Hemos llevado a cabo un bello ejercicio aplicado al mundo internautico: nuestra forma personal de buscar a Dios. Y lo hemos hecho de la forma más drástica que hemos podido mientras desaprovechabamos nuestra jornada laboral, esto es: Diciendo SI a TODO.

Abran su navegador favorito, o mejor no, abran ustedes su Internet Explorer, porque si ustedes buscaban guían este turbio mundo de internet qué mejor manera que instalar todas las barras de ayuda a la navegación. Y eso es lo que hemos hecho, decir que si ante cualquier pregunta que apareciera frente a nosotros en forma de ventanita de Windows (valga la redundancia). Y este es ahora el aspecto de nuestro escritorio. Un ejemplo de usabilidad y accesibilidad. Una maravilla de arquitectura de pixeles que pone al alcance de nosotros y en un solo click todo lo que podemos necesitar en esas horas de asueto que constituyen nuestro dia a dia en el trabajo.
Encontramos a Madeleine, está en nuestro escritorio

Dile que sí a Internet Explorer


Nota legal
Queremos aclarar que este pequeño y modesto experimento se ha llevado a cabo sin dañar ningún animal. Que la computadora en la cual se han instalado las apliaciones en cuestión recibirá mañana mismo un tratamiento antiviruses. Y que la mayoria del estudio ha sido llevado a cabo por Don AcelgaFrita y el Nuevo Becario Tocado por el Dedo del Afortunado Azar, al cual llamaremos por ejemplo Jaume. Agradecidos les estamos, señores.

Downloads
Y por último, si son ustedes de esos que no tienen criterio y quieren instalar el Pack Completo de Ayuda a la Navegación y luchar de paso contra el creciente relativismo que nos acecha, no tienen más que descargar este archivo. No asumiremos en ningún caso la responsabilidad derivada de la instalación de dicho engendro. Es decir, nosotros en su lugar no lo hariamos. Nietzsche tampoco.







navegacion