Historia del terere (para este verano)

bebidas

El tereré (palabra de origen guaraní) es una bebida tradicional, de amplio consumo en el Paraguay, en el centro-norte del Litoral argentino, y en algunos estados brasileños. Consistente en una mezcla de agua fría con yerba mate (Ilex paraguayensis), remedios refrescantes naturales (hierbas medicinales o casi medicinales popularmente llamadas en conjunto: "yuyos" y hielo; aunque en la Argentina también se toma con jugos de cítricos. Como hierbas suelen emplearse la menta (Mentha arvensis), el cedrón (Lippia citriodora), menta peperina, de limón, y otras, como el kokú (Allophylus edulis) y la cola de caballo. Se diferencia del mate "común" (en guaraní: ka'ay, -suena ca-aɨ -, donde ka'a es yerba, e y es agua) en que éste último tradicionalmente se hace con agua caliente. La yerba mate es puesta en maceración en agua fría y proporciona una bebida agradable por su efecto refrescante, especialmente en jornadas con altas temperaturas, evitando así los inconvenientes del mate hervido.

El tereré fue declarado como la bebida Oficial del Paraguay y Patrimonio Cultural de la Nación, y cada último sábado de febrero se celebra el "Día Nacional del Tereré".

Origen:

terere
Recipiente de la bebida, llamado comúnmente guampa.

El nombre de tereré es onomatopéyico, relacionado con los últimos tres sorbos que uno realiza al succionar la bebida. La versión histórica de la creación del tereré cuenta que durante la Guerra del Chaco (entre Paraguay y Bolivia, 1932-1935), las tropas paraguayas comenzaron a beber el mate frío para no encender fuegos que delataran su posición.

Otra versión es la que cuenta que durante la Guerra del Chaco, las tropas paraguayas comenzaron a beber el agua de "tajamares", o la podían obtener mediante la evaporación de la orina, filtrándola en la "guampa" (cuerno) con "yerba" (hierba) u otras hierbas ("yuyos o remedios refrescantes" que disfrazaran el mal sabor.

De todos modos es un hecho que el tereré se popularizó en el Paraguay cuando los soldados veteranos del Chaco lo introdujeron en su vida cotidiana.

Otra versión más del origen del tereré lo relaciona con los mensú (esclavos de los yerbales en el Paraguay y noreste argentino, hasta mediados del s. XX), que si eran sorprendidos por los capangas (capataces) haciendo fuego para tomar mate eran brutalmente torturados, mutilados y sus craneos utlizados como mates, por lo que optaron por empezar a tomar el mate frío. Se presume por esta razón que fueron estos mensú, enrolados en filas del ejército paraguayo quienes introdujeron esta costumbre.

Sin embargo se cree que el tereré ya era bebido por los indígenas guaraníes, y que en el s. XVII los jesuitas aprendieron de ellos las virtudes de la yerba mate (ka’a en guaraní). Los mismos jesuitas elogiaron los efectos de la yerba, ya que daba un cierto vigor al que ingería la infusión y calmaba la sed mejor que el agua pura.

Según algunos, los guaraníes no tomaban mate (ni tereré) con bombilla, sino que tomaban la infusión de yerba ya colada (como un té) y también fumaban la hoja de yerba cruda, como tabaco.

Para tratar de entender dónde y cómo nació el tereré, primeramente debemos tener en cuenta el origen de su ingrediente principal: “la yerba mate”, que no sólo se utiliza en el tereré, sino también en el mate, mate cocido y otras infusiones.

Según el escritor criollo Ruy Díaz de Guzmán fue el gobernante (también criollo) Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) quien en 1592 encontró en posesión de indígenas hostiles tomados prisioneros, un polvo que resultó ser “ka’a”. Luego, empezaron a investigar las virtudes y propiedades de aquella planta silvestre, dándole gran aceptación para el consumo y comercialización. Después, los jesuitas lo cultivaron en las Misiones sería la zona que comprende la provincia argentina de Misiones, parte de la provincia argentina de Corrientes, parte del actual Paraguay (zonas del Paraguay Occidental), zonas hoy del Mato Grosso do Sul y parte del Río Grande del Sur
Pero volviendo, a la etapa precolombina, antes de ser descubierta y utilizada por la civilización actual y según un “análisis de la ceremonia del tereré”[cita requerida], nos indica que entre los guaraníes, el respeto y la admiración hacia las personas mayores era sinómino de sabiduría y experiencia, el cacique (o jefe de la tribu) casi nunca serviría el tereré, y sería una manera de fortalecer los lazos y jerarquías de la tribu, algo que se conserva en Paraguay hasta nuestros días. Por tal motivo, el padre casi nunca lo prepara, dejando que algún hijo menor lo prepare, y lo sirva en ronda, siendo él el último en beber. Y esto, aunque no sea un rasgo exclusivo de la identidad guaraní, tal vez se refleje en la costumbre actual, dándonos a entender que quizás realmente se haya originado en aquella comunidad indígena. Entre las obvias razones está la cuestión climática, sabemos que en la zona la temperatura llega a pasar los 40°C, es por eso que es ideal para beberlo con el fin de calmar la sed y resfrecarse, aunque muchos también lo toman en invierno.

Utilización:



La palabra tereré es onomatopéyica[cita requerida], referida al sonido que emite la última chupada de la bombilla. Este sonido es tácitamente obligatorio dentro de la ceremonia del tereré, puesto que señala que se ha consumido todo lo que se ha cebado, quedando el recipiente listo para cebarle a la siguiente persona.

El cebador generalmente es el pahagué, la persona menor del grupo, aunque actualmente los mayores ceban para demostrar deferencia.

Al igual que con el mate (caliente) no se debe agradecer al que “ceba” el tereré sino hasta que uno no desea beber más.
La palabra “gracias” le indica al cebador que quien le ha devuelto la guampa ya no desea seguir bebiendo.

Se comenta la anécdota xenofóbica sobre el extranjero que por cortesía agradece el primer tereré y el cebador lo deja ya fuera de la ronda al no ofrecerle más la bebida.

El tereré es consumido tanto en verano como en invierno, de día como de noche; en horarios de la mañana, el tereré comienza a ser consumido desde las 10:00; mientras que en horarios de la tarde es consumido desde las 15:00.

Los “remedios refrescantes” (en guaraní pohâ ro’ÿsã que lingüísticamente en guaraní significa pohâ (remedio) ro’ÿsã (frío),(o hierbas medicinales refrescantes) que se mezclan para formar una infusión completamente fría no se introducen en la guampa llena de yerba, sino que se echan (a veces con un “chorrito” de limón) previamente golpeados en un mortero (generalmente hecho de un tronco y ahuecado hasta formar una superficie concava un tanto profunda que sirve para machacar el yuyo utilizando un palo o garrote del mismo material que esta construido el mortero)(en la actualidad se ha hecho en miniatura como de unos 2 a 3 dm y generalmente de palo santo para darle más sabor a la hierba para terere machacada en el mortero ) y luego de machacarlos se introducen a una jarra aproximadamente de 1 l con agua y hielo que luego se verterá en porciones iguales dentro de la guampa. De este modo cada bebedor de la “ronda de tereré” tomará una medida exacta (con el correr de las rondas el sabor se iría “lavando” y haciendo mas débil por lo que se debera cambiar la yerba cuando ya no se sienta el el sabor caracteristico de la yerba). Si la jarra con agua y “remedios” se agota, el cebador consulta a los presentes si van a continuar con otra ronda más. Normalmente, sólo se agrega remedios refrescantes en horas de la mañana. Es de creencia popular que en otro horario éstos yuyos pueden ser dañinos para la salud. Aunque no esten comprobados. Los remedios refrescantes suelen ser adquiridos en puestos de venta en las aceras de las calles en las ciudades o por vendedores ambulantes. Generalmente los vendedores son conocedores de los efectos que produce cada planta medicinal para terere en el cuerpo humano y recomiendan la variedad a consumir. Los mismos vendedores son los encargados de recolectar las diferentes clases de yuyos para los diferentes gustos de los consumidores finales.

Costumbres:

Existen variantes
:

Por ejemplo, el “tereré ruso”, popular en la zona sur del Paraguay, especialmente en el departamento de Itapúa, donde llegaron los rusos blancos (como el capitán Blinoff) exiliados de su patria y que fueron acogidos por el Paraguay y pelearon la guerra del Chaco con los paraguayos. En lugar de agua emplean jugo de naranja o de cualquier cítrico".

El tereré es ideal en épocas de calor, en sustitución del mate. Es muy bueno para mantenerse hidratado y para compartir en ronda con amigos (todo un grupo se abastece de una sola guampa).
El tereré es un evento social. Se reúnen amigos, familia, parejas, etc. Es una excusa para verse con amigos, algo más casual y por lo general cuando incluye un hombre y una mujer. "Vamos a tomar un terere" indica que la persona desea compartir tiempo con uno pero que por otros motivos no puede ser una cita más formal. El terere es algo que nunca pasa de moda entre los jóvenes, quienes con sus termos y guampas muestran sus preferencias de equipos de fútbol, colegio, promoción, etc.

En guaraní, los paraguayos llaman tereré rupá (literalmente ‘cama [o nido] del mate frío’) a una especie de refrigerio matutino antes del tereré, que tradicionalmente suele hacerse en horas de la media mañana (a eso de las nueve): se trata algún bocadillo para que el agua fría no “golpee” el estómago.

En Paraguay, el tereré normalmente se toma con remedios de hierbas o "yuyos" (en guaraní se lo llama pohä ñaná), que pueden ser pohä ro'ÿsä o pohä akú (remedio refrescante o remedio caliente respectivamente), sirven para el cuerpo, ya sea para evitar enfermedad o combatirla, para malestares de estómago, dolor de cabeza, problemas en la vía urinaria o el riñón, etc. Se extraen de la tierra, se limpia bien con agua potable, luego se machaca, hasta dejarlo curubicados, echarlo en la jarra o termo para tereré, con un pedazo de hielo para que este bien fresco, y así poder disfrutar de la mejor bebida paraguaya.

En Argentina:

yerba
Otro recipiente del tereré.

En las provincias del noreste Argentino es muy común ver a la gente bebiendo tereré. Esto se observa sobre todo en las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones, parte de la Santa Fe, parte de laEntre Ríos y parte del norte de la Buenos Aires. En estas últimas suelen juntarse entre amigos para tomar tereré y charlar, al igual que como sucede con el mate.

Los jugos en polvo (Tang, Verao, etc) son vendidos casi exclusivamente a la juventud con el fin de hacer tereré, sin embargo a nivel publicitario está muy desaprovechado el concepto por parte de las empresas productoras de los mismos.

También se observa que a medida que se desciende hacia el sur la bebida es popular sólo entre los jóvenes y adolescentes, los cuales la preparan con una gran variedad de jugos de frutas (naturales o artificiales), preferentemente de frutos cítricos.

En Córdoba la gran cantidad de estudiantes universitarios provenientes de Paraguay y del noreste argentino actualmente están introduciendo esta bebida en la cultura cordobesa. Un ejemplo de esto se está gestando en la campaña denominada NO a las gaseosas, Sí al Tereré.

Aunque el tereré es considerado típicamente paraguayo por los paraguayos, lo cierto es que se encuentra difundido en el NEA argentino y se bebe en otras regiones argentinas durante los días cálidos y también en menor grado en Uruguay y en el sector del Chaco Boreal actualmente boliviano. En Argentina en ocasiones se consume un tereré cuyo recipiente es la mitad de un pomelo fresco convenientemente ahuecado, se recomienda beber tal tereré "al pomelo" varias horas después de haber consumido alimentos sólidos y, entre los neófitos, se recomienda iniciarse con dosis moderadas debido a que podría producir un efecto laxante.

En Brasil:

En Brasil se consume en los estados de Paraná, Mato Grosso del Sur (el mayor productor de yerba mate de Brasil), y el interior del estado de São Paulo, principalmente por haber sido poblada por tribus guaraníes; pero es más tradicional como símbolo, en el estado de Mato Grosso del Sur, donde es consumido por gran parte de la población. El ciclo de la yerba mate en Brasil comenzó en la ciudad de Punta Porá, ciudad del actual estado de Mato Grosso del Sur, que limita con Pedro Juan Caballero, ciudad paraguaya

mate