Historia de los Aperitivos:
Sus orígenes se remontan a los comienzos de la civilización. Egipto, Grecia y Roma han utilizado con fines medicinales, lo que hoy conocemos como Aperitivos. Los antiguos egipcios se encuentran entre los primeros pueblos que fortificaron el vino para estabilizarlo en época calurosa, mientras los antiguos griegos y romanos le añadían ajenjo, tomillo, romero y mirto para reavivar los que habían perdido sabor.

Las primeras referencias de ellos están en el 4º Canto de "La Odisea", cuando la reina Helena ofrece a Menelao, su marido, una especie de cóctel obtenido de hierbas egipcias. Los romanos consumían una bebida llamada Arthemisa Absinthium (el ajenjo de Artemisa) durante el verano, debido a su agradable y envolvente sabor. Esta idea de mezclar vinos con sustancias aromáticas vegetales continuó durante la Edad Media, también con fines medicinales.

Historia del aperitivo y clasicas bebidas argentinas

Hace algo más de 2 siglos, su producción empezó a crecer y los italianos desarrollaron nuevas fórmulas. Tras el vermouth se encuentra la vieja tradición de fortificar y aromatizar los vinos. Pero si las razones para hacerlo eran netamente prácticas, el vermouth las ha elevado a una especialidad. A comienzos del siglo XVI en las comunidades monásticas de Europa, el consumo de Aperitivos continuaba teniendo características benéficas, ya que se usaba como elixir para cuidar la salud y prolongar la vida. En la corte real de Bavaria (hoy Alemania), estos vinos fueron nombrados como wermut, "ajenjo" en alemán, uno de los ingredientes clave. Posteriormente, y ya de moda en la corte francesa, la palabra se transformó en vermouth.

Durante las últimas décadas del siglo XVIII hubo en Europa un furor por crear nuevos y diferentes Aperitivos, apelando a las mezclas más insólitas entre vinos, alcoholes, hierbas y otros componentes. Este fenómeno abarcó al centro de Europa: el sur de Alemania, Suiza, Austria y el norte de Italia. Con el paso del tiempo su composición fue cambiando, constituyéndose el Norte de Europa como el centro de producción por excelencia debido a la capacidad de destilación y a los viñedos que ofrecían sus bastas tierras. Por eso, aunque la palabra sea germana y se creara para la misma época, todos los registros existentes aseguran que los primeros vermouth fueron patentados en Turín y Milán, que se convirtieron en la cuna de esta bebida, y en el siglo XVIII se transformaron en el escenario donde confluían el arte y la cultura de una sociedad civilizada. Sus pioneros fueron los hermanos Carlos Stéfano y Giovanni Giacomo Cinzano. En 1816 el nieto de Giacomo, Francesco Cinzano abrió un local para vender vermouth. En 1840, Gaspare Campari y Alessandro Martini eran maestros licoristas en Turín, especializándose en hierbas y aplicando estos conocimientos a los tragos que preparaban. Pero hubo otra empresa importante en el Piamonte que también se convertiría en universal: Martini y Rossi, fundada en 1847 después de años de experimentación. El hacedor de vinos y maestro herborista Luigi Rossi, estableció la receta de su famoso vermouth, con una fórmula superhermética que incluía madera de sándalo, rosas y mejorana.

En la 1º mitad del siglo XIX, un grupo de emprendedores enólogos piamonteses iniciaron la elaboración a escala industrial de productos vitivinícolas, destinados a conquistar el mercado internacional. Los pioneros, entre los que se encontraban Gancia, Martini, Cinzano, Ballor y Bosca, comenzaron a formar parte de la literatura, el mito y el imaginario colectivo, ya que sus bebidas evocaban lugares exóticos, encuentros memorables, de brindis secretos y públicos. Algunos de ellos pasaron luego a transformarse en dueños de empresas de vanguardia en lo tecnológico, científico y productivo. Uno de ellos, Carlo Gancia, fue el creador de una de las casas productoras de Aperitivos más prestigiosas.

Categorías del aperitivo

¿Qué es un vermouth, un bitter y un aperitivo?

A menudo la frontera entre los Aperitivos y Vermouths no queda tan clara. Las bebidas aperitivas son las que se consumen preferentemente antes de comer y tienen la propiedad de abrir el apetito. En la línea de los alcohólicos se clasifican en:

1) Vermouths: son elaborados siempre en base a vinos y hierbas. Para ser catalogados como tales deben contener al menos 75% en volumen de vino, adicionando o no alcohol. Se entiende por vermouth dulce o tipo torino el que contenga no menos de 150 g. de azúcar por litro y 15-17º de alcohol. En cambio el tipo Francés es el que tiene menos de 80 g. de azúcar por litro y 18º de alcohol. El añadir al vino hierbas aromáticas y medicinales, tanto para aperitivo como con fines curativos, es costumbre antigua, pues ya los griegos clásicos lo hacían. Pero los vinos aromatizados o compuestos que hoy conocemos como vermouths, son un invento puramente italiano. Como ejemplos, encontramos en Cinzano o Martini.

2) Aperitivos: en este caso hablamos de bebidas espirituosas que contienen ciertos principios amargos a los cuales se les atribuye la propiedad de ser estimulantes del apetito. Pueden obtenerse por destilación o por maceración de hierbas en alcohol y pueden o no contener vino. Gancia es sin duda, la marca líder en este segmento.

3) Bitters o Amargos: Son elaborados en base a alcohol y hierbas. Su composición difiere de lla de los aperitivos, y su sabor es, definitivamente amargo. Entre los más destacados encontramos a Campari, Fernet, Cynar, Dubonnet y Pineral; y el clásico Bitter Angostura.

Clasicas bebidas argentinas

Hesperidina:

historia

Antiguo licor aperitivo argentino, ligeramente dulce, elaborado con corteza de naranjas amargas, que se disfruta solo o en sus infinitas combinaciones. Esta bebida fue creada por Melville Sewell en 1864 siendo la primera marca del país.

Hoy, la botella característica mantiene intacta su imagen llena de mística. Este espirituoso balsámico de 26 de alcohol resulta ideal para refrescarlo con hielo, combinado con agua tónica, soda de sifón, o dejar la mezcla a la imaginación de algún bartender.

Un trago recomendado es, 75% de hesperidina, 25% vodka, rodajita de limón, hielo y tónica a gusto. Mezclar bien y servir.

aperitivos

.La Hesperidina fue creada en 1864 y es una de las dos bebidas alcohólicas netamente argentinas. A los 26 años, el empresario yanqui Melville Sewell Bagley (el de las galletitas) inventó la fórmula y empezó a comercializarla por sus propiedades curativas. Bajo una campaña publicitaria que colmó las veredas de Flores con la leyenda "Se viene Hesperidina", la marca fue un éxito. Como lo empezaron a plagiar, Bagley alentó la salida del registro de marcas y patentes, y en honor a sus negociaciones, en 1876 la Hesperidina se convirtió en la primera patente nacional.

Bebida de gauchos, portuarios y tangueros, en Cid Felipe (Balcarce y pasaje San Lorenzo) aún conservan, a modo de trofeo simbólico, la última botella naranja (en forma de barril y panal) que tomó el Polaco Goyeneche. Miguel Balbo, uno de los hijos del dueño de este escondrijo de San Telmo, de sillas desparejas y pizza casera, cuenta: "Queda poca gente bolichera. Antes se vendía mucho whisky o coñac, a cualquier hora. Venía la gente antes de ir al campo o los obreros que hacían trabajo forzado. Hoy, una botella de ginebra te dura quince días".

Tres Blasones, la empresa que importa Absolut Vodka y marcas de alcohol premium, compró la Hesperidina el año pasado y según Roberto Faillace, el gerente de Marketing, las ventas aumentaron un 25 por ciento. Ahora están haciendo tratativas para exportar la bebida nacional a España, Francia y Uruguay.

Hierro Quina:

GRAPA

Aperitivo de fama nacional a base de citrato de hierro y Quina. Se puede tomar en cualquier hora del día, preferentemente antes de las comidas; solo, con agua mineral, con cola o soda. Está especialmente recomendado para personas con bajos niveles de hierro.

Aperitivo italiano llamado originariamente Ferro China Birré. Está elaborado a partir de extractos alcohólicos de hierbas aromáticas con agregados de hierro y quinina. Es fabricado, envasado y distribuido por Licores Argentinos S.A. y su concesionario sigue siendo Peretti S.A. Tónica y mucho azúcar.

Legui:
CYNAR

Licor fino argentino, elaborado con solución de sacarosa, alcohol etílico, infusión de hierbas aromáticas, aditivos, colorante, caramelo, ácido cítrico. Se bebe solo o con hielo y cuenta con una graduación alcohólica de 29.9°.

Pineral:
Pineral

Aperitivo argentino oscuro preparado a base de infusiones vegetales y caramelo con la formula tradicional de los hermanos Pini. Lo encontramos en el mercado con una graduación alcohólica que asciende los 36°.

El Pineral, creado a fines del siglo XIX, es el otro aperitivo argentino. Elaborado con hierbas aromáticas y cáscaras de frutas cítricas, surgió tras el éxito del Fernet italiano. Actualmente pertenece a Licores Argentina, que produce 3.600 botellas mensuales (en los 70 se fabricaban 600 mil por año).

Aperitivo argentino creado a fines del siglo XIX –casi al mismo tiempo que la Hesperidina– con infusiones alcohólicas de hierbas aromáticas y cáscaras de frutas cítricas. 30 por ciento de alcohol. Su esplendor llegó hasta los 70. En 1974 pasa a ser propiedad de Licores Argentinos S.A. Se consigue en El Preferido de Palermo (Jorge L. Borges 2108) a 16 pesos. Para tomar con jugo de pomelo.

CYNAR
Legui
Aperitivo tradicional italiano a base del siempre noble alcaucil. Tiene entre 15 y 17 grados de alcohol. Muy consumido en los Estados Unidos e importado desde Brasil. Catorce pesos en El Preferido de Palermo. Ideal para tomar con soda y jugo de pomelo exprimido.

GRAPA
Hierro Quina

Aguardiente producida en el norte de Italia. La grapa Carajo! es fabricada por Sabores de la Argentina desde 2006. Está hecha de orujos de uva Moscatel de Alejandría y tiene 38 por ciento de alcohol. La botella se consigue en la boutique Cuisine & Vins (Posadas 1166) a 40 pesos. La grapa Tapaus de orujo tinto seleccionado de Cabernet-Sauvignon, Merlot, Malbec y Cabernet Franc cuesta 35 y de orujos seleccionados de uvas Chardonnay, Chenin Blanc y Sauvignon Blanc, 50. Ambos blends tienen 39,5 por ciento de alcohol. La grapa Valle Viejo, producida por la licorería Cusenier, es la más barata. Se puede tomar con miel, mezclada con jugo de pomelo, soda y hielo o en tragos sofisticados.

Fuentes:
http://www.rollingstone.com.ar/archivo/nota.asp?nota_id=828002
http://www.enotecareydecopas.com.ar/pages/otras/otras_nacionales.asp
http://www.claramente.com.ar/95/conoce_esta_historia.htm