CUAL ES EL COSTO APROXIMADO DE REPARAR UN ORDENADOR.

Cuanto cuesta reparar un ordenador.??


Si tenemos unos conocimientos de informática medios, tanto a nivel de software como de hardware, muchos de los problemas y averías que nos surgen en el ordenador las podemos reparar nosotros mismos, o al menos intentarlo, pero hay un punto en el que ya no nos queda más remedio que recurrir a un servicio técnico.

Esta opción es muy conveniente también cuando se carecen de los conocimientos necesarios o, sobre todo, de los materiales y herramientas precisas, y en estos casos nos puede evitar incluso empeorar la avería, cosa que ocurre con bastante frecuencia.

Pero hay un punto que hace que muchos no recurran a estos servicios técnicos, y es el desconocimiento de su costo real y pensar, en muchos casos, que son bastante caros.

Vamos tratar de dar en este tutorial una idea aproximada de cual puede ser ese costo, aunque lo primero que hay que aclarar es que, contrariamente a lo que ocurre en otros gremios, donde el precio de la hora de trabajo está más o menos regulado, en el caso de la informática hay un cierto vacío a este respecto.


Costo de la mano de obra:

El costo de la mano de obra, o para ser más exactos, de la hora de taller, y precisamente por lo comentado anteriormente de una falta de regulación, es muy dispar. No obstante, vamos a basarnos en un precio medio de la hora de mano de obra en talleres de reparación, que se puede cifrar en 30 euros + IVA. Este precio es aplicable a reparaciones en taller, y no incluye materiales, desplazamientos ni ningún tipo de software. Eso sí, todos los talleres están obligados a tener en sitio bien visible sus tarifas.

Presupuesto de reparación:

La legislación española obliga a todos los talleres (sean de lo que sean) a facilitar al cliente un presupuesto previo de reparación por escrito, que el cliente tiene que aceptar y firmar en el caso de estar conforme, pero este presupuesto no es gratuito en el caso de que no sea aceptado, es decir, que el taller está en su pleno derecho de cobrarlo.

Al igual que ocurre con el precio de la hora de taller, están también obligados a tener en sitio bien visible el costo de este presupuesto.

Sobre este tema hay que tener en cuenta que este presupuesto, cuando sobrepase unos límites, debe ser siempre por escrito, indicando el tipo de avería detectada y tanto el costo del material como el precio de la mano de obra.

Ahora bien, si se trata de un presupuesto verbal, no se cobra y no es aceptado por el cliente, el taller


No tiene ninguna obligación de indicar el motivo de la avería.

Es una práctica normal que si la reparación no excede del precio de una hora de taller o del costo del presupuesto, se repare sin autorización previa. También se suele fijar a veces un importe mínimo, por debajo del que se entiende que el usuario da por aceptado el presupuesto de reparación.

El costo medio de un presupuesto está entre los 15 y los 25 euros, siempre mas impuestos.


Piezas a sustituir:

Las piezas a sustituir son siempre a precio de mercado, y se deben facturar aparte, indicando en todo caso su precio en la factura correspondiente, así como su número de serie (si lo tiene) y periodo de garantía.

Software (incluido sistema operativo):

En todo caso, es responsabilidad del cliente facilitar el software que se vaya a instalar. Esto es especialmente importante cuando de trata del sistema operativo, a no ser que se trate de una instalación nueva, que incluya la compra del mismo.

Si para una reparación es necesario formatear el equipo e instalar un sistema operativo para comprobarlo, en el caso de que no lo haya facilitado el cliente o no lo vaya a comprar, el taller tiene la obligación legal de entregar el ordenador al cliente sin ningún sistema instalado, salvo que este SO sea gratuito (alguna versión de FreeDOS, por ejemplo), ya que en caso contrario incurriría en un delito de piratería informática.

Instalación de componentes:

En el caso de instalación de componentes nos podemos encontrar con dos casos diferentes:


1º.- Componentes comprados en la misma tienda

En este caso, es bastante normal que se establezca una tarifa fija dependiendo del componente que se trate, llegándose en muchos casos a no cobrar por su instalación si se trata de un componente de fácil y rápido montaje. Ahora bien, en algunos casos el montaje de ese componente implica una serie de operaciones, que por ejemplo, en el caso de una placa base, pueden suponer reinstalar (o al menos reparar) el sistema operativo y la instalación de los drivers correspondientes. En ese caso, la tienda o taller debe informar al cliente del precio de la instalación y del precio de estas operaciones por separado.

2º.- Componentes suministrados por el cliente

En este caso, lo normal, si aceptan instalarlo, que NO tienen ninguna obligación de hacerlo, se suele tarifar como si se tratase de una avería, siendo en todo caso responsabilidad del cliente el estado de ese componente. Esto quiere decir que si el componente está en mal estado, el taller no tiene ninguna responsabilidad. Este es precisamente el motivo más frecuente de que un taller se niegue a instalar componentes que no hayan vendido ellos.

Bien, llegados a este punto, vamos a ver algunos ejemplos de costo de las operaciones más habituales. Quiero aclarar (y recalcar) que estos costos son meramente orientativos, ya que repito que no hay unos precios establecidos de antemano.


Reinstalar el sistema operativo

El precio de reinstalar el sistema operativo suele estar entre los 30 y los 50 euros, dependiendo a veces de que el cliente facilite todos los drivers necesarios o sea el taller el que los tenga que buscar. Se entiende que el sistema operativo (original) lo suministra el cliente. El taller está en su derecho (es más, está en la obligación) de negarse a instalar un sistema operativo que no sea original.

Aquí quiero hacer una aclaración: Cuando se trata de una instalación de Linux o cualquier otro software libre y gratuito, estamos de acuerdo en que el sistema operativo es gratuito, pero el taller está en su pleno derecho de cobrar la instalación y configuración pertinente. Esto es así de claro, ya que la gratuidad del sistema no implica en ningún momento que un profesional tenga que instalarlo también de forma gratuita.


Cambiar placa base

Aparte del costo de la placa base nueva, si se trata de un ordenador normal la mano de obra puede estar entre los 20 y los 30 euros. Esto no incluye el caso de que haya que reinstalar el sistema operativo o repararlo, pero normalmente sí incluye la instalación de los drivers. Si hay que reinstalar el SO o repararlo habría que sumarle unos 30 euros más.

En el caso de avería no detectada por el cliente, es posible que haya que sumarle el costo de su localización, que va a depender del tiempo y las pruebas que sean necesarias hacer para localizarla.


Avería en tarjeta gráfica o en memorias

En este caso, el costo de la mano de obra en sí no suele ser muy alto, ya que se trata de elementos fáciles de cambiar, y puede rondar los 15 euros. Otra cosa es el costo de la localización de la avería, que puede elevar el precio sensiblemente.

Avería en fuente de alimentación

Sin tener en cuenta el precio de la fuente, es una reparación barata, ya que, salvo en algunos modelos muy concretos de ordenadores de marca, cambiar una fuente de alimentación es un proceso bastante sencillo y rápido. Entre 5 y 10 euros es un costo medio de la mano de obra, a lo que hay que añadir, como en todos los casos de reparaciones de hardware, el costo de localizar la avería, que en este caso tampoco suele ser elevado.

Avería en el disco duro

Un cambio de disco duro no es una avería cara en cuanto a mano de obra se refiere, salvo que implique la instalación del sistema operativo y/o recuperación de datos.

Con los discos duros hay que hacer una anotación. En muchos casos, la garantía es de tres años, pero existe un problema, y es que para hacerla efectiva hay muchas veces que enviar el disco al fabricante (ni el taller ni la tienda tienen obligación, en caso de avería en garantía, de cambiarnoslo por uno nuevo). Esto en sí no representa mayores problemas... salvo que en ocasiones el tiempo que tenemos que estar sin el ordenador puede ser bastante largo.


Eliminación de virus

Es aquí donde nos encontramos con el mayor problema, ya que eliminar un virus puede ser una tarea bastante complicada y larga, lo que implica bastantes horas de trabajo, que raramente se cobran en su totalidad. Salvo que se trate de infecciones muy leves, casi siempre va a ser más rentable, económicamente hablando, formatear el disco duro que desinfectarlo.

Recuperar datos

También aquí hay que hacer dos distinciones:

1º.- Disco duro en buen estado

En este caso, aunque no es una operación barata, dependerá de la cantidad de datos a recuperar y del tiempo necesario para hacerlo, pero por pocos que sean es fácil que la factura esté por encima de los 60 euros, o incluso bastante más.

2º.- Disco estropeado

Por el proceso que hay que seguir, los materiales a emplear y el entorno en el que hay que realizar esta operación, es una de las operaciones más caras que se pueden dar.

Este tipo de recuperaciones tiene que hacerlas una empresa especializada en ese tema (que hay bastantes), y el costo mínimo para un disco de 80GB está por encima de los 500 euros. Si a alguien le puede parecer caro, les aseguro que no lo es, ya que los materiales necesario para realizar esta operación son caros. Hay que tener en cuenta que solo el habitáculo donde hay que hacerlo, que debe ser un ambiente totalmente estéril y libre de impurezas, cuenta unos cuantos miles de euros. A esto hay que añadirle otros materiales, como normalmente un disco duro de iguales o al menos muy parecidas características, y unas herramientas y mano de obra muy especializada.

Este tipo de reparaciones (o recuperaciones) se hacen siempre bajo presupuesto, y requieren de un diagnóstico previo del disco, que hay empresas que no cobran, pero que pueden cobrar. Lo normal es que haya que enviar el disco, ya que la mayoría están concentradas (en el caso de España) en Madrid y en Barcelona.

Ahora bien, es una reparación muy cara, pero fácilmente evitable con tan solo tener la sana costumbre de llevar una buena gestión de copias de seguridad.


CONCLUSION:

Repito que, si se tienen los conocimientos y material necesario, está muy bien arreglar nosotros mismos el ordenador, sobre todo cuando se trata de problemas de software, pero cuando se trata de problemas de hardware el recurrir a un servicio técnico tiene una serie de ventajas. La primera es que un SAT (Servicio de Asistencia Técnica, que es su verdadero nombre) tiene tanto el personal con los conocimientos necesarios como, y esto es muy importante, las herramientas y materiales precisos para diagnosticar cual es exactamente nuestro problema. La segunda es que tenemos una garantía que, en este caso, es de entera responsabilidad del SAT, y aquí no caben excusas de que si ha montado mal el componente y por eso se ha estropeado o no funciona, de que es que no es compatible con algún otro componente ni otras excusas (reales en muchos casos) que pueden ocasionar que hacer valer la garantía se convierta en una misión casi imposible, con el agravante de que es totalmente cierto que si un componente que hayamos comprado para instalarlo nosotros mismos se estropea por una mala manipulación (y eso es algo que se puede comprobar con bastante certeza), la garantía de ese componente queda automáticamente anulada. Además, existe también un periodo de garantía en la reparación es sí, independiente de la garantía de los componentes utilizados.

Lo que sí que hay que desterrar es la idea de que un SAT de informática es caro. No es ni más caro ni más barato que cualquier otro servicio técnico, taller o trabajo de un profesional.

Un SAT es un negocio al frente del cual hay una serie de profesionales que saben lo que están haciendo, con unos estudios específicos en la mayoría de los casos, y normalmente con un grado bastante alto de profesionalidad. Que los hay malos no se discute, pero es que también hay malos talleres de mecánica del automóvil, malos fontaneros y malos electricistas, lo que no se puede es generalizar, ya que la inmensa mayoría, como he dicho, tienen un muy alto grado de profesionalidad.

Que tengamos un pariente o amigo que nos arregle el ordenador a cambio de una copa o por cuatro cuartos no quiere decir, ni mucho menos, que un profesional tenga que regalarnos su trabajo o cobrarnos lo mismo. Este punto es algo que, al parecer, está muy claro en todas las profesiones, menos en la de técnico informático, en la que a veces hay quien piensa que más que técnicos tienen que ser hermanitas de la caridad, y hay hasta quien se enfada porque le cobran 40 o 50 euros por formatearle un ordenador, reinstalarle el sistema operativo, buscar los drivers (que es eso que va en los CD's que nos dan cuando compramos el ordenador, y que no solo sirve de posavasos) y configurar el equipo, cuando es que es eso precisamente lo que vale ese trabajo.

Un SAT no tiene por qué instalarnos sin cobrar todo el software que se nos antoje, ya sea gratuito o de pago. La instalación de software es responsabilidad del usuario, salvo que se llegue a un acuerdo económico con el taller sobre su instalación. Un SAT NO tiene la obligación, como algunos parecen pensar, de entregarnos el ordenador ya con el Messenger instalado y configurado, ni de instalarnos el Adobe Reader, ni tan siquiera de instalarnos el juego o programa que le hemos comprado. Por supuesto que pueden hacerlo, pero llegado el caso están es su pleno derecho de cobrarnos por su instalación, y repito que esto es así aunque se trate de un programa gratuito. Tampoco tiene por qué mirarnos el ordenador a ver qué es lo que le pasa y no cobrarnos esa operación. Eso no es ni más ni menos que hacer un presupuesto de reparación.


cuanto

reparar