¿Realmente tenemos Viveza Criolla? ¿somo los argentinos picaros?¿quien hizo picardias? ¿a que llaman picardia? ¿somos todos Vivos realmente?

El atroz encanto de ser argentinos



Se la conoce como viveza criolla, pero es la viveza argentina frecuentada por todas las capas psicosociales y extendida a la totalidad del territorio nacional, aunque en sus comienzos haya predominado en Buenos Aires. Resulta una expresión incomprensible para quien no la haya experimentado -o sufrido-. Refleja o encubre habilidades y miserias. Juega con los equívocos, hace reír y hace llorar, por un lado eleva y por el otro humilla.
La viveza criolla nació en Buenos Aires. El resto del país no la aceptó como propia hasta que sus hazañas cundieron. Quien la ejercita se llama vivo. El vivo de Buenos Aires, después el vivo de cualquier localidad argentina. El lenguaje se dilató con su aparición, porque al vocablo vivo se añadieron las avivadas, que son sus acciones. Los demás humanos -seres estúpidos que sufren las estocadas del vivo o le responden con impericia- se llaman zonzos o giles. Por eso abundan los consejos imperativos: "¡A ver si te avivás!" O el emoliente diagnostico: "Por fin te estás avivando".
La dilatación del lenguaje prosiguió en forma acelerada. El vivo generó jocundos sinónimos, muchos de los cuales fueron incluidos por el lunfardo y las letras de los tangos: canchero, piola, rompedor, rana, madrugador, púa, pierna. Cada una de estas palabras ayudó a completar su retrato de triunfador imbatible. El vivo es un personaje que se mueve con las antenas eréctiles y el cuerpo elástico, seguro de reconocer al adversario antes de que éste lo sospeche y, además, ponerlo fuera de combate sin que haya despabilado siquiera.
Si es atrapado in fraganti, sabe cómo zafar. Zafar es una de sus grandes habilidades. Tan grande, que durante mucho tiempo, cuando alguien quería lavarse las manos, exclamaba: "¿Yo?, ¡argentino!. Creo que pocas veces un gentilicio fue tan descalificado por sus propios portadores. Da vergüenza.
El vivo comete sus fechorías y pone cara de ángel. Necesita burlarse de alguien al que llama punto.
Para lograrlo vale todo: mentir, aprovecharse de las debilidades ajenas o empujarlo hacía el ridículo. El vivo redobla su esplendor a costa de la impotencia del zonzo. Su golpe tiene la característica de aplastar al contrincante sin dejarle margen para el retruco.
El vivo necesita de la barra. Barra es el auditorio que le festeja sus gracias. Actúa para que lo vean y lo aplaudan, para que lo festejen con asombro. El vivo actúa como si estuviese en un escenario. Actúa sin darse pausa.

¿Picardia, Viveza Criolla o Argentinismo?

Les hice un resumen, esta bueno el articulo, soy argentino y la picardia en algunas cosas se ve,
http://www.varelaenred.com.ar/la%20caustica%20picardia.htm