Se trata de una adolescente británica de 15 años, llamada Chloe Holmes, y que no perdió su mano completamente, sino que se quedó sin dedos por septicemia debido a la varicela cuando era un bebé.

Su familia ha tenido que pagar casi 45.000 euros a la empresa escocesa Touch Bionics para para que su mano con menos movilidad, la izquierda, por fin tenga todos los dedos.

Se trata por tanto de una especie de guante con sensores a los que se tendrá que ir poco a poco acostumbrando pero que esperan que le de una movilidad completa, incluso mayor que la de unos dedos normales en ciertas situaciones.









link: http://www.youtube.com/watch?v=yhB8DJ210qE






Skynet