La virgen de Guadalupe mexicana es en realidad una copia de la Virgen del Coro de Extremadura parte del culto español a la "Virgen de Guadalupe de Cáceres" en Extremadura, donde podremos ver la estatua en la que se basa la pintura muy anterior a 1531.
Origen de la virgen de Guadalupe

Ademas de la diosa azteca Tonantzin y 30 deidades mexicas más que representan la fertilidad y la reproducción de la tierra dieron origen al culto de la Virgen de Guadalupe, según el historiador mexicano Eduardo Corona del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La Virgen del Santuario de Guadalupe, en Extremadura, es negra, con el manto rojo, bastón de mando y carga a un niño: "Es una imagen de poder, que implica violencia y destrucción, elementos favorables para la conquista, pero no en América, sino en relación con los moros y el sincretismo europeo y mudéjar".
origen


El típico relato de aparecimiento y la solicitud de la construcción de una iglesia que permitió la expansión de las propiedades de la iglesia durante dos milenios, cuya función básica era la venta de documentos relacionados al perdón de los pecados, limosnas y otros beneficios económicos que alto porcentaje llenaba las arcas del Vaticano.
La principal meta de los aparecimientos de la Virgen Maria a lo largo del tiempo era el de reemplazar a los dioses de civilizaciones conquistadas, misma premisa perseguida por los santos cuyo papel ha sido reemplazar el culto politeista. El origen mismo de la Virgen Maria aparece para reemplazar a la adoración a la diosa Isis que se expandió a lo largo del Mediterráneo y Anatolia, llegando a Roma con fuerza.
Segun la historia la Virgen del Santuario de Guadalupe fue donada por el papa Gregorio I el Magno, al que era entonces Obispo de Sevilla, la figura fue escondida al inicio de la invasión "mora" a España en el 711, perdiéndose por cientos de años para luego ser rescatada por un humilde pastor que actuó bajo "la influencia celestial" en 1326, encontrada cerca del rió Guadalupe en la provincia española de Cáceres.

El origen del nombre Guadalupe es en referencia a la región donde fue encontrada, en este caso, la rivera del río Guadalupe, cuyo nombre significa Río Escondido. en árabe.

La piel morena de la virgen, al parecer se debe a la decoloración de la madera debido a la humedad o simplemente por el recubrimiento de la madera que al paso del tiempo se decoloró a un color oscuro.

Otro de los elementos que contribuyeron a la creación del culto a la virgen lo ofrece el cronista Fray Bernardino de Sahagún en su "Historia general de las cosas de la Nueva España", quien señala que en uno de los montes cercanos a donde se construyó la capital de la Nueva España había un templo "dedicado a la madre de los Dioses, que ellos la llamaban Tonantzin, que quiere decir nuestra madre".

"Allí hacían muchos sacrificios a honra de esta diosa, y venían a ellos de muy lejanas tierras, de más de veinte leguas de todas estas comarcas de México, y traían muchas ofrendas: venían hombres y mujeres y mozos y mozas", señala el texto.

El cronista de los primeros años después de la conquista relata que todos decían "vamos a la fiesta de Tonantzin". Y una vez edificada allí la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, también la llaman Tonantzin, "tomando ocasión de los predicadores".

"Vienen ahora a visitar a esta Tonantzin de muy lejos, lo cual es muy significativo porque en todas partes hay muchas iglesias de Nuestra Señora y no van a ellas. Vienen de lejanas tierras a esta Tonantzin como antiguamente", advierte el fraile.



El estandarte del cura Hidalgo.
El 16 de septiembre de 1810, al llegar los insurgentes al pueblo de Atotonilco, el cura Miguel Hidalgo y Costilla, que los encabezaba, tomó una replica de la imagen de la Virgen de Guadalupe que se hallaba en la sacristía del santuario y la puso en manos de sus improvisados soldados, para que la llevara como estandarte delante de la gente que lo seguía.


Verdadero



Guadalupe



virgen