La vital importancia de La Luna para la vida en la Tierra

Bueno Amigos les traigo esta info muy buena sobre La Importancia De La Luna!! disfrytenlan


De todos los cuerpos celestes que podemos observar desde nuestro planeta, sin duda alguna la Luna es el que más cautivó la atención e imaginación de todos los seres humanos a través de la historia. En principio, por ser el objeto de mayor tamaño en el cielo nocturno y el que puede apreciarse con mayor nivel de detalles a simple vista. Pero hay un motivo mucho más importante por el cual deberíamos sentir una fascinación meritoria de reverencia hacia la Luna: nuestra propia vida.

Si bien no está probado si existiría o no la vida en la Tierra sin la presencia de la Luna, y la mayoría de la información que poseemos se basa en especulaciones científicas, sí estamos seguros que de existir dicha vida sería muy diferente a la que conocemos ahora. Analizaremos a continuación los diferentes motivos por los cuales la Luna podría ser de crucial importancia para la vida tal como la conocemos en la Tierra.

Como muchos sabrán, la Luna produce un efecto físico en la Tierra que la convierte en la causante de las subidas y bajadas de las mareas. La atracción gravitatoria de la Luna ejercida sobre la Tierra produce una deformación sobre nuestro planeta, lo “estira” en aquellos lugares donde la atracción es más fuerte, dándole un aspecto de huevo, fenómeno que se denomina “gradiente gravitatorio”. Como la Tierra es sólida, esta deformación afecta de forma más significativa a las aguas, creando un ligero movimiento en dirección a la Luna, y aunque no resulta tan evidente, produciendo también un movimiento en dirección contraria; esto es lo que genera el efecto que hace que las aguas suban y bajen dos veces al día.

tierra

Otro dato importante a tener en cuenta es que la Luna se aleja gradualmente de la Tierra, exactamente a razón de 3,8 centímetros por año. Este alejamiento se puede comprobar hoy científicamente gracias a los retroreflectores que los astronautas de las diferentes misiones Apolo dejaron en la superficie lunar; disparando un haz de láser hacia dichos reflectores se puede medir con exactitud el alejamiento mencionado. ¿Qué tiene de importante este dato? Bueno, la importancia radica en que si nos retrotraemos en el tiempo, la Luna pasaría a estar cada vez más y más cerca de la Tierra, hasta llegar a un punto hace miles de millones de años donde la Luna debió haber estado realmente muy cerca de nuestro planeta, tan cerca como para poder apreciarla en el cielo con un nivel de detalle que permitiera contar hasta los cráteres más pequeños (lástima que por aquellos días no existía humano alguno para realizar dicha cuenta).

Entonces, si tenemos en cuenta que la atracción gravitacional de la Luna genera las mareas actuales aún encontrándose a gran distancia de la Tierra, en aquella época donde se encontraba muy próxima debían producirse mareas realmente muy pronunciadas, que cubriesen y librasen grandes extensiones de costa de kilómetros de anchura; si las mareas de nuestros días alcanzan hasta decenas de metros de altura, en aquellos tiempos primitivos dicha altura sería de decenas de kilómetros. Los colosales oleajes de la Tierra primitiva debieron arrasar grandes extensiones de suelo terrestre, arrastrando consigo altas cantidades de minerales y sustancias químicas hacia las profundidades oceánicas. Dicha diversidad de sustancias químicas y minerales, agitada de manera convulsionada por las extremas mareas, expuesta a las altísimas cantidades de radiación y energía que recibía del Sol, y tras millones de años de reacciones e interacciones, pudo formar una sopa o caldo primordial de moléculas orgánicas llamadas aminoácidos, las cuales son el bloque principal constitutivo de las proteínas y estas, a su vez, ocupan un lugar de máxima importancia entre las moléculas constituyentes de los seres vivos y desempeñan un papel fundamental para la vida.

luna

Además de las mareas, existe otro de los efectos gravitatorios que ejerce la Luna sobre la Tierra del cual depende la propia vida terrestre: la Luna se encarga de mantener estable el clima de nuestro planeta. El efecto gravitatorio de la Luna mantiene constante el grado de inclinación del eje de rotación de la Tierra, y esta inclinación es lo que mantiene estable el ciclo de las estaciones mientras la Tierra orbita en torno al Sol.

Se puede demostrar matemáticamente que si la Luna no existiese o fuese mucho más pequeña, la inclinación de nuestros polos sería muy diferente, el ángulo de los mismos se vería modificado unos 90°. El grado de inclinación actual de la Tierra, que se mantiene invariable a lo largo del tiempo, es de 23,5°; pero sin la fuerza gravitacional que ejerce la Luna esto variaría caóticamente, lo que traería consecuencias climáticas devastadoras para la vida en nuestro planeta. Así que nuestro satélite natural ha sido y aún continua siendo de crucial importancia para la estabilidad del eje de rotación de nuestro planeta y consecuentemente de nuestro clima.

vidal

Como bien sabemos, nuestro planeta rota completamente sobre su propio eje una vez cada 24 horas. Sin la presencia de la Luna y su efecto gravitatorio sobre la Tierra, ésta daría una vuelta cada 8 horas en lugar de cada 24; un año en la Tierra estaría compuesto por 1.095 días de 8 horas cada uno. Con una velocidad de rotación tan alta como esa, los vientos serían muchísimo más potentes y violentos que los que conocemos en la actualidad, la atmósfera tendría mucho más oxígeno y el campo magnético del planeta sería tres veces más intenso.

Bajo estas condiciones tan diferentes, es razonable pensar que la vida animal y vegetal, en caso de haberse desarrollado, habría evolucionado de forma totalmente diferente a como lo ha hecho. Que nuestro planeta cuente con días de 24 horas favorece mucho a las formas de vida que lo habitan, puesto que los cambios de temperatura no son excesivamente bruscos en el paso del día a la noche, tal como lo serían con días de solo 8 horas.

importancia

Como podemos apreciar, las condiciones y eventos que deben darse para que formas de vida avanzadas como los seres humanos lleguen a desarrollarse en un planeta son muchas. En un artículo anterior comprendimos que un planeta gigante y alejado como lo es Júpiter cumple un rol fundamental protegiendo a la Tierra de amenazas estelares. En este artículo hemos analizados diversas razones por las cuales la Luna, nuestra compañera de viaje alrededor del Sol, puede ser de vital importancia para la vida en la Tierra. Y estas constituyen sólo una ínfima fracción de la gigantesca cantidad de condiciones y factores que debieron darse de una manera determinada para que hoy cada uno de nosotros pueda vivir sus vidas en este pedazo de roca estelar.

Entonces la próxima vez que alcen la vista y vean la Luna brillando majestuosamente en el cielo, tengan presente que su fuerte interacción gravitacional con nuestro planeta en tiempos primitivos pudo ser uno de los causantes de que la materia inerte hiciera el pasaje químico necesario para convertirse en orgánica; y que la estabilidad adecuada de dicha fuerza gravitacional a lo largo de miles de millones de años brindó a nuestro planeta las condiciones estables necesarias para que dicha materia orgánica pudiera organizarse, reproducirse, evolucionar y complejizarse de tal forma que, en la actualidad, esa misma materia orgánica puede preguntarse acerca de las muchas condiciones y factores que debieron darse para que ella misma exista.

La vital importancia de La Luna para la vida en la Tierra