El conocimiento es indirecto; el saber es directo

El conocimiento es indirecto; el saber es directo. El conocimiento se obtiene a través de multitud de medios; no se puede confiar en él. El saber es inmediato, sin utilizar ningún medio. Solamente se puede confiar en el saber.


Se ha de recordar esta distinción. El conocimiento es como un mensajero que viene y te dice algo. El mensajero puede que haya mal interpretado el mensaje, puede que haya añadido al mensaje algo de su propia cosecha, puede que haya eliminado algo del mensaje, puede que se haya olvidado de parte del mensaje, puede haberle añadido su propia interpretación, o puede que el mensajero sea simplemente astuto y falso. Y has de confiar en el mensajero. No tienes forma de aproximarte directamente al mensaje. Eso es conocimiento.

No se puede confiar en el conocimiento. Y en el conocimiento no se encuentra implicado un solo mensajero; lo están cuatro. El hombre se encuentra encerrado, prisionero, tras muchas puertas.

En primer lugar, el conocimiento alcanza los sentidos; luego los sentidos lo transportan a través del sistema nervioso, luego alcanza el cerebro y entonces el cerebro lo entrega a la mente y luego la mente te lo entrega a ti, a la consciencia. Es un enorme proceso y careces de un acercamiento directo a la fuente de conocimiento.

La consciencia no se encuentra arraigada en el cuerpo; el cuerpo es solamente su morada. De la misma forma que sales y entras de tu casa, la consciencia puede entrar y salir de su casa. Solamente la consciencia puede entrar y salir de este mecanismo y observar los hechos, lo que está ocurriendo.

Esto sucede en la iluminación. Los pensamientos cesan. Se corta la conexión entre la mente y la consciencia, porque el pensamiento es la conexión. Sin pensamiento, no posees mente alguna. Y cuando no tienes mente se rompe la conexión con el cerebro. Y cuando no tienes mente y la conexión con el cerebro se ha roto, se interrumpe la conexión con el sistema nervioso. Ahora tu consciencia puede flotar entrando y saliendo; se abren todas las puertas. La consciencia es libre de moverse y flotar. Se convierte en una nube sin raíces, sin hogar. Se libera del mecanismo con el que has vivido. Puede salir, puede entrar. En su camino no hay obstáculos.

Ahora, el conocimiento directo es posible. El conocimiento directo es "saber". Ahora puedes ver inmediatamente, sin ningún mensajero entre tú y el origen del conocimiento. Es algo tremendo cuando tu consciencia sale y observa una flor. No puedes imaginártelo porque no forma parte de la imaginación, ¡no puedes creer lo que está sucediendo! Cuando la consciencia mira directamente a la flor, por primera vez conoce la flor, y no sólo la flor. A través de la flor conoce toda la Existencia, estás en un inmenso océano de belleza, de verdad y de bondad sin formas.


El conocimiento es indirecto; el saber es directo

0 comentarios - El conocimiento es indirecto; el saber es directo

Los comentarios se encuentran cerrados