Nacimiento de un mito: La génesis de Bibendum (1893-1905)
El muñeco Michelín
Las grandes ideas son, a menudo, fruto del azar. Bibendum, sin duda el personaje publicitario más conocido del mundo, no es una excepción. Su peculiar silueta, su particular sentido del humor, e incluso su insólito nombre, todo en él es excepcional y surge de una serie de coincidencias en las que han tomado parte hombres tan diferentes como un ingeniero, un publicista, un cartelista, un poeta clásico y un piloto de automóviles.
En el principio fue el verbo...

Primera etapa: En febrero de 1893, André Michelin defiende las ventajas del neumático en una conferencia en el Colegio de Ingenieros Civiles de París y lanza una frase que se convertiría en el lema de Michelin: "El neumático se traga los obstáculos". Una frase histórica que dará sus frutos.

Segunda etapa: Un año después, en la Exposición Universal y Colonial de Lyón, los dos hermanos Michelin observan en su pabellón una pila de neumáticos de diferentes tamaños que tiene una sugerente silueta. Dicen que entonces Édouard le comentó a André: "Si tuviera brazos parecería un hombre". Poco tiempo después, André Michelin recordará esta frase.

muñeco


En 1897 el ilustrador Marius Rossillon -¡que firma con el pseudónimo O'Galop!- presenta a los hermanos Michelin varios proyectos publicitarios. Entre ellos se encuentra un esbozo realizado para una cervecería que muestra a un bávaro levantando su copa bajo el lema "Nunc est bibendum" (Y ahora bebamos) retomando un verso de Horacio.

A la fértil imaginación de André la cita le recuerda inmediatamente su frase "El neumático se traga los obstáculos". Enseguida realiza una asociación de ideas entre el gran bávaro del boceto y la imagen de la pila de neumáticos de Lyón y encarga un cartel a O'Galop.
Partida de nacimiento

En 1898 O'Galop diseña, siguiendo las indicaciones de André Michelin, un cartel en el que se ve en un banquete a un imponente personaje hecho de neumáticos que levanta su copa llena de clavos y de fragmentos de vidrio y brinda: "Nunc est bibendum" (equivalente a "¡Salud! El neumático se traga los obstáculos".

Al igual que los escasos propietarios de automóviles de la época, "El muñeco Michelin", enarbola con orgullo los signos manifiestos de cierta prosperidad: ¡anillo, puro y corpulencia! Las gafas, en cambio, las toma prestadas de André Michelin.

michelin

¡Salud! El neumático Michelin se traga los obstaculos




Pero el auténtico bautizo de Bibendum tiene lugar algunos meses más tarde durante la carrera París-Ámsterdam-París. El piloto Théry, al reconocer a André Michelin exclama: "¡Mirad, Bibendum!".

El apodo pasará rápidamente de padres a hijos y desde ese momento el nombre "Bibendum" y el muñeco Michelin permanecerán unidos para siempre.

historia


Fuente
http://www.michelin.es/es/front/affich.jsp?codeRubrique=1008

El muñeco Michelín
muñeco
michelin


historia