Esto me llego por mail y he decidido compartirlo con ustedes, haber si todos abrimos un poco los ojos sobre la realidad del pais, con esto no pretendo crear conflictos sino hacer publica esta carta abierta que me ha llegado, pues para eso fue creada no???
Saludos!!!!

carta abierta

de Guillermo Pratta - martes, 17 de junio de 2008, 15:04

De mi mayor consideración:
Las Ciencias Agrarias comprenden el conocimiento científico de diferentes áreas (Biología, Sociología, Economía, Edafología, etc.) aplicado a la producción de agropecuaria, es decir, a la producción de alimentos, de fibras textiles y últimamente, de energías renovables. La formación de profesionales en Ciencias Agrarias en nuestro país es principalmente función de las Facultades de Agronomía, tanto públicas como privadas. Debido a que la carrera de Ingeniería Agronómica es prioritaria para nuestro país y el MERCOSUR, muchas de estas Facultades han sido acreditadas ante CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria), con el objetivo de garantizar la máxima deontología posible en función de los (escasos) recursos disponibles.
Mi nombre es Guillermo Raúl Pratta (DNI 21654655), tengo 37 años, soy Ingeniero Agrónomo desde 1993, Magíster en Genética Vegetal desde 1998 y Doctor en Ciencias Biológicas desde 2004 (todas carreras de grado y postgrado debidamente acreditadas por CONEAU). Me desempeño como Docente de grado y postgrado en las Facultades de Agronomía de la Universidad Nacional de Rosario (logró la mayor acreditación posible para carreras de grado en 2004) y de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (en proceso de acreditación), y soy Investigador Asistente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas desde 2005. Mi área de investigación es la Genética y el Mejoramiento de tomate, con proyectos que incluyen aplicación de técnicas convencionales y biotecnológicas. Cuento con 17 trabajos publicados en revistas especializadas de nuestro país y el exterior que avalan suficientemente mi trabajo realizado hasta el momento.
Como profesional y formador de profesionales en Agronomía, no puedo dejar de expresar mi disconformidad y preocupación ante expresiones vertidas por la Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández, y personas allegadas a ella acerca del área de mi competencia, que representan no sólo un absoluto desconocimiento acerca de la realidad agropecuaria, sino un desinterés y desprecio por el desarrollo científico alcanzado por el conjunto de la Ciencias Agrarias. A modo de ejemplo, la soja es un yuyo es una descalificación de toda la inversión intelectual realizada por un grupo de investigadores americanos para identificar, clonar e insertar en forma estable el gen que codifica la resistencia al glifosato desde una bacteria de suelo hacia la soja. Esto, sin mencionar por supuesto el trabajo realizado durante siglos por mejoradores aborígenes anónimos que, en la zona de origen del cultivo (China) fueron seleccionando las plantas que presentaban mayor valor agronómico dentro de una población de soja silvestre, hasta lograr el biotipo que conocemos y cultivamos actualmente. Otras expresiones desafortunadas fueron el campo es una actividad económica que no tiene riesgos, no requiere inversiones, que ya fueron rebatidas oportunamente por otros especialistas en el tema. Mi aporte a esta cuestión es: si Ud. piensa realmente así, ¿cuál cree que es nuestra misión, la de los Ingenieros Agrónomos, en la Sociedad? ¿Por qué se reconoce desde el Estado como prioritaria a la Ingeniería Agronómica, y se la acredita estrictamente para garantizar excelencia, si después vamos a trabajar en algo que se hace con sólo dejar pasar el tiempo, según lo que se desprende de sus dichos? ¿O su próximo paso será arremeter contra las Casas de Altos Estudios que forman profesionales del sector agropecuario? Y por último, ayer escuché decir por el canal estatal a la Sra. Hebe de Bonafini: los de Federación Agraria no son pequeños y medianos productores. Los pequeños y medianos productores son esos que siembran con la mano, cosechan y venden en los mercados públicos... Además de los errores gramaticales en la construcción de su discurso, Doña Hebe, Ud. manifiesta una ignorancia que no me sorprende: esos que siembran con la mano, cosechan y venden en los mercados públicos son agricultores de subsistencia, no pequeños y medianos productores.
Finalizo aquí mi exposición, esperando que cuando algún referente de la opinión pública abra la boca, lo haga para decir algo importante y sólidamente fundado (o bien, para bostezar) y que se deje de faltar el respeto a las personas que día a día trabajamos en lo nuestro lo mejor que podemos a fin de construir un país respetable y digno para vivir. Sería apropiado que también los gobernantes se pongan a trabajar cuánto antes pensando en todo el pueblo argentino, misión para la cuál fueron democráticamente elegidos.

Mis más cordiales saludos,


Dr. Guillermo Raúl Pratta
gpratta@unr.edu.ar
17/06/2004