El consumo de tabaco hace propensa la caida en la cocaina

La nicotina provoca cambios en el cerebro que hacen a la persona más propensa al consumo de cocaína, según las conclusiones de un experimento en ratones llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Columbia, Nueva York.

Estudios anteriores relacionaban el consumo de alcohol y tabaco con el uso progresivo de drogas blandas como la marihuana, pero ahora el profesor Amir Levine descubrió también que la nicotina aumenta la respuesta a la cocaína.

Los ratones respondían más positivamente a esta droga cuando habían recibido dosis de nicotina previamente. Los investigadores creen que esto se debe al efecto que el tabaco produce en el gen FosB, que participa en la asimilación de la cocaína.

Para aplicar la teoría a los seres humanos, el doctor Levine también efectuó un análisis de un pequeño grupo de estudiantes del estado de Nueva York de edades comprendidas entre los 15 y los 34 años, y los resultados fueron similares a los de los roedores. La mayoría de los consumidores de cocaína en el grupo fumó cigarrillos antes de comenzar a consumir la droga o empezaron su consumo de cocaína cuando ya eran fumadores activos.

El estudio podría contribuir a la explicación del consumo de drogas en secuencia: aquellos casos en los que la gente empieza a usar una droga a la que es más fácil acceder y poco a poco tiende a usar otras más duras y peligrosas.