Polémica por un manual de crianza que aconseja pegarle a los chicos.

El libro fue escrito por un pastor evangélico y alienta a los padres a castigar físicamente a sus hijos. Algunos fueron más allá y aseguran que ya provocó muertes.

pegarle a tus hijos.

El video que subió una joven de Texas en el que se veía como sus padres le propinaban una paliza por haber comprado libros y música sin permiso reavivó el debate sobre los límites del castigo que los padres pueden propinarle a sus hijos.


link: http://www.youtube.com/watch?v=tuD_M_dkIJU

En medio de este proceso salió a la luz el manual "Cómo educar a tu hijo", escrito por el pastor evangélico Michael Pearl, que alienta el maltrato físico contra los chicos, y cuyos consejos llevados al extremo provocaron al menos tres muertes en los últimos años.

Hace un mes comenzó el juicio contra un matrimonio en Washington por castigar hasta la muerte a su hija adoptiva, a quien educaban en su casa y luego de llevar hasta el límite los consejos del manual de Pearl, un libro popular entre las parejas evangélicas que prefieren educar a sus hijos en su casa.


Niños

El primer capitulo del libro no deja lugar a dudas y se titula: "Pégale a tu hijo". Uno de los primeros consejos que da Pearl es sencillamente cruel: "Una experiencia particularmente dolorosa para la madre lactante es el bebé que muerde. Mi esposa no perdió tiempo para encontrar un remedio. Cuando el bebé la mordía, ella le tiraba del cabello (hay que buscar una alternativa para los bebés sin pelo)", explica el pastor.

"Puede ser que experimentes sentimientos que te impidan pegarle a tu hijo, pero eso no es amor. Dios, que creó a los niños, y sabe lo que más les conviene, ordena a los padres que usen la fusta" o como el la llama "la varita mágica".



polemica
Una vara de sauce o una tubería de plástico son los elementos que aconseja utilizar Pearl porque "duelen pero no dañan la piel", precisamente esa tubería fue uno de los tantos castigos a los que sometieron los Williams a Hana, su hija adoptiva de 11 años, cuyo cuerpo fue encontrado en el patio de la casa desnudo, desnutrido y congelado.

Otro caso que conmocionó fue el de Lydia Schatz, de siete años, que también falleció por las heridas sufridas luego de un castigo maratónico de sus padres que solo paraban para rezar. Finalmente Kevin y Elizabeth Schartz se declararon culpables y están tras las rejas.



maltrato

Crianza