El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La Inquisición, historia de un genocidio

La Inquisición española o Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue una institución fundada en 1478 por los Reyes Católicos para mantener la ortodoxia católica en sus reinos. La inquisición española tiene precedentes en instituciones similares existentes en Europa desde el siglo XII (véase el artículo Inquisición) especialmente la fundada en Francia en el año 1184. La Inquisición española estaba bajo el control directo de la monarquía. No se abolió definitivamente hasta 1834, durante el reinado de Isabel II.
La Inquisición, como tribunal eclesiástico, sólo tenía competencia sobre cristianos bautizados. Durante la mayor parte de su historia, sin embargo, al no existir en España ni en sus territorios dependientes libertad de cultos, su jurisdicción se extendió a la práctica totalidad de los súbditos del rey de España.


La Inquisición, historia de un genocidio

Precedentes
La institución inquisitorial no es una creación española. Fue creada por medio de la bula papal Ad abolendam, emitida a finales del siglo XII por el papa Lucio III como un instrumento para combatir la herejía albigense en el sur de Francia. Existieron tribunales de la Inquisición pontificia en varios reinos cristianos europeos durante la Edad Media. En la Corona de Aragón operó un tribunal de la Inquisición pontificia establecido por dictamen de los estatutos Excommunicamus del papa Gregorio IX en 1232 durante la época de la herejía albigense; su principal representante fue Raimundo de Peñafort. Con el tiempo, su importancia se fue diluyendo, y a mediados del siglo XV era una institución casi olvidada, aunque legalmente vigente.
En Castilla no hubo nunca tribunal de la Inquisición Pontificia. Los encargados de vigilar y castigar los delitos de fe eran los diferentes obispados, por medio de la Inquisición episcopal. Sin embargo, durante la Edad Media en Castilla se prestó poca atención a las herejías.


iglesia

Contexto


Pedro Berruguete: Santo Domingo presidiendo un auto de fe (1475). Las representaciones artísticas normalmente muestran tortura y la quema en la hoguera durante el auto de fe.
Gran parte de la Península Ibérica había sido dominada por los árabes, y las regiones del sur, particularmente los territorios del antiguo Reino de Granada, tenían una gran población musulmana. Hasta 1492, Granada permaneció bajo dominio árabe. Las grandes ciudades, en especial Sevilla y Valladolid, en Castilla, y Barcelona en la Corona de Aragón, tenían grandes poblaciones de judíos, que habitaban en las llamadas «juderías».
Durante la Edad Media, se había producido una coexistencia relativamente pacífica —aunque no exenta de incidentes— entre cristianos, judíos y musulmanes, en los reinos peninsulares. Había una larga tradición de servicio a la Corona de Aragón por parte de judíos. El padre de Fernando, Juan II de Aragón, nombró a Abiathar Crescas, judío, astrónomo de la corte. Los judíos ocupaban muchos puestos importantes, tanto religiosos como políticos. Castilla incluso tenía un rabino no oficial, un judío practicante.
No obstante, a finales del siglo XIV hubo en algunos lugares de España una ola de antisemitismo, alentada por la predicación de Ferrán Martínez, archidiácono de Écija. Fueron especialmente cruentos los pogromos de junio de 1391: en Sevilla fueron asesinados cientos de judíos, y se destruyó por completo la aljama,1 y en otras ciudades, como Córdoba, Valencia o Barcelona, las víctimas fueron igualmente muy elevadas.2
Una de las consecuencias de estos disturbios fue la conversión masiva de judíos. Antes de esta fecha, los conversos eran escasos y apenas tenían relevancia social. Desde el siglo XV puede hablarse de los judeoconversos, también llamados «cristianos nuevos», como un nuevo grupo social, visto con recelo tanto por judíos como por cristianos. Convirtiéndose, los judíos no solamente escapaban a eventuales persecuciones, sino que lograban acceder a numerosos oficios y puestos que les estaban siendo prohibidos por normas de nuevo cuño, que aplicaban severas restricciones a los judíos. Fueron muchos los conversos que alcanzaron una importante posición en la España del siglo XV. Conversos eran, entre muchos otros, los médicos Andrés Laguna y Francisco López Villalobos, médico de la corte de Fernando el Católico; los escritores Juan del Enzina, Juan de Mena, Diego de Valera y Alfonso de Palencia y los banqueros Luis de Santángel y Gabriel Sánchez, que financiaron el viaje de Cristóbal Colón. Los conversos —no sin oposición— llegaron a escalar también puestos relevantes en la jerarquía eclesiástica, convirtiéndose a veces en severos detractores del judaísmo.3 Incluso algunos fueron ennoblecidos, y en el siglo XVI varios opúsculos pretendían demostrar que casi todos los nobles de España tenían ascendencia judía.4 La revuelta de Pedro Sarmiento (Toledo, 1449) tuvo como principal elemento movilizador el recelo de los cristianos viejos hacia los cristianos nuevos, sustanciado en los estatutos de limpieza de sangre que se extendieron por multitud de instituciones, prohibiéndoles su acceso.


genocidio


Causas
No hay unanimidad acerca de los motivos por los que los Reyes Católicos decidieron introducir en España la maquinaria inquisitorial. Los investigadores han planteado varias posibles razones:
El establecimiento de la unidad religiosa. Puesto que el objetivo de los Reyes Católicos era la creación de una maquinaria estatal eficiente, una de sus prioridades era lograr la unidad religiosa. Además, la Inquisición permitía a la monarquía intervenir activamente en asuntos religiosos, sin la intermediación del Papa.
Debilitar la oposición política local a los Reyes Católicos. Ciertamente, muchos de los que en la Corona de Aragón se resistieron a la implantación de la Inquisición lo hicieron invocando los fueros propios.
Acabar con la poderosa minoría judeoconversa. En el reino de Aragón fueron procesados miembros de familias influyentes, como Santa Fe, Santángel, Caballería y Sánchez. Esto se contradice, sin embargo, con el hecho de que el propio Fernando continuase contando en su administración con numerosos conversos.
Financiación económica. Puesto que una de las medidas que se tomaba con los procesados era la confiscación de sus bienes, no puede descartarse esa posibilidad.



Inquisición


Comienzos
El dominico sevillano Alonso de Hojeda convenció a la reina Isabel, durante su estancia en Sevilla entre 1477 y 1478, de la existencia de prácticas judaizantes entre los conversos andaluces. Un informe, remitido a solicitud de los soberanos por Pedro González de Mendoza, arzobispo de Sevilla, y por el dominico segoviano Tomás de Torquemada, corroboró este aserto. Para descubrir y acabar con los falsos conversos, los Reyes Católicos decidieron que se introdujera la Inquisición en Castilla, y pidieron al Papa su consentimiento. El 1 de noviembre de 1478 el Papa Sixto IV promulgó la bula Exigit sinceras devotionis affectus, por la que quedaba constituida la Inquisición para la Corona de Castilla, y según la cual el nombramiento de los inquisidores era competencia exclusiva de los monarcas. Sin embargo, los primeros inquisidores, Miguel de Morillo y Juan de San Martín, no fueron nombrados hasta dos años después, el 27 de septiembre de 1480, en Medina del Campo.
En un principio, la actividad de la Inquisición se limitó a las diócesis de Sevilla y Córdoba, donde Alonso de Hojeda había detectado el foco de conversos judaizantes. El primer auto de fe se celebró en Sevilla el 6 de febrero de 1481: fueron quemadas vivas seis personas. El sermón lo pronunció el mismo Alonso de Hojeda de cuyos desvelos había nacido la Inquisición. Desde entonces, la presencia de la Inquisición en la Corona de Castilla se incrementó rápidamente; para 1492 existían tribunales en ocho ciudades castellanas: Ávila, Córdoba, Jaén, Medina del Campo, Segovia, Sigüenza, Toledo y Valladolid.

Establecer la nueva Inquisición en los territorios de la Corona de Aragón resultó más problemático. En realidad, Fernando el Católico no recurrió a nuevos nombramientos, sino que resucitó la antigua Inquisición pontificia, pero sometiéndola a su control directo. La población de estos territorios se mostró reacia a las actuaciones de la Inquisición. Además, las diferencias de Fernando con Sixto IV hicieron que éste promulgase una nueva bula en la que prohibía categóricamente que la Inquisición se extendiese a Aragón. En esta bula, el Papa reprobaba sin ambages la labor del tribunal inquisitorial, afirmando que
muchos verdaderos y fieles cristianos, por culpa del testimonio de enemigos, rivales, esclavos y otras personas bajas y aun menos apropiadas, sin pruebas de ninguna clase, han sido encerradas en prisiones seculares, torturadas y condenadas como herejes relapsos, privadas de sus bienes y propiedades, y entregadas al brazo secular para ser ejecutadas, con peligro de sus almas, dando un ejemplo pernicioso y causando escándalo a muchos.5
Sin embargo, las presiones del monarca aragonés hicieron que el Papa terminara suspendiendo la bula, e incluso que promulgara otra, el 17 de octubre de 1483, nombrando a Torquemada inquisidor general de Aragón, Valencia y Cataluña. Con ello, la Inquisición se convertía en la única institución con autoridad en todos los reinos de la monarquía hispánica, y en un útil mecanismo para servir en todos ellos a los intereses de la corona. No obstante, las ciudades de Aragón continuaron resistiéndose, e incluso hubo conatos de sublevación, como en Teruel en 1484–85. Sin embargo, el asesinato en Zaragoza del inquisidor Pedro Arbués, el 15 de septiembre de 1485, hizo que la opinión pública diese un vuelco en contra de los conversos y a favor de la Inquisición. En Aragón, los tribunales inquisitoriales se cebaron especialmente con miembros de la poderosa minoría conversa, acabando con su influencia en la administración aragonesa.
Entre los años 1480 y 1530 la Inquisición desarrolló un período de intensa actividad. Las fuentes discrepan en cuanto al número de procesos y de ejecuciones que tuvieron lugar en esos años. Henry Kamen arriesga una cifra aproximada, basada en la documentación de los actos de fe, de 2.000 personas ejecutadas. De ellos, la inmensa mayoría eran conversos de origen judío.6



España


La Inquisición y la expulsión de los judíos
Aunque los judíos que continuaban practicando su religión no fueron objeto de persecución por parte del Santo Oficio, se recelaba de ellos porque se creía que incitaban a los conversos a judaizar: en el proceso del Santo Niño de La Guardia, en 1491, fueron condenados a la hoguera dos judíos y seis conversos por un supuesto crimen ritual de carácter blasfemo.
El 31 de marzo de 1492, apenas tres meses después de la conquista del reino nazarí de Granada, los Reyes Católicos promulgaron el Decreto de la Alhambra sobre expulsión de los judíos de todos sus reinos. Se daba a los súbditos judíos de plazo hasta el 31 de julio de ese mismo año para elegir entre aceptar el bautismo y abandonar definitivamente el país, aunque les permitía llevarse todas sus propiedades, siempre que no fueran en oro, plata o dinero. La razón dada para justificar esta medida en el preámbulo del edicto era la «recaída» de muchos conversos debido a la proximidad de judíos no conversos que los seducían y mantenían en ellos el conocimiento y la práctica del judaísmo.
Una delegación de judíos, encabezada por Isaac Abravanel, ofreció una alta compensación económica a los Reyes a cambio de la revocación del edicto. Según se cuenta, los Reyes rechazaron la oferta por presiones del inquisidor general, quien irrumpió en la sala y arrojó treinta monedas de plata sobre la mesa, preguntando cuál sería esta vez el precio por el que Jesús iba a ser vendido a los judíos. Al margen de la veracidad de esta anécdota, sí parece que la idea de la expulsión procedió del entorno de la Inquisición.
La cifra de los judíos que salieron de España no se conoce, ni siquiera con aproximación. Los historiadores de la época dan cifras elevadísimas (Juan de Mariana habla de 800.000 personas, e Isaac Abravanel de 300.000). Sin embargo, las estimaciones actuales reducen significativamente esta cifra (Henry Kamen estima que, de una población aproximada de 80.000 judíos, aproximadamente la mitad —unos 40.000— optaron por la emigración7 ). Los judíos españoles emigraron principalmente a Portugal (de donde volverían a ser expulsados en 1497) y a Marruecos. Más adelante, los sefardíes, descendientes de los judíos de España, establecerían florecientes comunidades en muchas ciudades de Europa, como Ámsterdam, y el Norte de África, y, sobre todo, en el Imperio otomano.
Los que se quedaron engrosaron el grupo de conversos que eran el objetivo predilecto de la Inquisición. Dado que todo judío que quedaba en los reinos de España había sido bautizado, si continuaba practicando la religión judía, era susceptible de ser denunciado. Puesto que en el lapso de tres meses se produjeron numerosísimas conversiones —unas 40.000, si se acepta la cifra de Kamen— puede suponerse con lógica que gran parte de ellas no eran sinceras, sino que obedecían únicamente a la necesidad de evitar el decreto de expulsión.
El período de más intensa persecución de los judeoconversos duró hasta 1530; desde 1531 hasta 1560, sin embargo, el porcentaje de casos de judeoconversos en los procesos inquisitoriales bajó muy significativamente, hasta llegar a ser sólo el 3% del total. Hubo un rebrote de las persecuciones cuando se descubrió un grupo de judaizantes, en 1588, en Quintanar de la Orden, y en la última década del siglo XVI volvieron a aumentar las denuncias. A comienzos del siglo XVII comienzan a retornar a España algunos judeoconversos que se habían instalado en Portugal, huyendo de las persecuciones que la Inquisición portuguesa, fundada en 1532, estaba realizando en el país vecino. Esto se traduce en un rápido aumento de los procesos a judaizantes, de los que fueron víctimas varios prestigiosos financieros. En 1691, en varios autos de fe, fueron quemados en Mallorca 36 chuetas o judeoconversos mallorquines.
A lo largo del siglo XVIII se reduce significativamente el número de judeoconversos acusados por la Inquisición. El último proceso a un judaizante fue el de Manuel Santiago Vivar, que tuvo lugar en Córdoba en 1818.



La Inquisición, historia de un genocidio


Represión del protestantismo
La llegada en 1516 a España del nuevo rey Carlos I fue vista por los conversos como una posibilidad de terminar con la Inquisición, o al menos de reducir su influencia. Sin embargo, a pesar de las reiteradas peticiones de las Cortes de Castilla y de Aragón,8 el nuevo monarca mantuvo intacto el sistema inquisitorial.
Durante el siglo XVI, sin embargo, la mayoría de los procesos no tuvieron como objetivo a los falsos conversos. La Inquisición se reveló un mecanismo eficaz para extinguir los escasos brotes protestantes que aparecieron en España. Curiosamente, gran parte de estos protestantes eran de origen judío.
El primer proceso relevante fue el que se siguió contra la secta mística conocida como los «alumbrados» en Guadalajara y Valladolid. Los procesos fueron largos, y se resolvieron con penas de prisión de diferente magnitud, sin que ninguno de los integrantes de estas sectas fuese ejecutado. No obstante, el asunto de los «alumbrados» puso a la Inquisición sobre la pista de numerosos intelectuales y religiosos que, interesados por las ideas erasmistas, se habían desviado de la ortodoxia (lo cual es llamativo porque tanto Carlos I como Felipe II fueron admiradores confesos de Erasmo de Rotterdam). Éste fue el caso del humanista Juan de Valdés, que debió huir a Italia para escapar al proceso que se había iniciado contra él, o del predicador Juan de Ávila, que pasó cerca de un año en prisión.
Los principales procesos contra grupos luteranos propiamente dichos tuvieron lugar entre 1558 y 1562, a comienzos del reinado de Felipe II, contra dos comunidades protestantes de las ciudades de Valladolid y Sevilla.9 Estos procesos significaron una notable intensificación de las actividades inquisitoriales. Se celebraron varios autos de fe multitudinarios, algunos de ellos presididos por miembros de la realeza, en los que fueron ejecutadas alrededor de un centenar de personas.10 Después de 1562, aunque los procesos continuaron, la represión fue mucho menor, y se calcula que sólo una decena de españoles fueron quemados vivos por luteranos hasta finales del XVI, aunque se siguió proceso a unos doscientos.11 Con los autos de fe de mediados de siglo se había acabado prácticamente con el protestantismo español, que fue, por otro lado, un fenómeno bastante minoritario.




Otros delitos
Aunque la Inquisición fue creada para evitar los avances de la herejía, se ocupó también de una amplia variedad de delitos que sólo indirectamente pueden relacionarse con la heterodoxia religiosa. Sobre el total de 49.092 procesados en el período de 1560 a 1700 de los que hay registro en los archivos de la Suprema fueron juzgados los siguientes delitos: judaizantes (5.007); moriscos (11.311); luteranos (3.499); alumbrados (149); supersticiones (3.750); proposiciones heréticas (14.319); bigamia (2.790); solicitaciones (1.241); ofensas al Santo Oficio (3.954); varios (2.575).
Estos datos demuestran que no sólo fueron perseguidos por la Inquisición los cristianos nuevos (judeoconversos y moriscos) y los protestantes, sino que muchos cristianos viejos sufrieron su actividad por diferentes motivos.
El apartado de supersticiones incluye los procesos relacionados con la brujería. La caza de brujas en España tuvo una intensidad mucho menor que en otros países europeos (especialmente Francia, Inglaterra y Alemania). Un caso destacado fue el proceso de Logroño, en que se juzgó a las brujas de la localidad navarra de Zugarramurdi. En el auto de fe que tuvo lugar en Logroño los días 7 y 8 de noviembre de 1610 fueron quemadas seis personas, y otras cinco en efigie.20 En general, sin embargo, la Inquisición mantuvo una actitud escéptica hacia los casos de brujería, considerando, a diferencia de los inquisidores medievales, que se trataba de una mera superstición sin base alguna. Alonso de Salazar Frías, que después del proceso de Logroño llevó un edicto de gracia a varias localidades navarras, indicó en su informe a la suprema que: «No hubo brujas ni embrujados en el lugar hasta que se comenzó a tratar y escribir de ellos».21
Bajo el rubro de «proposiciones heréticas» se incluían todos los delitos verbales, desde la blasfemia hasta afirmaciones relacionadas con las creencias religiosas, la moral sexual o el clero. Muchas personas22 fueron procesadas por afirmar que la «simple fornicación» (relación sexual entre solteros) no era pecado, o por poner en duda diferentes aspectos de la fe cristiana, tales como la presencia real de Cristo en la Eucaristía o la virginidad de María. También el propio clero era acusado en ocasiones de proposiciones heréticas. Estos delitos no llevaban aparejadas generalmente penas demasiado graves.
La Inquisición era competente además en muchos delitos contra la moral, a veces en abierto conflicto de competencias con los tribunales civiles. En particular, fueron muy numerosos los procesos por bigamia, un delito relativamente frecuente en una sociedad en la que no existía el divorcio. En el caso de los hombres, la pena solía ser de cinco años de galeras. La bigamia era asimismo un delito frecuente entre las mujeres. También se juzgaron numerosos casos de solicitación sexual durante la confesión, lo que indica que el clero era estrechamente vigilado.
Mención aparte merece la represión inquisitorial de dos delitos sexuales que en la época solían asociarse, por considerarse ambos, según el derecho canónico, contra naturam: la homosexualidad y el bestialismo. La homosexualidad, denominada en la época «sodomía», era castigada con la muerte por los tribunales civiles. Era competencia de la Inquisición sólo en los territorios de la Corona de Aragón, desde que en 1524 Clemente VII, en un breve papal, concediera a la Inquisición aragonesa jurisdicción sobre la sodomía, estuviese o no relacionada con la herejía. En Castilla no se juzgaban casos de sodomía, a no ser que tuvieran relación con desviaciones heréticas. El tribunal de Zaragoza se distinguió por su severidad juzgando este delito: entre 1571 y 1579 fueron juzgados en Zaragoza más de un centenar de hombres acusados de sodomía, y al menos 36 fueron ejecutados; en total, entre 1570 y 1630 se dieron 534 procesos, y fueron ejecutadas 102 personas.23



iglesia


El funcionamiento de la Inquisición

Artículo principal: Proceso inquisitorial
Debe tenerse en cuenta, en primer lugar, que la Inquisición no funcionó en modo alguno de forma arbitraria, sino conforme al derecho canónico. Sus procedimientos se explicitaban en las llamadas Instrucciones, elaboradas por los sucesivos inquisidores generales Torquemada, Deza y Valdés.
Acusación
Cuando la Inquisición llegaba a una ciudad, el primer paso era el «edicto de gracia». Tras la misa del domingo, el inquisidor procedía a leer el edicto: se explicaban las posibles herejías y se animaba a todos los feligreses a acudir a los tribunales de la Inquisición para descargar sus conciencias. Se denominaban «edictos de gracia» porque a todos los autoinculpados que se presentasen dentro de un «período de gracia» (aproximadamente, un mes) se les ofrecía la posibilidad de reconciliarse con la Iglesia sin castigos severos. La promesa de benevolencia resultaba eficaz, y eran muchos los que se presentaban voluntariamente ante la Inquisición. La autoinculpación no era suficiente: se hacía necesario también acusar a todos los cómplices, con lo cual la Inquisición contaba con una inagotable provisión de informantes. Con el tiempo, los «edictos de gracia» fueron sustituidos por los llamados «edictos de fe», suprimiéndose esta posibilidad de reconciliación voluntaria.
Las delaciones eran anónimas, y el acusado no tenía ninguna posibilidad de conocer la identidad de sus acusadores. Éste era uno de los puntos más criticados por los que se oponían a la Inquisición (por ejemplo, las Cortes de Castilla, en 1518). En la práctica, eran frecuentes las denuncias falsas para satisfacer envidias o rencores personales. Muchas denuncias eran por motivos absolutamente nimios. La Inquisición estimulaba el miedo y la desconfianza entre vecinos, e incluso no eran raras las denuncias entre familiares.
Detención
Tras la denuncia, el caso era examinado por los «calificadores», quienes debían determinar si había herejía, y a continuación se procedía a detener al reo. En la práctica, sin embargo, eran numerosas las detenciones preventivas, y se dieron situaciones de detenidos que esperaron hasta dos años en prisión antes de que los «calificadores» examinasen su caso.33
La detención del acusado implicaba el secuestro preventivo de sus bienes por la Inquisición. Los bienes del detenido se utilizaban para pagar los gastos de su propio mantenimiento y las costas procesales, y a menudo los familiares del acusado quedaban en la más absoluta de las miserias. Sólo en 1561 se dictaron instrucciones para remediar esta situación.
Todo el procedimiento era llevado en el secreto más absoluto, tanto para el público como para el propio reo, que no era informado de cuáles eran las acusaciones que pesaban sobre él. Podían pasar meses, o incluso años, sin que se le informase acerca de por qué estaba encerrado. El preso permanecía aislado, y durante el tiempo que duraba su prisión no se le permitía acceder a la misa ni a los sacramentos. Los calabozos de la Inquisición no eran peores que los de la justicia ordinaria, e incluso hay ciertos testimonios de que en ocasiones eran bastante mejores. Algunos detenidos morían en prisión, como era frecuente en la época.

genocidio

Sentencia
Los resultados del proceso podían ser los siguientes:
El acusado podía ser absuelto. Las absoluciones fueron en la práctica muy escasas.
El proceso podía ser «suspendido», con lo que en la práctica el acusado quedaba libre, aunque bajo sospecha, y con la amenaza de que su proceso se continuase en cualquier momento. La suspensión era una forma de absolver en la práctica sin admitir expresamente que la acusación había sido errónea.
El acusado podía ser «penitenciado». Considerado culpable, debía abjurar públicamente de sus delitos (de levi si era un delito menor, y de vehementis si el delito era grave), y condenado a un castigo. Entre éstos se encontraban el sambenito, el destierro (temporal o perpetuo), multas o incluso la condena a galeras.
El acusado podía ser «reconciliado». Además de la ceremonia pública en la que el condenado se reconciliaba con la Iglesia Católica, existían penas más severas, entre ellas largas condenas de cárcel o galeras, y la confiscación de todos sus bienes. También existían castigos físicos, como los azotes.
El castigo más grave era la «relajación» al brazo secular, que implicaba la muerte en la hoguera. Recibían este castigo los herejes impenitentes y los «relapsos» (reincidentes). La ejecución era pública. Si el condenado se arrepentía, se le estrangulaba mediante el Garrote vil antes de entregar su cuerpo a las llamas. Si no, era quemado vivo.
Eran frecuentes los casos de los que, bien por haber sido juzgados in absentia, bien por haber fallecido antes de que terminase el proceso, eran quemados en efigie.
La distribución de las penas varió mucho a lo largo del tiempo. Según se cree, las condenas a muerte fueron frecuentes sobre todo en la primera etapa de la historia de la Inquisición (según García Cárcel, el tribunal de Valencia condenó a muerte antes de 1530 al 40% de los procesados, pero después el porcentaje bajó hasta el 3%)



Inquisición


Numero de Victimas

El cronista Hernando del Pulgar, contemporáneo de los Reyes Católicos, calculó que hasta 1490 (sólo una década después del comienzo de su actividad), la Inquisición habría quemado en la hoguera a 2.000 personas, y reconciliado a otras 15.000.43
Las primeras estimaciones cuantitativas del número de procesados y ejecutados por la Inquisición Española las ofreció Juan Antonio Llorente, que fue secretario general de la Inquisición de 1789 a 1801 y publicó en 1822, en París, Historia crítica de la Inquisición. Según Llorente, a lo largo de su historia la Inquisición habría procesado a un total de 341.021 personas, de las cuales algo menos de un 10% (31.912) habrían sido ejecutadas. Llegó a escribir: «Calcular el número de víctimas de la Inquisición es lo mismo que demostrar prácticamente una de las causas más poderosas y eficaces de la despoblación de España».44 El principal historiador moderno de la Inquisición, Henry Charles Lea, autor de History of the Inquisition of Spain, consideró que estas cifras, que no se basan en estadísticas rigurosas, eran muy exageradas.
Los historiadores modernos han emprendido el estudio de los fondos documentales de la Inquisición. En los archivos de la Suprema, actualmente en el Archivo Histórico Nacional, se conservan, en los informes que anualmente debían remitir todos los tribunales locales, las relaciones de todas las causas desde 1560 hasta 1700. Ese material proporciona información de 49.092 juicios, que han sido estudiados por Gustav Henningsen y Jaime Contreras. Según los cálculos de estos autores, sólo un 1,9% de los procesados fueron quemados en la hoguera.
Los archivos de la Suprema apenas proporcionan información acerca de las causas anteriores a 1560. Para estudiarlas, es necesario recurrir a los fondos de los tribunales locales, pero la mayoría se han perdido. Se conservan los de Toledo, Cuenca y Valencia. Dedieu45 ha estudiado los de Toledo, donde fueron juzgadas unas 12.000 personas por delitos relacionados con la herejía. Ricardo García Cárcel46 ha analizado los del tribunal de Valencia. De las investigaciones de estos autores se deduce que los años 1480-1530 fueron el período de más intensa actividad de la Inquisición, y que en estos años el porcentaje de condenados a muerte fue bastante más significativo que en los años estudiados por Henningsen y Contreras.
García Cárcel estima que el total de procesados por la Inquisición a lo largo de toda su historia fue de unos 150.000. Aplicando el porcentaje de ejecutados que aparece en las causas de 1560-1700 —cerca de un 2%— podría pensarse que una cifra aproximada puede estar en torno a las 3.000 víctimas mortales. Sin embargo, muy probablemente esta cifra deba corregirse al alza si se tienen en cuenta los datos suministrados por Dedieu y García Cárcel para los tribunales de Toledo y Valencia, respectivamente. Es probable que la cifra total esté entre 3.000 y 5.000 ejecutados. Sin embargo, es imposible determinar la exactitud de esta cifra, y, a causa de las lagunas en los fondos documentales, es poco probable que nunca se sepa con seguridad el número exacto de los ejecutados por la Inquisición.
Stephen Haliczer, uno de los profesores universitarios que trabajaron en los archivos del Santo Oficio, dice que descubrió que los inquisidores usaban la tortura con poca frecuencia y generalmente durante menos de 15 minutos. De 7.000 casos en Valencia, en menos del 2% se usó la tortura y nadie la sufrió más de dos veces. Más aún, el Santo Oficio tenía un manual de procedimiento que prohibía muchas formas de tortura usadas en otros sitios de Europa. Los inquisidores eran en su mayoría hombres de leyes, escépticos en cuanto al valor de la tortura para descubrir la herejía.



España

Comentarios Destacados

@colorado2022 +10
chauchan dijo:mi tía es profesora de historia y dice que se exsagera mucho todo esto

sin dudas que hay una exageracion como tambien la hay en en helocausto
@-ZATOICHI- +6
Los principales procesos contra grupos luteranos propiamente dichos.ESTA MAS QUE CLARO QUE LA IGLESIA PROTESTANTE NO TUVO QUE VER CON LA INQUISICION,SI NO,QUE LA SUFRIO TAMBIEN AL SER TAMBIEN PERSEGUIDOS.MUY BUENA INFO.

34 comentarios - La Inquisición, historia de un genocidio

@chauchan -12
mi tía es profesora de historia y dice que se exsagera mucho todo esto
@legolas1601 -6
¿alguna vez se le ha dado por investigar eso?, o solo lo hizo por formar forobardo
@colorado2022 +10
chauchan dijo:mi tía es profesora de historia y dice que se exsagera mucho todo esto

sin dudas que hay una exageracion como tambien la hay en en helocausto
@-ZATOICHI- +6
Los principales procesos contra grupos luteranos propiamente dichos.ESTA MAS QUE CLARO QUE LA IGLESIA PROTESTANTE NO TUVO QUE VER CON LA INQUISICION,SI NO,QUE LA SUFRIO TAMBIEN AL SER TAMBIEN PERSEGUIDOS.MUY BUENA INFO.
@JosefMariaK +3
La Inquisición, historia de un genocidio

Esta pintura está basada en la "brevísima" escrita por Bartolomé de las Casas, un tío de lo más zarpado que escribía lo peor que se le venía en mente.
@Elmio93 -1
Y pensar que yo en esa época seria uno de los condenados a muerte... pff...
Mañana te dejo 10 puntos que los de hoy los he gastado
@NatyBoom10 +3
el comunismo y el islamismo aun siguen matando, reprimiendo y torturanto, y no decis nada. que raro

@_Rodro_
Eso no justifica la Inquisición de ninguna forma. Además este no es un post sobre el comunismo o el islam.

Qué asco das.
@JosefMariaK +6
NatyBoom10 dijo:genocidio



Terrible, el Comunismo ha matado más que incluso la iglesia Católica y a nadie parece importarle, será cuestión de moral, la doble ..
@NatyBoom10 -1
Elmio93 dijo:Y pensar que yo en esa época seria uno de los condenados a muerte... pff...
Mañana te dejo 10 puntos que los de hoy los he gastado

eso de lo que estas hablando, la pea de muerte, la tortura y la represion, aun hoy lo siguen practicando el comunismo y el islamismo.

ya no es rebelde hablar mal del catolicismo. si es de rebelde hablar mal de marx o del comunismo en un pais comunista, o de mahoma o del islam en un pais musulman. preso vas seguro, con suerte no te matan o torturan
@NatyBoom10 +3
JosefMariaK dijo:
NatyBoom10 dijo:Inquisición



Terrible, el Comunismo ha matado más que incluso la iglesia Católica y a nadie parece importarle, será cuestión de moral, la doble ..

exacto, doble moral e hipocresia.

los que se quejan de la inquisición son los mismos que apoyan dictaduras criminales y torturadoras solo porque les gusta el sistema de gobierno. y sobre los crimenes del islamismo, dicen que es su cultura y hay que respetarlas. y encima hablan de derechos humanos
@legolas1601 +3
para los que me votan negativo, yo sí investigué lo que pasó realmente, fue la inquisición anglicana en Inglaterra la que sacrificó mas de 150.000 víctimas durante el siglo XVIII acusadas de herejía y brujería, las víctimas de la inquisición española no fueron mas de 5000 durante toda su existencia hasta el siglo XIX, todo lo que se le adjudica no es más que la leyenda negra que se escribió acerca de ella, si van a comentar háganlo sin ignorancia.
@JosefMariaK -1
legolas1601 dijo:¿alguna vez se le ha dado por investigar eso?, o solo lo hizo por formar forobardo


legolas1601 dijo:¿alguna vez se le ha dado por investigar eso?, o solo lo hizo por formar forobardo



La historia está llena de Leyenda Negra, en el caso de la Iglesia Católica es exageradísima, la elaborada propaganda que hicieron los Protestantes Ingleses y los Laicistas Americanos sobre el supuesto imperio de la barbarie que en América había posesionado la Iglesia Católica a la larga tuvo su efecto que persiste como una realidad histórica hoy en día. El problema no es que exista la leyenda negra, el problema es que existan personas incapaces de verificar si algo es cierto o no y se crean cualquier cosa, un ejemplo de leyenda negra moderna es precisamente el Holocausto, guerra mediática se llama ahora. ..
@carampaima
LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL LA ORDENO PIO XII COMO REEDICIÓN DE LA INQUISICIÓN. ADOFO HITLER FUÉ CRIADO EN CONVENTOS CATÓLICOS. LAS SS TENIAN RITUALES COPIADOS DE LOS TEMPLARIOS.RATAS INMUNDAS. PARA METER A BENEDICTO A UNA PRISIÓN DONDE HALLA NEGROS PEDERASTAS PARA QUE SE LE ACABEN DE VOLTEAR LOS OJOS.
@Elmio93 -1
NatyBoom10 dijo:
JosefMariaK dijo:
NatyBoom10 dijo:España



Terrible, el Comunismo ha matado más que incluso la iglesia Católica y a nadie parece importarle, será cuestión de moral, la doble ..

exacto, doble moral e hipocresia.

los que se quejan de la inquisición son los mismos que apoyan dictaduras criminales y torturadoras solo porque les gusta el sistema de gobierno. y sobre los crimenes del islamismo, dicen que es su cultura y hay que respetarlas. y encima hablan de derechos humanos


Te agradecería que no metas a todos en el mismo saco, yo me quejo de la inquisición, de las dictaduras criminales, de los genocidios, de la escasez de ayuda de los gobiernos a países del tercer mundo donde la gente se muere sin recibir ninguna ayuda, de la falta de ayuda a personas del primer mundo que el banco deja en la calle por no poder pagar su casa y acaban metiéndose en las drogas a raíz de la gran depresión de verse en la calle, del maltrato animal, de los "daños colaterales" de las guerras. Algo que no mencionáis ninguno de vosotros, y por eso no quiere decir que los apoyéis y les deis una palmadita en la espalda.
El post habla de la inquisición, y yo opino de la inquisición. No se a que viene ese comentario @NatyBoom10 pero lo único que has dejado ver de ti es que ignoras por completo lo que piensa una persona, pero aun así, atacas indiscriminadamente ignorando el hecho de no conocer a la mayoría de los que hemos comentado en el post.
@pepeguapo05 +1
La mayoría se basa en la Leyenda Negra que hicieron los ingleses, la inquisición española era muy burocrática y se tiene todo documentado, es mas, las personas quemadas vivas fueron muy pocas.
Mejor investiguen la inquisición que hacían en los países protestantes que quemaban a diestra y siniestra y nadie se queja de eso.
@Elmio93 +1
pepeguapo05 dijo:La mayoría se basa en la Leyenda Negra que hicieron los ingleses, la inquisición española era muy burocrática y se tiene todo documentado, es mas, las personas quemadas vivas fueron muy pocas.
Mejor investiguen la inquisición que hacían en los países protestantes que quemaban a diestra y siniestra y nadie se queja de eso.


A perfecto, entonces si fueron pocas no pasa nada...
Venga!! olvidemos la inquisición!! el autor del post que lo borre ya que el sufrimiento de unas pocas personas no importa y a de olvidarse. Pero te sigo recordando que yo habría sido quemado en la hoguera o torturado con el increíble e inagotable surtido de maquinas de tortura que utilizaban estos benevolentes "*+ª¿!
@pepeguapo05 ¿me vas a decir que todas esas maquinas eran un simple método disuasorio para posibles herejes? Recuerda que estamos hablando de gente que le interesaba el dinero, si mataban a todos los habitantes de una casa de herejes, o sodomitas, o brujos, o un largo etc, la iglesia se quedaba con todos los bienes. De verdad crees que mataron a poca gente... no me hagas reír...
@pepeguapo05 +1
Elmio93 dijo:
pepeguapo05 dijo:La mayoría se basa en la Leyenda Negra que hicieron los ingleses, la inquisición española era muy burocrática y se tiene todo documentado, es mas, las personas quemadas vivas fueron muy pocas.
Mejor investiguen la inquisición que hacían en los países protestantes que quemaban a diestra y siniestra y nadie se queja de eso.


A perfecto, entonces si fueron pocas no pasa nada...
Venga!! olvidemos la inquisición!! el autor del post que lo borre ya que el sufrimiento de unas pocas personas no importa y a de olvidarse. Pero te sigo recordando que yo habría sido quemado en la hoguera o torturado con el increíble e inagotable surtido de maquinas de tortura que utilizaban estos benevolentes "*+ª¿!
@pepeguapo05 ¿me vas a decir que todas esas maquinas eran un simple método disuasorio para posibles herejes? Recuerda que estamos hablando de gente que le interesaba el dinero, si mataban a todos los habitantes de una casa de herejes, o sodomitas, o brujos, o un largo etc, la iglesia se quedaba con todos los bienes. De verdad crees que mataron a poca gente... no me hagas reír...

Bajate un ratito del caballo pibe, en donde dije que estaba bien lo que hicieron, solo que esta todo muy exagerado por la Leyenda Negra y si no crees o queres creer es problema tuyo, investiga un poquito que ningún mal te va a hacer.
@Elmio93 +1
@pepeguapo05 Repito que si juzgas a alguien sin saber, acabas equivocándote, yo no se donde has investigado tu, ni me importa, pero te recomiendo que un día que no estés muy liado, vengas a España, a Santillana del Mar (Cantabria) Es un pueblecito que alberga un increíble museo en el que se exponen una gran cantidad de maquinas de tortura empleadas por la inquisición, algunas son replicas y otras las maquinas originales.
Si ves que no tienes tiempo de venirte en un momento a ver el museo con tus propios ojos, puedes buscar en tu navegador las maquinas expuestas. Y te vuelvo a repetir lo mismo, ya que no has mencionado nada de las maquinas no se por que... ¿de verdad crees que esas maquinas estaban de adorno?
@pepeguapo05
Elmio93 dijo:@pepeguapo05 Repito que si juzgas a alguien sin saber, acabas equivocándote, yo no se donde has investigado tu, ni me importa, pero te recomiendo que un día que no estés muy liado, vengas a España, a Santillana del Mar (Cantabria) Es un pueblecito que alberga un increíble museo en el que se exponen una gran cantidad de maquinas de tortura empleadas por la inquisición, algunas son replicas y otras las maquinas originales.
Si ves que no tienes tiempo de venirte en un momento a ver el museo con tus propios ojos, puedes buscar en tu navegador las maquinas expuestas. Y te vuelvo a repetir lo mismo, ya que no has mencionado nada de las maquinas no se por que... ¿de verdad crees que esas maquinas estaban de adorno?

Conozco perfectamente la historia, los métodos de tortura y todos los aparatos que se usaron, gracias por recomendarme el museo, si algún día puedo viajar a España lo visitare, pero no me podes justificar que porque no mencione los aparatos de tortura mi respuesta esta equivocada.
@Elmio93
Me alegro que los conozcas, así, sabremos todos que los aparatos de torturas los consideras un adorno, ya que te reiteras en que no murió mucha gente. Como veo que rehuyes mi pregunta no te la volveré a formular, me doy por satisfecho con la respuesta "sin palabras textuales" que me acabas de dar
@pepeguapo05
Elmio93 dijo:Me alegro que los conozcas, así, sabremos todos que los aparatos de torturas los consideras un adorno, ya que te reiteras en que no murió mucha gente. Como veo que rehuyes mi pregunta no te la volveré a formular, me doy por satisfecho con la respuesta "sin palabras textuales" que me acabas de dar

No tergiverses las cosas, eso de que considero los aparatos como adorno lo inventaste vos, y me gustaría que me reconocieras que en ningún momento digo que estuvo bien lo que hicieron.
Gran parte de lo que la gente dice saber de la inquisición es por la leyenda negra, no porque investigan sobre el tema.
@Elmio93
Reconozco que en ningún momento has dicho que estuvo bien, creo que queda claro que no eres un monstruo, pero también reconozco que te equivocas en que mataron a poca gente. Y tu mismo te contradices, lo que saco de esta discusión (para mi constructiva) es que hay muchas maquinas pero mataron a poca gente ¿?, que la leyenda negra es lo que sabe la gente, en la cual se exageran mucho las cifras. Pero yo me pregunto... ¿y todo el dinero que tiene la iglesia? los diezmos no creo que fueran tan grandes, estoy seguro que mataron a mucha mas gente de la que crees para luego quedarse con las propiedades, es lo mas lógico, ya que si no fuera así, la iglesia seria mucho mas pobre y mucho menos poderosa. Y si mataron a pocos, para que tomarse la molestia de hacer trabajar a hombres en la fabricación y mantenimiento de esas maquinas mas barato sale cortares la cabeza con un hacha a crear maquinas medianamente complejas, que para la época no creo que fueran un simple entretenimiento de los aficionados al bricolaje. No se, no me cuadra. Si me explicara por que existieron tantas y tan variadas maquinitas, podría dormir esta noche tranquilo.
@anibal1256
sin comparación con los rusos stalin el verdadero asesino de la historia
@oravla777
lo que estoy seguro que con todo lo que pongo si estubiera en la epoca de la inquisicion de seguro ya me hubiera matado
@ryc4ever -2
la inquisicion es igual y peor que los nazis... pues no tenian ningun derecho a matar o torturar a nadie por sus creencias... pues todos somos libres de tener un pensamiento propio y creer en lo que quiera... asi que si mataron muchos o pocos(lo cual dudo) eso los hace asesinos...
un pintor que retrato este genocidio fue el gran GOYA.. les recommaiendo una excelente pelicula de él se llama LOS FANTASMAS DE GOYA...
@JosefMariaK +1
ryc4ever dijo:la inquisicion es igual y peor que los nazis... pues no tenian ningun derecho a matar o torturar a nadie por sus creencias... pues todos somos libres de tener un pensamiento propio y creer en lo que quiera... asi que si mataron muchos o pocos(lo cual dudo) eso los hace asesinos...
un pintor que retrato este genocidio fue el gran GOYA.. les recommaiendo una excelente pelicula de él se llama LOS FANTASMAS DE GOYA...



Más parecida a los Bolcheviques que a los Nazis.
@migar09 -2
VA, LEYENDA NEGRA CREADA POR INGLESES(PIRATAS) PARA JUSTIFICAR SUS SAQUEOS EN AMERICA. ACTUALMENTE UTILIZADA POR LA IZQUIERDA PARA JUSTIFICAR SUS ATAQUES A LA MORAL CRISTIANA!!!