Historia de los judíos en Argentina

La Historia de los judíos en Argentina comienza antes de la propia República


Los judíos en Argentina han vivido durante siglos, sin embargo no se tienen registros de grandes poblaciones judías hasta los siglos XIX y XX. Los judíos que huían de la Inquisición española y portuguesa se establecieron en lo que hoy es territorio argentino, pero se asimilaron en la sociedad argentina. La población judía en Argentina es la sexta más grande del mundo fuera de Israel y la más grande de América Latina. Al año 2006 se calculaba una población de alrededor de 184.500 judíos.


Razones de la inmigración judía

Dependiendo las épocas, las razones siempre fueron las mismas: expulsiones, persecuciones, pogromos, antisemitismo. Desde la Inquisición hasta el Holocausto la comunidad judía ha encontrado en las tierras argentinas un hogar donde poder asentarse y progresar.

A partir del siglo XVI provenían de España, Portugal y Norte de África. Posteriormente en los siglos XIX y XX la región de origen fue principalmente Europa Occidental, sobre todo Alemania, Rusia y Rumania entre otros. Las causas de la emigración se debieron principalmente a las políticas opresivas (el zarismo del Imperio Ruso) o situaciones de crisis que ponían en riesgo la base económica de las familias judías. La discriminación (antisemitismo) que recibieron los judíos en Europa durante el período de entreguerras (Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial), especialmente por el nazismo, fue el motor para que embarcaran hacia los Estados Unidos y América del Sur.


Siglo XIX

Durante la época colonial estuvo prohibida la permanencia de personas de fe judía, además aquellos católicos sospechosos de ser judaizantes eran perseguidos por la Inquisición, como se detalla en la historia del médico Francisco Maldonado da Silva, quemado vivo por dicho tribunal en Lima. A pesar de eso muchos de los comerciantes portugueses en el Virreinato del Río de la Plata eran judíos Sefardí, pero como comunidad organizada no surgió sino hasta después de que Argentina se independizara de España. Cerca del año 1810, judíos de Francia y otras partes de Europa occidental comenzaron a instalarse en Argentina. En las Provincias Unidas del Río de la Plata, en la Asamblea General Constituyente realizada el día 24 de marzo de 1813, se declara la extinción de la Inquisición. Ello no significó que los judíos podían vivir libremente en lo que sería la actual Argentina. Pasaron muchos años para que empezaran a llegar judíos y se asentaran libremente. En 1846 una corriente de judíos llega al país desde Alemania, cuyo número se desconoce. Antes de 1855, los judíos emigraron de Europa Occidental y se asentaron en Buenos Aires. En el año 1853, comienza la existencia del judaísmo argentino como comunidad. Esta inmigración continuó hasta mediados del siglo XIX.

A mediados de siglo los judíos que vivían en la Argentina no superaban los 100. En 1862, ante la proximidad de Pesaj, ese reducido grupo pensó en reunirse en una entidad comunitaria. Diez hombres se reunieron para orar y así nació la Congregación Israelita de Buenos Aires, más adelante llamada Congregación Israelita de la República Argentina. Su primer presidente fue Segismundo Aguerbag. En 1876 el gobierno argentino autorizó el ejercicio del Ministerio del Rabinato Judío., promoviendo el impulso de la inmigración judía desde el imperio ruso. En 1888 ocho familias de agricultores judíos inmigraron y fundaron Moisesville, en la Pcia. de Santa Fe. Luego 50 familias fundaron la desaparecida Colonia de Aronsville.

Para fines del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX, muchos judíos Askenazí llegaron al país desde Europa Oriental, huyendo de persecuciónes y pogromos. Los inmigrantes judíos al llegar a Argentina, trabajaron como agrónomos y viñateros en Mendoza, y como ingenieros en Tierra del Fuego, durante los años 1883 a 1886. Otros desempeñaron cargos obreros, estancieros e industriales.


Entre los años 1885 a 1889 un total de 2,385 judíos llegaron al país, a bordo del barco Weser, a causa de la intensificación de las amenazas de expulsión de los judíos de las zonas rusas, y de los cuales se sabe 2,260 permanecieron en el país. En 1888 se publicó en Buenos Aires el primer periódico escrito con caracteres hebraicos, con el nombre de "El Fonógrafo Hebraico", dirigido por Fabián S. Halevy.

En 1889 llegan de Alemania unos 1,200 inmigrantes, una vez más a bordo del Weser y el Bremer. En general provenían de la región de Podolia en Ucrania. Respetaban estrictamente la religión y así como la vestimenta y el uso de barba. Pero en 1889 se produce un giro decisivo para la inmigración, ya que se producen cambios en el gobierno y en la política de inmigración y colonización.

Un año más tarde, en 1890, Argentina lanza su plan de inmigración, el cual consiste en pagar los pasajes, lo que trae como consecuencia que desde 1891 hasta 1896 llegaran a Argentina unos 20,121 judíos provenientes de Rusia y Rumania, instalándose, en su gran mayoría en Buenos Aires, Entre Ríos y Santa Fe. En 1891, el vapor Pampa rentado por el Barón Hirsch trajo 817 inmigrantes judíos desde Ucrania, Polonia, Lituania y Besarabia. Esta inmigración dio origen a las colonias de Carlos Casares y Entre Ríos. Desde 1894 existen en Buenos Aires mueblerías de propiedad judía y aparecieron las primeras roperías judías.


Si bien muchos de esos inmigrantes se establecieron en las principales ciudades, muchos otros adquirieron tierras a través de la Jewish Colonization Association para establecer pequeñas colonias agrícolas "comunas" en el interior del país, especialmente en las provincias Santa Fe y Entre Ríos. En cada colonia la explotación agrícola se adaptó a las condiciones especiales de la zona donde se encontraba, la explotación era mixta, basada sobre la agricultura, la cría de ganado con sus derivados, la agricultura, apicultura, horticultura, etc. Estas colonias rurales judías, son conocidas culturalmente bajo el nombre de Los Gauchos Judíos a raíz de un libro con ese título de Alberto Gerchunoff.

El 27 de septiembre de 1897 se colocó la piedra fundamental de la actual Sinagoga de la Congregación Israelita Argentina, en Libertad 785, frente a la Plaza Lavalle, ceremonia a la que asistió el Intendente Municipal, Francisco Alcobendas.


Siglo XX

Entre los años 1906 y 1912, la inmigración judía aumentó a un ritmo de alrededor de 13,000 inmigrantes por año, siendo la mayoría de Europa Oriental, también de Marruecos y el Imperio Otomano. Los inmigrantes judíos en Argentina rápidamente se adaptaron y llegaron a desempeñar un papel importante en la sociedad argentina.

En 1920, aproximadamente 150,000 judíos vivían en la Argentina.

A partir de 1928, oleadas de inmigrantes judíos llegaron desde Alemania y el resto de Europa ocupada, especialmente después que Hitler llegara al poder en 1933. Entre los inmigrantes judío-alemanes ingresados después de 1928, hubo miles que escapaban de las políticas antisemitas implementadas durante ese régimen.

Pese a ciertas restricciones, Argentina fue el país latinoamericano que incorporó más refugiados judíos entre 1933 y 1945. Desde 1928 el país recibió alrededor de 45.000 judíos europeos, de los cuales probablemente la mitad ingresó de manera ilegal.

Durante las décadas del 30 y del 40, en Argentina el sector manufacturero creció en número pero manteniendo su anterior composición de unas pocas grandes fabricas y muchas pequeñas empresas. Fabricar era una ocupación para extranjeros: en 1939 la mitad de los propietarios y trabajadores de pequeñas plantas de fabricación eran inmigrantes, muchos de ellos eran refugiados judíos recién llegados de Europa Central.

A comienzos de los años 50 la inmigración judía comenzó a disminuir, al mismo tiempo, el país estableció relaciones con el Estado de Israel.

La cultura judía ha realizado y continua realizando aportes considerables a la cultura argentina, en las ciencias, el arte, la música, el humor y los valores. A modo de ejemplo, uno de los tres premios Nobel de ciencias con que cuenta el país, César Milstein era judío; la música y los músicos judíos desempeñaron un papel fundamental en el desarrollo del chamamé, estilo folclórico de la Mesopotamia argentina


http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_los_jud%C3%ADos_en_Argentina

Fuentes de Información - Historia de los judíos en Argentina

Dar puntos
10 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 5.618 Visitas
  • 4 Favoritos

2 comentarios - Historia de los judíos en Argentina

@slashcat Hace más de 6 años -1
interesante, gracias
@nahas Hace más de 5 años -1
Gracias por el aporte!