“El hombre es libre cuando conoce y respeta la cultura de su pueblo-“


Este documento describe los instrumentos musicales creados por las civilizaciones de America del Sur y que en algunos casos son utilizados en la actualidad. Estan agrupados por tipos de instrumentos y al final se pueden escuchar interpretados por conjuntos actuales.

INSTRUMENTOS AERÓFONOS:

El erkencho

Instrumentos musicales de America del Sur

Es una variante del erke pero mucho más corto, por lo tanto es llamado también erkecito, esta constituido por un cuerno de vacuno que forma el pabellón acústico. Se toca solamente en verano, desde el día de todos los Santos hasta el miércoles de Ceniza (Carnaval). Se lo encuentra en Jujuy y norte de Salta, además en zonas del Chaco y Formosa.


El erke

instrumentos

Es una trompeta de gran tamaño, constituida por dos o más trozos largos de caña unidas por sus extremos y formando un solo tubo con un pabellón o trompa acústica en el extremo superior. En toda la longitud del tubo, que puede ser de 3 a 7 metros, no presenta orificios y en el extremo inferior tiene una embocadura lateral, por donde se sopla. Los erkeros se cuidan de no ejecutarlo en verano y primavera por temor de atraer a las heladas; es un instrumento de otoño e invierno, se lo considera portador de la voz de la Pachamama, por lo tanto sagrado. Se lo utiliza el Jujuy y norte de Salta.

La quena

altiplano

flauta de caña con sus extremos abiertos, puede tener de 5 a 7 agujeros. Es indiscutible la ascendencia indígena de la quena, instrumento americano de amplia difusión en el NO argentino, se utiliza principalmente en verano y siempre por los hombres. Los indígenas la construyeron en hueso, caña y barro cocido pero hoy se hace exclusivamente con una caña llamada chuqui; su origen es aimará. Se la utiliza en Jujuy y Salta y en la región chaqueña hasta el río Paraguay.


La anata

mapuche

Flauta de madera generalmente blanda (naranjo) de forma cilíndrica facetada. Anima musicalmente las distintas danzas del minero o el hombre del altiplano en su deseo de librarse de las acechanzas del diablo del socavón o salamanca. Se utiliza principalmente en el extremo NO de Jujuy y Salta.

El siku

historia

Es una "flauta de pan", constituida por una o dos hileras de cañas (anterior y posterior), ordenadas de mayor a menor atadas en forma de balsa. Su sonido es alegre y animado y los ejecutantes, mientras lo sostienen y manejan con una mano, se acompañan con la otra en el bombo, formándose conjuntos que animan los bailes y fiestas populares. Vigente en Jujuy y en el norte de Salta.


Placa Zumbadora

Consta de una pieza liviana en forma de hoja alargada o de pez, de hasta 40 cm de largo por 10 de ancho. En uno de sus extremos posee una perforación por donde se ata un cordón de fibra de cháguar de aproximadamente 1,50 m de largo cuyo otro extremo puede tomarse con la mano o amarrarse al extremo de un vara. La técnica de ejecución consiste en hacer girar la placa, con lo que se obtiene un zumbido denso cuya altura varia de acuerdo a la velocidad de giro.

Temïmbï púku

Flauta vertical chiriguano-chane también llamada mïmbí púku claramente emparentada con la quena llegada desde territorio boliviano. Tradicionalmente se construye con tallo de guayapa o sacharrosa, con menos frecuencia de caña. Posee cinco agujeros y su escotadura es generalmente cuadrangular.

El indígena considera a esta flauta como un vehículo canalizador de potencia vinculada con la atracción sexual, su utilización más ostensible se da durante las danzas de verano, también de ejecución solitaria apta para la expresión de sentimientos íntimos y diversos estados de ánimo relacionados con la elección de pareja.

Flautilla Chaquense

Flauta similar a la llamada "quena" por los criollos de Salta y Jujuy, y seguramente difundida entre los aborígenes chaquenses por imitación de ésta. Presenta sin embargo una gran variedad morfológica, tanto en el tipo de caña utilizada como en su largo, diámetro y cantidad de agujeros -de tres a seis- y la disposición de éstos a lo largo del tubo.

Es instrumento masculino. Su música puede ser para la simple recreación, para atraer a las mujeres y más raramente para bailar.

Pifilka

aymara

Silbato longitudinal mapuche del cual existen dos variedades. En la zona cordilerana se lo construye tallando un trozo de madera hasta lograr un tubo cuyo aspecto exterior es ensanchado y aplanado hacia su extremo proximal, con dos lóbulos laterales hacia el tercio superior de la pieza por cuyas perforaciones se hace pasar un cordón de lana para su suspensión.

En la meseta patagónica la pifilka es sencillamente un tallo de cicuta, hinojo, cardo o cortadera cuyo extremo abierto se afila mediante dos cortes a bisel en forma de V invertida.

Mimbï retá

Flauta de Pan de los mbyá cuyo nombre significa "flautas". Consta de siete tubos pequeños cerrados de cañas takuapí que forman dos juegos separados de cuatro y tres tubos respectivamente. Su ejecución está a cargo de dos mujeres y tiene función recreativa. Presenta hoy una rica ornamentación de motivos geométricos realizados con dos fibras takuapí y güembepí intercaladas.

Pilóilo

Flauta de Pan de cinco o seis tubos hecha de una sola pieza de madera cuya existencia entre los mapuche se viene documentando esporádicamente desde principio de siglo, sin que ningún caso se halla obtenido registros de sus melodías. Realizados en piedras.

En la actualidad el pilóilo es construido para su venta para algunos artesanos mapuche de Neuquén, Río Negro y Chubut, pero ninguno de ello lo ejecuta.

Kïná

Ocurre con esta flauta travesera mapuche un caso similar al del pilóilo en lo que hace a su escasa documentación etnológica y su actual elaboración con fines comerciales. Hay ejemplares realizados con tallos de cicuta, cortadera, hinojo, caña y cardón, que poseen entre cuatro y seis agujeros.

Temïmbï ïe pïása

Flauta travesera chiriguano-chané también llamada yúru ïe pïása ("flauta cruzada" y "boca cruzada", respectivamente). Se la construye con un tubo de caña de Castilla de no menos de 30 cm entre dos tabiques, de los cuales se perfora solamente el del extremo más alejado de la boca del ejecutante. Llega a un orificio circular o cuadrangular como embocadura y seis para obturar, todos dispuestos en una línea que se obtiene previamente levantando una delgada cinta de la corteza de la caña. Produce con comodidad siete sonidos de una gama diatónica atemperada, aunque sus melodías pueden asimiladas a las de una escala mayor europea.

Tiene a su cargo -cada vez con menor frecuencia- la música para ronda y zapateo que es propia de la celebración de la Pascua.

Silbatos chaquenses de madera

El más común de estos silbatos es el de forma discoidal que se construye a partir de un trozo de madera dura -quebracho, "palo santo" o "palo mataco"- al que se practican cuatro perforaciones en su borde: una, en sentido vertical constituye el tubo sonoro cerrado en el fondo, que suele mantener tapado con "algodón" de yuchán cuando no se lo utiliza; dos laterales, de un menor diámetro perpendiculares a la primera, se comunican con esta y sirven para modificar su altura fundamental cuando se los destapa; y una perforación en U invertida sobre la parte inferior del disco, por la que pasa un cordel de fibra de cháguar que sirve de colgante.

Fue un importantísimo instrumento de comunicación durante los combates interétnicos y las cacerías. Resultando hoy obsoletas esas funciones, el silbato aparece ahora -con no mucha frecuencia- como juguete infantil. Produce tres sonidos que, combinados de distintos modos, por resultado señales de específico significado.

Silbato de hueso

Dos flautas longuitudinales construidas con huesos largos, comúnmente de ave. En ambas, el tubo, de no más de 15 cm de longitud, lleva cerca del extremo proximal un orificio rectangular y un tapón de cera que deja libre una pequeña ranura por la que circula el aire insuflado. Entre los matacos recibe el nombre de kanohí y junché slilé ("hueso de cigüeña". Los chiriguanos -quienes emplean huesos de cigüeña gallina y "corzuela"- lo llaman añachí.

Pinguyo

Flauta de pico similar al pinkullo boliviano. Se diferencia de él en detalles: la parte inferior del extremo proximal va cortada a bisel con perfil curvo y no recto; la "ventana" que corta el aire no es cuadrangular sino de figura similar a la formada por dos W enfrentadas por su base; y lleva adosados a la envocadura uno o dos pequeños silbatos llamados imémbï hechos con un canuto de pluma de pavo o un delgado tubo de caño.

Es instrumento masculino de amplia vigencia y se lo emplea para acompañar danzas, actividades rituales y lúdicas durante el carnaval.

Mimbüí

Construido con caña, cuya aeroducto se obtiene colocando en el interior un tapón de cera que solo deja libre una pequeña ranura para que el aire insuflado choque contra el borde afilado de una abertura cuadrangular practicada en la caña. Está abierta en su extremo distal y posee siete orificios para obturar.

Es un instrumento de los varones jóvenes mbyá, quienes utilizan sus melodías a modo de señales para enunciar su llegada algún sitio y también como simple pasatiempo.

Temïmbï guásu

Flauta chiriguano-chané de características gigantescas, similar a la variedad sallíva del tokóro boliviano. Su tamaño suele superar al metro de longitud. Su tubo -antiguamente de caña tacuara- se construye hoy con caños de hasta 5 cm de diámetro. Posee cinco agujeros dispuestos en la mitad distal del tubo, que producen dos octavas de una escala pentatónica. Su envocadura similar a la del pengullo con la peculiaridad de que se ubica en el lado opuesto a los agujeros digitales, recurso que, al permitir la colocación vertical del instrumento, facilita en parte su ejecución. Ya en escasa frecuencia, lo utilizan los varones adultos, para atraer las mujeres.

Kullkull

Trompeta tubular curva, sin boquilla, de asta vacuna, que los mapuches de Pampa y Patagonia han conocido en sus variedades, travesera y frontal.

Esporadicamente, el Kullkull ha sido utilizado en los rogativas como refuerzo de las exclamaciones rituales colectivas.

Trutruka

Instrumentos musicales de America del Sur

Trompeta "natural" longitudinal de embocadura oblicua. El tubo se obtiene de una caña colihue que se parte mediante un corte longitudinal en dos mitades, de las cuales se extrae parte del tejido leñoso y luego se vuelven a unir, asegurando la hermeticidad del conducto mediante el embutido en una triba fresca de potro. Una guampa -asta vacuna- despuntada se coloca en el extremo más grueso de la caña.

Es instrumento tradicional de los mapuche y conserva especialmente su vigencia en las províncias de Neuquen y Chubut. Se la usa principalmente en el nguillatún. Sus toques enmarcan diversas etapas de la ceremonia.

Wakar`hanti

Trompeta travesera recta cuyo sonido se obtiene mediante una técnica combinada de insuflación de aire y vibración de los labios. La utiliza los grupos chiriguano de Salta, tanto para convocar a la fiesta del Carnaval como para bailar en ronda su nombre significa "cuerno de vaca" .

Turú

Hasta hace aproximadamente 50 años, los guaraníes misioneros aplicaban la denominación de turú a una trompeta de caña tacuara de aproximadamente 35 cm de largo por 5 de diámetro. Emitía un solo sonido, grave y profundo, y se utilizaba para dar señales. Carece hoy de total vigencia, conservándose algunos ejemplares en museos públicos y privados.

INSTRUMENTOS MEMBRANÓFONOS

El bombo

instrumentos

Tambor construido por un cuerpo cilíndrico de madera, sobre cuyos extremos se extienden dos membranas de cuero de oveja o de cabra, que llevan cosido un arquito en el borde, se percute con dos mazos. Se utiliza para acompañar canciones y danzas y su función es eminentemente rítmica. Está muy difundido en la región del Noroeste y el centro del país.


La caja

altiplano

El cuerpo del instrumento es un arco de madera delgada, de aproximadamente de 10 cm. de altura, tiene dos parches de cuero atados entre sí por medio de un tiento en forma de zigzag. El diámetro de la membrana es de aproximadamente 33 cm., uno o dos palillos completan el instrumento. La caja está presente en casi todas las manifestaciones tradicionales del Noroeste, ya sean festivas (chaya), ceremonias populares, ceremonias religiosas (Misa chico, la fiesta de la Virgen del Valle, fiesta de Iruya, etc). Se encuentra muy difundida en Tucumán, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, norte de San Juan, La Rioja y Catamarca.


Kultrún

mapuche

Timbal-sonaja de los mapuches cuyo uso está vigente en las comunidades de Neuquén, Río Negro y Chubut. Su cuerpo es una semiesfera de tronco de canelo, laurel, lenga, ciprés o raullí cuyo diámetro oscila entre 30 y 60 cm.


Un parche de cuero de potro, oveja, guanaco, chivo o perro cubre la boca del recipiente y se une a un aro de tientos retorcidos retorcidos aplicado a la base mediante un cordel de cerda equina o de cuero, dispuesto en zigzag.

Suele contener en su interior cuatro pequeñas piedras u otros elementos que revisten especial significación mágica.

Ápel

Timbal tehuelche de características similares al Kultrún pero sin resonadores en su interior. Los testimonios de los primeros viajeros por la patagonia indican que ya a partir del contacto entre indígenas y hombres blancos, los primeros comenzaron a elaborar su timbal aprovechando "bacinillas". La información recogida en campaña en la provincia de Santa Cruz asegura que el elemento original para construir el elemento original para construir el cuerpo del instrumento era una caparazón de "peludo" a la que se " retobaba igual que una boleadora" con un cuero de lomo o panza de guanaco.

Tambor de Agua

historia

Membranófono chaquense de golpe directo, tubular, cerrado en uno de sus extremos. Su cuerpo es un tronco ahuecado en forma de vaso cilíndrico en cuyo interior se vierte agua hasta alcanzar aproximadamente un tercio de la capacidad del recipiente. Se cubre luego con un cuero de "corzuela", cabra o avestruz que se ajusta al borde extremo del tronco -donde suelen practicarse una acanaladura- mediante varias vueltas de un cordón de fibras de cháguar.

Los ejemplares cuyos toques se realizan sentado o en cuclillas llegan hasta los 50 cm de altura por 30 de diámetro y se construyen con troncos de algarrobo, pakará, cedro o yuchan. Los que se tocan de pié son de mayor altura -hasta 1,5 m-.

Anguá

Tambor tubular de los mbyá. Cuyas dimensiones no superan por lo general los 25 cm de altura y los 20 diámetros. Su caja es un tronco de palma excavado, con un pequeño orificio cuadrangular a modo de "oídos". Sus parches, de cuero de carpincho, se adaptan para su colocación a sendos aros chatos, de madera flexible, que quedan cubiertos por el cuero. Sobre ello se adaptan otros dos aros de tamaño y estructuras similares pero que suelen estar ornamentados con guardas. Se lo cuelgan de un hombro y se lo percute con dos palillos.

Anguaguásu

Tambor de los chiriguanos-chané que habitan en el borde occidental del Chaco Salteño y en el "Ramal" de Jujuy, denominado también anguá arétepe ("tambor de fiesta", anguá tubícha ("tambor jefe" y "tambora". Se lo considera el integrante femenino de una familia de tambores, de los cuales es el de mayores dimensiones (50 cm de altura y de diámetro aproximadamente). Los parches son de cuero de corzuela, akúti, karaguáy o teyuguásu y van cosidos a un anillo interno de bejuco que se adapta por fuera a la boca del cilindro. Posee dos aros externos de tala, afata o palo amarillo y un cordel de tiento o de fibra vegetal que los une en W. Se lo cuelga de un hombro y se lo percute con una maza.

Anguarái

Es el tambor tubular mediano de los chiriguano-chané. Las medidas en su diámetro y su altura suelen coincidir en aproximadamente 25 cm. Su caja es de algarrobo o palma excavada y sus parches de akúti, vizcacha o iguana. El cuero no percusivo lleva un cordón de cerda o fibras vegetales llamado evínsa. La tensión de la correhuela se logra mediante un solo tiento o cordón de fibra vegetal que va abrazando de a dos los ramales que une ambos lados. Se lo percute con dos palillos.

Michirái

Es el tambor más pequeño de la familia de membranófonos chiriguano-chané, similar a lo que hemos escrito "caja de indio". Su nombre significa "el hijo más chico".



INSTRUMENTOS CORDÓFONOS

El arpa

aymara

Tiene forma triangular, con cuatro partes bien diferenciadas: la caja sonora, la cabeza o consola con clavijero, la columna y el encordado. La columna de madera soporta la gran tensión de las cuerdas, cuyo número varía alrededor de 36. De uso habitual en nuestro país en zonas santiagueñas, en el Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones, zonas esencialmente guaraníticas.


El charango

Instrumentos musicales de America del Sur

La caja de este instrumento está constituida por una caparazón de armadillo sobre el cual se adhiere una tapa armónica. El mango se halla pegado por un extremo a la caja y en el otro se encuentra el clavijero desde donde parten cinco pares de cuerdas que originalmente eran de tripa. Su carácter festivo y alegre hace que sea empleado para el acompañamiento musical de danzas y canciones. En nuestro país es muy conocido en el Noroeste.


Aro musical chaquense

instrumentos

Son dos pequeños aros flexibles, cada uno de los cuales se tensa con un haz de cerda equina. El portacuerdas propiamente dicho se construye con la sección chata de una rama de eskayánti y el arco de frotación con una de ankóche en estado natural ambas desprovistas de su corteza. Ambos arcos van entrelazados. El primero se sostiene con una mano, apoyando uno de sus extremos en la mejilla del ejecutante, quién mantiene la boca entre abierta para que haga las veces de caja de resonancia. El otro arco se toma con la otra mano haciendo que su cuerda tome contacto tanto con la cuerda como con la rama de la otra pieza cerca de los labios de quien toca. Se obtiene un débil sonido. Se considera que su sonido posee un especial poder de atracción sexual. Posee plena vigencia entre los mataco, chorote y chulupí, y parece haber sido usado también por los pilagá.

Kinkulkáwe

Arco musical de los mapuche cuyos últimos ejecutantes han desaparecido recientemente o son ancianos. Es organológicamente similar al arco chaquense, con la diferencia que cada uno de sus piezas era una costilla de potro. Sus cuerdas se frotaban con carbón o ceniza para aumentar el efecto sonoro durante la frotación.

Koólo

Fue, hasta la muerte de sus últimos ejecutantes en la década pasada, la variedad tehuelche del arco musical. Constaba de un arco de madera de calafate de hasta 60 cm de largo, que se frotaba con un trozo de hueso de cóndor o de avestruz que antiguamente solía presentar dibujos incisos y mucho más raramente perforaciones.

N’biké

Laúd de mango, monocorde exclusivo de los toba y pilagá. En los ejemplares más antiguos que se han recolectado, su resonador y su mango estaban realizados en una pieza de madera tallada. En los actuales la caja de resonancia es un envase industrial de hojalata de tamaño industrial que se somete a la acción del fuego de modo que sus paredes se adelgacen y resulte así mayor su amplificación sonora, y a la que se practican de dos a ocho incisiones o agujeros a modo "oídos". Posee un mango de madera, una cuerda de cerda equina que se ata a la base del recipiente, un puente y una clavija. El arco de frotación es una rama delgada. Las cuerdas se humedecen con saliva antes de la ejecución.

Mbaraká

Con ese termino los guaraníes de Misiones designaron a la guitarra.

Los acostumbran utilizar hoy en sus ceremonias religiosas guitarras de fábrica a las que siempre quitan la sexta cuerda, buscando seguramente mantener las características del instrumento que llegó a sus manos -tal vez por medio de los jesuitas, antes de 1800- cuando todavía poseía sólo cinco cuerdas.

Rabel

Este instrumento, clasificado como cordófono compuesto, laúd de mango con tres cuerdas, es patrimonio exclusivo de los mbyá, quienes lo denominan rabé o labé. Pasó a América en manos de los jasuítas, adquiriendo entre los guaraníes el valor de un instrumento propio. Hoy se construyen y se ejecutan en algunas aldeas mbyá. Su caja es de madera de cedro tallada y encolada con sustancias gomosas producidas por frutas silvestres o por flores.

Sus cuerdas pueden ser por cuerdas vegetales, tripa, cerda equina, pelo femenino y más recientemente de nylon. Los ejecutantes son siempre varones. Se lo emplea para acompañar distintos cantos danzas y juegos de destrezas.

Turúmi

Laúd de mango de cuatro cuerdas adoptado por los Churiguano-chané, quienes lo llaman también miorí. Aunque este último término es deformación de la palabra violín, se asemeja -por su tamaño y proporciones- a una viola. Su afinación hace pensar en la viola ya que sus cuerdas guardan las mismas relaciones interválicas que las del violín pero su altura absoluta suele ser una tercera más baja. Lo construye tallando y excavando un trozo de madera de cedro logrando que el fondo, el arco, el mango y el cabezal del instrumento sean de una sola pieza.

El uso del turúmi se haya en franca decadencia.



INSTRUMENTOS IDIÓFONOS

Iwirata´í

Palo de entrechoque utilizado por los Mbyá de la provincia de Misiones. Son dos varillas de madera dura de unos 35 centímetros de largo, unidos por uno de sus extremos por un cordel de fibra vegetal.

Ambas varillas se toman con una mano por sus extremos unidos y se golpean entre sí en determinados tramos de la secuencia musical aunque sin relación rítmica estricta con el resto de los instrumentos.

Takuapú

Tubo de ritmo constituido por un trozo de tacuara de 70 a 95 centímetros de largo y entre 4,5 y 7 de diámetro al que se eliminan sus tabiques naturales, salvo el del extremo inferior. Lo ejecutan exclusivamente las mujeres. Su forma de ejecución consiste en tomarlo con una mano por su tercio superior y, manteniéndolo en posición vertical, golpear el suelo.

Sonajeros de uñas

altiplano

Es un conjunto de resonadores individuales, originalmente de pezuñas vacías de "corzuelas", "chancho del monte", anta o avestruz. Cada una de las uñas se perfora por su vértice, y se hace pasar por ese orificio un cordón defibras de Cháguar que se anuda sobre sí mismo en el interior de cada resonador. Los cordones pueden ir atados entre sí formando un racimo o bien añadirse a lo largo de otro cordón que se ata en la cintura o en las piernas.

Kaskawilla

De golpe indirecto que produce sonido por sacudimiento, utilizado por los mapuche de Neuquén, Río Negro y Chubut. Se trata de una faja de lana tejida con sus extremos unidos entre sí dejando libres los flecos. Un número variable de cascabeles industriales de bronce se cosen a ella, generalmente en hilera o a lo largo de su línea central y con menor frecuencia agrupados cerca del punto de unión de los extremos de la faja.

Sonajero de calabaza

Son ideófonos de golpe directo que producen sonido por sacudimiento. Consiste en una calabaza de forma ovoidal o esférica, de tamaño variable, cuyas propias semillas pueden utilizarse como resonadores, aunque es más frecuente que éstas se reemplacen por pequeñas piedras, pezuñas, trozos de vidrio u otras semillas de naturaleza más consistente.

El instrumento puede poseer un cordel de fibras de cháguar o tela que atraviesa el mango y sirve de colgante. Su cuerpo puede estar ordenado con decoración incisa o pirograbado.

Palo – sonajero

Instrumento chaquense. Se compone de un racimo de uñas, cascabeles y/o campanillas amarrado al extremo de una vara de hasta 2,50 m de longitud.

Ha sido utilizado exclusivamente por mujeres adultas para acompañar el canto-danza durante las ceremonias de iniciación femenina.


Instrumentos mapuche


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=L8jaMs2rR_c

Musica del altiplano

El condor pasa

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=5HMhDRNjTrU


takuapu quena sikus


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=jpJkDZ9g9z4

carnavalito

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=zvfqION97jI


Fuente: http://www.argentinisima.com/quena.htm
http://www.folkloretradiciones.com.ar
www.oni.escuelas.edu.ar