¿Por qué se cometen tantos delitos violentos?

¿Por qué se cometen tantos delitos violentos?
TODOS los homicidios son horribles, pero los perpetrados sin ningún motivo aparente resultan más difíciles de comprender. La ausencia de un móvil definido desconcierta a los investigadores. Por otra parte, a través de los medios de comunicación —cada vez más eficaces— millones o hasta miles de millones de personas se enteran de lo sucedido en cuestión de horas. Según un informe publicado por la Organización Mundial de la Salud, “la violencia está presente en todos los países del planeta; casi ninguna comunidad es inmune a ella”.
Se han visto casos de violencia gratuita incluso en lugares que hasta hace poco se consideraban bastante seguros. Por ejemplo, Japón tuvo durante mucho tiempo un bajo índice de agresiones de esta clase. Sin embargo, en junio de 2001, un hombre armado con un cuchillo de carnicero entró en una escuela de la ciudad de Ikeda y comenzó a dar cuchilladas a diestro y siniestro. En quince minutos mató a ocho niños e hirió a quince más. Si se tienen en cuenta este y otros sucesos ocurridos en Japón —se han dado casos de jóvenes que asesinan a desconocidos por la simple emoción de hacerlo—, uno se percata de que, sin lugar a dudas, las cosas han cambiado.
Incluso en países donde los índices de criminalidad son altos, algunas masacres irracionales han provocado la repulsa de la sociedad. Eso fue lo que pasó a raíz del ataque contra el World Trade Center (Nueva York) el 11 de septiembre de 2001. El psicólogo Gerard Bailes comentó al respecto: “[Este atentado] ha convertido el mundo en un lugar peligroso y totalmente extraño en el que es imposible predecir lo que va a suceder”.
¿Por qué lo hacen?
No existe un único factor que explique las distintas manifestaciones de violencia. Ahora bien, hay crímenes que resultan más difíciles de entender pues escapan totalmente a la razón. Por ejemplo, cuesta asimilar el que un individuo se acerque a un desconocido y lo apuñale hasta matarlo o que alguien pase en automóvil por delante de una casa y se ponga a disparar sin ningún motivo.
Algunas personas sostienen que la violencia es inherente al hombre. Sin embargo, hay quienes consideran que este rasgo no forma parte de la naturaleza humana (véase el recuadro “¿Somos violentos por naturaleza?”).
Según un gran número de especialistas, existen muchos factores y circunstancias que pueden inducir a alguien a cometer un acto de violencia irracional. Un informe publicado por la academia estadounidense del FBI (Buró Federal de Investigación) llega a decir: “La persona que está en su sano juicio no comete un homicidio”. Es posible que algunas autoridades no concuerden del todo con esta afirmación, pero sí concuerdan con lo que da a entender. Por algún motivo, el agresor ya no piensa con normalidad. Algo ha afectado su raciocinio, de modo que es capaz de actos impensables. ¿Qué factores pueden contribuir a que un individuo decida matar a alguien sin ninguna razón aparente? Examinemos algunas de las posibles causas mencionadas por los expertos.
La desintegración familiar
se entrevistó a Marianito Panganiban, portavoz de la Oficina Nacional de Investigación de las Filipinas, quien comentó respecto a los antecedentes de los homicidas irracionales: “Provienen de familias rotas. Carecen de amor y afecto. No tienen principios morales por los que guiarse y, por tanto, se descarrían”. Muchos investigadores señalan que, por lo general, los criminales más agresivos han crecido en un entorno familiar violento en el que las relaciones interpersonales dejaban mucho que desear.
El National Center for the Analysis of Violent Crime, de Estados Unidos, hizo público un informe que enumeraba ciertos factores que ayudan a identificar a los jóvenes con propensión a cometer delitos violentos en los centros educativos. Según el informe, la vida familiar de tales jóvenes suele tener las siguientes características: una relación turbulenta entre padres e hijos; padres incapaces de darse cuenta de los problemas de sus hijos; distanciamiento entre los miembros de la familia; padres que ponen poca o ninguna restricción a sus hijos, y, por último, hijos extremadamente reservados que llevan una doble vida a espaldas de sus progenitores.
Hoy en día, muchos niños sufren a causa de la ruptura de su familia. Otros tienen padres que apenas les dedican tiempo, de modo que crecen sin la atención y la instrucción moral que necesitan. Algunos expertos creen que, debido al entorno que les rodea, estos niños no desarrollan la capacidad de establecer vínculos afectivos, por lo que les resulta más fácil acabar con la vida de otras personas, a menudo sin ningún remordimiento.
Los grupos extremistas y las sectas
Los hechos indican que algunos grupos extremistas, así como algunas sectas, han desempeñado un papel fundamental en la comisión de ciertos crímenes. Un chico de raza negra de 19 años de Indiana (EE.UU.) apareció muerto en un lado de la calle con un tiro en la cabeza. El muchacho acababa de salir de un centro comercial y caminaba de regreso a su casa cuando un joven lo eligió al azar y le disparó. ¿Por qué? Supuestamente porque quería ingresar en una organización que defendía la supremacía blanca y deseaba ganarse el tatuaje de una tela de araña con el que dicho grupo premiaba a quienes asesinaban a alguien de raza negra.
Tanto en el atentando con gas nervioso perpetrado en el metro de Tokio en 1995, como en el suicidio colectivo de Jonestown (Guyana) y el fallecimiento de 69 adeptos de la Orden del Templo Solar (en Suiza, Canadá y Francia), se observa la influencia de alguna secta. Estos ejemplos demuestran cuánto logran influir ciertos grupos en la forma de pensar de algunas personas. De hecho, líderes carismáticos han inducido a la gente a hacer cosas “impensables” tentándolas con supuestas recompensas.
La violencia y los medios de comunicación
Según algunos observadores, hay indicios de que varios medios de comunicación modernos fomentan la conducta agresiva. Estos sostienen que contemplar constantemente las escenas violentas que aparecen en la televisión, las películas, los videojuegos e Internet insensibiliza la conciencia e induce a cometer delitos violentos. El doctor Daniel Borenstein, presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría, señaló: “Ahora mismo existen más de mil estudios, respaldados por más de treinta años de investigación, que demuestran que hay una relación causal entre las violentas imágenes que emiten los medios de comunicación y el comportamiento agresivo de algunos niños”. Delante de un comité del Senado de Estados Unidos, el doctor Borenstein testificó: “Estamos convencidos de que la repetida exposición al entretenimiento violento en todas sus formas tiene significativas repercusiones en la salud pública” (véase el recuadro titulado “Los videojuegos violentos: el punto de vista de un médico”).
A menudo se citan ejemplos para demostrar la veracidad de tales afirmaciones. En el juicio del hombre que mató a sangre fría a la pareja que contemplaba la salida del Sol en la playa —suceso al que aludimos en el artículo anterior—, los abogados de la acusación presentaron pruebas de que el asesino se había inspirado en una película violenta que solía ver vez tras vez. Y en el caso del tiroteo escolar en el que perecieron quince personas, incluidos los autores de la tragedia, se dijo que estos últimos pasaban muchas horas todos los días jugando con videojuegos violentos, además de ver reiteradamente películas que exaltaban la violencia y el asesinato.
Las drogas
En Estados Unidos, el número de homicidios cometidos por adolescentes se triplicó en un período de ocho años. Según las autoridades, ¿a qué se debe dicho aumento? Entre otras razones, a las pandillas, en especial a las que trafican con crack. De los más de quinientos asesinatos perpetrados recientemente en Los Ángeles (California), “la policía atribuye el 75% de ellos a las pandillas”.
Un informe publicado por la citada academia del FBI señala: “Las drogas están implicadas en una exorbitante cantidad de homicidios”. Algunas personas cuyo raciocinio está afectado por el consumo de estupefacientes cometen asesinatos bajo los efectos de estas sustancias. Por otro lado, los traficantes protegen su negocio utilizando la violencia. Así pues, es obvio que las drogas constituyen una importante razón por la que la gente comete crímenes horrendos.
La fácil obtención de armas destructivas
Como se mencionó en el artículo anterior, un solo hombre armado provocó en Tasmania (Australia) la muerte de 35 personas y dejó heridas a diecinueve. El asesino empuñaba armas semiautomáticas de estilo militar, razón por la que muchos concluyen que el aumento de los delitos violentos se debe también a la facilidad con que se obtienen este tipo de aparatos.
Según cierto informe, en 1995 hubo en Japón tan solo 32 muertes por armas de fuego, relacionadas en su mayoría con ajustes de cuentas entre mafiosos. En cambio, en Estados Unidos se produjeron más de quince mil asesinatos con esta clase de armas. ¿A qué se debe la diferencia? A juicio de algunos especialistas, a que en Japón existen leyes estrictas que regulan la tenencia de armas.
La incapacidad de afrontar los problemas
Al escuchar la noticia de un cruel asesinato, algunas personas quizá reaccionen diciendo: “¡El que lo hizo debe de estar loco!”. Sin embargo, no todos los individuos que comenten tales actos están trastornados, aunque muchos sí tienen problemas para afrontar las presiones de la vida. De ahí que los expertos apunten que la conducta violenta también puede deberse a ciertos defectos de la personalidad del agresor. Entre estos se cuentan los siguientes: las deficiencias de aprendizaje; la dificultad para relacionarse con los demás; los trastornos psicológicos debido al maltrato físico o el abuso sexual; las tendencias antisociales; la aversión a un determinado sector de la sociedad, como por ejemplo, las mujeres; la falta de remordimiento, y el deseo de manipular a otros.
Algunas personas llegan a abrumarse tanto por su problema, sea cual sea, que su mente se altera y se comportan de forma extraña. Este fue el caso de una enfermera que tenía un ansia patológica de llamar la atención. Para saciar tal ansia, inyectaba un relajante muscular a los niños pequeños a fin de provocarles un paro respiratorio. Entonces disfrutaba de la atención que se le brindaba cuando los “salvaba”. Lamentablemente, no siempre logró que los niños volvieran a respirar, de modo que fue condenada por asesinato.
Como hemos visto, existen varios factores que pueden inducir a la gente a cometer delitos violentos ¿SOMOS VIOLENTOS POR NATURALEZA?
Hay quienes sostienen que la inclinación a la violencia y el asesinato es innata en el ser humano. Los evolucionistas afirman que, como venimos de los animales, hemos heredado su temperamento violento. Según estas teorías, estamos atrapados en un ciclo de violencia del que es imposible escapar.
Sin embargo, existen numerosas pruebas que demuestran lo contrario. Las teorías mencionadas no explican por qué el número y la clase de delitos violentos varían tanto de una cultura a otra. No aclaran por qué en algunas sociedades lo común es reaccionar de forma violenta, mientras que en otras se producen muy pocas agresiones y prácticamente ningún asesinato. El psicoanalista Erich Fromm puso en evidencia un punto débil de la teoría de que heredamos la agresividad de los primates al señalar que, si bien algunos de estos animales son violentos cuando tienen alguna necesidad física o se sienten atacados, el hombre es —que se sepa— el único ser que mata por puro placer.
En su libro The Will to Kill—Making Sense of Senseless Murder (El impulso de matar: cómo comprender lo incomprensible), los profesores James Alan Fox y Jack Levin observan: “Algunos individuos son más propensos a la violencia que otros, pero no pierden por ello su libre albedrío. Aunque el impulso de matar esté gobernado por numerosas fuerzas internas y externas, sigue habiendo libertad de elección, y por tanto, culpabilidad y responsabilidad de los propios actos”.
http://www.youtube.com/watch?v=RK2vC5209cs&feature=player_detailpage

4 comentarios - ¿Por qué se cometen tantos delitos violentos?

@sincon
contrariamente a lo que las propagandas anti iglesias dice la escalada de violencia se debe a mi entender a que la gente se alejó de Dios, antes cuando la mayoria creía no sucedian tantas pero tantas cosas horrendas tan a menudo. Ahora que el dios es el dinero, el orgullo, la pasión y cosas así los crimenes se multiplican y son mas horrendos.
@ciudadaniacritic -1
sincon dijo:contrariamente a lo que las propagandas anti iglesias dice la escalada de violencia se debe a mi entender a que la gente se alejó de Dios, antes cuando la mayoria creía no sucedian tantas pero tantas cosas horrendas tan a menudo. Ahora que el dios es el dinero, el orgullo, la pasión y cosas así los crimenes se multiplican y son mas horrendos.



No te olvides que la iglesia tiene en su haber crimenes horrosos, conocidos tenes el caso de Galileo por ej. y despues tenes casos como la inquisicion. Yo no soy creyente, pero si tengo que opinar, me parece que fue Dios el que se alejó de la gente.
Con respecto al post. las entidades que daban tales estadisticas ( como por ej FBI ) se encuentran dentro del país más violento del mundo, inventado guerra según sus intereses, o utilizando casos sin pruebas seguras para fomentar la pena de muerte ( sin mencionar los casos que pasada la pena se comprobaron que el ``supuesto culpable´´ termina siendo inocente pero no está presente para festejarlo por obvias razones )
@LENNON_AND_DEATH
se debe al hastio de lo inalcanzable o lo alcanzable sin ningun esfuerzo...de tal manera que genera una vida sin emocion real
lo que orilla a buscar una experiencia relamente extrema. y en consecuencia un desapego de lo humano o lo social...