Antes que nada quiero aclarar que soy argentino y que cualquier crítica es bienvenida

¿El anagrama de un gentilicio devela el carácter de su gente?


En 1922, cuando al premio Nobel de Literatura Jacinto Benavente le pidieron su opinión de los argentinos, respondió: “Armad la única palabra posible con argentino”

¿Argentino=Ignorante?



La anécdota no es nueva, pero redactada por la pluma experimentada de Marcos Aguinis (en El atroz encanto de ser argentinos, 2002) vale la pena releerla:
El dramaturgo Jacinto Benavente había venido al país por primera vez en 1922 y recorría en ferrocarril las ciudades del interior junto a la actriz Lola Membrives. Cuando se detuvieron en Rufino ella bajó a recoger cartas y telegramas. En uno de los cables se anunciaba a Benavente que había ganado el Premio Nobel de Literatura. Lola Membrives compró una botella de champán y fue a despertar al escritor para celebrar la extraordinaria noticia. Benavente la recibió con calma y, contra lo que esperaba la actriz, decidió completar su gira antes de retornar a Europa.
En cada ciudad, Jacinto Benavente fue interrogado sobre la Argentina. Era una obsesión develar el punto de vista de este extranjero que se había vuelto tan famoso, casi una visceral urgencia por recibir la confirmación de nuestra eterna buenaventura (…). Pero el español esquivaba contestar. Su recato, lejos de disminuir el acoso, lo aumentaba. Cuando llegó al puerto para embarcar, en el minuto previo al retiro de la escalerilla arreciaron las demandas. Entonces disparó un cañonazo: “Armad la única palabra posible con las letras que componen la palabra argentino”. Benavente penetró en el barco y desapareció. Su figura ya no estaba a la vista cuando los que lo habían escuchado pudieron descifrar el acertijo: la única palabra que se construye con las letras de “argentino” es ignorante.

CASI ÚNICO EN AMÉRICA
Ochenta y seis años después de aquel terminante juicio de Benavente resulta extremadamente sencillo comprobar que el escritor español estaba en lo cierto. Al menos, en lo que hace a la existencia única del inquietante anagrama del gentilicio que designa a los habitantes de la Argentina (acerca del discutible detalle de que esa fuera su única opinión al respecto, puede decirse y escribirse mucho, y de hecho ya han corrido ríos de tinta sobre el asunto). Basta ingresar al principal generador de anagramas en español que ofrece internet, el Spanish Anagram Generator que en 1997 colgó Martín Mamo, escribir “argentino” en el casillero correspondiente, solicitar que los resultados se limiten a una sola palabra (si se permite que arrojen dos palabras, por ejemplo, uno puede toparse con curiosidades como “origen tan”, “grito nena” o “negro anti”) y comprobar que, efectivamente, IGNORANTE es el único anagrama posible de ARGENTINO.

ignorancia
JACINTO BENAVENTE

Pero la sorpresa no termina allí. Engolosinado, el usuario de tan maravillosa herramienta lingüística se pregunta inmediatamente por sus vecinos y eternos rivales futbolísticos, los brasileños. Pero rápidamente se decepciona: el español no registra ningún anagrama de ese gentilicio. La investigación continúa, y el resultado es siempre el mismo: ni chileno, ni boliviano, ni uruguayo, ni peruano, ni ecuatoriano, ni… ¿Existirá en América algún otro gentilicio “anagramable”, y que para peor esconda una sorpresa tan desagradable como el argentino?
A esta altura resulta indispensable acudir a Wikipedia, escribir América y luego, con paciencia, ir probando uno por uno todos los gentilicios de la región, para estar seguro de no olvidar ninguno. (Y para no equivocarse: ¿cuántos hispanohablantes sabrán que a los habitantes de Antigua y Barbuda se les dice antiguanos?).
Finalmente, revisados 35 países, 17 dependencias, tres departamentos franceses y un estado libre asociado con los Estados Unidos, aparecen los primeros y únicos anagramas que acompañan al ignorante argentino. Son tres, pero se forman con sólo dos gentilicios: con DOMINICANO (habitante de la República Dominicana) es posible formar el curioso ADMONICIÓN y el inquietante DOMINACIÓN, y con GRANADINO (ciudadano de Granada, país caribeño independizado de Inglaterra en 1974), el mucho más preocupante ANDRÓGINO.
De todos modos, ninguno parece tener el espíritu lapidario que identifica a los compatriotas de Adolfo Bioy Casares, quien en una entrevista periodística afirmó con dolor: “Tenemos un escepticismo inteligente, una clase de reticencia que nos salva un poco… Sólo en el exterior nos convertimos en personas altaneras y suficientes. Estas son algunas de las razones por las que, afuera, la frase ‘Usted no parece argentino’ funciona como un elogio”.

argentino

Visitá mi otro post sobre el argentino: http://www.taringa.net/posts/info/935472/El-argentino.html


FUENTE: http://www.adlatinaladob.com/2008/02/11/%c2%bfel-anagrama-de-un-gentilicio-devela-el-caracter-de-su-gente/