Hoy es el Día Internacional del Perro Callejero.

Hoy se celebra por segunda ocasión el Día Internacional del Perro Callejero. Algunos dirán "justo lo que nos faltaba".

Este día lo celebran solo quienes quieran celebrarlo. No con marchas en la calle sino de una manera más activa, dando de comer a un perro sin hogar, quienes reciben todas las injusticias de la vida y muy poco de lo que en realidad debería de merecer: un tantito de amor.

No hay que ser rico para ayudar. Con diez pesitos te alcanza para ir por un kilo de croquetas de marca genérica, de esas que venden en cualquier super mercado. Los perros de la calle no saben de marcas, solo conocen el ruido de sus estomaguitos y el cansancio de ir de un lado a otro en busca de algo que los pueda ayudar a sobrevivir.

Para ayudar a un perro de la calle, no se necesita a veces nada más que voluntad.

Conozco una señora muy humilde que cada tarde se dedica a recoger de las carnicerias, de las casas o de donde pueda, desperdicios de comida con los que cada mañana alimenta a una docena de perros sin dueño que se apostan en su casa, pues saben que ahí se al menos, habrá algo con lo que soportar el día. Su benefactora, una mujercita de setenta años, de estatura bajita y morena, una vez que acaba su trabajo, se dedica a ahuyentarlos, pues en más de una ocasión sus vecinos han llamado a la perrera que hacen su agosto en esa esquina. Cada día por desgracia, no regresan los mismos caninos, algunos pierden la batalla y quienes lo logran, regresan entre cinco y seis de la mañana, puntualmente, el tiempo que el cielo y el humano les conceda vida.

Hay muchas formas de ayudar a un perro callejero, insisto: adopta. Recuerda los amigos no se compran, se adoptan.

Hay tantas formas de ayudar: esteriliza a tu mascota, así se evitará la sobrepoblación.

Sí tienes un perro en casa, alimentalo, quierelo, sé responsable. No lo saques a pasear sin correa ni placa de identificación.

Como ves, hay muchas formas de ayudar, trata de ayudar no sintiendo lástima sino compasión.