Bueno, más que nada debido a mi interés por éste tipo de física de partículas, decidí hacer este artículo para mis colegas
taringueros que sepan poco o nada del asunto.

Intenté escribir esto de una manera fácil, pero en caso de que no haya quedado algo en claro, por favor, sentite libre de
mandarme un MP.


¿Qué es una bomba atómica?


Una bomba atómica, es, haciéndola BIEN corta, una bomba. Una bomba es un dispositivo de destrucción, que, al impacto, crea
una explosión que causa daños a estructuras y a organismos.
Una bomba atómica no es tan diferente, salvo que funciona mediante la energía liberada al partir un átomo en dos.

¿Cómo "anda" una bomba atómica?

Los átomos tienen energía. Una de las leyes básicas de la mecánica cuántica es que, al dividir un objeto, éste libera
energía. Lo mismo ocurre con un átomo: al partirlo en dos, éste libera una energía que sería definida con la famosa ecuación
de Einstein E=MC^2 (La energía es igual a la masa multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado).

Las partículas de un atomo (Neutrón, Protón, Electrón) "giran" a velocidades relativemente altísimas. Es debido a esto por
qué cuesta tanto "partir" un átomo.

¿No entendés? Yo tampoco, hasta que me dieron éste ejemplo:

Supongamos que tenés una piedra que gira por sí misma a una velocidad tremenda. Pero a MUY alta velocidad. Si descartamos el
hecho de que te sacaría la mano al agarrarla, si la tiramos a un lago, ésta rebotaría por la acción de rotación que opone
resistencia cuando impacta con el agua. Este es el tan famoso "Patito" (O "Sapito", depende de la región), el "pasatiempo"
que consiste en revolear un cascote más o menos plano, de manera tal que gire sobre sí mismo, hacia un cuerpo de agua (Como
un lago o el mar) para que "rebote".

Volviendo al tema, si una piedra gira muy pero muy rápido sobre sí misma, al tirarla al agua rebotaría por esta misma
rotación.

¿Pero qué pasa si solamente la soltamos, o la tiramos al agua, sin rotación que oponga resistencia? Se hunde.
Y (Aunque las leyes que rigen para la piedra no son las mismas para un electrón) no hay diferencia con lo que ocurre con un átomo.


¿Y cómo la hacemos explotar?

Las dos maneras más conocidas son la Bomba de Uranio (Masa Subcrítica, etc), y la Fisión Nuclear de Plutonio.

Fisión Nuclear:

Teniendo una buena cantidad de átomos pesados (En el caso más común, Plutonio), se le bombardean con neutrones para bajarle
la velocidad. En cuanto un neutrón le pegue al núcleo de un átomo, éste se divide, formando dos átomos distintos (Si no me
equivoco, Kriptón y Bario) y mediante esa división libera UN TOCO de energía. Algo así como un petardo chiquito por
átomo, que, considerando el tamaño de un átomo, es un montón.

Ésto genera la liberación de 3 neutrones, impulsados por la "explosión" que a su vez pegan con otros tres átomos casi
instantáneamente. Éstos tres atomos liberan 3 neutrones cada uno (Junto con su energía), y pegan con 9 átomos, y éstos con 27, y así sucesivamente hasta volar todo.

Masa subcrítica:

Casi igual que la Fisión Nuclear estándar, salvo que a un átomo de Uranio con una masa JUSTO menor a la llamada "Masa
crítica", se le agrega la masa suficiente para llegar a este estado, donde se divide por sí misma. La onda expansiva le
entrega masa al resto de los átomos, y, otra vez, reacción en cadena.

--------------------------------

Consideremos de, que en un vaso de agua de 250cc, hay 10^24 átomos (Eso es, un 10 con 24 ceros seguidos).

Hora de la matemática! (Guarda, leelo con cuidado y despacio)

Una bomba de 100 megatones, no es más grande que una pelota de baseball. El átomo usado es Uranio 238. Esto significa que hay, por cada gramo de Uranio, tenemos una cantidad de átomos igual a 6x10^23. Eso es 60 con 23 ceros seguidos. Es una cantidad de (Si me permiten decirlo) la re concha de la madre.

Ahora pensemos que hay 6000000000000000000000000 átomos POR GRAMO de Uranio. Una bomba de 100 megatones es del tamaño de una pelota de baseball.

</matematica>

Bien, ahora, cuando se llega a dividir un átomo, se libera una cantidad tremenda de energía. Algo así como un petardo por átomo. Esto, por consiguiente (como ya expliqué), hace que, además de la explosión, se liberen 3 neutrones más a baja velocidad, que impactan con 3 núcleos más, y estos largan 9 neutrones, que pegan con 9 átomos, que largan 27 neutrones, y así sucesivamente.

Todo esto ocurre en un instante.

Bueno, ya explotó. ¿Y ahora?

La gran catástrofe.

La potencia de ésto no sólo recae en la cantidad de átomos, sino también en el tiempo por el cual se libera toda la explosión. Todo la explosión de todos los átomos ocurren instantáneamente, en menos de un milisegundo.

La fuerza liberada es enorme, y todo, absolutamente TODO es expulsado a velocidades de la puta madre. Esto, a su vez, genera un vacío en el sitio de la explosión, lo que hace que el aire vuelva al epicentro, y ascienda, creando la famosa nube con forma de hongo.

No solamente hay que preocuparse de la explosión, sino, que, si llegás a sobrevivir a una, vas a tener que bancarte los efectos secundarios: Fracturas por impacto, ceguera por la luminosidad de la explosión, y lo más importante, la radiación.

No voy a entrar mucho en el tema de la radiación, pero creo que alcanza con decir que por cada átomo, genera una linda cantidad de rayos gamma que es básicamente, radiación.


Ahora, el lindo drama sería, qué pasaría si cae una bomba en Capital Federal


Horacio Maratea escribió un artículo/cuento corto de ciencia ficción bastante preciso sobre qué pasaría si una bomba caería en Baires. Esto usa los círculos de la muerte, técnica usada para calcular los daños en la bomba de Hiroshima, una serie de 6 círculos concéntricos que van del epicentro hasta los 24 kilómetros.

Horriblemente copypasteado; en un momento lo escribí yo, con lo que recordaba, pero se me borró el texto y para no joderme de vuelta me puse a buscarlo por google hasta que lo encontré.

Se toma como punto de la explosión 50 metros sobre la estatua del Cid Campeador en Gaona y San Martín.

"- Epicentro de la explosión: Este tuvo lugar sobre los barrios de Caballito y Villa Crespo, de la ciudad de Buenos Aires, a

cincuenta metros de altura sobre la intersección de las avenidas Gaona y San Martín. En ese lugar, donde se alzaba el

monumento al Cid Campeador, se puede apreciar actualmente un cráter de ciento veinte metros de profundidad y cuatrocientos

metros de diámetro. Cincuenta manzanas fueron pulverizadas en forma instantánea. Todos los seres vivientesy todos los objetos

se evaporaron en menos de una décima de segundo.

- Círculo 1. De cero a un kilómetro de distancia del epicentro: Esta zona abarca lo que fuera el cincuenta por ciento del

barrio de Caballito y otro tanto del barrio de Villa Crespo. En una décima de segundo, miles de toneladas de edificios,

vehículos, tierra y ciento treinta mil personas se transformaron en una bola de fuego de más de dos mil grados centígrados.

- Círculo 2. De uno a tres kilómetros de distancia del epicentro: Dentro de esta zona tuvieron lugar las llamadas “tormentas

de fuego”. Vientos abrasadores de quinientos a ochocientos kilómetros-hora mataron instantáneamente al noventa y ocho por

ciento de la población comprendida en este sector. La mayoría de las estructuras fueron completamente destruidas por la

sobrepresión y el calor. El dos por ciento restante murió a causa de la radiación y la onda expansiva que arrojó a las

personas contra los edificios a seiscientos kilómetros-hora. Otra causa de muerte fueron los restos de metal, vidrio y

mampostería que fueron proyectados a velocidades muy altas. En esta zona se ha calculado cuatro cientos setenta y cinco mil

muertos. Comprende lo que eran los barrios de Almagro, Villa Mitre, Paternal y parte de los barrios de Caballito, Villa

Crespo, Flores, Chacarita y Palermo.

- Círculo 3. De tres a cinco kilómetros de distancia del epicentro: Dentro de esta zona el cincuenta por ciento de la

población murió en segundos a causa de la ignición espontánea de la ropa y el derrumbe de edificios. Otro cuarenta por ciento

murió más lentamente por quemaduras de tercer grado, fracturas múltiples o heridas causadas por fragmentos de vidrio, metal o

mampostería.

El diez por ciento restante fue muriendo en el transcurso de las cuarenta y ocho horas siguientes. Se ha calculado un millón

de muertos en esta zona que comprendía los barrios de Agronomía, Santa Rita, Colegiales, Balvanera, Boedo, Floresta, Villa

del Parque, Villa Ortúzar, Parque Chacabuco y parte de los barrios de Flores, Vélez Sarsfield, Belgrano, Pompeya, Parque

Patricios, Parque Avellaneda, Palermo, Recoleta, San Cristóbal y Villa Urquiza.

- Círculo 4. De cinco a ocho kilómetros de distancia del epicentro: Esta zona abarca lo que fueran los siguientes barrios:

Retiro, Núñez, Coghlan, Saavedra, Villa Pueyrredón, Devoto, Monte Castro, Villa Real, Versailles, Villa Luro, Villa Soldati,

Barracas, Constitución, San Telmo, Monserrat, San Nicolás; parte de los barrios de Recoleta, Palermo, Belgrano, Villa

Urquiza, Vélez Sarsfield, Liniers, Mataderos, Parque Avellaneda, Villa Lugano, Nueva Pompeya, Parque Patricios, La Boca y

zonas de las localidades suburbanas de General San Martín y Lanús.

Se estima un millón trescientos mil muertos dentro de este anillo, la mayoría de ellos por calor y radiación, el resto por

efectos de la onda expansiva u objetos lanzados a gran velocidad.

Prácticamente no han quedado edificios en pie dentro de esta zona. Los depósitos de nafta y gasoil de las estaciones de

servicio se convirtieron en verdaderas bombas, agregando tremendas explosiones locales a la onda de choque principal. Los

subsuelos se transformaron en hornos para aquellos que fueron sorprendidos allí por la explosión. Los incendios se propagaron

a doscientos cincuenta kilómetros-hora.

- Círculo 5. De ocho a trece kilómetros de distancia del epicentro: En este círculo se ha estimado un millón quinientos mil

muertos. Se cree que alrededor de mil personas pudieron sobrevivir por setenta y dos horas a la explosión. La causa

fundamental de muerte fue el calor acompañado de radiación fuerte (quemaduras de tercer grado) en una superficie de

quinientos kilómetros cuadrados. Las zonas afectadas fueron los barrios capitalinos de La Boca, Villa Lugano, Liniers,

Riachuelo, la localidad suburbana de Vicente López y (en forma parcial) los partidos de General San Martín, Tres de Febrero,

Avellaneda, Lanús, Morón y La Matanza.

- Círculo 6. De trece a veinticuatro kilómetros de distancia del epicentro: Comprende las localidades suburbanas de San

Isidro, San Fernando y, parcialmente, las de Tigre, General Sarmiento, Morón, La Matanza, Esteban Echeverría, Lomas de

Zamora, Lanús, Avellaneda, Almirante Brown y Quilmes. Se estima en dos millones novecientos mil la cantidad de personas

muertas en este círculo a causa de las quemaduras y la radiación. Los que pudieron sobrevivir a la muerte instantánea fueron

condenados a la ceguera y a una muerte por radiación, o quemaduras con infecciones posteriores, en los cinco días

subsiguientes.

- Consideraciones generales: Si bien se ha estimado en casi siete millones y medio la cantidad de muertos en los primeros

días, no cabe duda que esta cifra deberá elevarse al tomar conocimiento de más decesos con el correr del tiempo. Las

experiencias de Hiroshima y Nagasaki indican que las consecuencias fatales de la explosión se harán sentir durante los

próximos treinta años.

A lo señalado se debe agregar que el viento arrastró una nube de polvo radiactivo contaminando una zona más amplia. Se deben

considerar afectados cincuenta y dos mil kilómetros cuadrados por los efectos de la radiación (esto significa un círculo de

ciento treinta kilómetros de radio).

Los servicios de agua potable han dejado de existir debido a la destrucción de las plantas potabilizadoras más importantes de

OSN. La red de transformación y distribución de energía eléctrica ha quedado completamente destruida al ser derribadas las

torres de alta tensión por la onda expansiva y al haberse fundido los circuitos más distantes por efectos de la pulsación

electromagnética.

La red de distribución de gas natural ha quedado inutilizada debido a la explosión del artefacto nuclear y los cientos de

explosiones secundarias.

En la zona radiactiva se sentirán los efectos nocivos por un tiempo prolongado. Los mismos se manifestarán en quemaduras,

llagas, úlceras, nauseas, vómitos, hemorragias, convulsiones, pérdida de pelo y vello, infecciones, cáncer, leucemia y

alteraciones genéticas. Estas consecuencias serán sufridas tanto por los sobrevivientes como por su descendencia. Es

abrumadora la cantidad de personas que, habiéndose salvado de la explosión por estar lejos, ha quedado ciega a causa del

resplandor. Se han informado casos de muerte por vidrios u otros objetos volantes a más de sesenta kilómetros del epicentro."

Media

Una imagen vale más que mil palabras, y un video vale 24 imágenes por segundo. Así que, miren:

La bomba atómica: Que és, cómo funciona y cómo te puede

Sádicamente lindo.

bomba

nuclear

Ésta es la mejor manera de explicar cómo se forma la nube de hongo: Al generarse el vacío, sube por el tronco y termina

aglomerándose donde el aire genera, por diferencia de presión, un "achatamiento".



Éste video muestra los daños estructurales en ciertos edificios. Se puede apreciar cómo, después del flash, lo más liviano pega contra el edificio a alta velocidad (Sin dañarlo), y después cuando viene la energía de la bomba, la acción del vacío hace que el humo retroceda.




La Tsar Bomba, la bomba atómica más grande del mundo, creada por los rusos.



Otra bomba atómica más. Creo que es de hidrógeno.




Recreación de la bomba de Hiroshima. Tremendamente realista.


Bueno taringueros, espero que les haya gustado, porque me rompí el culo en escribirlo y por un error imbécil tuve que hacerlo de vuelta.