El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

"el tabernáculo y la vida Cristiana".


"el tabernáculo y la vida Cristiana".

Breve mente quiero comparar el tabernáculo con la vida cristiana, para esto voy a hablar del Atrio, Lugar Santo y Lugar Santísimo, que es de lo que estaba compuesto el Tabernáculo.

"El Atrio".
1. El Altar de Bronce (Exodo 27:1-8)
Se encontraba al entrar al atrio. Sus dimensiones eran: 5x5x3 codos, de manera que era cuadrada, símbolo que recuerda el alcance universal del Sacrificio de la Cruz, el altar es una figura de Cristo.
2. La Fuente de Bronce (Exodo 30:17-21; 38:8)
Estaba situada entre el altar de Bronce y el Tabernáculo y simboliza la Palabra de Dios, la cual pone en evidencia nuestras faltas y nos lava y purifica.


"El lugar Santo".
3. La Mesa de los Panes de la Proposición (Exodo 25:23-30; Levítico 24:5-9)
Era de madera de acacia (o de Sittim), cubierta con una lámina de oro puro y doce panes hechos de flor de harina, recubiertos de incienso. uno de los significados de esto tiene que ver con el cuerpo de Cristo.
4. El Candelero (Éxodo 25:31-40; Levítico 24:1-4; Números 8:1-4)
El candelero era totalmente de oro puro, forjado en una sola pieza, y simboliza la tercera persona de la trinidad, el Espíritu Santo.
5.El A altar del Incienso (Exodo 30:1-10, 40:5)
Estaba cubierto de oro, había un continuo derramamiento de un perfume perpetuo.
Fue levantado, no para ofrecer holocaustos, sino para quemar sustancias aromáticas. Sobre el se ofrecía el incienso (adoración, alabanza, oración)

"El lugar Santísimo".
6. El Arca (Exodo 25:10-22)
El Arca tenía 2 ½ codos de largo, 1 ½ de ancho, 1 ½ de alto, estaba hecha de madera de acacia y de oro puro, y tenía una tapa llamada propiciatorio. El término hebreo traducido por propiciatorio deriva "cubrir o cubierta".
Su contenido estaba compuesto por: Las Tablas de la Ley, La vara de Aarón Y La Vasija de Oro que contenía el maná, . También al lado del Arca estaba el libro de la ley.
Todo esto simboliza entre otras cosas la revelación de Jesucristo en Dios (Cristo glorificado).

Uno de los símbolos del Tabernáculo es la obra de redención y reconciliación del hombre con Dios, a través de su amado hijo Jesucristo.
Al combertinos al Evangelio, nuestra vida natural debería ser, pasar por estos seis lugares, desde el primero al ultimo. La pregunta es, ¿como hijos de Dios en que punto estamos parados?.
Todo verdadero Cristiano es imposible que no halla pasado por el Atrio, en el nos encontramos con el Altar de Bronce, donde se hacían los sacrificios. El aceptar el Evangelio, es como entrar al atrio de la Cruz y participar del sacrificio de Cristo (Juan 3:16).
Luego de esto debemos seguir avanzando para encontrarnos con lo que yo llamaría el proceso de Santificación, este proceso empieza con la Fuente de Bronce, la Palabra (Ley y Gracia, Espejo y Agua) que nos hace ver lo que somos, pero también nos purifica, nos limpia. Lee esta sita: Romanos (6:4-5) "Porque somos sepultados juntamente con el para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Porque si fuimos plantados con el en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la [semejanza] de su resurrección". El atrio es muerte y resurrección (Gloria a Dios por esto).
Ahora entramos al lugar Santo, aquí podemos participar de la Mesa de los Panes de la Proposición, Cuerpo de Cristo. No solo participamos sino que somos parte de este Cuerpo, ahora podemos participar de su obra y naturaleza. Lee esta sita: (Gálatas 2:20) "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí".
Muy cerca y arriba estaba El Candelero de Oro, que simboliza al Espíritu Santo. Todo aquel que está en el lugar santo (anda en santidad) es alumbrado y guiado por Él, lee esta sita: (1 Tesalonicenses 5:5) "Porque todos vosotros sois hijos de luz, e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas". Lee esta sita: (1 Juan 5-6) "Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.Si décimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;".
Ahora sabiendo que somos parte de este cuerpo glorioso podemos acercarnos al el Altar del Incienso, que es nuestra Adoración, alabanza y oración, sabiendo que es olor grato que llega al trono de la Gracia. Lee esta sita: (Apocalipsis 5:8-10) "Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra".
Hasta aquí hemos visto varios puntos que nos muestran como es nuestra nueva vida, ahora estamos frente al Lugar Santísimo, tu adoración, alabanza, oración te permiten entrar a contemplar la hermosura de su majestad (presencia de Dios), y alcanzando un nivel cada ves mas profundo de entendimiento y revelación basado en su Palabra. Esto tiene que ver con la intimidad que cada uno de nosotros tenemos que tener en nuestra búsqueda.
Leemos esta sita: (Mateo 6-6) "Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público".

Nada de estos pasos nos pueden faltar en nuestras vidas como Cristianos, piensa ahora donde estas parado. ¿Has aceptado su sacrificio?, ¿conoces su Ley y Gracia?, ¿Estas en el Cuerpo con Cristo como cabeza?, ¿El Espíritu Santo alumbra tu vida?, ¿Tienes comunión en intimidad con Él?.
Sigue avanzando, recuerda que Él te esta esperando, .
(Hebreos 10:17-22) "añade: Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones. Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió".

Se podría escribir mucho mas del asunto, pero pretendí ser breve, y solo mostra
rte los pasos que debemos seguir.
Hermanos espero que le sirva y les sea de bendición para sus vidas.



Dios les bendiga, Javier Del Debio.

1 comentario - "el tabernáculo y la vida Cristiana".