Todos los días en nuestro programa de radio Mate Cocido, que se emite de 9 a 12 por la 92.9 Radio Más de Posadas, contamos una historia.
Acá les traeré cada una de esas historias diarias. Hoy, arrancamos con la curiosa historia que vincula a un genio de la música, un emperador africano y una serie de leyendas bíblicas para dar paso a una cultura que se ha extendido en el tiempo y el espacio.





link: http://www.youtube.com/watch?v=0LRlmCko58o


¿Qué pueden tener en común Bob Marley, un emperador etíope, el Rey Salomón y la cultura rastafari? Por más que no lo sepamos, entre ellos hay una larga historia de tradiciones, leyendas y mitos bíblicos que se unen en la figura del Rey de Reyes, Señor de Señores, Haile Selassie, emperador de Etiopía.

Haile Selassie, cuyo nombre original era Tafari Makonnen, nació el 23 de julio de 1892 en Etiopía. Era miembro de la dinastía salomónica, que descendía directamente del rey Salomón, el monarca más sabio del mundo antiguo. Es por ello que solía utilizar el agregado de Ras en su nombre, que significa príncipe. De allí el origen del nombre Rastafari y de la cultura del rastafarismo.

Salomón había engendrado un hijo con la reina Makeda, de la dinastía de Saba. Ese niño fue Menelik I, quién fue educado por su padre en Jerusalén. Cuando el niño creció, decidió regresar a su tierra natal, Etiopía. Según la leyenda, Menelik llevó consigo el Arca de la Alianza, el símbolo del pacto firmado entre Dios y el pueblo judío. De esa dinastía de reyes, salió Tafari Makonnen.

En 1928, Selassie fue nombrado regente. Dos años después, ante la muerte de la emperatriz, Haile Selassie fue coronado emperador de Etiopía, Rey de reyes, señor de señores. Esta coronación fue interpretada por un grupo de intelectuales de Jamaica, como una profecía cumplida del Apocalipsis bíblico. Marcus Garvey, un luchador jamaiquino por los derechos de los negros, había afirmado, poco tiempo antes, que "Miren hacia el este, cuando el rey negro sea coronado, su liberación estará cerca". Y esa liberación se dio el día en que RasTafari fue convertido en emperador de Etiopía.

Selassie debió actuar en un contexto muy complejo, ya que el mundo avanzaba hacia la segunda guerra mundial, en donde las potencias europeas y los Estados Unidos lucharían por repartirse el mundo colonial. Etiopía fue atacada e invadida por el ejército italiano de Benito Musolini. Selassie recurrió al apoyo de la Sociedad de Naciones, en donde brindó un discurso histórico en procura de la paz mundial. Pese a sus palabras, el poderío militar italiano lo obligó a abandonar su país y a refugiarse en Inglaterra, desde donde comenzó a pregonar por la unidad africana.

En 1941 logró retornar a Etiopía y controlar el gobierno del país. Durante tres décadas buscó la modernización de Etiopía y pregonó incansable por la unidad de todos los países africanos. También colaboró con los procesos independentistas que se registraron en el continente negro, una vez que se derrumbó el mundo colonial, al finalizar la segunda guerra. Fue un valuarte del África unida, pese a que no tuvo la comprensión de todos los gobiernos continentales.

A todo esto, en Jamaica su leyenda no paró de acrecentarse. Miles de jamaiquinos pugnaron por viajar a Etiopía y así producir el éxodo de regreso hacia la tierra prometida. Selassie visitó la isla en 1966, en donde fue recibido como el hijo de Dios. El fin de la vida del Rey de reyes coincide con el surgimiento del gran difusor del rastafarismo en el mundo, Bob Marley. Así, para mediados de los 70, confluyeron un astro de la música, un emperador africano y una serie de tradiciones y profecías bíblicas, para dar forma a una cultura que ha trascendido a sus creadores.

El 27 de agosto de 1975, en Addis Abeba, la capital de Etiopía, moría Haile Selassie, el rey de reyes, señor de señores.

http://www.matecocido.net