Lluvia de estrellas dracónidas 8 de octubre 2011 (guía para verlas)

El 8 de octubre del 2011 se podrá observar una lluvia de meteoritos dracónidos (de la constelación de Draco) en el hemisferio norte durante las horas posteriores al crepúsculo

Lluvia de estrellas dracónidas 8 de octubre 2011

Este 8 de octubre en el hemisferio norte se podrá observar una intensa lluvia de meteoritos del Dragón, aunque un tanto obstaculizada por la la Luna. La lluvia de dracónidas se produce cuando la Tierra se encuentra con rastros de polvo generados por el cometa 21P/Giacobini-Zinner, al acercarse este a las regiones interiores del sistema solar. Y este año algunos astrónomos predicen máximos de hasta 600 a 800 meteoritos por hora, un ritmo bastante profuso —en ocasiones anteriores estos meteoritos incluso han afectado las telecomunicaciones terrestres con ritmos de hasta 10 mil fragmentos por hora.

Se prevé que el máximo de los meteoros dracónidos sea entre las 17 y 22 horas del sábado, tiempo de España. Esta lluvia de estrellas podrá ser vista también en México y en Estados Unidos pero en menor medida —con pico también durante las horas inmediatamente posteriores al crepúsculo.

La Luna creciente en el cielo durante el albor de la noche impedirá que este espectáculo sea visto en todo su esplendor pero, de cualquier forma, la intensidad de esta lluvia merece asomarse con detenimiento a pescar estrellas fugaces.

Los astroaficionados deberán mirar hacia la constelación de Draco a unos 35 grados norte de latitud en un radiante circumpolar. Aunque la tasa de estrellas fugaces tendrá su pico en las horas tempranas de la noche, se podrán ver algunos meteoros más esporádicos en las horas anteriores al amanecer, con le ventaja de que estas estrellas parecerán emitir una cola de luz más larga y lenta.

Si bien la fiesta de luces del Dragón este año tiene ciertos menoscabos, recomendamos a las personas que estén en el hemisferio norte salir a tomar el fresco nocturno y sincronizar su sinapsis con los fogonazos del cielo, disfrutando de los destellos de cometa como lúcidos y expansivos pensamientos. Y les recordamos, como solemos decir en Pijama Surf, que uno de los placeres supremos que tiene el ser humano en este mundo es contemplar luces en el cielo.