La conspiración detrás de los masones

El escritor italiano, Umberto Eco, escribió "El cementerio de Praga", en el que narra, en forma de docuficción, las conspiraciones que se han dado a través del tiempo

La historia de la humanidad está llena de teorías conspirativas, con las que se busca el control y poder sobre los demás. Sobre esta base, el escritor italiano, Umberto Eco, creó "El cementerio de Praga", en la que narra, en forma de docuficción, las conspiraciones que se han dado a través del tiempo, comenta el sitio elcultural.es
Algunas de ellas son: El alunizaje del Apolo 11 fue un fraude,   Reptiles extraterrestres dominan el mundo, El 11-S fue orquestado por el gobierno estadounidense y la presencia de una sociedad secreta dentro de la masonería. "Capitán Simonini", el personaje principal de la novela, es un italiano que radica en París durante el siglo XIX, quien decide escribir sus memorias, en las cuales revela su profesión: un espía que se dedica a la creación de documentos falsos, para las grandes esferas de poder judíos, masones, jesuitas.
La conspiración detrás de los masones
Con el "Capitán Simonini", Eco llega al cementerio de Praga, donde se lleva a cabo una de las conspiraciones más famosas de todos los tiempos, Los Protocolos de los Sabios de Sión, la maquinación judeo masónica que utilizaron los Nazi, pero que fue tramada por los rabinos con el objetivo de controlar al mundo, manipulando a las masas con la usura, la prensa, los mercados bursátiles, entre otros sectores. 
Este libro es la plataforma para hablar de la las conspiraciones que se han dado, existen y seguirán creándose en la sociedad mundial.
La novela tiene como tema central la gestación de documentos falsificados, que van paulatinamente añadiendo los diferentes elementos de la denominada conspiración judeo masónica como respuesta a distintos intereses y en distintos países a lo largo del siglo XIX, e inspirándose en diferentes anécdotas biográficas u obras literarias de personajes imaginarios o, en la mayor parte de los casos, reales, como Augustin Barruel, Maurice Joly, Eugenio Sue, Alejandro Dumas, Sigmund Freud, entre otros.
Así como el "Capitán Simonini" existen, en la vida real, personajes que se han encargado de evidenciar, y también crear, conspiraciones como Leo Taxil, quien fue famoso a finales del siglo 19 por crear una conspiración sobre los masones.
Ente las conspiraciones que retoma el escritor italiano, se encuentran:
1. El alunizaje del Apolo 11 fue un fraude. Según cifras de la NASA, un 11 por ciento de los ciudadanos estadounidenses creen que el viaje a la Luna fue un fraude.
Los teóricos de la conspiración nos cuentan una alucinante historia de fotografías retocadas, alunizajes falsos, presuntas rocas lunares que jamás han salido de la Tierra y astronautas programados psicológicamente para mantener la impostura.

Para ellos todo es fruto de un desesperado intento de evitar el desastre que hubiese supuesto la derrota estadounidense en la carrera espacial.
2. Reptiles extraterrestres dominan el mundo. Según el periodista de la BBC David Icke, unos humanoides reptilianos son la fuerza detrás de una conspiración mundial dirigida a manipular y controlar la Humanidad.
La mayoría de los líderes mundiales (incluidos Bill y Hillary Clinton, George Bush, Barack Obama y los miembros de la familiar real inglesa, según denunció al propio Icke Lady Di) son en realidad reptiles del sistema solar Alpha Draconis. Como ya adelantó "V", el objetivo de los reptiles es someter a la Humanidad. Para ello utiliza golpes de efecto como, faltaría más, el 11-S.
3. El 11-S fue orquestado por el gobierno estadounidense. Aunque algunas teorías alternativas a la oficial proponen que fueron los agentes secretos de Israel o Pakistán los que estaban detrás de los ataques, las teorías que han conseguido mayor repercusión suelen estar basadas en una de estas dos ideas:
Que el gobierno de EE. UU. tenía conocimiento previo de los ataques y deliberadamente no hizo nada para prevenirlos. Este grupo de teorías, por tanto, admite la existencia de los secuestradores islámicos y no cuestiona la causa del colapso de las Torres Gemelas, pero acusa al gobierno de permitir deliberadamente que los terroristas realizaran los ataques. Ha recibido el nombre de LIHOP: "let it happen on purpose", "dejar a propósito que ocurra".
4. ¿Una sociedad secreta dentro de la masonería? Eduard Emil Eckert emitió la hipótesis que las logías se dividen en 2: los teóricos en los altos grados y los ejecutantes que ignoran los verdaderos objetivos de la masonería, una opinión parecida a la de Manly Palmer Hall quien declaró que la masonería tenía una orden visible y otra invisible
Finalmente, el escritor señala que con el paso de los años, los tramadores de las conspiraciones tiene que ir modificando las ideas, para que éstas sean creíbles y sigan teniendo fuerza. Ahora no sólo se habla de elementos sionistas y masónicos, sino que incluyen extraterrestres y la informática.
Un ejemplo muy claro es la idea de que Microsoft envía mensajes en fuentes Wingdings (polémica fuente que viene de serie en todas las versiones de Microsoft 3_wingdings_2Windows).

Poco después del lanzamiento de Windows 3.1, en 1992, se descubrió que la secuencia NYC traducida a Wingdings consistía en una calavera, una Estrella de David y sendos pulgares hacia arriba, en señal de aprobación de una supuesta matanza de judíos.

Microsoft negó toda intencionalidad pero, por si acaso, cambió el resultado en subsiguientes versiones por un más inocuo "I ♥ NY".

2 comentarios - La conspiración detrás de los masones

@nicolas41ar -1
todos estos libros demuestran las ganas de escribir pavadas sin saber nada de nada, el que conozca los principios de la Logia sabrá el gran verso que son todos los libros como este.