epespad

Pueblo o minera, patria o entrega.

Pueblo o minera, patria o entrega.

Pueblo o minera, patria o entrega.

En América Latina crecen el 25% de los bosques del planeta, el 40% de las especies animales y vegetales, y aloja en sus entrañas un tercio de las reservas mundiales de cobre, bauxita, plata, carbón, petróleo e importantes cantidades de otros minerales como el uranio o el zinc. Argentina, que guarda en su geografía importantes depósitos de estos minerales y metales, es el sexto potencial minero del planeta.

El imperialismo, con las transnacionales como sus avanzadas y sus administradores locales, se encuentra hoy mismo bien implantado en las entrañas de nuestra tierra, avocado al saqueo de nuestros recursos naturales a una escala nunca vista hasta el presente. Pero la lucha contra semejante despojo y destrucción ambiental se están convirtiendo en una de las fuentes principales de los conflictos en América Latina.

En nuestras provincias el saqueo minero es perpetrado en más de 500 explotaciones por multinacionales como Barrick Gold, Pacific Rim Mining, Patagonia Gold entre otras muchas. Todas siguen un modelo de explotación que exige ocupar e intervenir inmensas extensiones de territorio, utilizar millones de litros de agua pura y emplear substancias tóxicas de modo intensivo. Así, con una inversión mínima y en el menor tiempo posible, las transnacionales se llevan recursos de enorme valor, dejando un desastroso saldo de contaminación y destrucción ambiental, y un empeoramiento de las condiciones económicas y de salud de las poblaciones afectadas directa o indirectamente por su accionar.


¿COMO SE GARANTIZA EL SAQUEO?

La aplicación de políticas neoliberales coordinadas e impuestas a través del FMI, Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio, en connivencia con las redes políticas locales, crearon un ambiente favorable para estos proyectos.

El saqueo está avalado por una legislación entreguista, que se expresa en el Acuerdo Federal Minero (1993), en el Código de Minería (1997) y en otras tantas leyes, redactadas al gusto de los consorcios transnacionales por Carlos Menem y su séquito de piratas (Alberto Kohan, Cavallo, Angel Maza, José Luis Gioja y al actual presidente Kirchner). Esa estructura legal vigente transfiere totalmente el riesgo al Estado obligándolo a dar a las multinacionales estabilidad fiscal por 30 años, débiles obligaciones laborales y ambientales, grandes facilidades financieras y amplia disponibilidad de mano de obra barata, amortización acelerada de bienes e insumos, se los exime del pago de derechos de importación, asegurándoles así beneficios excepcionales. Tienen "paso libre" sin obligación de transitar por las aduanas: únicamente deben presentar una declaración jurada. Las mineras no están obligadas a declarar casi nada de lo que saquean y exportan a sus centros industrializadores en las metrópolis. Por cada 100 dólares que obtienen sólo pagan un promedio de 1,20 dólares de regalías. En los primeros 5 años de explotación bajo las leyes neoliberales de Menem (hoy vigentes con el Kirchnerismo), salen del país 25.000 millones de dólares y sólo se pagan de regalías a las provincias 390 millones de dólares. Como la Nación debe reintegrarles 1250 millones de dólares en concepto de reembolsos por explotaciones no tradicionales, perdemos en cinco años 860 millones de dólares, además de los recursos naturales que se llevan y la destrucción ambiental que nos dejan.

Un caso particular es el de la Mina de Oro en Esquel, a la que, si se pusiera en funcionamiento, pagaríamos 85 millones de dólares para que las multinacionales del saqueo se lleven 2500 millones de dólares en oro.

Uno de los ejes de la política del actual gobierno de Kirchner es convertir a la Argentina en un país minero, manteniendo esa legislación entreguista promulgada por Menem, y profundizándola a través del Plan Minero Nacional 2004. Kirchner, persistente entregador del suelo nacional, en aras de la nueva panacea argentina, la megaminería, decía a los empresarios mineros: "nosotros desde el Gobierno Nacional vamos a jugar fuertemente a apoyar al sector…y a garantizar las perspectivas de rentabilidad…todo lo que ayude al sector y ustedes como empresarios vean como una perspectiva clara de incentivar la inversión y crean que esa inversión se puede incentivar con determinadas medidas que podemos conversar, estamos absolutamente dispuestos a escuchar".

La política militarista que acompaña esta etapa del proyecto imperial, está dirigida -entre otras cosas- a convertirnos en meros proveedores de mano de obra barata, materias primas, recursos naturales y bienes manufacturados con escaso valor agregado. La recolonización que sufren los países latinoamericanos explica también este avance de la militarización de nuestros territorios que ejecuta EEUU con el pretexto de la "lucha contra el terrorismo y el narcotráfico". Esto, junto a los tratados de Libre Comercio (TLC) y el sobreendeudamiento (deuda externa) constituyen tres ejes estratégicos complementarios de un único proyecto: la expansión y consolidación del imperio norteamericano sobre nuestro continente.

Esa es una Argentina neocolonial que ha optado por un rol de subordinación al capitalismo globalizado y que ha renunciado a toda opción ética que conduzca a modelos de independencia y de soberanía.

Pero se esbozan caminos de resistencia. El pueblo de Esquel logró imponer una consulta popular que demandó la prohibición de la minería a cielo abierto, así como se multiplican las luchas en San Juan, Catamarca, La Rioja, Mendoza, Tucumán o Santiago del Estero. Los pueblos unidos en una lucha por impedir el despojo de los recursos, la contaminación de las aguas, la defensa de los cultivos.


Debemos, todas las organizaciones del Pueblo, las organizaciones de la Resistencia, reinstalar la idea de la Soberanía, luchar por la defensa de nuestros recursos y su control por parte del Pueblo, por la justicia social y por un desarrollo independiente del capitalismo globalizado, porque esa es también parte inescindible de la lucha por la liberación, del combate contra el capitalismo, por la construcción del socialismo. Porque estamos convencidos que ese país es posible y que más allá de que se intente legitimar el modelo del saqueo, continuaremos luchando para hacer realidad el sueño de una Argentina independiente y soberana.


patria

Fuentes consultadas:

-Machado, Carlos. Mineras transnacionales: asalto y resistencia. Cosas de minas. Ecoportal.net. 22. 05.2007

-Palabras del Presidente de la Nacion, Nestor Kirchner, en la presentacion del Plan Minero Nacional. http://www.mineria.gov.ar

-Rodriguez Pardo, Javier. San Juan discute la mineria y moviliza a su pueblo. Sincensura.org.ar. 26-08-2004

-Solanas, Fernando El despojo de los metales argentinos (I) Argenpress 02-07-2007

-Zeta, Sergio y Barrera, Sergio. Saqueo de recursos naturales y destrucción ambiental: El futuro llegó hace rato. La Haine. 27.05.07

http://www.quebracho.org.ar/index.php?name=Sections&req=viewarticle&artid=109&page=1

2 comentarios - Pueblo o minera, patria o entrega.