIAS:
La quinta plaga de Egipto fueron unas enfermedades epidémicas que exterminaron a los ganados egipcios; ya fueran, caballos, burros, camellos, vacas, ovejas o cabras. El ganado israelita resultó, una vez más, ileso. De nuevo, el Faraón no hizo concesiones.
pongo esta imagen porque busque 1 hora y no hay
Moises

ULCERAS Y SARPULLIDO:
La sexta plaga de Egipto fue una enfermedad cutánea, que suele traducirse como "Úlcera" o "Sarpullido". Dios les dijo a Moisés y Aarón que cada uno tomase dos puñados de hollín de un horno, el cual Moisés dispersó en el cielo en presencia del Faraón . El hollín provocó Shkhin (úlceras) en el pueblo y ganado Egipcio. Los hechiceros Egipcios fueron afectados junto con todos los demás y fueron incapaces de sanarse, mucho menos el resto de Egipto.
¡ESTA IMAGEN ES MUY GORE PERO FUE LA MEJOR QUE ENCONTRE!
isreaelitas

GRANIZO DE FUEGO Y HIELO:
La séptima plaga de Egipto fue una destructiva tormenta. Dios le dijo a Moisés que estirase su vara hacia el cielo, punto en el cual la tormenta comenzó. Era incluso más sobrenatural que la plaga anterior, una poderosa ducha de granizo mezclada con fuego. La tormenta dañó gravemente a los huertos y cultivos egipcios, así como a las personas y al ganado. La tormenta azotó todo Egipto excepto por la Tierra de Gosén . El Faraón le pidió a Moisés que eliminara esta plaga y prometió permitir a los Israelitas adorar a Dios en el desierto, diciendo que "este tiempo he pecado; Dios es justo, yo y mi pueblo somos malvados". Como una demostración de dominio de Dios sobre el mundo, la lluvia se detuvo tan pronto como Moisés comenzó a orar a Dios. Sin embargo, después de que la tormenta cesara, el Faraón de nuevo "endureció su corazón" y se negó a mantener su promesa.
Las 10 plagas de Egipto
egipto

LANGOSTAS:
La octava plaga de Egipto fueron las langostas. Antes de la plaga, Moisés llegó al faraón y le advirtió de la inminente plaga de langostas al Faraón, los funcionarios del Faraón le suplicaron que permitiera que los Israelitas fueran libres, ya que iban a sufrir los efectos devastadores de una plaga de langostas, pero éste aún era renuente a ceder. El orador propuso entonces un compromiso: Los Hombres Israelitas serían autorizados a marcharse, mientras que las mujeres, niños y ganado se quedarían en Egipto. Moisés demandó que cada persona y animal se fuera, pero el Faraón se negó. Dios entonces le dijo a Moisés que estirase su vara sobre Egipto y recogió un viento del este. El viento se mantuvo hasta el día siguiente, cuando se trajo un enjambre de langostas. La nube cubrió el cielo, arrojó sombras sobre Egipto, y consumió el resto de los cultivos egipcios, acabando con todos los árboles y las plantas. El Faraón volvió a pedirle a Moisés que eliminase esta plaga y se comprometió a permitir que todos los israelitas pudiesen adorar a Dios en el desierto. La plaga desapareció, pero de nuevo no permitió a los israelitas salir.
plagas

OSCURIDAD:
En la novena plaga, Dios le dijo a Moisés que estirase sus manos al cielo, para que la oscuridad cayera sobre Egipto. Esta oscuridad era tan pesada que un egipcio podía sentirla físicamente. Duró tres días, tiempo durante el cual sólo hubo luz en las casas de los israelitas. El Faraón entonces hizo llamar a Moisés y le dijo que dejaría salir a todos los Israelitas si las tinieblas eran retiradas de su tierra. Sin embargo, exigió que las ovejas y vacas se quedasen; Moisés lo rechazó y dijo que en poco tiempo el Faraón ofrecería muchos animales para ser sacrificados. El Faraón, indignado, amenazó con ejecutar a Moisés si volvía a aparecer ante él. Moisés contestó en efecto que no visitaría al Faraón nuevamente.
Esta novena plaga era una especialmente significativa. Se trataba de un ataque directo al Faraón, ya que Ra, era el dios Egipcio del Sol. La plaga de oscuridad demostraba que el Dios de Moisés era más poderoso que el del Faraón.
faraon

MUERTE DE LOS PRIMOGÉNITOS:
La décima y última plaga de Egipto fue la muerte de todos los primogénitos de Egipto -nadie escapaba, desde el más bajo funcionario hasta el propio primer hijo del Faraón, pasando por los primogénitos del ganado. Antes de dicha plaga, Dios mandó a Moisés a informar a todos los israelitas de la sangre del cordero que debían poner en sus puertas, para que Jehova (Yahve en Hebreo, no el ángel de la muerte, como comúnmente se pensaba - ver Éxodo 12:12-13) pasase de sus puertas y, así, pudiesen evitar que todos los primogénitos israelitas murieran. Este fue el más duro golpe a Egipto y la plaga que finalmente convenció al Faraón de que debía liberar a los israelitas.
Después de esto, el Faraón, furioso y triste, ordenó a los israelitas desapareser.
BUENO LA ULTIMA PLAGA NO NECESITA IMAGENES



Magia