Hace 50 años, el país tuvo una oportunidad histórica de cambiar su rumbo y sumarse a las grandes naciones desarrolladas. El gobierno presidido por Arturo Frondizi avanzó en esa dirección hasta donde pudo, llegando al nivel de industrialización mas alto de nuestra historia, pero fue incomprendido en su tiempo.

Hace 50 años, Argentina fue potencia

Hace 50 años, el país tuvo una oportunidad histórica de cambiar su rumbo y sumarse a las grandes naciones desarrolladas. Fue de la mano de un gran visionario y estadista como Arturo Frondizi, electo presidente el 23 de febrero de 1958.

Al asumir, el 1 de mayo de ese año, en un discurso impecable por su estilo y la claridad en sus ideas, propuso un plan de desarrollo global para el país, el primero que tuvo la Argentina hasta ese momento y el único que llegaría a tener por muchas décadas. La consistencia entre lo que dijo Frondizi que iba a hacer el día que asumió y lo que posteriormente realizó en su gestión, a pesar de los innumerables obstáculos políticos y financieros, muestran un hombre lúcido, con un plan de gobierno consistente, comprometido con sanear el país, sacarlo del empobrecimiento y llevarlo por la senda del desarrollo.

Gobierno

El modelo económico de Frondizi tenía objetivos simultáneos, concatenados unos con otros: lograr el autoabastecimiento de petróleo y energía, industrializar el país, tecnificar y modernizar todos los sectores económicos, sanear las finanzas públicas, lograr la estabilidad de precios, y dotar de eficiencia al sector público. Enriquecido en los aportes teóricos de un economista ilustre como fue Rogelio Frigerio, el modelo desarrollista proponía salir del subdesarrollo transformando la estructura de producción primaria argentina en una estructura de producción industrial exportadora.

desarrollo

Para lograrlo, en una primera etapa, se buscaría crear una base industrial sólida capaz de abastecer a todos los sectores productivos con los insumos de capital y tecnología indispensables para su modernización. ¿Cómo lo haría? Promoviendo la industria a través del sistema tributario, garantizando el acceso al crédito a tasas viables para todas las empresas, y abriendo espacio a la inversión extranjera cuando los recursos internos fueran insuficientes, pero sin perder el control del Estado.

gas

La explotación de hierro, acero y carbón permitiría promover la industria primaria y secundaria, fundamentalmente la industria de maquinaria y herramientas. En tanto la producción de petróleo y gas, completaría la matriz energética necesaria para encarar el proceso de industrialización en las dimensiones que proponía el desarrollismo. En la fila de prioridades se encontraba también la ampliación y modernización de la infraestructura básica, que incluía desde la construcción de caminos, la actualización del parque ferroviario y automotriz, hasta la modernización del sistema de comunicaciones en general. Su desarrollo lograría integrar la actividad económica conectando los centros de producción con los mercados de consumo y los puertos de exportación.

Petroleo

Entre 1958 y 1962 la Argentina triplicó la producción petrolera dejándose de depender de la oferta importada, duplicó la producción de gas, resolvió la crisis energética que había, se creó una industria petroquímica que ubicó al país como segunda potencia regional en el rubro, y se multiplicó por 5 veces la producción de acero y caucho, reduciéndose fuertemente las importaciones de esos productos.

ypf

Durante esos años, la inversión extranjera se multiplicó por 10, también se duplicó la inversión interna, lográndose un gran re equipamiento industrial. Y tal como lo había anticipado Frondizi, las divisas que antes se gastaban en la importación de combustibles se destinaron a la compra de equipos industriales, modernizando la industria y la infraestructura básica. Se construyeron 10.000 kilómetros de rutas en esos años, se expandió el parque automotor, se modernizaron los ferrocarriles, se inició un plan de construcción de aeropuertos, se instalaron 10 terminales de alta tecnología a nivel mundial y se abrieron cantidades de fábricas de autopartes. Lejos de desatender el campo, que había sido hasta entonces el generador de divisas, a partir del desarrollo de la industria siderúrgica y petroquímica que impulsó la tecnificación y la provisión de fertilizantes, plaguicidas y maquinarias, se incrementó la productividad agropecuaria.

industrias

Pero pocos entendieron la esencia del desarrollismo por aquellos años. La oposición se quedó con su 'no' a que capitales extranjeros participaran del proceso de autoabastecimiento energético y modernización industrial. Y en vano fue que Frondizi explicara que esta opción hasta era más nacionalista que acudir al crédito externo para importar petróleo, un insumo abundante en el país y cuya explotación permitiría alcanzar la verdadera independencia y liberación nacional. La obra de Frondizi quedó inconclusa. El 29 de marzo de 1962 un nuevo golpe de Estado sacudió a la Argentina y con su destitución, el país perdió una gran oportunidad de consolidarse sobre un modelo industrial capaz de derramarse hacia el resto de la economía y salir del subdesarrollo económico. Debieron pasar varias décadas, para que la historia reconociera la obra de Arturo Frondizi, un visionario que pudo ver medio siglo antes cuál era el camino del progreso.

etc

Fuente: http://edant.clarin.com/diario/2008/05/05/opinion/o-01701.htm

Saludos