epespad

Teorias sobre La muerte de Hitler (Mi Megapost)

Teorias sobre La muerte de Hitler (Mi Megapost)


Introducción:

La muerte de Adolf Hitler, jefe del Partido Nazi de 1933 a 1945, ha sido generalmente aceptada como un suicidio por disparo y envenenamiento con cianuro el 30 de abril de 1945. La falta de información pública referente al paradero de los restos de Hitler, los informes confusos y otras circunstancias que rodearon el evento, animaron los rumores de que Hitler podría haber sobrevivido al fin de la Segunda Guerra Mundial.

traicion


Versión oficial (confirmada por los aliados):

hitler


Las últimas Horas de Hitler:

Al amanecer del 30 de abril de 1945, Hitler pidió reunir a todo el cuerpo médico y se despidió de él, ante la estupefacción y sollozos de los presentes. Recibió a Albert Speer, su ministro de armamento, quien le confesó varios desacatos respecto a sus instrucciones sobre volar fábricas y ciudades; Hitler lo despidió fríamente. Según Junge, Hitler quedó contemplando pensativo un cuadro del Federico el Grande en su despacho y luego a continuación ordenó que el personal que no fuese indispensable abandonara el Búnker. Hizo llamar a Otto Günsche y a Heinz Linge, sus ayudantes, y les dio estrictas instrucciones de cómo debían actuar en el momento del suicidio y qué hacer con su cuerpo y el de Eva Braun. Günsche inició los preparativos y llamó a Erich Kempka, el chófer de Hitler, para que de inmediato subiera bidones de gasolina hacía la salida del jardín de la cancillería.

Muerte


Hacia el mediodía, se reunió con sus secretarias y almorzó silenciosamente ; luego se despidió de cada una de ellas regalándole una cápsula de cianuro. Posteriormente se despidió de la familia Goebbels, sin hacer caso a las peticiones de Magda Goebbels de no cometer suicidio.
Hacia las 15:30 horas, Hitler y Eva Braun se reunieron frente a la sala de mapas contigua al despacho privado y se despidieron de sus edecanes, Heinz Linge y Otto Günsche, quienes cerraron la puerta; un par de minutos después se escuchó un solo disparo ahogado.
Los edecanes esperaron unos 15 minutos y encontraron a Hitler doblado sobre si mismo en un sillón exhibiendo una mueca deformada en su boca, con una pistola Walther PPK de 7,65 mm caída de su mano derecha y con un hilo de sangre manchando la cara del líder. Eva Braun no alcanzó a percutir su arma y estaba tendida a lo largo del diván con los ojos aún abiertos; el efecto del cianuro no le permitió el uso del arma.
Heinz Linge relató de primera mano lo que vio en el despacho de Hitler:
-"Cuándo abrí la puerta de su habitación, me encontré con una escena que nunca olvidaré: a la izquierda del sofá estaba Hitler, sentado y muerto. A su lado, también muerta, Eva Braun. En la sien derecha de Hitler se podía observar una herida del tamaño de una pequeña moneda y sobre su mejilla corrían dos hilos de sangre. En la alfombra, junto al sofá, se había formado un charco de sangre del tamaño de un plato. Las paredes y el sofá también estaban salpicados con chorros de sangre. La mano derecha de Hitler descansaba sobre la rodilla, con la palma mirando hacia arriba. La mano izquierda colgaba inerte. Junto al pie derecho de Hitler, había una pistola del tipo Walther PPK calibre 7,65 mm. Al lado del pie izquierdo, otra del mismo modelo, pero de calibre 6,35 mm. Hitler vestía su uniforme militar gris y llevaba puestas la insignia de oro del Partido, la Cruz de Hierro de Primera Clase y la medalla de los heridos de la Primera Guerra Mundial; además, llevaba puesta una camisa blanca con corbata negra, un pantalón de color negro, calcetines y zapatos negros de cuero”.
De inmediato, se sacaron ambos cuerpos envueltos en una alfombra, Linge y Günshe transportaron el cuerpo de Hitler en la alfombra, mientras que Martin Bormann y Erich Kempka trasladaron a Eva Braun, Bormann trató con muy poca consideración dicho cuerpo y fueron subidos hacia el patio de la Cancillería, siendo depositados en un agujero de obús; Günsche roció ambos cuerpos con unos 200 litros de gasolina, ante la imposibilidad de acercar un cerillo a causa de la brisa, Bormann hizo un antorcha que prendió y se la pasó a Erich Kempka y les prendió fuego; estaban presentes Goebbels y otros dignatarios.
La caída de obuses rusos en el patio impidió seguir en el exterior, por lo que los restos no se consumieron completamente y fueron enterrados superficialmente. Fueron encontrados el 9 de mayo por una unidad especial soviética de la SMERSH. Las piezas dentales intactas fueron comparadas con archivos dentales suministrados por una ayudante del dentista de Hitler y ratificados. De todos modos, los rusos no divulgaron mayor información, desencadenando toda suerte de mitos, que perduran hasta el día de hoy.
Los rusos llevaron los restos a un cuartel en Magdeburgo, junto a los restos de la familia Goebbels, y los enterraron en un jardín. Sólo altos y contados funcionarios de la NKVD sabían donde estaban y permanecieron hasta 1970, año en que fueron destruidos por orden del Premier Yuri Andropov.

teorias


Huida de Hitler hacia la Argentina

Los soviéticos doblegaron las fuerzas de defensa de la ciudad y finalmente ingresaron al hasta entonces inexpugnable refugio de Berlín para apresar a Hitler.

Argentina


A esa altura de los sucesos -los nazis ya sabían que perderían la guerra desde hacía un par de años y por ello habían preparado un plan de evacuación- el Führer, el gran enemigo que en un momento había parecido invencible, estaba derrotado. Pero aun así era útil en la lucha contra el comunismo en Europa. Esto lo sabían los Aliados y la muerte de Hitler hubiera representado una gran pérdida -si no la mayor que podría ocurrir respecto a los líderes anticomunistas- para una futura contienda contra los soviéticos. En consecuencia Estados Unidos, y especialmente los intereses de la derecha anglo-norteamericana, tenían en claro que había que salvar a Hitler.

Se podía sacrificar, tal como se hizo, una pequeña parte de la “primera línea” nazi, que fue condenada por los tribunales de Nüremberg, pero no al “número uno”. Gozaban también de protección absoluta su legítima esposa, Eva Braun, así como algunos jerarcas que jamás fueron capturados.

Por eso Hitler es evacuado -el plan original fue concebido por los nazis, así como su instrumentación, pero se pudo ejecutar recién a partir del momento que Berlín recibió la luz verde de Washington- hacia un lugar alejado y seguro en el mundo, como lo era la Patagonia.

Teorias sobre La muerte de Hitler (Mi Megapost)


Cuando los efectivos soviéticos entraron al refugio de Hitler, el líder ruso Joseph Stalin inmediatamente pidió un informe sobre la suerte corrida por el presidente de Alemania. La noticia que le dieron sus generales fue terminante: el hombre más buscado había escapado. En esos mismos términos Stalin comunicó la novedad a Estados Unidos. La ampliación de la impactante información inicial es inquietante ya que los soviéticos afirmaron además que Hitler había huido en submarino, con destino presunto a España o Argentina.

Todo lo antedicho se encuentra documentado -fue publicado inclusive por los diarios de la época- y quien quiera cuestionar la huída de Hitler debería empezar por conocer esta parte de la historia oficial tapada luego con desinformación también oficial.
Era claro en aquel momento -con las fuerzas militares de Stalin sobre Alemania y gran parte de Europa- que se estaba en los albores de una nueva situación mundial, que implicaba una creciente tensión entre los países aliados y el gobierno de Moscú. En definitiva, se enfrentaba el capitalismo contra el comunismo ateo. Los nazis rechazaban la ideología de Carlos Marx y, a diferencia de la ideología de izquierda, permitían la existencia del capital y la iniciativa privada. La economía alemana tenía un fuerte control estatal pero consentía a las empresas particulares y a la propiedad privada. Por lo tanto la posición del Tercer Reich era más cercana a Washington que a Moscú.

El “salvataje” de Hitler significaba un triunfo ante el amenazante “peligro rojo”, dispuesto a avanzar sobre otros países del globo. Era una garantía, una precaución. Una forma de asegurarse la supervivencia de un líder que, a no dudarlo, quizás podía ser útil en el día de mañana. Ese momento futuro se vislumbraba como una tercera guerra mundial -había que hacer retroceder a los rusos de Europa hacia el Este por todos los medios posibles- que podría comenzar a los pocos meses de haber culminado la Segunda. Esto ya estaba en los planes de las potencias aliadas.

¿Quién podría comandar ese combate en Europa contra los soviéticos?
¿Quién con un solo discurso pondría en pie al ejército alemán?
¿Quién haría levantar a las masas en contra de Moscú?

Evidentemente el dirigente más capaz para esa “cruzada” era Hitler. Y el ejército ideológicamente mejor preparado, para ese combate contra el comunismo, era el nazi.
Cuando Berlín se rinde, el 8 de mayo de 1945, los estrategas estaban viendo el día después, el reparto del mundo, el próximo conflicto en puerta y todo lo que ello significaba.

traicion


Esta explicación, acerca de la “obligación” de salvar a Hitler, quizás no hubiera sido comprendida hace algunos años atrás, cuando todavía en el mundo occidental se pensaba que había un bando bueno y otro malo. El primero liderado por Estados Unidos, y conformado por países así como sectores empresarios y políticos afines, con intereses comunes, y con “buenas intenciones”. Enfrente el nazismo. De haber sido realmente así Hitler no hubiera tenido escapatoria…

Hoy en cambio, se desnuda la verdad de que los buenos no son tan buenos. Se comprende que la causa de los grandes males del mundo son los fuertes intereses económicos que hacen y deshacen países, generan guerras, y matan a millones de personas inocentes.

Quizás entonces ahora, con esta visión del planeta distinta, asequible a todos por los modernos circuitos de comunicación, la historia del escape de Hitler se vuelve creíble y comprensible. O al menos tema de debate y no una mera verdad impuesta por los intereses de turno. Quizás quienes critican esta nueva visión de la historia puedan hacerlo desde una perspectiva que enriquezca la temática, porque una cosa es segura, sólo de la confrontación de ideas surge la verdad, y cada día más todo parece indicar que ésta fue muy distinta a la que nos contaron.

Testimonios:

"Lo vi a Hitler cuando mis patrones me mandaron a cortar ramas en una maderera junto al cerro Otto. Estaba sentado en una silla y lo reconocí por las fotos del diario", dijo Celestino Quijada. “Mi mamá nos contó en distintas oportunidades que sus padres habían atendido a Hitler en el reservado de la estancia San Ramón, ubicada a la entrada de Bariloche", apunta Víctor Luego.

Distintos testimonios tomados por Revista Noticias en la Patagonia renuevan la polémica sobre la presunta presencia de Adolf Hitler en Argentina y la casa en la que se habría refugiado.

Las hipótesis. En un documento secreto de la CIA del 17 de octubre de 1955, hay una foto en la que se lo ve a Hitler en 1954 con otro nazi, Phillip Citroen, en Colombia”, señala el periodista e investigador Abel Basti. Sentado en el living de su casa de Bariloche, exhibe un facsímil de este hallazgo y ya sueña con conseguir la foto original.
Pese a que al finalizar la Segunda Guerra Mundial se anunció que Adolf Hitler se había suicidado en su búnker junto con esposa, Alemania no lo declaró muerto oficialmente hasta 10 años después. “En realidad, tuvo por muchos años un extraño status legal, ya que no estaba condenado y ni siquiera tenía orden de captura”, advierte Basti. Hasta el punto que el propio Stalin puso en duda públicamente que estuviera muerto.

El ex secretario de Gobierno norteamericano, Jimmy Byrnes, en su libro Hablando francamente, cuenta que durante la conferencia de Potsdam, en agosto de 1945, cuando le preguntó a Stalin su teoría sobre la muerte de Hitler, el líder soviético replicó: “Él no esta muerto. Él escapó hacia España o Argentina”.

La hipótesis de que Hitler se fugó el 27 de abril de 1945 y días después se embarcó en submarino hacia la Patagonia, con su esposa Eva Braun, fue reflejada poco después en las principales agencias de noticias y diarios de todo el mundo.

La reciente aparición en Gran Bretaña del libro “Lobo Gris: el escape de Adolf” donde el periodista Gerrard Williams y el historiador Simon Dunstan sostienen que Hitler simuló su suicidio y que se escapó a la Argentina, ha vuelto a desatar la polémica sobre el verdadero final del líder nazi y el oculto entramado de conveniencias por las cuales los aliados facilitaron su huida

Aseguro que Adolf Hitler no se suicidó en Berlín en 1945sino que murió "de viejo" en la Argentina.
Según Williams, existen una serie de evidencias que indican que su muerte se produjo en el país 17 años después de que se escapara de Alemania.

hitler


“No queremos reescribir la historia, pero la evidencia que hemos descubierto acerca del escape de Adolf Hitler es demasiado importante para ignorarla, señaló el coautor de la obra, Dunstan, “Lobo gris: El escape de Adolf Hitler”.

De acuerdo con las evidencias recavadas, el Führer y su amante Eva Braun salieron en un vuelo de Alemania en forma secreta en abril de 1945 con destino a la Argentina, gracias a la ayuda de inteligencia de Estados Unidos que habría sido cómplice de la fuga, a cambio del acceso a la tecnología de guerra nazi.

Según los autores, se presume que el líder nazi vivió en el país por 17 años, crió a sus dos hijas y murió en 1962

Muerte


Teoría de los Rusos

teorias


versiones surgidas en los años 1990 del lado ruso, confirman que los soviéticos , después de una infructuosa búsqueda en la que incluso hallaron a un doble de Hitler suicidado en una habitación de la Cancillería como una forma de despistar, por fin dieron con los restos irreconocibles en parte de Hitler, Braun y la familia Goebbels y que estos, secretamente aún para el mismo general Zhúkov, fueron transportados en cajas especiales a la frontera, a un cuartel militar que luego pasaría a ser territorio de la República Democrática Alemana.

Los rusos confirmaron inicialmente en 1955 la muerte de Hitler, pero no se mostraron evidencias muy sustanciales, salvo algunos detalles odontológicos, lo que confirmaba a pesar de todo que los rusos tenían los cuerpos.

Estos restos permanecieron secretamente enterrados bajo un jardín de dicho cuartel en la ciudad de Magdeburgo y sólo algunas autoridades de la NKVD sabían dónde estaban, hasta que en 1970 fueron exhumados, se extrajo el cráneo a Hitler y el resto de los cadáveres fue incinerado para evitar que su tumba fuera objeto de veneración, y las cenizas fueron lanzadas al alcantarillado de dicha ciudad.

Argentina

(Supuesto craneo de Hitler)

Confirmaciones de la teoría:

"El médico de Hitler dibujó de memoria su cráneo. Cuando compararon ese dibujo con los fragmentos que se encuentran en el archivo se demostró que eran idénticos", aseguró Yuri Jristofórov, jefe del Archivo del Servicio Federal de Seguridad (antiguo KGB), a la agencia Interfax.

Jristofórov añadió que las autoridades rusas permitieron que un especialista estadounidense accediera al cráneo de Hitler, cuyos restos, con excepción de una parte del cráneo y la mandíbula, fueron incinerados por orden de los dirigentes soviéticos.

"Cuando vino, para nuestra sorpresa, sacó una radiografía sobre la que no teníamos conocimiento. Parece que hace mucho que está en poder de los servicios secretos estadounidenses. Esa radiografía y los fragmentos de cráneo que nosotros guardamos coincidieron completamente", dijo.

Por todo ello, el funcionario rechazó las afirmaciones de algunos expertos que aún ponen en duda que Hitler se suicidara tras consumarse la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. "Personalmente no albergo ninguna duda de que estos son restos de Hitler. Las pruebas físicas que se obtuvieron durante la investigación del suicidio de Hitler son suficientemente convincentes. No hay duda de que Hitler se quitó la vida y no pudo huir a ningún lugar", recalcó.

Los cadáveres quemados de Hitler y Braun fueron encontrados por agentes del contraespionaje soviético el 5 de mayo de 1945 cerca de la Cancillería del Tercer Reich en Berlín, donde se encontraba el búnker del "führer".

Los fragmentos de la mandíbula y los dientes por los que se identificaron los cadáveres de Hitler y Braun fueron enviados a Moscú al entonces Ministerio de Seguridad de Estado de la URSS, precursor del KGB, y en 1954 pasaron a su archivo.
Mientras, científicos de la Universidad de Connecticut mantienen que el cráneo que se guarda en el archivo del FSB pertenece en realidad a una mujer, que podría ser la propia Braun.

Teorias sobre La muerte de Hitler (Mi Megapost)


Confesión de Vladímir Gumenuk

traicion


Vladímir Gumenuk, ex miembro de la Comisión Extraordinaria de la URSS, y subcapitán que sirvió en una sección especial de la KGB en el territorio de la antigua República Democrática Alemana, reveló todos los secretos y desmintió todas las sospechas sobre la muerte de Hitler en una entrevista exclusiva para el periódico ruso Komsomolskaya Pravda.

Los periodistas encontraron a Vladímir, ya jubilado, en un pueblo cerca de la ciudad de Syzran en la región de Samara, donde estaba trabajando en su pequeño huerto con una pala en las manos. “En 1970 con una pala parecida desenterré los cuerpos de Hitler, Eva Braun y toda su familia”, comentó Gumenuk.
Resulta que él y otros dos oficiales recibieron una orden secreta: “a causa del traslado de la ciudad castrense soviética –quemar y dispersar por el viento los restos del Führer y sus allegados”.

“Nos dieron las coordenadas del sitio secreto donde enterraron a Hitler, bajo tales compromisos que hasta ahora no puedo contarlo todo. La orden que recibimos era tan secreta que ni siquiera permitieron a nadie redactarla a máquina. Andrópov la escribió a mano personalmente”.

El problema era que el territorio de la ciudad castrense se observaba desde todos los costados como la palma de la mano, pero como nadie debía enterarse de lo que iban a cumplir los militares, los últimos decidieron “enmascarar la operación” a guisa de ir a pescar, lo que era una buena excusa, ya que por lo general los soviéticos eran muy aficionados a la pesca. “Así cogimos las cañas de pescar, una lancha neumática y… unas palas. Cuando llegamos al lugar del destino, pusimos manos a la obra. Cavábamos una, dos horas pero no encontramos nada. Empezamos a sentir pánico ya que el fallo en esa operación podía llevarnos al tribunal”. Es cuando a Vladímir se le ocurrió una idea: “Compañeros, no estamos cavando donde debemos. La distancia indicada no era de 45 metros como medimos, sino de 45 pasos!”. Pronto las palas dieron con algo.

“Algunos de los ataúdes de madera ya estaban carcomidos, así que tuvimos que hacer unos nuevos, donde pusimos todos los restos mortales que habíamos encontrado. Luego nivelamos la tierra y enmascaramos el territorio. Según la orden teníamos que llevar los restos fuera de la ciudad, quemarlos y dispersarlos como sea”.
Los militares tuvieron que esperar la mañana porque encender hogueras en Alemania era algo fuera de lo común, incluso cerca del río. “La gente que vivía aquí era muy disciplinada”.

Por la mañana, al comprobar que no les estaba siguiendo nadie, empezaron a “cocinar una sopa” y cerca hicieron otra hoguera donde “quemaban a Hitler”, luego echaron agua a la ceniza para que se enfriase más rápido. Cogieron unos sacos y fueron a un sitio previsto de antemano: un peñasco cerca de un río sin nombre. En 20 segundos todo estaba listo. “Era el último ‘vuelo’ de Hitler, muy simbólico, igual que ponen en los libros”, comentó Vladímir.

Al volver los tres oficiales firmaron un documento que describía la ‘operación‘, que era tan secreta que no la podían discutir ni siquiera entre ellos. Gumenuk guarda silencio hasta ahora sobre el lugar del entierro, aunque muchos periodistas de todo el mundo, le prometieron una enorme recompensa por la información.

“Yo creo que no sería racional revelar esa información. Los archivos están descifrados sólo a medias. El hecho de la operación está confirmado, pero incluso ahora está prohibido contar los detalles. Hay muchas teorías en la prensa sobre la muerte del ‘Führer‘, pero todo es mentira”.

Según el veterano, lo que más temía todos estos años no era el miedo sino una sensación de posible fracaso. “Tenía miedo de que de algún modo pudiese trascender la información secreta. Nunca me había ido de la lengua, ni siquiera en compañía de mis amigos, aunque entonces muchos se preguntaban que es lo que había pasado con el cuerpo de Hitler. Yo siempre sonreía pero mis labios estaban sellados. Hasta mi mujer cuando por primera vez vio un reportaje sobre mí, empezó a vociferar reprochándome de que no le había contado nunca nada. Yo la respondí: Eres mujer de un oficial de la unidad secreta del Ejército, y aquí no hay nada de que hablar”.

hitler


Teoría de Traición

Muerte

(Goebbels)

Goebbels, Bormann y alguno más de los cercanos al Führer, habían descubierto que éste era judío (se sabe que Hitler era adoptado). Como la guerra estaba perdida, el día de su cumpleaños conspiraron la forma de acabar con él y escapar del bunker. Goebbels, de mente diabólica, ya tenía un plan. Mientras Bormann retiraba posibles testigos del jardín de la Cancillería, mató a Hitler de un tiro en la cabeza, luego de un discusión en la que Goebbels acusó a Adolf de ser judío y aprovechando la sorpresa de éste. Horas más tarde, y tras haber convencido a su esposa de la imposibilidad de escapar y lo que sería de ellos si caían en poder de los rusos, Magda Goebbels acostó a sus seis hijos, adormeciéndolos con un somnífero, y luego los hizo envenenar por un oficial medico.

teorias

(Bormann)

Después, ella se acostó en un camastro al lado de sus hijos, tomó una cápsula de cianuro, mientras él fingía que se la tomaba. Muerta su mujer, Goebbels le disparó y colocó a su lado el cadáver de Hitler. Los roció con gasolina y les prendió fuego. Mientras ardían, él se disfrazó con un hábito religioso y en compañía de otros nazis y sacerdotes, se escapó del fortín blindado. Cuando llegaron los aliados al interior del bunker, encontraron los cadáveres semicarbonizados de los presuntamente esposos, junto a las de sus dos hijas

Se habían matado con cianuro y revólver, lo cual no hizo sospechar a nadie. Los altos
jefes aliados, ante el embarazo que suponía el tener que reconocer que Hitler se había escapado, hicieron la pantomima de hacer la autopsia al primer cadáver que andaba por allí cerca, diciendo que era el del Führer, con el fin de aplacar a muchos que deseaban verlo muerto. Esa es la historia, no la teoría, y Goebbels, demostró una vez más que no en vano era el ser más diabólico de todos los nazis, el Gran micrófono del Reich”

Bien veamos lo que dice el Papa Juan XXIII en una de sus profecías:
"El hijo de la Bestia ha sobrevivido a tres atentados. No al cuarto. Le sirven para matar a quienes odia. Pero le llega su fin. Encerrado en su cubil, abrazado a la mujer de otro. Sobre su muerte, misterio. Mas, atención al último que salió de la madriguera. Será difícil acabar con él y prepara nuevos infortunios para el mundo”

Argentina

(Escudo de Juan XXIII)

Desde mi punto de vista, la teoria mas convincente es la de argentina, ya que tiene mas trama y confirmaciones, por que seria un poco tonto que un gran estratega como fue Hitler no tuviera un plan de escape.


Mis Fuentes: Wikipedia.org
Yahoorespuestas
conspiraciones.es
perufans.com
actualidad.rt
Juger.tripod
monografias.com
Los libros de mi viejo
yo mismo


ojala les guste por que me tomo mucho tiempo y dedicacion hacerlo

Comentarios Destacados

marquito0w +6
Muy buen post, completisimo...pero ni idea al final que le paso a hitler, tantas cosas dice la gente.. reco y 10!

59 comentarios - Teorias sobre La muerte de Hitler (Mi Megapost)

tiko16m7 +1
wow !!!! creo que no terminare de leerlo hoy.. esta interezante a favoritos y +reco...lo mandare por MI...
parece que los de nuestra comu ya se fueron todos a dormir..saludos..
Teorias sobre La muerte de Hitler (Mi Megapost)
lSlide +2
A fav y +10 cuando sea nfu
josemapur +1
muy bueno tu post di adiós a lo de novato +10 y reco
yess_10 +1
Excelente post!! también sé no recuerdo a dónde lo leí q hitler ingreso a la argentina tras una especie de negociación con Perón!!
nachito2222 +1
Buen post y buena info segun lei por ahi que habi un barco nazi en el rio de la plata

a favs y +7
PEPENILZEN +1
PORQ NO ERES NFU SI TENES 62 PTS!
tiko16m7 +1
PEPENILZEN dijo:PORQ NO ERES NFU SI TENES 62 PTS!

por que tienen que pasar 24 horas para que cambie de rango..
osea que para mañana ya eres NFU felicidades nfu..veo que ya no necesitas mis puntos de hoy asi que vere por los demas..
no te olvides de los demas..ok suerte sigue asi..
T1
Shark_T +2
Por eso los argentinos dicen "NEGROS DE MIERDA".....aunque sean trigueñosMuerte
calo001 +1
Te deseo igualmente una feliz navidad y año nuevo +5
calo001
Este post me gusto +5
FedeBolso2009
Excelente post.
Para mi la correcta es la primera, es decir, es la más aceptada.

Gran aporte
ThrashMetal
Esta muy bueno , yo lo postie en videos tipo documentales de History!

+10