‘Mariguana”, ‘Cocaína”, “Peyote”, por un pago en línea de entre 5 y 30 dólares, o gratis, estos archivos de audio se instalan en la computadora, y generan reacciones iguales a las de estupefacientes clásicos


Droga auditiva


Encorvado, como si cargara una tonelada en la espalda, Eduardo se dejó caer sobre la cama y a tientas buscó su reproductor y audífonos. Pulsó “play” en el archivo de siempre y subió el volumen a tope para sumergirse en el sonido y drogarse por unas horas.

El estudiante de 20 años repite la rutina casi a diario:

sale de la universidad, va a casa y se induce los mismos efectos que causa la cocaína. Lo aprendió de sus amigos, quienes le presentaron las drogas auditivas.

Consideradas como la nueva moda entre jóvenes, se trata de archivos de sonido descargables en internet que, al ser escuchados, estimulan las mismas partes del cerebro que las drogas tradicionales, llevando al usuario a la euforia y placer, pero también a convulsiones.

Funcionan del mismo modo en que se “baja” una canción de la web: se ubica el archivo por el título —como “Marijuana”, “Cocaine” o “Peyote”— y por un pago en línea de entre 5 y 30 dólares, o gratis, se instala en la computadora, en el celular o en un reproductor para ser escuchadas una y otra vez.

Las más comunes llevan en su título la promesa de hacer sentir como las drogas de consumo. Se llaman “LSD”, “Heroin”, “Opium” o hasta “Valium” u “Oxy”, que son medicamentos de prescripción. Este último replica en el cuerpo la sensación de altas dosis de oxicodona, un potente analgésico.

Dice la subdirectora de Prevención de Adicciones del Instituto de Asistencia e Integración Social , Citlali Melgarejo, que estos archivos:

“Llegan a un área llamada mesolímbica, que controla las emociones y provoca estados como de alegría, euforia, tristeza, relajación, que son comparadas a las que causan las drogas”, dijo.

Sin embargo, la intensificación del sonido directamente a los oídos puede causar desde alucinaciones hasta convulsiones y estados psicóticos “de los que sólo te saca Dios y un excelente internista”, comentó.



‘La llevas en el celular’


Su uso se confunde con el de escuchar una canción: los usuarios ubican un lugar callado en el que puedan acostarse o sentarse, se colocan audífonos que aíslen el sonido exterior y se vendan los ojos. Así, están listos para alterar su cuerpo si pensar en los efectos nocivos.

Eduardo tiene una colección de drogas en el ipod incluye “Cocaine”, “Alcohol”, “Opium”, “Oxy”, “Marijuana”, “Ectasy”, “LSD” y “Toad”; éste último al ser escuchado imita en el cuerpo la sensación de haber consumido DMT, un poderoso
alucinógeno que causa euforia y taquicardias.

“No es una canción, sino puros sonidos extraños y cuando acaba te levantas todo drogado, según lo que hayas escuchado. A veces bien contento, otras como anestesiado”, contó Ramón, un estudiante con una colección de drogas auditivas mayor a los 20 archivos.

“Seguido de eso inicia la euforia, el usuario entra en un estado que alterna el despertar y la somnolencia. Soñarás mientras estás despierto y estarás despierto mientras duermes. Como ninguna dosis que conozcas.

Si has usado nuestra dosis de opio, multiplica esto por diez y apenas estarás cerca”, se lee en una descripción web que promueve la droga auditiva, cuya duración es de 30 minutos. También existen “Ketamine”, un analgésico de uso veterinario; “Ectasy”, para aumentar el deseo sexual; o “Ritalin”, un poderoso psicoestimulante del sistema
nervioso central, usado para tratar el Déficit de Atención con Hiperactividad.

“Alguien compra la droga en Internet y nos la pasamos a los ipods o a las computadoras, al fin son puros sonidos y no te estás metiendo nada”, comentó Ramón.

De acuerdo con Melgarejo, este consumo es tan novedoso que los expertos apenas han comenzado a estudiarlo, por lo que no hay cifras sobre el uso en jóvenes.

La ciencia mal usada José Antonio Vanegas, neurólogo en el Hospital General con más de 30 años de experiencia, lamentó que los avances científicos se usen en estas drogas, cuyos potenciales efectos negativos en el cuerpo apenas están por descubrirse.

“De que hay daño, hay. Lo que no conocemos es el grado, pero lo mismo pueden causar epilepsia como un infarto”, alertó el experto.

Drogas auditivas tan potentes como “Gates of Hades”, que por 199.95 dólares promete una experiencia cercana a conocer el infierno, son muy usadas.



link: http://www.youtube.com/watch?v=WxeFo8dYffQ&feature=related


link: http://www.youtube.com/watch?v=hXoPBFYGN-o

este me funciono
recuerden acostarse y cerrar los ojos