Los Cuentos de Hadas originales no tenían final feliz

Fuente:
http://www.mentalfloss.com/blogs/archives/10457

¡Cuentos, los de antes! ¿No me creen? Pues han de saber, , que originalmente los cuentos infantiles fueron creados para dar a los niños valiosas lecciones sobre la vida. Y como la vida misma, no había censura respecto a lo que se debía aprender. Antes la vida era más cruel, la verdad era más cruda y las lecciones eran más despiadadas. Tal vez fue porque en aquel entonces la sociedad era más violenta, o porque un error de juicio podía costarte la vida en aquellos tiempos. Sangre, asesinatos, incesto y otros asuntos de vital importancia eran relatados a los niños de ese entonces. Sáquense la venda que Disney les ha puesto sin que se enteren, navegantes, y vean aquí algunos de los cuentos más famosos en su versión original y sin censura.



Los Cuentos de Hadas originales no tenían final feliz


Cenicienta: Los orígenes de la adorable Cenicienta no fueron tan adorables en su versión original. Toda la crueldad que la pobre Cenicienta tuvo que sufrir en manos de su dominante madrastra quizás fue bien merecida. En las versiones más antiguas de la historia, la un poco más siniestra Cenicienta consigue asesinar a su primera madrastra para que su padre se case con el ama de llaves. Supongo que Cenicienta no contaba con que las seis hijas de la ama de llaves se mudaran a la casa o con la interminable lista de deberes que eso implicaba.



originales


La Bella Durmiente: En la versión original de la historia, no es el beso de un apuesto príncipe el que despierta a la Bella Durmiente, sino los tiernos codazos de sus gemelos recién nacidos. Sip, tal y como lo leyeron. Mientras estaba inconsciente, la princesa fue embarazada por un monarca, y despertó solo para darse cuenta de que era madre, y encima de dos niños. Entonces, derrepente el "hijito de papá" de la Bella Durmiente retorna triunfante y le promete enviar a alguien para recogerla a ella y a los niños, olvidando convenientemente mencionar que era casado (con lo que queda demostrado que ese problema no es de ahora, sino que viene desde el inicio de los tiempos XD). Cuando el trío fue llevado eventualmente al palacio, la esposa del Rey intentó matarlos a todos, pero fue frustrada por el Rey. Al final, la Bella Durmiente se casa con el hombre que la violó, y viven felices para siempre =S.



Los Cuentos de Hadas

Blancanieves: Al final de la versión original alemana, escrita por los hermanos Grimm, la perversa reina es fatalmente castigada por intentar asesinar a Blancanieves. El método que usaron para castigarla fue de lo más extraño: La malvada reina fue obligada a bailar usando un par de zapatos de hierro al rojo vivo hasta que caer muerta.



no tenían final feliz

La Sirenita: Seguramente están familiarizados con la versión de Disney de la historia de la pequeña sirenita, en la que Ariel y su fiel compañero cangrejo, Sebastián, vencen a la malvada bruja del mar, y Ariel sale del agua para casarse con el hombre de sus sueños. En el cuento original de Hans Christian Andersen, sin embargo, la protagonista solo puede salir a tierra para estar con el apuesto príncipe si bebe una poción que la hace sentir como si caminara sobre cuchillos todo el tiempo. A pesar de esto, ella bebe la poción. Tal vez crean que este acto de desprendimiento sería suficiente para que ella se casara con su príncipe y vivieran felices para siempre, pero no. El príncipe se casa con otra mujer, y la pequeña sirenita se lanza al mar, donde su cuerpo se disuelve hasta convertirse en espuma marina.


Pero dejemos por un momento las historias tan popularizadas por Disney y pasemos a otras no tan conocidas y no tan inocentes, pero que ciertamente llevan una enseñanza muy valiosa. Es incuestionable la sabiduría de nuestros antepasados, y si esas historias eran relatadas a los pequeños, por alguna razón debió ser.


Los Cuentos de Hadas originales no tenían final feliz

Los Niños Perdidos (Hansel y Gretel versión Saw II):

Este cuento de hadas francés comienza igual a Hansel y Gretel. Una pareja de hermanos se pierde en el bosque y a continuación estan atrapados en jaulas, siendo cebados para ser comidos. Pero en esta versión no es una bruja malvada la que captura a los niños, sino el mismísimo Diablo y su esposa. El Diablo fabrica un caballete aserrado para que el niño pequeño sangre hasta morir (si, en serio) y se va a dar un paseo, diciéndole a la niña que ponga a su hermano en el caballete aserrado antes de que vuelva. Los pequeños se hacen los confundidos y le piden a la esposa del Diablo que les muestre como deberían poner al niño en el caballete aserrado. Cuando ella les enseña cómo, ellos la amarran y le cortan la garganta. Luego se roban todo el dinero del Diablo y se escapan en su carruaje. El Diablo los persigue tras descubrir lo que los niños habían hecho, pero muere en el proceso. Y ahora se quejan por un poco de violencia en la televisión.



originales


El Arbol de Juniper
(La pesadilla de todo hijastro)

Canibalismo, asesinato, decapitación... lo retorcido abunda por doquier en esta rara historia de los hermanos Grimm. Un viudo vuelve a casarse, pero la segunda esposa aborrece al hijo que este tuvo con su primera esposa porque quiere que su hija herede la riqueza familiar. Un día le ofrece al pequeño niño una manzana que está dentro de un baúl. Cuando el niño se asoma para cogerla, ella cierra la tapa sobre él y le corta la cabeza. Nota: si alguno de ustedes está tratando de convencer a su hijo de que coma más fruta y vegetales, no le cuenten esta historia. En fin, la mujer no quiere que nadie se entere de que ella mató al niño, así que le pone la cabeza de vuelta y envuelve un pañuelo en el cuello del niño para esconder el corte. Su hija termina sacándole la cabeza y la culpa por la muerte del niño. Para esconder lo sucedido, ellos cortan el cuerpo en pedacitos y lo preparan en budín, con el que alimentan al pobre padre. Eventualmente el niño reencarna en un pájaro y tira una pesada piedra sobre la cabeza de su madrastra, lo que causa su muerte y trae al niño de vuelta a la vida. Un tiernísimo cuento para antes de dormir.



Los Cuentos de Hadas

Penta, la de las manos cortadas

Los cuentos de antaño siempre adoraban una buena dosis de incesto. En este cuento italiano, la esposa del Rey muere y éste se enamora de Penta... su hermana ¬¬. Ella trata de que su hermano se "desenamore" de ella cortándose ambas manos. El Rey se molesta mucho por lo que su hermana hizo, así que la encierra en un baúl y la lanza al mar. Un pescador intenta salvarla, pero Penta es tan hermosa que la celosa esposa del pescador la lanza de nuevo al mar. Por suerte, Penta es rescatada por un Rey (que no es su hermano). Se casan y tienen un bebé, pero el bebé nace mientras el Rey esta en altamar. Penta intenta enviar al Rey las buenas noticias del bebé, pero la celosa esposa del pescador intercepta el mensaje y lo cambia para decir que Penta acababa de dar a luz a un cachorrito (OMG WTF?? ¿¿UN CACHORRITO O_o??). Luego, la malvada esposa hace otro mensaje falso, esta vez del Rey para sus sirvientes, y les dice que Penta y su bebé deben ser quemados vivos. Para resumir, el rey se da cuenta de lo que estaba haciendo la celosa esposa del pescador y manda a quemarla viva, y Penta y el Rey viven felices para siempre. ¿Cuál es la moraleja? ¿Cortarse las manos aleja al ser amado? ¿Es malo dar a luz cachorritos?

Caperucita Roja

La versión original de Caperucita Roja relata cómo Caperucita ingiere la carne y la sangre de su propia abuela, como símbolo del paso de la juventud a la adultez, al hacer la sabiduría de su anciana abuela parte de ella misma al comerla. Venerar la experiencia de nuestros mayores fue una lección que se perdió en este cuento, gracias a la censura en aras de proteger las mentes de los niños de la violencia. ¿Cuántas historias más se habrán perdido en el tiempo? ¿Cuántas valiosas lecciones habrán desaparecido en aras de la protección de las inocentes mentes de los niños? No subestimen la comprensión de los niños, a veces son más conscientes de la situación que les rodea que los mismos adultos.


no tenían final feliz