Los Estados-nación fueron creados por masones como estrategia de formación del Nuevo Orden Mundial, cuya planificación remonta desde hace siglos. El Imperio Global se fue concretando con los Alejandro Magno, Julio César, Isabel la Católica, Napoleón, Hitler, todos ellos como títeres del poder mundial. Después de que la civilización “occidental” instauró su modelo de vida y cultura en los cinco continentes con violencia y masacres, el mundo quedó dividido. Estas provincias del Imperio Mundial se encuentran separadas por “regiones” que fueron demarcadas de tal forma que el planeta tenga su mapa bien definido para su gobierno global.
Hace solo cinco siglos América Latina fue conquistada por españoles y portugueses quienes, por la enfermiza ambición de riquezas y poder mundial, formaron virreinatos comandados desde los reinos de España y Portugal para realizar uno de los pillajes y robos más descarados de la historia. Los ingleses conquistaron norteamérica exterminando a los indígenas mientras que españoles y portugueses decidieron “mezclarse” con los indígenas de Sudamérica. Cristóbal Colón llegó a América en 1492, a partir de ahi el modelo “occidental” de civilización fue impuesto a latigazos y esclavitud a los pueblos indígenas. Esta colonización del mundo fue comandada por los judíos-masones que se instalaron en Europa, especialmente en Inglaterra y en Francia, constituía el primer paso para diseñar el Nuevo Orden Mundial o Imperio Mundial.


En el siglo XIX, el Plan debía continuar. Los gritos por independencia empezaban a sonar con fuerza, lo que no convenía a los poderosos judeocristianos que no querían deshacerse de sus suculentas colonias, algo debían tramar para impedirlo, por ello quienes iban a dirigir la independencia tenían que ser los hijos criollos de los colonizadores. Simón Bolívar, pertenecía a una de las varias Logias masónicas establecidas en América Latina, Bernardo O´Higgings o José de San Martín, quienes “liberaron” a Chile y a Argentina de los “malos colonizadores” eran también criollos masones. Asi ya no gobernarían reinados ni virreinatos, ahora gobernarían a los nuevos Estados-nación recién formados con la ideología política europea. Los judio-masones de sudamérica formarían varias naciones que se pelearían entre sí en el transcurso de la historia por las riquezas de sus territorios y así debilitarse económica, física y espiritualmente. Esta falsa independencia fue inspirada por los ideales de la revolución francesa, que también fue dirigida por masones. Los Estados-nación se convertirían así en las provincias del Imperio global dominado por el poder económico de los bancos, industrias y los medios de comunicación.
La Organización de las Naciones Unidas comandada por judíos-cristianos representa el Super Estado-nación o Gobierno mundial, tiene su propio ejército llamado “los cascos azules” quienes hacen la guerra en nombre de la “paz”, El Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de Comercio, comandados por judíos, imponen a los Estados-nación de todo el mundo sus políticas económicas que incrementan la miseria y pobreza y concentra la riqueza en unas cuantas personas.
El Nuevo Orden Mundial ya existe, está en nuestras narices, aquí no se trata de impedir que se establezca porque ya está establecido, sino de combatirlo con toda las armas posibles y no en nombre de una nación o país, sino en nombre de la libertad y la dignidad inherente en el ser humano.

Fuente: http://foro.loquo.com/viewtopic.php?t=42186&view=next
Fuente: Carrol quiqley: "tragedia y esperanza"