¿Es posible vencer los vicios?


EL ESCRITOR Mark Twain dijo en cierta ocasión: “Dejar de fumar es lo más sencillo del mundo: yo lo he logrado miles de veces”. Seguramente, bastantes personas concordarán con esta aguda observación, pues aunque se den perfecta cuenta de que ciertas costumbres son impropias de una persona moral y hasta resultan nocivas para la salud, son conscientes de que cuesta mucho desarraigarlas, sobre todo si se han afianzado con los años. Es más, la lucha para dominar tales inclinaciones puede ser agotadora y hasta dolorosa.

De acuerdo con el doctor Anthony Daniels, médico de un centro penitenciario, los delincuentes dicen sentirse totalmente esclavizados a sus obsesiones y viles deseos. Opinan que, cuando un hombre se envicia, “se ve dominado por terribles impulsos imposibles de reprimir”. Si esto fuera así, a nadie se le podría culpar por dejarse llevar por tales impulsos. Ahora bien, ¿es cierto que somos víctimas indefensas de nuestros deseos, o, por el contrario, pueden vencerse los vicios?

Es posible cambiar


Los especialistas en ciencias de la conducta afirman que las costumbres, sean buenas o malas, se aprenden y se arraigan con el paso del tiempo. Si eso es cierto, los vicios pueden desarraigarse. Pero ¿de qué manera? “Piense en cómo mejoraría su vida si rompiera con sus viejos hábitos y confeccione una lista con los beneficios”, señalan los autores de un libro sobre el estrés. En efecto, concentrarnos en las ventajas de abandonar el comportamiento negativo nos incitará a actuar.
“Ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa [nuestra] mente” .Dicha fuerza es nuestra inclinación mental dominante, y podemos transformarla .Saber que agradaremos a nuestros amigos nos motivará a efectuar los cambios necesarios
Claro está, si un vicio nos ha dominado por años, no será fácil abandonarlo, razón por la cual no debemos creer que hará falta poco esfuerzo. Lo más probable es que reincidamos, pero podemos confiar en que con el tiempo mejoraremos. Cuanto más nos afanemos, mayores cambios lograremos en nuestra personalidad.

Venza los vicios:

1. Admítalos. Analice sus costumbres y pregúntese: “¿De verdad me benefician? ¿Molestan a los demás? ¿Perjudican mi salud, economía, bienestar, vida familiar o paz interior? ¿Cómo mejorará mi vida sin estos hábitos?”.

2. Sustitúyalos por algo positivo. ¿Se le va el tiempo navegando por Internet, por ejemplo, mirando páginas de contenido que no le veneficia en lo absoluto? Pues utilícelo para leer o estudiar información edificante, o para hacer ejercicio.

3. Analice sus progresos. Dedique unos minutos diarios a evaluar cuánto ha adelantado. Si sufre una recaída, determine qué la propició.

4. Busque el apoyo de los demás. Explique a sus amigos y familiares que está tratando de vencer una mala costumbre y pídales que se lo recuerden cuando parezca que va a reincidir. Hable con quienes hayan superado el mismo problema.

5. Sea equilibrado y realista. No espere resultados inmediatos. Algunas costumbres adquiridas con los años no se pierden fácilmente.

6. Juntese con amigos que sepa que le haran volver al vicio


Esto es una pequeña info que encontre... espero que les sirva.