Serpientes

Algunas clases de serpientes y como mantenerlas en cautiverio:

Nombre común: Pitón Real o Pitón Bola.

Nombre científico: Python regius.
Familia: Boidae.
Habitat natural: África Central y Occidental, comprendiendo los países de Nigeria, Uganda, Liberia, Sierra Leona, Guinea, Ghana, Benin y Togo. Donde la temperatura varía desde los 15o a los 45 oC.

Tamaño: Al nacer miden entre 20 y 30 cm. El tamaño promedio de ejemplares adultos es de 120 a 150 cm. Aunque algunos ejemplares hembras pueden llegar a los 180 cm. Generalmente las hembras son más grandes que los machos. De diámetro alcanzan de 10 a 15 cm.

Promedio de vida en cautiverio: Entre 20 y 30 años. El record de la Python regius más longeva en cautividad es de 48 años.

Apariencia general: La cabeza tiene forma oval estrecha, posee un cuello estrecho, cuerpo robusto y cola relativamente corta. El color básico va del marrón dorado claro al amarillo crema, roto por dos franjas longitudinales de forma irregular, color marrón chocolate, unidas por rayas transversales a intervalos irregulares. Las manchas de color claro entre las rayas transversales pueden tener uno o más borrones marrón chocolate dentro de sus límites.

La parte superior de la cabeza es de color chocolate, limitada a cada lado por una raya de color claro que va del hocico al cuello. La parte inferior es de color blanco marfil, pudiendo tener o no, manchas más oscuras.

Tienen un complejo y desarrollado sentido del olfato así como el del tacto. Poseen pupilas verticales como todas las especies de hábitos nocturnos.

Se conocen actualmente 62 variaciones genéticas (morfos). Entre los que destacan: albino, piedball, spider, leucistic, lavender, pastel, caramel, etc.

Terrario: A prueba de fugas. Son serpientes muy fuertes que pueden fácilmente levantar tapas o abrir puertas mal cerradas. Aunque es una serpiente principalmente terrestre, le gusta trepar en troncos o lianas.

Medida mínima: 90 cm de largo, 45 cm de ancho y 50 cm de alto.

Medida recomendada: 120 cm de largo, 45 de ancho y 50 cm de alto.

Temperatura: El ciclo de temperatura diurna-nocturna es muy importante para las serpientes.

Día: De 25 a 30 oC, con un área iluminada mediante un spot que caliente entre 30 y 34 oC

Noche: De 20 a 23 oC, apagar el spot.

No se recomienda utilizar lámparas de cerámica porque resecan el aire del terrario. Es mejor utilizar el spot de amplio espectro.

Humedad: Superior a 60%, siendo lo ideal entre 70 y 80%.

Iluminación: No necesitan ninguna clase de iluminación artificial ni rayos UV, basta con que en la habitación donde se encuentre el terrario haya una ventana por donde entre luz. Los fotoperiodos (ciclos de día y de noche) son muy importantes; debemos brindarles entre 10 y 12 horas al día de luz. Se ha demostrado que los ejemplares en estas condiciones se alimentan mejor y tienen excelentes crías.

Sustrato: El mejor sustrato por su facilidad de limpieza e higiene es el papel periódico, no obstante su aspecto es muy pobre. Se recomienda utilizar viruta de ciprés que retiene muy bien la humedad y no es tóxico. Por ningún motivo emplear cedro ni pino, ambos suelen ser tóxicos para esta serpiente.

Alimentación: Hay muy poca información de lo que come la pitón real en la naturaleza, de ahí que la mayoría de los ejemplares que son capturados tengan problemas para alimentarse en cautiverio. El record de una pitón real sin comida es de 22 meses.

Por ello, siempre será recomendable un ejemplar que proceda de un criadero. Así, estará acostumbrada desde pequeña a comer ratones y ratas. Cuando están en desarrollo debe dárseles de comer uno o dos ratones cada 7 u 8 días. Por supuesto, el tamaño de la presa será proporcional al tamaño de nuestra serpiente. Para los pitones ya adultos, hay autores que señalan que deben comer una rata cada 10 ó 15 días, dependiendo también de su ciclo de defecación.

Para mayor información recomendamos ver en la sección de alimentación, el artículo “Tips básicos para alimentar a las serpientes”.

Reproducción: Lo primero que se necesita para la reproducción, es obviamente sexar a nuestros ejemplares y estar seguros de que tenemos una pareja. El macho alcanzará la madures sexual a los 2 años; mientras las hembras requerirán 3 años y en algunas ocasiones más para alcanzar la madures y el tamaño apropiado para reproducirse. El macho estará listo cuando mida entre 82 y 86 cm; pero las hembras tendrán que medir forzosamente más de 100 cm y pesar un kilo para poder llevar a cabo una puesta sana y con posibilidades. Además, cabe señalar que únicamente estarán en óptimas condiciones una vez al año. Deben estar perfectamente alimentadas para que puedan producir los huevos.

Los machos cortejarán a las hembras durante todo el año, pero estas son únicamente receptivas hasta los meses en que baje más la temperatura. La reproducción en cautiverio coincide con los ciclos de invierno en Norteamérica y Europa, aunque hay evidencias de que los pitones reales pueden reproducirse en cualquier época del año.

Kevin McCurley, para comenzar con la reproducción, recomienda bajar la temperatura por las noches gradualmente de 24 a 21 oC por un periodo de dos a cuatro semanas. Es muy importante verificar el estado de salud de los ejemplares para prever enfermedades respiratorias. Durante el día, las temperaturas deben elevarse entre 26 y 29 oC con un spot como se señala arriba.

Algunas semanas con estas variaciones en la temperatura, llevarán al macho a interesarse en la reproducción. Este ciclo puede tardar de dos a cuatro meses para ser efectivo. Se debe sumar además un fotoperiodo más corto, es decir unas 8 horas de luz al día. Bajo estas condiciones se elevarán los niveles de testosterona del macho y aumentará la producción de esperma.

Hay algunos especialistas que recomiendan no alimentar a las pitones en este periodo y otros prefieren continuar alimentándolas pero con presas más pequeñas. Esto debido a que con las bajas temperaturas la digestión se dificulta.

Existen pruebas que indican que si se mantiene separados los sexos hasta la época de apareamiento, aumentarán las probabilidades de éxito en la reproducción. Junte a la pareja y verá a continuación todo el cortejo hasta que el macho utilizará los espolones (vestigios de patas) para acomodar a la hembra en la posición requerida. Una vez acomodado, sacará un hemipene y lo introducirá en la hembra, quien recibirá el esperma y lo podrá retener durante meses hasta el periodo de ovulación.

Una pareja puede copular durante horas o por días. Puede dejar juntas a las pitones durante una semana para que sigan apareándose. En cautiverio es recomendable un mínimo de seis cópulas durante cuatro o seis meses para obtener huevos fértiles. Regrese a la hembra a su terrario y ofrézcale alimento. Generalmente dejará de comer después de la tercer semana de gravidez y no se alimentará hasta que ponga los huevos o si los incuba ella, hasta que éstos eclosionen.

La única manera de saber si está preñada es observar si ocurre la ovulación, esta será aproximadamente unos 25 días después de la cópula y durará únicamente dos días. Se notará porque la hembra tendrá la apariencia de haber comido una presa grande (todos los días hay que observarla). Una vez preñada se debe reducir al mínimo la manipulación para evitar que se estrese. Déjela tranquila a una temperatura óptima de 29 oC con un spot, proporcione un escondite y comience a preparar el nido para la puesta.

Luego de 10 a 14 días de la ovulación, la hembra mudará la piel, señal de que los huevos serán puestos unos 27 ó 35 días después. En algunos casos, hay hembras que tardan hasta 45 días, debido a una temperatura más baja y a un lento desarrollo de los huevos. En promedio, estamos hablando de que una vez preñada la hembra pondrá los huevos entre 60 y 70 días.

Para el nido será necesario hacer un orificio en la tapa de una caja de plástico para que la hembra entre a poner los huevos. Colocaremos la caja dentro del terrario en el lado fresco. Es muy importante esto porque si la ponemos del lado caluroso los huevos se pueden morir. A la caja le pondremos de sustrato una gran cantidad de musgo o “peat moss” de tal forma que la hembra pueda acomodarlo a su gusto.

Es necesario monitorear la temperatura del nido, para ello se recomienda un termómetro digital. La temperatura óptima debe fluctuar entre 29 y 31. La humedad debe situarse en los mismos rangos que todo el terrario, es decir, superior a 60%.

La puesta por lo regular se da en la noche o en las primeras horas del día cuando todavía hay oscuridad. Ponen en promedio cinco o seis huevos, aunque algunos ejemplares con mayor edad llegan a poner ocho. El record de huevos puestos por una Python regius es de 15.

La hembra se enrolla alrededor de los huevos para incubarlos. Hay autores que recomiendan que ellas mismas los incuben, aunque la mayoría dicen que es mejor incubarlos artificialmente, pudiendo con esto controlar la humedad y la temperatura. Además de que podremos ya alimentar a la hembra. En caso de que ella los incube, no probará alimento hasta que las crías hayan nacido.

De cualquier modo, sea cuál sea el método que usemos de incubación, debemos tener cuidado con la hembra. En estos momentos se vuelve muy agresiva y se estresa fácilmente. Por supuesto no hay que manipularla ni antes de que ponga los huevos ni después, salvo que sea necesario. Lo mejor es cubrirle con una toalla la cabeza para que no vea y se estrese lo menos posible. La incubación lleva aproximadamente 60 días.

Si se decide incubar los huevos, es necesario tomar en cuenta que por ningún motivo se deben de rotar. Tienen que estar tal y como ella los puso. Si un huevo se voltea o se cambia de posición es casi seguro que morirá. En muchos casos, los huevos se pegan entre sí cuando la hembra los junta para incubarlos. De igual manera, nunca debe tratar de separarlos, si lo hace, el embrión también morirá.

Para saber si los huevos están vivos o han sido fecundados, bastará verlos en un cuarto oscuro, ayudados por una linterna. No es necesario moverlos para ello. Si notamos pequeños hilos de sangre (venas) al interior del huevo quiere decir que sí fue fecundado. Los hilos de sangre se notan más después de unos días de la puesta. Y en los huevos no fecundados encontraremos indicios de moho. Si es posible retire estos huevos que no tardarán en pudrirse.

Ahora bien, como dije antes, hay autores que recomiendan la incubación maternal. Si usted decide esto se encontrará ante un escenario inimaginable. Se dice que todos los reptiles son de sangre fría porque son incapaces de regular su propia temperatura; no obstante, durante la incubación de las pitones sucede que estas sí logran mantener su temperatura a través de pequeñas contracciones de sus músculos. Lo que no pueden hacer es elevar la temperatura más de la que el ambiente marca. Si necesita más calor, lo que la hembra hará, es salir del nido y calentarse bajo el spot y retornar de nuevo a lado de los huevos. Su cuerpo es el mejor termostato y mantiene a la perfección los huevos. También son capaces de retener la humedad del sustrato.

Durante este proceso no comerá, pero sí podrá salir a beber agua, manténgala siempre fresca y limpia. La humedad del terrario manténgala alta, que no baje de 60 y si es posible de 70%. Hay casos en que la hembra ha utilizado su propia orina para prevenir la deshidratación de los huevos. Mantenga la caja del nido a unos 30 ó 32º C., utilice un termostato para mayor seguridad. Si necesita conseguir más humedad puede aspersar el sustrato del nido y a la hembra con cuidado de no mojar los huevos.

En algunas ocasiones la hembra desecha uno o dos huevos del nido. Los huevos siempre tienen buen aspecto, pero todos los autores aseguran que al incubarlos artificialmente los huevos se descomponen y mueren. Por lo que concluyen que las hembras tienen un poderoso detector que les indica que huevos son viables y cuales no. Hágale caso a su serpiente.

El otro método es mediante la incubación artificial. Para lo cual necesitará una incubadora. Profesional o casera, siempre y cuando funcione para mantener los huevos a 31 ó 32º C y con una humedad del 90%. El sustrato que deberá utilizar para este proceso es la vermiculita
Manejo: Apto para principiantes pero con algunas reservas, sobre todo cuando se niegan a comer.

Comportamiento: Muy tranquila. Esta serpiente nunca muerde para defenderse. Si alguna vez llegara a morder se debe al descuido o imprudencia del que la manipula, sobre todo cuando se le da de comer. Puede convivir con otras pitones reales aunque no es muy recomendable ya que son animales solitarios. Es mejor tener a cada ejemplar en un terrario separado. Por ningún motivo se deben mantener junto a boas. Es sabido que las boas pueden portar un virus llamado IBD o BIBD (inclusion body disease) sin mostrar ningún síntoma, que para los pitones resulta fatal y las lleva a la muerte.

Observaciones:

Reciben el nombre de pitón bola porque cuando se sienten amenazadas esconden la cabeza enrollándose en su cuerpo formando una bola o pelota.

Son excelentes como mascotas.

Siempre serán mejores los ejemplares nacidos en cautiverio, los atrapados en la naturaleza además de ser cruel su captura, la mayoría de las veces se niegan a comer.


Serpientes

boas

serpientes

Serpientes

boas

serpientes



Morelia viridis

Nombre común: Chondro o pitón arborícola verde.

Nombre científico: Morelia viridis.

Taxonomía: No siempre pertenecieron al género Morelia, durante años eran conocidos como Chondropython. De ahí que muchos los conozcan, sobre todo en Norteamérica, con el nombre de chondros. Pero en 1994, en un artículo de Arnold Kluge es reasignada al género Morelia por su relación cercana con este tipo de pitones (como el pitón carpeta, Morelia spilota).

Familia: Boidae.

Habitat natural: Los chondros o pitones arborícolas verdes se encuentran catalogadas como las serpientes más hermosas del mundo. Son de hábitos nocturnos y viven en las selvas tropicales de Nueva Guinea, algunas islas de Indonesia y en la península de Cape York al norte de Australia.

La humedad en estas zonas tiene un promedio mínimo del 80%. La temperatura general está entre los 20 y 32º C. Y todo el año tienen fotoperiodos de 12 horas.

Tamaño: El tamaño promedio de ejemplares adultos varía según la localidad de 120 a 220 cm. El peso promedio de los machos adultos es de 900 a mil 200 gramos. Mientras que las hembras alcanzan de mil 200 a mil 800 gramos. Su diámetro es delgado, característico de las especies arborícolas.

Promedio de vida en cautiverio: Entre 10 y 15 años.

Apariencia general: Los chondros destacan por su hermosa coloración verde que varía dependiendo la localidad de origen (razas). Tienen escamas finas en la cabeza, dientes largos y rectos, cuerpo largo y delgado, cola prensil muy fuerte y poseen pupilas verticales como todas las especies de hábitos nocturnos.

Serpientes

boas

ARU

La característica principal de esta raza es la serie salpicada de escamas blancas que forman pequeños grupos y que se distribuyen de manera no uniforme sobre su columna vertebral.

Presentan color azul en los costados del vientre y algunas veces en las escamas de los labios. Algunos especímenes adultos pueden tener escamas grises, plateadas o amarillas mezcladas con las blancas.

Los neonatos Aru siempre son amarillos y tienen la cola negra (aparentan habérsela quemado).

Muchos criadores de Aru reportan que los neonatos son difíciles de alimentar.

La longitud promedio de los adultos es de 152 cm, aunque algunas hembras alcanzan los 183 cm.

Se debe tener cuidado al manejar a las Aru, ya que dentro de las diferentes razas de chondros, su mordida es una de las más severas.

serpientes

Serpientes

BIAK

Esta raza proviene de la isla de Biak. Se caracteriza por tener un patrón de color amarillo con verde mezclados en todo el cuerpo.

Poseen un temperamento fuerte.

Los neonatos pueden ser rojos o amarillos, y con el paso del tiempo el rojo suele convertirse en naranja y presentar triángulos amarillos en la parte dorsal. Alcanzan su coloración definitiva hasta la madurez (3 ó 4 años).

boas

serpientes

MERAUKE

Esta raza presenta una coloración verde intenso con una sola fila de escamas blancas en el dorso.

Estas serpientes se pueden encontrar al sur de Irian Jaya, cerca de la frontera con Papua Nueva Guinea y se extienden hasta la península de Cape York. Esta raza no es muy común en las colecciones privadas.

RAZAS DE LA REGIÓN PRINCIPAL (SORONG, JAYAPURA, WAMENA, ETC.)

Serpientes

SORONG

Estos animales presentan una fila regular de escamas y pequeños triángulos de color azul pastel sobre un verde intenso. La cola siempre la tienen pigmentada con negro o azul oscuro. Son de talla moderada y carácter tímido. Los ejemplares en cautiverio son fáciles de manipular.

Entre todos los chondros, la mordida del Sorong es la de menor intensidad.

Los neonatos pueden ser amarillos o marrones y presentan marcas dorsales negras o café oscuro que se volverán azules al alcanzar la madurez.

boas

serpientes

JAYAPURA y LEREH

Estas razas al igual que los Sorong tiene marcas dorsales azules, pero el verde de su cuerpo es más olivo. Algunas Jayas tienen amarillo en la parte baja de los costados. Su cola puede ser amarilla, azul o verde con negro.

Los pitones arborícolas verdes de la región de Lereh son muy parecidos a los Wamena, pero tienden a tener parches blancos en el área dorsal. Su cola es amarilla o verde azulado.

Los neonatos de Jayapura y de Lereh pueden ser marrones o amarillos, con manchas de coro rojo oscuro.

Serpientes

boas

serpientes


MORFO AZUL

Existen dos tipos de chondros azules: las hembras que cambian de color por razones hormonales y los animales de ambos sexos que tienen un gran porcentaje de pigmento azul en la mayoría de su cuerpo. En el primer caso, las hembras que están experimentando la ovulación cambian de color a azul, el tono y la intensidad puede ser variable desde un gris azulado, hasta un azul cielo. Algunas hembras se vuelven a poner verdes una vez que depositan los huevos, pero otras se quedan azules e incluso pueden tornarse más azules en ovulaciones posteriores. Las hembras de razas provenientes de Papua Nueva Guinea parecen ser propensas a este cambio de color, también es común en las hembras Aru, en contraste con las Biak de las que no hay cambios documentados.

En el segundo caso, se trata de chondros que genéticamente poseen la capacidad de tornarse azules cuando alcanzan la madurez. Puede tomar varios años para que esta coloración azul se desarrolle completamente, o bien puede aparecer cuando el animal es joven.

Serpientes

boas

Boa Constrictor


Nombre común: Boa Constrictora.

Nombre científico: Boa constrictor

Familia: Boidae.

Habitat natural: Ampliamente difundida en Centro y Sudamérica, desde el centro de México hasta Argentina. En esta zona se han conocido once subespecies:
B. constrictor constrictor en la parte septentrional y central de América del Sur (y en las islas Trinidad y Tobago)

serpientes

B.c. mexicana en la parte central y meridional de México.

Serpientes

B.c. imperator desde México hasta las regiones noroccidentales sudamericanas.

boas

B.c. orophias de la isla de S. Lucía (Caribe).

serpientes

B.c. sigma de las islas Tres Marías (México)

Serpientes

B.c. ortonii del Perú noroccidental.

boas

B.c. amarali en Brasil, Bolivia y Paraguay.

serpientes

B.c. melanogaster en Ecuador.

Serpientes

B.c. occidentalis en Bolivia meridional y Argentina.

boas

B.c. nebulosa en la isla Dominicana.

serpientes

B.c. sabogae de la isla de Saboga, Panamá.

Serpientes

Al encontrarse tantas subespecies, su hábitat natural varía muchísimo entre ellas, y se las puede encontrar en desiertos, playas, bosques tropicales, manglares, pastizales y campos de cultivo.



Este tipo de serpiente (con alguna que otra excepción) tienen un modo de vida semi arborícola, la Boa trepa continuamente a los árboles para quedar al acecho de sus próximas víctimas.



Estas serpientes son de hábitos crepusculares, de días se mantienen a escondidas en los árboles o cualquier escondite.



En el clima relativamente estable de las selvas húmedas se mantiene activa durante todo el año, pero si vive en zonas en que las estaciones son muy marcadas puede permanecer inactiva durante varias semanas, tanto en períodos secos como fríos.



Tamaño: La longitud máxima es de 4 m en la imperator, mientras que la subespecie mexicana solo llega a los 2,5 m.



Promedio de vida en cautiverio: Entre 20-30 años, aunque se han dado casos de boas que han llegado cerca de los 40 años.



Apariencia general: Se trata de una especie relativamente primitiva con vestigios de la cintura pélvica y de las extremidades posteriores, que son patentes en el macho como evidentes espolones anales. La boa constrictor es una serpiente robusta y muy fuerte. Los ejemplares de mayor tamaño proceden de la cuenca del Amazonas y pertenecen a la subespecie Boa constrictor constrictor, pudiendo alcanzar más de 4 metros de longitud. La cabeza es grande y triangular, estando bien delimitada del cuerpo por medio de un cuello más estrecho. Toda la coronilla está recubierta de pequeñas escamas uniformes. Los dientes son fuertes.



El aspecto y las dimensiones varían muchísimo según la subespecie; en general, la coloración típica de fondo es marrón rojizo claro con típicas manchas dorsales en silla en la parte anterior, y triangulares en el tercio posterior; estas manchas son de color marrón negruzco o rojizas con bordes negro y blanco; la cola termina típicamente (sobre todo en la B.c. ortonii) con grandes manchas rojo vivo.



“Es una serpiente tropical no-venenosa de gran tamaño. La cabeza es triangular (vista dorsal) y se distingue del cuello angosto. El hocico se observa truncado si se ve dorsalmente. Los ojos son pequeños y las pupilas están dispuestas verticalmente de manera elíptica. La superficie dorsal de la cabeza está cubierta con numerosas pequeñas escamas. Las escamas dorsales del cuerpo son lisas, sin fosetas apicales y están dispuestas en filas de 55 y 80 escamas en el cuerpo medio. La placa anal es entera y por lo general los machos cuentan con un par de espolones queratinizados mejor desarrolladas que las hembras. La coloración del dorso es canela o gris con manchas rectangulares o bandas irregulares de color café, usualmente con manchas más claras en el centro. La superficie lateral cuenta con manchas oscuras de centro más claro. La superficie dorsal de la cabeza es canela o gris con una raya delgada en medio de la cabeza que empieza en el hocico y se extiende al resto del cuerpo. La superficie ventral es de color canela claro, gris o crema con manchas irregulares obscuras”.





Terrario: El terrario debe ser espacioso (la longitud máxima debe equivaler a los dos tercios de la longitud de los animales), con una ambientación que les permita trepar y calentarse. Debe tener un bebedero para el agua lo suficientemente grande como para dar cabida a todo el animal; el agua debe cambiarse regularmente.



Temperatura: Cualquier cambio brusco de temperatura, sobre todo para las crías, es fatal; por tanto los animales deberán comprarse en los meses cálidos o prever la instalación de un contenedor térmico.



Día: Mantener la temperatura entre los 25-30º C.



Noche: No debe bajar de los 24 ºC (22-24 ºC para B.c. occidentalis)



Humedad: Por debajo del 70 %



Iluminación: Iluminación natural, no necesitan ningún tipo de focos, aunque sí fotoperidos.



Sustrato: Sobre el fondo colocar material esterilizado y suave (nunca piedras ni grava). Usar algunas ramas donde pueda trepar y tallarse en el periodo de muda.



Alimentación: Las crías buscan pequeños roedores; los ejemplares adultos, pese a cazar ocasionalmente pájaros, cazan al acecho o buscan activamente mamíferos hasta el tamaño de un agutí. Las presas son atrapadas con los típicos dientes en forma de garfio y de inmediato apresadas entre los anillos para matarlas por constricción.



La alimentación debe basarse en presas del tamaño adecuado (ratas, ratones, pollos, conejos…). La primera comida de los recién nacidos consistirá en pequeños ratones.

Al igual que ocurre con las demás especies de serpientes, dejar una presa viva en el terrario sin estar el cuidador presente supone un grave riesgo ya que el roedor puede atacar a la serpiente si esta no tiene ganas de comer. En caso de que sea imprescindible dejar una presa viva y no podamos o debamos estar presentes (boas nerviosas) siempre hay que ofrecer comida y bebida a la presa viva.



Reproducción: Se produce estacionalmente durante la temporada de lluvias en verano. La hembra atrae al macho al emitir un aroma de la cloaca durante la temporada productiva. Es una especia ovovivípara.

Tiempo de gestación. De entre 4 a 10 meses.

Tamaño de la camada. De 11 a 60 crías.

Madurez sexual. Entre los 2 y 4 años.



Manejo: Por lo regular estas serpientes tienen un comportamiento poco agresivo. Los ejemplares jóvenes son más ariscos pero a medida que se les manipula y crecen se vuelven dóciles, aunque siempre hay que tener sus reservas. Las boas constrictoras pueden ser manejadas por cualquier aficionado pero se recomienda tomar sus precauciones para evitar accidentes porque son serpientes muy fuertes y de gran tamaño.



Comportamiento: La tradición presenta a la boa como una fantástica serpiente de la jungla amazónica que ataca sin piedad a los exploradores. En realidad, aun cuando su carácter no es dócil y puede tratar de morder, no constituye en absoluto un peligro para el hombre.



En cautividad, cuando son jóvenes, pueden llegar a mostrarse nerviosas y pueden llegar a morder, cuando crecen si tratamos con ella y la manipulamos con regularidad puede llegar a volverse más tranquila. Aun así, nunca debemos confiarnos y debemos tratarla con respeto.



Fuentes:

www.wikipedia.org
www.ophidia.es
images.google.com.ar



bueno , si les gusta proximamente otras especias de estos lindos reptiles



PD: y si es repost denuncienlo

Fuentes de Información - Serpientes

Tags: boas | serpientes

Dar puntos
12 Puntos
Votos: 2 - T!score: 6/10
  • 0 Seguidores
  • 40.447 Visitas
  • 4 Favoritos

10 comentarios - Serpientes

@Lukas10 Hace más de 6 años +1
q grosa q esta!!!!!!!!!!! qiero una!!!!!!!!!!

boas
@YoDiego Hace más de 6 años
El post parece muy completo en cuanto a información. Estaría copado que tuviera más colores y que resalte los distintos niveles de títulos
@Siniestro Hace más de 6 años
yo tengo una mamba negra en una pecera, pero le arranque los colmillos por las dudas
@elpicante Hace más de 6 años
q impresion muy bueno este post che me encanto !! dejo 10
@emi3d Hace más de 6 años
jua juaaaaa!!!

que looco.. hay cada especie rara.. igual nada supera a la Anaconda
@gasolero89 Hace más de 6 años
Me dan mucho miedo posta!
@leonardo1983 Hace más de 4 años
excelente post
@Fefo011 Hace más de 4 años +2
si me decis q raza es este t dejo 10:
serpientes
@leonardo1983 Hace más de 3 años
Serpientes

la quiero