¿Cada cuánto hay que lavarse el pelo?

“¿Con qué frecuencia debo lavarme el pelo?” Esta es una de las preguntas que más asiduamente me realizan los pacientes en la consulta. Hasta no hace muchos años existía la creencia de que el lavado frecuente del cabello no era conveniente. La gente argüía: “Se pudre”, “Pierde fuerza”, “Se cae más”, “Aumenta la grasitud”, “Sale más caspa”, etcétera. Por mi parte cada vez que tengo la oportunidad intento contribuir a desterrar esta falsa creencia: el pelo y el cuero cabelludo deben lavarse con frecuencia, diariamente incluso, como parte del ritual habitual de higiene personal.

¿Cada cuánto hay que lavarse el pelo?

Existen dos razones fundamentales para esta práctica. La primera es, como ya he señalado, una cuestión meramente higiénica, ya que el lavado elimina la suciedad del ambiente y los restos de descamaciones y secreciones que se depositan sobre el pelo y en el cuero cabelludo. La segunda es que en aquellos casos -que según mi experiencia no son pocos- en que se aplica algún producto sobre el cabello o el cuero cabelludo siempre quedan restos no absorbidos que si no se eliminan con el lavado se convierten en una dificultad añadida para la absorción cuando realicemos la siguiente aplicación del compuesto.

Todavía existe un buen número de personas que manifiestan rechazo ante la idea de lavarse el pelo todos los días como recomendamos cada vez más profesionales. Esto se debe fundamentalmente a que esas personas observan que con el lavado y el aclarado se les desprende una gran cantidad de cabello (más aún si padecen algún tipo de alopecia) y, en una reflexión equivocada pero todavía muy difundida, piensan que si retrasan el lavado se les caerá menos el pelo.

Desgraciadamente esta conclusión es absolutamente errónea. El pelo que se desprende con el lavado y el aclarado es un pelo “muerto” que cae en ese momento en concreto debido a la manipulación. Por explicarlo de manera simple: si alguien pierde 700 cabellos en el lavado semanal, si pasa a lavarse el pelo todos los días perderá 100 cada vez. Por otra parte, es muy importante recalcar que el lavado constituye el primer paso en la estrategia de tratamiento de cualquier tipo de alopecia.


¿Qué champú debo utilizar?


El lavado frecuente del pelo debe ir acompañado de una correcta elección del champú a utilizar. Si el cuero cabelludo no presenta ninguna alteración se escogerá un champú suave de uso frecuente. Hay numerosas marcas comerciales que ofrecen este tipo de producto en el mercado.

Si, en cambio, existe una descamación o una seborrea excesivas se alternará entre ese champú suave y un champú anticaspa o seborregulador según sea el caso. Existen también champús que combaten ambos estados para cuadros mixtos. Es muy importante señalar que en la actualidad los champús seborreguladores no tienen fenómeno rebote (es decir, su uso no aumenta la secreción sebácea) y con el lavado frecuente permiten conseguir un cabello sano y lustroso.

Por último, si su pelo es aspéro, seco y quebradizo deberá utilizar junto con el champú suave una mascarilla que le devuelva la hidratación y la suavidad perdidas.


FUENTE