El agedrez y su secreto

EL AGEDREZ Y SU SECRETO

libros

Un juego cuyo origen se pierde en el tiempo, cuando vivió el joven brahmán llamado Lahur Sessa de la aldea de Manir, India el cual enterado de la tristeza del rey Iadarapor por la muere de su hijo, le dio el ajedrez para ayudarle a sanar su pena.

Los siglos transcurren hasta la llegada de aquel que puede ver lo que los demás no ven, nace en 1941 en un pueblo que parece salido de un cuento, Cambambolo en Antioquia Colombia, un humilde y amable bibliotecario, hombre, amante de los libros, logra relacionar lo que aparentemente nada tiene que ver y nos revela como a un nivel profundo todo está relacionado, este sabio y esclarecido guardián de los libros llamado Ramón Álzate Monsalve, nos dice que: “como enseña la anatomía humana la formula dentaria es: dos sobre dos, uno sobre uno; dos sobre dos; uno sobre uno; dos sobre dos y tres sobre tres. Igual a dieciséis piezas de una mitad mandibular, más dieciséis de la otra mitad igual a treinta y dos que es el número de los dientes engastados en las mandíbulas, así mismo se estructura el juego de ajedrez”

Ajedrez

Pese a haberse escrito miles de libros sobre ajedrez en todas las lenguas nunca se encontró tal relación entre la boca humana y el ajedrez, hecho que nos rebela el sabio bibliotecario desde su humilde puesto de libros usados. Por la boca se produce la palabra cuyo poder creativo nos permite realizar lo imaginado, así mismo el ajedrez con la misma estructura es una puerta a una dimensión del potencial humano donde reside lo creativo de la visión mental.

Matrix

Este es un ejemplo de Como se hace un descubrimiento, usando la visión metafísica la cual nos permite ver más allá de lo aparente, de lo superficial, es decir en la estructura profunda de lo real, la matrix. Donde este don Ramón con su clara visión seguirá cuidando incontables libros, disfrutando de su amado esperanto, ese idioma universal, que tan pocos conocen, y contemplando el laberinto interminable de libros que la humanidad ha edificado


creatividad