Hola les dejo este post referido a la rebeldia, espero que les interese, esta muy bueno!

La Rebeldia y la Adolescencia_interesante


·Introducción

Adolescencia desde el punto de vista psicológico, se le llama al período comprendido entre la niñez y la edad adulta. El concepto de adolescencia se solapa parcialmente con un término de uso medico “pubertad” y con otro de carácter sociológico “juventud”.

Las transformaciones psicológicas que se producen en este período del desarrollo humano producen, en primer término, de las transformaciones somática y hormonales previas, que introducen un desequilibrio en el medio interno y en el comportamiento del adolescente.



Aspectos físicos.

En el plano físico, la adolescencia se caracteriza por una serie de fenómenos como la aceleración del crecimiento, el desarrollo de la morfología del cuerpo y los cambios hormonales que da lugar al surgimiento de los deseos sexuales.

Aspectos psicosociales

Las trasformaciones físicas ejercen también una influencia en el plano psíquico. La conciencia creciente de la propia masculinidad o feminidad provoca en la adolescente un sentimiento de autoafirmación, que se traduce en un deseo de independencia respecto al marco familiar, en el que antes se había sentido protegido.

La adolescencia es una de las metamorfosis más complicadas e importantes en la vida. Pero con todas sus virtudes y defectos, lo extraño de esta etapa no sería el comportamiento rebelde de los hijos sino que ésta no sucediera.

En primer lugar es importante saber que esta etapa puede prevenirse desde que los hijos se encuentran en la niñez. Si es advertida desde entonces, padres e hijos tendrán más herramientas para hacer frente a la adolescencia. La familia deberá establecer una relación basada en la comunicación: así, los padres estarán enterados de la vida de los hijos en todo momento y sobre todo, éstos tendrán más confianza en ellos.


Si por el contrario se descuida la comunicación, los hijos permanecerán encerrados en un mundo propio que no compartirán. Entonces será más difícil romper los escudos, ya que desde la perspectiva del adolescente los padres le prestan atención justo en el momento en que él desea todo lo contrario; es decir, la comunicación con sus padres habrá llegado demasiado tarde.

Sin embargo, es posible sobrellevar y manejar esta etapa, aunque costará más trabajo. La solución será el tiempo y la paciencia.

Cuando los padres tratan de aliviar el mal de la adolescencia, cometen uno de los errores más comunes: pensar que la cura está en el poder de su autoridad, materializada en castigos y gritos. La consecuencia es que ellos mismos desgastan el ánimo y los hijos se hacen más rebeldes.

Al mismo tiempo, debemos entender que el hecho de estar detrás de los hijos todo el tiempo es materia prima para la rebeldía. Por el contrario, es importante otorgarles una responsabilidad que exija cuentas al mismo tiempo, y les enseñe a tomar decisiones.


violencia



·¿ Qué es la rebeldía ?

Concepto muy importante en el trato del adolescente ya que es una de las características más sobresalientes de esta etapa. Este tema es muy amplio y evidentemente habrá personas que compartan mis ideas y otras no. La razón de este tema es brindar ideas que podrían ser útiles en algunos casos; en otras personas pudiera llegar a no ser suficiente y requieran de una consulta profesional: psicólogos, psiquiatras, orientadores, etc.

La rebeldía se define como una sublevación, faltando a la obediencia debida. Indócil, desobediente, opuesto con tenacidad. También podemos definir a la rebeldía como la actitud de oposición violenta y tenaz a lo prescrito o sólo establecido.

En la mayoría de los casos esta rebeldía se puede interpretar como un desacuerdo respecto a lo establecido por los padres, maestros, o cualquier autoridad. Esto incluye a lo establecido en relación a conductas, estructuras, ideas, valores, etc. Los adolescentes manifiestan ese desacuerdo, oposición, sublevación de distintas formas; verbalmente (murmurando, gritando, reclamando, etc.); en su comportamiento (lanzando o golpeando objetos) o violenta (agresiones físicas hacia las personas).


Tres tipos de rebeldía:

§ La rebeldía regresiva: en donde el adolescente adopta una postura de protesta muda y pasiva contra todo.

§ La rebeldía agresiva: se expresa de forma violenta. Es propia del débil, de quien no pudiendo soportar las dificultades que se presentan en la vida diaria intenta aliviar su problema haciendo sufrir a los demás.

§ La rebeldía transgresiva: consiste en ir contra las normas de la sociedad, bien por egoísmo y utilidad propia, bien por el simple placer de no observarlas.

Según crecen los hijos (entre los diez y doce años y en la adolescencia), desobedecen no tanto por fastidio de lo que se les manda, sino para protestar contra la idea de subordinación contenida implícitamente en la noción de obediencia. El contenido de la orden les importa menos que el tono de voz de quien la da. No importa tanto el qué sino el cómo. Nos encontramos en el momento de ejercer con especial prudencia la autoridad, para no echar más leña a un fuego que podría ser muy destructivo.

Un adolescente se rebela cuando:

a) Las disposiciones, reglas, indicaciones y demás criterios establecidos son absurdos, ridículos y fuera de la realidad. Antes de imponer su autoridad como padre, maestro o educador, es importante que revise esa disposición porque posiblemente no sea adecuada a las circunstancias.

Retomando el ejemplo de los permisos para salir, es común que la rebeldía se manifieste por un permiso que se le ha negado al adolescente (salir con sus amigos al cine, a cenar, a una reunión, a una fiesta, etc.).

En el caso de los permisos para salir no puedo dejar una idea única y terminal sobre esto. Es imposible dejar la idea de que deban salir los adolescentes de sus casas porque las circunstancias son las que determinarán la decisión. Lo que sí puedo afirmar y pidiendo que se interprete hasta su último sentido es: ante un peligro físico o moral inminente, no se debe permitir salir a los adolescentes de casa. Quiero resaltar la palabra "inminente" porque es la que nos ayudará a tomar la decisión; inminente nos indica que es un peligro que sucederá, que no tenemos duda de su existencia. Con esto dejo a un lado todo tipo de suposiciones que sólo son producto de una actitud enfermiza de la realidad; por ejemplo: "...¡de seguro habrá drogas!", "...¡no hay duda que quieren hacer cosas malas!"... "... ¡todos sus amigos son unos maleantes!", "...¡quiere ir para beber alcohol!", "...¡le pueden hacer daño!".


Tomemos en cuenta que ser sociable es una característica que todo ser humano debe desarrollar y que a veces dejar ir a su hijo adolescente a una reunión o festejo significarán un esfuerzo extra de parte de usted para tratar de estar al tanto de las características de esa reunión o festejo. Fijar horas de regreso a casa, sugerencias de los cuidados que debe tener, tratar de llevarlos a esa reunión para tener una idea del ambiente que se desarrolla, pedirles que se comuniquen con frecuencia a casa, son solo algunas ideas que le pueden servir. Pero por favor, dejen que sus hijos tengan vida social.

b) Las amistades influyen en algunas disposiciones familiares y les muestran un escenario atractivo haciéndoles pensar que deber reclamar esas limitaciones familiares y obligarlos a que vivan de otra manera.

El tema de las amistades es muy amplio y tratando de dar un buen mensaje les puedo decir lo siguiente: Trate de determinar si la actitud rebelde de su hijo es por ideas que ha ido escuchando de sus amigos. Tenga especial cuidado de no ofender a esos amigos para que pueda permitirle a su hijo confiarle los detalles y poder realmente llegar a un diálogo.

En la mayoría de los casos esta rebeldía se puede interpretar como un desacuerdo respecto a lo establecido por tus padres, maestros, o cualquier figura de autoridad.


Mayormente manifestamos ese desacuerdo u oposición, de distintas formas:


- A veces esta "rebeldía" puede surgir porque algo nos da temor y entonces no queremos hablar con nadie y mucho menos con nuestros padres y nos encerramos en nuestro cuarto a pesar de los golpes en la puerta o los gritos de mamá; o no hablamos y bajamos a cenar y sólo abrimos la boca para comer.

- Otras veces, gritamos y respondemos con voz alta y hasta con insultos o tiramos las cosas y es que, encontrar como solucionar los problemas, no siempre es fácil. Evidentemente estas conductas se presentan cuando has recibido una negativa ante un permiso para salir, para el uso de la televisión, o cuando se te ha indicado las reglas a seguir en alguna actividad.

- En otras ocasiones tomamos una actitud dde "de que están hablando para oponerme" no importa lo que digan nuestros padres o nuestros profesores igual les diremos que no.

Pero también a veces ocurre que nos rebelamos pero "progresivamente" ¿cómo es esto?. Pues es cuando escuchamos a los demás y discutimos "sin pelear" , con un espíritu critico; cuestionamos, pero sin agredir, y sin oponernos solo por el gusto de hacerlo. Es importante que puedas controlar tus emociones y encauzar tus inquietudes hacia la persona adecuada, y sobre todo, de la manera adecuada.

Es común que si te niegan un permiso para salir con tus amigos al cine, o a una fiesta, te sientas enojado y tengas algunas de las reacciones que hace un momento te comentaba.


Pero recuerda... tus padres te aman y desean lo mejor para ti, por eso es que desean saber donde vas y que les digas a que hora volverás a casa o te dan sugerencias de los cuidados que debes tener, pero no es que no quieran que no tengas vida social.

Prevenir la rebeldía

Algunos niños pueden resultar especialmente difíciles de tratar. A pesar de encontrarse en una edad tranquila -"la segunda infancia" la llaman los especialistas-, desobedecen, son obstinados, no hacen caso. . . Pequeños rebeldes, con peligro de convertirse en futuros chicos problemáticos, que aún tienen solución. En el fondo de todo chico y chica hay una serie de buenos sentimientos que la naturaleza ha impreso en ellos, a los que hay que saber sacar brillo.

En muchas ocasiones, la raíz del problema se encuentra en una autoridad paterna mal ejercida. Cuando aún son pequeños, a partir de los 7 años, los hijos desobedecen por rechazo hacia lo que no les gusta: un plato de comida, irse a la cama, no poder jugar con sus amigos o usar el video, ir de visita a casa de unos familiares.. . Todos ellos pueden ser motivos de contestación, germen de futuras rebeldías.

Según crecen los hijos (entre los diez y doce años y en la adolescencia), desobedecen no tanto por fastidio de lo que se les manda, sino para protestar contra la idea de subordinación contenida implícitamente en la noción de obediencia. El contenido de la orden les importa menos que el tono de voz de quien la da. No importa tanto el qué sino el cómo. Nos encontramos en el momento de ejercer con especial prudencia la autoridad, para no echar más leña a un fuego que podría ser muy destructivo.


La pubertad es una enfermedad que pasan
los padres cuando sus hijos llegan a los catorce o quince años.


Consejos útiles:

No se necesitan sermones o presión, sino cariño y sobre todo aceptación.


· Los adolescentes sienten más deseos de complacer a los padres cuando los aprecian que cuando los atormentan.


· Cuando los criticamos para corregirlos, es natural que se defiendan y no acepten sus fallas o defectos: en estos momentos la crítica es sinónimo de malestar.

· Debemos escuchar lo que el adolescente exprese (tenga o no la razón) con dedicada atención y no rechazarlo insinuando que lo que dice carece de importancia.

· Cuando el adolescente decide cómo vestirse y organizar sus cosas, busca en realidad su independencia. Debemos darle cierta libertad y, al mismo tiempo, estar al pendiente de él. De otra forma se sentirá abandonado y no querido.

· Se sentirá seguro para compartir sus intimidades sólo cuando él lo decida. Al adolescente no se le debe bombardear con preguntas.

· Es necesario tener paciencia con él: debemos entender que las vueltas hormonales le impiden controlar su propio carácter.

La mayoría de los adolescentes predica una visión fatalista: tienen más miedo a vivir que a morir. Se debe compartir con ellos que la vida, como dijo Irving Berlin, es un diez por ciento como la hacemos, y un noventa por ciento como la tomamos.



2008


enfermedad


Bueno espero que les haya interesado esta info!saludos!


fuente:
http://www.geocities.com/lorenagarza_m/Rebeldia.htm